martes, 4 de febrero de 2014

Subvenciones nominativas

Ayer, por invitación de un amigo que pensaba que Orozco iba a dimitir (ya ven, aún hay inocencia en el mundo) me acerqué al Pleno municipal para ver en acción a nuestros próceres. Tras la toma de posesión de la nueva concejala del BNG, que sustituye a Bao, leyeron el acta de la sesión anterior y hablaron de asuntos nuevos que afectan a la ciudad, siendo el primero de ellos, y el único que me quedé a escuchar, el de la aprobación de las subvenciones nominativas.

Por si ustedes ignoran el término, les diré que las subvenciones nominativas son aquellas que se dan a dedo. Suena fatal, y hay bastante de injusto en este tipo de ayudas. Aunque se deberían reservar para temas de interés social se han ampliado a otros de “interés general”, lo que justifica que se otorguen a clubes de fútbol, por poner un ejemplo tan manido como cierto. La diferencia con las subvenciones “normales”, que son las que se otorgan en “concurrencia competitiva”, es que estas últimas se dan según unas bases previas y tras un plazo de solicitud al que se puede presentar casi cualquiera (a veces hay ciertos requisitos de sentido común).

Parecería ilógico que se puedan dar esa especie de ayudas directas, pero si les pongo algún ejemplo a lo mejor lo ven más asumible: comedores sociales, Cruz Roja, Cáritas… son entidades que reciben este tipo de ayudas. No crean que con esos ejemplos pretendo justificar estas subvenciones. Personalmente no creo en ellas. Me parece más justo y lógico el ir a un procedimiento al que se pueda presentar cualquiera y usar un baremo justo e igualitario.

En el pleno de ayer nos enteramos de cosas curiosas. Por ejemplo que el año pasado había una asociación de “defensa de los consumidores” que percibió 2.500 euros. Este año hay dos organizaciones similares y reciben… 2.500 euros cada una. Llamativo, ¿no creen? Miren qué negocio más tonto, montar asociaciones como setas y duplicar alegremente sus presupuestos. Total.. paga Juan Pueblo... ¡Barra libre de subvenciones!

Otra peculiaridad es que la férrea defensa del sistema de “subvenciones nominativas” se presentó desde el Gobierno Local como una petición de todas las asociaciones… que las reciben. No se rían que es en serio que usaron ese argumento para justificar la “popularidad” de la medida. Lo sorprendente sería que los beneficiarios dijeran “no, no, mejor en vez de darme a mí el dinero directamente haz unas bases para que cualquier otra asociación pueda entrar y así nosotros recibamos menos pasta”.

Por último se demostró que en la política local casi todo vale, incluso el engaño y la mentira, cosa que ya sospechábamos. Desde el gobierno de Orozco se informó, según la prensa de que la prórroga “implica que no se podrán conceder subvenciones nominativas, es decir, aquellas ayudas que se dan a colectivos para acciones concretas, sin que los solicitantes tengan que participar en un proceso de concurrencia competitiva”. Tras la aprobación en la tarde de ayer de estas subvenciones, con el presupuesto prorrogado, es obvio que esto es falso, lo cual ya indicaba el sentido común porque o son subvenciones nominativas o son de concurrencia competitiva, no pueden ser las dos cosas al tiempo.

La táctica es obvia: se coge a las asociaciones sociales, que esperan ese dinero como agua de mayo, se les dice que con el presupuesto prorrogado no se les pueden dar las ayudas… y se culpa a la oposición del problema. Una vez se pasa por Pleno lo de las subvenciones, se les dice que gracias a la presión que ejercieron frente a los otros partidos éstos no tuvieron más remedio que rendirse y votar "sí" y las asociaciones, contentas con el dinero, se lo tragan… sin caer en la cuenta de que el presupuesto sigue prorrogado y ellas están cobrando. ¿Qué más da? No vamos a ser críticos con los que nos están firmando los cheques, ¿no?

La sociedad civil ha sido comprada por la política. La subvención, el dinero público que es nuestro pero que no controlamos, ensucia todo y crea dependencia, como una droga de diseño que aparenta ser un beneficio pero que destruye a las familias. En España ha destruido la independencia de las asociaciones, de las que en otros lugares son la espina dorsal de la sociedad civil que sirve de contrapeso al poder político… pero alegría, después con decir que “los políticos y los bancos” tienen la culpa de todo ya nos pensamos que somos Martin Luther King peleando por los derechos de la ciudadanía, sacamos dos pancartas, compramos una chapa de la marea blanca, la verde o la colorada y sonreímos tontamente con las bromas facilonas de la Secta.

Así vamos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.