viernes, 10 de junio de 2016

La otra pegada de carteles en Lugo

Les voy a hacer una promesa de campaña, ya que estamos en plena vorágine política desde las 00:00 horas (como si el resto del tiempo nos dejaran tranquilos): intentaré no tocar temas de política nacional o de la campaña electoral si no están directamente relacionados con nuestro Lugo. Estos días tendrán fuentes mucho más preparadas para emitir doctas opiniones que este modesto blog, así que por intentar aliviar el cansancio de “qué malo es Rajoy” o “que vienen los comunistas” procuraré tratar otras cosas. Relacionadas con la campaña quizás, pero autóctonas.

Por ejemplo, podemos empezar por hablar de la pegada de carteles de ayer, pero no del teatrillo que se monta convocatoria tras convocatoria frente a los cutres paneles de aglomerado, sino de los que se colgaron de los balcones del Ayuntamiento y la Diputación en el día de ayer.

Presentando la campaña. Foto: La Voz de Galicia
La Federación de Vecinos, presidida por el militante del Partido Popular y colaborador cercano de Elena Candia (al menos ocasionalmente), protagonizó junto a sus amigos y mecenas del PSOE (sí, a mí también me sorprende la capacidad de mojar en todas las salsas) la representación frente a los medios de comunicación. Desde ese momento sendos cartelones adornan las fachadas del palacio provincial y del municipal, reivindicando la mejora de servicios ferroviarios. Se ve que lo del HULA, como ya va funcionando (despacio, pero va), no peta igual y hay que buscar otra fuente de financiación... Perdón, quiero decir, de reivindicación. Se me ha ido la tecla.

Al benegaaaaa (no soy yo quien les ha puesto de siglas BNGAA, a mí no me miren) le ha faltado tiempo para apuntarse en el carro de la reivindicación social pero cargando más aún de bombo la cuestión. Piden que cualquier colectivo y plataforma pueda utilizar estos espacios públicos para plasmar sus reivindicaciones siempre que estas sean “loitas xustas e que defenden os intereses do noso Concello e do noso país”, con lo que nos encontramos ante una aplicación práctica de la clásica ley del embudo. Vamos, que puedan poner carteles “los nuestros” pero no “los otros”, que defienden el mal y la perversión, así que no se nos vengan arriba los de Galicia Bilingüe que a ellos no les van a dejar. Me juego lo que quieran.

Que la colocación de dicho engendro (por lo menos podían currárselo un poquito) fuera el mismo día de la pegada de carteles es algo ajeno completamente a la campaña electoral. Se trata, cómo no, de una mera coincidencia, aunque los malpensados seguro que le ven intención política.

Casualidades de la vida.
También es coincidente totalmente que el lema de la campaña “Lugo, non perdas o tren” tenga alguna similitud con el lema que usó el PSOE de “Para que Lugo non perda o tren”, que pueden ver en pancarta sujeta por el señor Orozco, Ricardo Varela o José Blanco entre otros. Sorprendentemente no estaban los de la Federación, o al menos no salen en la foto.

¿Casualidades o causalidades?

Por supuesto la reivindicación es justa, como también lo era la del HULA. Esa no es la cuestión. El tema está en la utilización partidista, que no política, del tema. Aquí no se trata de conseguir una u otra cuestión, sino de hacer campaña. Si no fuera así, no veo claro por qué siempre coincide que si no es una cosa es otra, pero siempre se convocan protestas, movilizaciones y manifestaciones justo en campaña electoral.

Como decía aquel anuncio, “será cosa de meigas”.

1 comentario:

  1. BUENA REFLEXION!!!
    ESTE TIPO DE COSAS DEBERIAN ESTAR PUBLICADAS EN LOS PERIODICUCHOS DE ESTA CIUDAD Y NO LA BASURA Q IMPRIMEN A DIARIO.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.