jueves, 9 de enero de 2014

La medida del éxito de una cabalgata

Luis Álvarez (a la izquierda)
Que dice don Luis Álvarez que la cabalgata fue un éxito porque por lo menos no mataron a nadie. Curiosa forma de valorarla, la verdad, aunque muy útil desde el punto de vista del Gobierno. Se puede aplicar a cualquier asunto: las 9 roturas de tubería de Montero Ríos en una semana no son graves porque no ha muerto nadie; la obra presuntamente fraudulenta del Garañón no es grave porque no ha muerto nadie; el despilfarro de dinero público en una cafetería en el parque o en un centro de energías renovables que no ha funcionado jamás no es grave porque no ha muerto nadie… como soniquete no me digan que no es incontestable.

Se escuda el señor Álvarez en incidentes que han ocurrido en otras localidades. Por lo visto el coche de un rey Mago en Alicante se quedó sin frenos (aunque la cabalgata debió ser un éxito porque no murió nadie) y en nosedonde a Dumbo le tuvieron que cortar las orejas porque no cabía por la calle. Ahí el éxito es parcial por la mutilación del pobre elefantito, aunque tampoco ha muerto nadie.

La Cabalgata del 2010 (por eso luce tanto)
También afirma el portavoz del gobierno que el malestar transmitido en las redes es cosa de los “poliempleados tuiteros del PP”. Es lo malo de algunos cargos, que te obligan a decir cada cosa… Para empezar te obligan a usar términos como “poliempleados”, en lugar del correcto “pluriempleados”, a menos que sea un guiño a sus múltiples problemas con la policía local y sugiera así, sutilmente, que son los propios agentes los que tiran de móvil. Y encima también hacen que acuses a personas que no sólo no tienen nada que ver con el PP sino que son manifiestamente contrarios a ese partido, de conchabeo con los populares, que maldita la gracia que les hará.

Al menos yo me he librado, porque un blog no está en Twitter y el Facebook no lo ha mencionado, con lo que imagino que no me mete en el mismo saco. Por otra parte, por desgracia para mí, nadie me paga por escribir este blog, lo cual tiene su ventaja que es la de la independencia.

De todas formas lo de Luis Álvarez es de coña. A ver, entiendo que un portavoz de un partido ha de hacer sangre cuando pueda en el rival, aunque cuando rozas el ridículo deberías plantearse si no será contraproducente lo que vas a decir. Primero soltó lo de que el PP no tiene capitán y ahora parece que quiere transmitir que es una organización engrasada hasta la perfección y que a un toque de corneta es capaz de revolucionar el Twitter en cuestión de minutos. O lo uno o lo otro señor mío.

En fin, lo dejo ya que a lo mejor hoy sale diciendo “¡y del Facebook, que se me había olvidado!” y tampoco es cuestión de que todo un señor portavoz municipal del gobierno local haga más el ridículo. Al menos no ha matado a nadie, así que es un éxito de portavoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.