viernes, 30 de diciembre de 2016

Que en 2017 Lugo sea más Lugo

 
Y en el reloj de antaño como de año en año
Cinco minutos mas para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo
Cinco minutos antes de la cuenta atrás.

El estribillo de “La Puerta del Sol”, la mítica canción de Mecano que se convirtió en el himno de Fin de Año para una generación, resume a la perfección la costumbre humana de establecer subjetivamente fechas clave para hacer “balance de lo bueno y malo”.

Cierres de ejercicio contables, repaso de los principales sucesos del año, compendios de prensa... todos tendemos a repasar lo ocurrido en los últimos doce meses para ver si hemos mejorado o empeorado, si las cosas han sido lo que pensábamos, y la canción se cumple al dedillo salvo lo de “a ver si en vez de un millón pueden ser dos”, porque ya no estamos en época de bonanza económica como la que se disfrutaba entonces.

Lugo también ha de hacer inventario del 2016, y lamentablemente es un triste recuento. La ciudad no ha superado ni uno solo de los desafíos a los que se enfrentaba en la misma época del año pasado y, salvo pequeñas actuaciones de maquillaje como la de las obras de “consolidación” de San Fernando (que a ver cuánto dura blanco e impoluto, por cierto) el resto de temas siguen estancados. No hace falta que hagamos una enumeración porque todos somos conscientes de los asuntos pendientes, pero baste mencionar que la fábrica de la luz sigue cerrada a cal y canto, al igual que la antigua cárcel, la plaza de abastos sigue sin terminar sus obras, el tráfico continúa siendo un caos, los autobuses no tienen en funcionamiento la nueva organización, el personal del ayuntamiento sigue con su habitual desbarajuste, el MIHL nos da cada día nuevos disgustos, en la práctica la ciudad está todavía sin nuevo Auditorio...

Acabamos antes mirando lo que sí ha cambiado que lo que está pendiente, y francamente es para preocuparse.

¿Qué han hecho nuestros representantes municipales durante los últimos 365 días? Aprobar en pleno una batería de medidas que no dejan de ser de cara a la galería y pelearse entre ellos para mayor gloria del estéril debate “intelectual” (aquí he sido generoso, lo sé). Encima vemos que las peleas no dejan de ser meros ejercicios dialécticos porque a la hora de la verdad cuando se plantea una moción de censura para cambiar las cosas todos se echan a correr, “tonto el último”, para desacreditar tal posibilidad.

Es cierto que Ciudadanos se ha pasado de frenada. Lo de plantear a la buena de Dios una medida tan extrema como esa sin tener ni siquiera hablados los apoyos es un disparate, y aunque tal vez no sea malo abrir ese debate no creo que sea acertado hacerlo así. De todas formas, lo que es seguro es que de hacerlo el momento es éste, porque dentro de pocos meses cruzamos el ecuador del mandato y no es muy lógico hacer una moción de censura para gobernar trece o catorce meses.

Me sorprende un poco más la negativa del PP a plantearse seriamente la posibilidad. La alergia que parecen tener los populares a gobernar la ciudad de Lugo es incomprensible en una agrupación cuyo fin se supone que es precisamente ese, pero ellos sabrán. Llama la atención que carguen contra quien propone la moción de censura en lugar de trasladar la presión a los socios en la sombra de Lara Méndez, con lo que Lugonovo y BNG estarán encantados viendo cómo este asunto se ha convertido en un problema entre Ciudadanos y el PP. Cosas que pasan en Lugo.

2017 no se prevé muy esperanzador que digamos, pero hagamos un ejercicio de optimismo y pensemos que quizá, sólo quizá, Lugo tenga aún una oportunidad de dar por fin un paso adelante, aunque solo sea por cálculos puramente electoralistas y fríos análisis políticos, que dicen que las elecciones se acercan y hay que empezar a hacer algo para sacudirse de encima ese “dolce far niente” que lleva siendo la consigna municipal en los últimos lustros. Necesitamos que Lugo sea más Lugo y menos lugo. Las minúsculas nunca son buenas.

Por lo que nos toca, desearles a todos mis queridos lectores un venturoso 2017 y agradecerles, como siempre, su fidelidad al otro lado de la pantalla. Un abrazo a todos y feliz año nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.