viernes, 10 de marzo de 2017

Nuevos aparcamientos y semana fantástica para Lugo

El aparcamiento en Lugo en la era post-ORA

Esta semana está siendo fantástica para Lugo dentro y fuera de nuestros límites municipales. La constatación de la legalidad del Plan General dejando fuera a las Torres del Garañón, lo que abre la puerta a declarar la nulidad del vergonzoso acuerdo firmado entre el gobierno de Orozco y el promotor (nos podríamos ahorrar la multimillonaria indemnización a este último), el anuncio de los aparcamientos disuasorios en la ciudad por parte del Gobierno de Lara Méndez, y la declaración de Arde Lucus como fiesta de interés turístico nacional son tres buenas noticias de las que alegrarnos.

Cada una de ellas daría para un artículo pero la verdad es que he dedicado demasiado espacio al tema del HULA y se me ha acumulado el chollo. Días de mucho, vísperas de nada, dice nuestro refranero.

Arde Lucus. Foto: National Geographic
Sin querer obviar la importancia de los otros dos temas, a los que volveremos, y haciendo una especial mención para felicitar a Lara Méndez y Carmen Basadre (por fin puedo felicitarla por algo) por el logro colectivo encabezado por ellas para el Arde Lucus, hoy me voy a centrar en la cuestión de los aparcamientos porque me parece la única que dependía enteramente de la voluntad del organismo local.

Facilitar aparcamientos disuasorios en zonas bien repartidas por la ciudad es una necesidad innegable. Hablamos de aproximadamente 600 plazas de aparcamiento que descongestionarán notablemente uno de los problemas a que se enfrenta cualquier ciudad, porque no conozco ni una sola (supongo que ustedes tampoco) donde sea fácil estacionar en la calle sin pagar.

Que Lara Méndez haya lanzado este plan de aparcamientos es un avance indiscutible, una victoria del sentido común, y una reclamación que se venía haciendo desde muchos ámbitos año tras año. Con esto no quiero restarle un ápice de mérito a la alcaldesa y su equipo, porque también se le pidió a Orozco y no movió un dedo en ese sentido, así que no todo es que se exijan las cosas sino que quien tiene que hacerlas las haga.

La senda marcada por Lores, el alcalde nacionalista de Pontevedra, como cuna del urbanismo enfocado al ciudadano y no al vehículo es el camino del futuro. Cuando se suspendió la ORA fui invitado a una reunión en la que se trató su nuevo diseño, y en plan Pepito Grillo (o en plan tocapelotas si ustedes quieren) insistí reiteradamente en que la necesidad de la ORA en Lugo era la misma que la de las bicicletas para los peces de estanque: ninguna. Aparcamientos disuasorios, rutas peatonales, reducción de velocidades máximas y dureza en la aplicación de esas medidas son el camino que marcó Pontevedra y que ha sido mundial y reiteradamente premiado. Se me discutió y se me negó la razón... y un par de años después se están aplicando todas las medidas propuestas. ¡Qué cosas!

Lugo es una ciudad razonablemente lineal, extendida a través de un eje principal que va de norte a sur, de Garabolos a la Tolda. También hay, lógicamente, un segundo eje, pero mucho menos desarrollado, de este a oeste. Pero a lo que íbamos, en una ciudad como la nuestra se trata de buscar alternativas al vehículo y solo hay tres según el sentido común: el autobús público, la bicicleta y el coche de San Fernando, un ratito a pie y un ratito andando.

En cualquier caso, que me desvío del tema, los coches tienen que dormir en algún sitio, y establecer amplias áreas de aparcamiento es una cuestión de pura lógica.

Hay que hacer mención específica a uno de los aparcamientos supuestos: el del seminario. Que el Ayuntamiento abra su propio aparcamiento a la ciudadanía es un símbolo importante de comprender lo que sí es el servicio público. Que en un espacio reservado hasta ahora a ediles y funcionarios se permita la entrada libre del resto de la población por las tardes es mucho más que una solución parcial a un problema grave, es un símbolo de que se comprende que lo público es de todos y no de unos cuantos. Aquí hablamos de una explanada, no del garaje cerrado de un edificio público (los de Diputación y Xunta son de ese tipo y abrirlos alegremente podría suponer un problema de seguridad importante).

Esta semana ha sido muy buena para Lugo. Ojalá se mantenga la racha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.