miércoles, 20 de julio de 2016

Algunas ideas para San Froilán... con tiempo

Aunque parezca mentira en pleno mes de Julio y con el calor que nos abrasa (quizás precisamente por eso) no dejo de pensar en San Froilán. Faltan dos meses y pico, y aún se está a tiempo de todo, y por eso escribo hoy este artículo con el ánimo positivo de que nuestro Ayuntamiento (si es que llegan a leer este humilde blog) se plantee algunos cambios.

El cartel elegido (el de la izquierda)
no es que ayude a promocionar las fiestas.
Foto: El Progreso
Es vox pópuli que el Arde Lucus está desplazando a las patronales como fiesta principal de la ciudad, y esto, aunque tiene mucho que ver con la participación de la población, se percibe como negativo por la gran tradición de nuestras fiestas de Octubre. Tal vez no tengamos que elegir y podamos compatibilizar ambas, cada una con su personalidad.

Además de eso, hay que tener en cuenta que Lugo cierra el calendario de las fiestas de verano (ya metiéndose en otoño en realidad) con las patronales de San Froilán, y eso hace que tengamos la responsabilidad colectiva de poner un broche de oro al fantástico calendario veraniego de Galicia.

Lo de que coincida en elecciones, aunque es algo que no debería influir influye, y vaya si influye, así que un éxito en las fiestas puede traducirse (por si alguien está pendiente de eso, que lo estará) en algún que otro voto, más buscados que los Pokemon.

San Froilán nació como todas las fiestas patronales, como una feria de productos agrícolas y ganaderos, y como tal debería continuar. No estoy diciendo que haya que hacer un mercado ganadero… pero tampoco veo por qué no puede ser una parte importante de las fiestas. ¿Qué tiene de malo convocar en la Plaza de Abastos un gran mercado para las fiestas? ¿Acaso no están cada día más cotizados los huevos camperos y los productos de la aldea si lo son de verdad? Un mercado diario en esos cinco o seis días podría funcionar, o al menos dos de los principales.

El desfile de ganado, que había recuperado el BNG (para que luego me achaquen que nunca digo nada bueno de ellos) es una de las atracciones más divertidas y propias de la fiesta. No solo no lo eliminaría sino que lo potenciaría, dando a las fiestas un enfoque más de pueblo, que es lo que, por suerte, aún somos.

Si Iron Maiden pudo ir a Viveiro, ¿por qué
en Lugo no puede venir una gran actuación?
Foto: La Voz de Galicia
En cuanto a las actuaciones, si me preguntaran, les diría que yo huiría de la estúpida costumbre de rellenar el programa con cientos de actos chorras. Me parece mucho más sano que en lugar de presumir de traer 300 actividades tirando a normalitas se centren en un par de grandes conciertos. No sé lo fácil o difícil que es que venga un artista de la talla de Elton John, pero si Iron Maiden vino a Viveiro, ya me dirán por qué no podemos traer a Lugo a otro nombre de esa popularidad.

Tampoco veo nada malo en cobrar entrada. Un concierto de gran calidad no tiene que ser gratis ni mucho menos. Si consigues que venga Adele (ya, ya lo sé, es casi imposible pero si no se intenta no queda ni el "casi") aunque cobres por la entrada lo que tengas que cobrar llenas fijo.

Hay gente para todos
Por último, permitiría que se instalaran puestos de comida callejera con pocas limitaciones. Me refiero a que no entenderé jamás por qué tiene que haber únicamente cuatro casetas para el pulpo y no diez o veinte o las que se demanden por parte del público... y que estén únicamente los días de las fiestas, por supuesto. Eso de tirarse todo el mes ahí no lo veo, y frente al argumento de “es que no sale rentable ese montaje para nueve días” está la respuesta de “pues no hagas ese montaje”. Las casetas del pulpo deberían volver a ser eso, casetas, y no esa especie de restaurantes móviles a que se han acostumbrado, y lo de estar tirados un mes en el parque no lo entiendo. Si se puede montar y desmontar una montaña rusa o una noria para ocho o nueve días, también se puede hacer lo propio con una caseta, sobre todo si vuelve a sus orígenes.

Este año se ha “subido” el precio del pulpo. Pasa de 7,20 euros la ración a 8, pero también se compensa en que la cantidad sube de 200 a 250 gramos, con lo que el precio por kilo no solo no aumenta sino que se reduce un pelín. Me parece bien, la verdad. Las raciones eran demasiado pequeñas y el precio es más que razonable.

Son cositas sueltas, pero bueno, para ir dando ideas con tiempo. Luego no digan que uno no intenta ser constructivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.