miércoles, 22 de septiembre de 2021

Se convoca a los alumnos de 1º a 6º de Primaria al concurso “Un sello para Lugo”


  • Los niños podrán presentar sus trabajos en formato A4 en cualquier técnica plástica (pinturas, rotuladores, acuarelas, ceras, collages…)
  • Sus centros remitirán los trabajo antes del 1 de octubre
  • Tanto el ganador como los cinco finalistas verán sus dibujos convertidos en sellos de Correos y recibirán un pliego del mismo.
  • Además, también podrán ganar una Tablet Samsung Galaxy y varios premios filatélicos.

A raíz de la celebración en Lugo de la EXFILNA, la Federación Española de Sociedades Filatélicas (FESOFI) con el patrocinio de Correos, convoca un concurso para los alumnos de 1º a 6º de Primaria de la provincia de Lugo.

Los trabajos serán seleccionados por los colegios de los niños, que remitirán sus propuestas antes del 1 de octubre. Dichos trabajos podrán ser realizados en cualquier técnica plástica en formato DIN A4.

El motivo de los dibujos deberá representar uno o varios aspectos de Lugo como su ascendencia romana, el Camino Primitivo de Santiago o la ciudad volcada al futuro.

Se repartirán diferentes premios entre los que destaca una Tablet Samsung Galaxy para el ganador, y diferentes premios como lotes de libros y pliegos de los sellos seleccionados.

Invitamos a todos los niños de Lugo a participar en este concurso y a divertirse creando sus diseños de Lugo para su difusión a través de los sellos de Correos.

EL PLAZO PARA PRESENTAR LOS DIBUJOS TERMINA EL DÍA 1 DE OCTUBRE

Enlace a las bases

martes, 21 de septiembre de 2021

No, la normativa autonómica no impide las barracas en San Froilán

Protesta en el día de ayer de los empresarios de atracciones en el Ayuntamiento
Foto: La Voz de Galicia

Decir que la normativa autonómica impide la instalación de barracas en San Froilán es mentir. Así de simple.

Lo que el decreto de la Xunta indica es que está prohibido ponerlas en ayuntamiento con el nivel máximo de restricciones, algo muy lejano, afortunadamente, a la situación que vivimos en Lugo. Sí es necesario cumplir puntos relativos a los aforos y distancias entre personas, como en cualquier otra actividad hoy día, pero nada más.

Las reducciones son del 50% en filas (salvo convivientes, que pueden estar igual de apretujados que en cualquier otra situación) o del 30% si no hay asientos (atracciones del tipo de las casas del terror y esas cosas). La misma limitación del 50% tienen los hinchables.

Es más complejo llevar a cabo las medidas que se exigen del entorno de las barracas como poner un recorrido de entrada y salida (bueno, eso es sencillo, se hace con vallas y listo) o respetar un espacio de tres metros cuadrados por persona… una normativa que al aire libre es bastante discutible porque no se cumple en ninguna parte y recordemos que en exterior y con mascarillas no debería haber problema alguno.

El Ayuntamiento dispone de margen de maniobra para permitir a las atracciones que se instalen, e incluso al no haber casetas del pulpo tiene un espacio adicional más amplio ya que esa explanada puede ser ocupada por otro tipo de atracciones.

¿Qué peligro puede haber en una noria en que en la cabina sólo suben miembros de una misma familia? ¿En qué dimensión paralela se supone que te puedes contagiar dando brincos en el Saltamontes?

Se pone como excusa que el problema no son las barracas exactamente, sino las aglomeraciones por la calle. La consecuencia lógica de ese principio es dar por sentado que los conciertos que van a traer (esos sí) van a ser de lo más corriente y no van a movilizar a la gente, porque el razonamiento podría ser exactamente el mismo.

Esta repentina preocupación por la salud pública por parte de quien el año pasado desobedeció la orden de la Alcaldesa de suspender los actos de Samaín nos hace buscar motivaciones ocultas. Si fueran tan “responsables” no habrían hecho lo que hicieron en ocasiones anteriores así que la razón debe ser otra.

Mientras tanto los feriantes sufren la otra pandemia: la de la ruina económica. Un sector del que, sinceramente, no siempre nos preocupamos como deberíamos y que se une a una larga lista de personas que ven peligrar su futuro por decisiones caprichosas de quienes ejercen el poder público como una revancha y no como un servicio.

lunes, 20 de septiembre de 2021

Volver al cine

 

Comienza hoy la cita anual del cine lucense con la 43ª Semana de Cine de Lugo, en que se proyectarán 135 películas en sus diferentes secciones.

El año pasado fue fiel a su cita pese a las graves limitaciones y, aunque este año persisten las reducciones, son menos severas. Así, pasamos de poder ocupar 30 butacas de las 850 del Gustavo Freire a subir a 340, lo que ayudará a que se pueda recuperar poco a poco la costumbre del ir al cine, y ésta es una magnífica ocasión.

El Grupo Fonmiñá, responsable de esta magnífica convocatoria, ha decidido dedicar la Semana a uno de los más grandes cineastas de nuestra historia patria, Luis García Berlanga, quien probablemente haya sido el mejor retratista de la España de los años 50 a 80 con caricaturas como Bienvenido, Mister Marshall, El Verdugo o La escopeta nacional.

Fue un hábil escamoteador de temas a la censura lo que demostró colándoles películas como “Los jueves, milagro” e incluso fue candidato al Óscar a la mejor película de habla no inglesa con Plácido en 1961. Sí ganó premios en Cannes, Berlín o Venecia, pero ya saben cómo va esto, somos como polillas que se fijan en lo que más brilla y, nos guste o no, es Holliwood quien marca la pauta.

Berlanga ha sido al cine español lo que Chaplin al mudo o Cervantes a la literatura. Ha marcado un antes y un después y ha logrado que a sus películas se les pueda aplicar una lectura simplona en que uno simplemente se divierte, u otra más profunda que revela una crítica social y realista a esta España que sigue siendo heredera de tantas y tantas filias y fobias.

Por hacer una crítica a la Semana de Cine, echo de menos que se proyecten más películas suyas en el ciclo, pero bueno, supongo que no es nada fácil elegir.

En todo caso, es una magnífica excusa para volver a pisar los cines. Si les digo la verdad creo que no voy a ninguno desde finales del 2019, y eso que era de película semanal. A ver si vamos normalizando, que se echa de menos mucho, muchísimo…

viernes, 17 de septiembre de 2021

Arde Lucus, Caudal Fest y botellón sí... Barracas no

Reunión entre la concejala de Cultura y los barraquistas.
Foto: La Voz de Galicia

Es llamativo leer en el mismo día en la prensa el gran éxito que supuso el Caudal Fest, abarrotado de gente (aunque guardando las distancias reglamentarias, por lo que quiero felicitar a la organización) y que no se podrá poner barracas porque “la normativa de la Xunta no lo permite”.

Se ve que la normativa de la Xunta (de la que creo que no soy sospechoso de ser un defensor con toda la que se ha montado este verano) permite unas cosas u otras dependiendo del día que te pille, como el chiste del reloj: “ten días”. Permitió el Samaín del año pasado (en que el área de cultura, tan picajosa ahora con el cumplimiento de las normas, montó un chiringuito para críos en el callejón de Santo Domingo), permitió el Arde Lucus, permite el Caudal fest, permite las casetas del pulpo (aunque no haya pujado nadie sacar se sacaron a subasta), permite que se tolere el botellón… pero no deja que se pongan barracas según la peculiar lectura que hacen nuestros próceres.

No me entiendan mal, aunque no comparto la decisión de no ponerlas me parece que no se puede condenar la prudencia. Si el Ayuntamiento considera que la situación no es lo bastante buena como para volver a recuperar una cierta normalidad es una postura respetable y totalmente lícita. Que la incidencia haya caído en picado o que esté el 85% de la población vacunada son argumentos para no estar de acuerdo con eso, pero también es cierto que muchos de los que ahora decimos que “no pasa nada” pondríamos el grito en el cielo si se ponen las barracas y hay un brote (aunque me cuesta mucho entender cómo podría haberlo al aire libre).

Lo que me molesta no es la decisión, que considero incluso valiente, es la paradójica cobardía de esconder las verdaderas motivaciones tras el velo de “la culpa es de la Xunta”. Esa manía de politizar todo y dar argumentos que son tan evidentemente falsos como el de la “logística” que hizo suspender el examen de los policías o el número de papeleras del casco histórico. Mentiras groseras que no sólo dejan en mal lugar a quien las cuenta sino que son tan fácilmente rebatibles que hacen que la motivación caiga por la base.

En fin, al final quien se queda sin barracas son los niños. Pero no se preocupen, en pocos años ya podrán irse a beber al parque y ahí sí que no moverán un dedo, diga lo que diga la normativa.


jueves, 16 de septiembre de 2021

Las mentiras del Gobierno

Ojalá la mentira fuera tan fácil de detectar como con Pinocho.

¡Fíjense qué cosas! ¡Lo que se vendió como una incidencia “logística” ha acabado en Fiscalía! Hablamos del examen de la oposición a inspector de la Policía Local que ayer mismo les explicaba que el Gobierno había salido a decir que se suspendió por cuestiones “logísticas”.

Uno, cuando lee esa explicación, piensa que los ordenadores han fallado (marca de la casa, seguimos a la hora de escribir este artículo con la web municipal caída) que se les han quedado sin tinta los bolis o que se les ha caído un café encima de los exámenes. Pues no, la cosa es grave, mucho más grave.

La presidenta del Tribunal Ana Rosa Quintana, vio bastante mosqueante que cuatro de los aspirantes tuviesen un pleno de respuestas de la parte teórica del examen, lo que se podría achacar a la gran capacidad de estudio de los “examinandos”. Su desconfianza aumentó cuando observó que en la parte del caso práctico sólo se equivocaron en las preguntas que ella misma formuló en el examen. El resto las acertaron todas.

Es un tema complicado. Dar por sentado que se ha copiado porque todos han fallado la misma parte del examen puede ser por muchos motivos: que las preguntas de esa parte fueran más complicadas, que los cuatro estudiasen juntos y decidiesen “dejar” esa área sin estudiar (casi todos los opositores dejan algún tema que se les resiste), o que sencillamente coincidiese. Esto último es menos creíble, la verdad.

Pero no me preocupa sólo el asunto central del debate, si se ha copiado a no… lo que es sangrante es la capacidad de quienes nos gobiernan de decir cualquier cosa que se les pasa por la cabeza para ocultar la realidad.

Vale que si hay una investigación a lo mejor en un primer momento no pueden salir a decir directamente lo que ha pasado, pero sí pueden dar una respuesta que no sea mentira. “El Tribunal ha suspendido el examen por una incidencia”, “se está revisando la seguridad de la oposición”, “estamos garantizando la competitividad”… Cualquier cosa menos decir que es una cuestión “logística”, que es directa, absoluta y rotundamente falso.

Fuente: El Progreso
Enlace aquí

No es la primera vez ni será la última. Mintió descaradamente el Gobierno local cuando dijo que aumentaban las tasas de terraza porque les obligaba una sentencia (es falso). Mintió descaradamente el Gobierno local cuando dijo que había más de 100 papeleras en el casco histórico (es falso)… y lo peor de todo es que esas mentiras no tienen el menor sentido porque decir la verdad no sólo es más noble, sino incluso más rentable políticamente. Que reconozcan a puerta cerrada que son mentiras es todavía más triste.

Estoy seguro de que es una fea costumbre que no cesará, porque les funciona razonablemente bien ya que sólo unos pocos tenemos la osadía de señalar con el dedo esas falsedades. No hablamos de diferentes interpretaciones ni de matices, sino de mentiras lisas y llanas.

"Son temas de poco calado" puede pensar algún lector bienintencionado. Bueno, no sé qué decirles, si a usted le duplican la tasa de terraza o es uno de los afectados por el sainete de la oposición no creo que le parezca tan menor... pero aunque así fuera, ¿de verdad creen que reducen sus mentiras a los temas "pequeños"? ¿Piensan que mienten en las cuestiones menores pero en las grandes son sinceros? Qué quieren que les diga... creo que es más bien una forma de ser.

Decía el señor Rubalcaba que los españoles merecemos un gobierno que no nos mienta. Pues los lucenses también.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Las intolerables falsas excusas

Las excusas pueden colar en el cole hasta cierto punto. En la vida pública... es menos razonable cuando no son ciertas.

La transparencia debería ser el primer punto del orden del día en cualquier administración, pero cuando ésta se ejerce de forma intermitente, interesada e incluso sesgada pierde todo su sentido.

Vemos cada semana que se publican en redes sociales las actuaciones de la policía local y nos enteramos de cuántos gatos se han rescatado de los árboles y a cuántas personas se ha ayudado en cosas más serias. También vemos que el gobierno local está tirando la casa por la ventana en campañas de vídeos de Facebook y demás explicando las cosas que se van haciendo, por pejigueras que estas sean. Pero no podemos conocer cuánto dinero se ha dado en subvenciones a una asociación, por poner un ejemplo.

En estos últimos días vemos que se ponen excusas bastante extravagantes para situaciones que no son ni medio normales. Se nos cuenta que en el día de ayer una terrible y apocalíptica tormenta, que yo no he visto si les soy sincero, dejó fuera de funcionamiento los servidores municipales y por eso no van las web oficiales del Ayuntamiento. (en el momento de escribir este artículo sigue sin funcionar).

La flamante web municipal, caída una vez más

Vamos a dar por buena la explicación de que un rayo cayó en el edificio municipal y que se fue la luz… ¿por qué no funciona un día después del suceso? ¿No tienen copias de respaldo, servidores espejo y ese tipo de cosas para evitar que colapse todo por un apagón? Recuerdo que hace no mucho se culpó a una cafetera de un suceso similar. Veo que no aprenden para crear un sistema de emergencia… quizá porque no tienen ni idea de qué hablamos.

También vemos en las noticias que un ratito antes de comenzar un examen para proveer una plaza de policía local se suspendió la convocatoria alegando problemas “logísticos”. ¿Acaso el rayo afectó también a los exámenes? ¿El perro se comió los deberes?... Pues se ve que la cosa no fue tan logística como de otro tipo, ya que lo que falló fue que el tribunal, según dicen, dimitió en bloque sin que las razones hayan trascendido por el momento, pero comprenderán que no fue porque no les gustase la decoración de la sala donde se hacía el examen.

La transparencia es una asignatura pendiente en Lugo. En lo pequeño y en lo grande. Y así vamos, felices y contentos en nuestra ignorancia… o no.


lunes, 13 de septiembre de 2021

Más de 500 alumnos de la provincia de Lugo disfrutarán de actividades filatélicas



  • Los CEIP Álvaro Cunqueiro Mora (Mondoñedo), Plurilingüe Poeta Avelino Díaz (Meira) y Paradai (Lugo) son los tres centros seleccionados, con lo que las actividades llegarán a un total de 519 alumnos.
  • Aunque habitualmente son cuatro los centros escolares en que se hacen actividades relacionadas con la Exposición Filatélica Nacional (EXFILNA) la coincidencia con festivos (el 6 y el 12 de octubre) obliga a reducir a tres los centros seleccionados.

La Sociedad Filatélica Lucense publica hoy los tres centros escolares que han sido seleccionados por la organización de la EXFILNA para sus actividades escolares.

Son los siguientes:

  • CEIP Álvaro Cunqueiro Mora (Mondoñedo)
  • CEIP Plurilingüe Poeta Avelino Díaz (Meira)
  • CEIP Paradai (Lugo)

El resto de las solicitudes se tendrán como lista de espera por si alguna incidencia impide llevar a cabo las actividades en los elegidos.

Más de medio millar de alumnos:

Los tres centros reúnen a un total de 519 alumnos de primaria, que son los destinatarios de estas actividades, en que un monitor de la organización desarrollará charlas y talleres, que se enfocan tanto a la redacción y formato de la carta tradicional (un mundo que hoy día apenas conocen ya que lo habitual es acudir al correo electrónico) como del coleccionismo filatélico.

Todo esto tiene un coste cero para el centro educativo ya que la actividad se financia a cargo de los presupuestos de FESOFI (la Federación de Sociedades Filatélicas) con el apoyo de Correos, por lo que es una ocasión extraordinaria de tener una actividad adicional sin coste.

Las actividades se programarán para el próximo mes de Octubre, en que tiene lugar la EXFILNA en Lugo.

Visita a la Exfilna:

Además de estas actividades, tanto los centros seleccionados como los demás pueden concertar con la organización visitas guiadas a las tres sedes de la EXFILNA, que tendrá lugar entre los días 21 y 24 de octubre.


viernes, 10 de septiembre de 2021

¡Voten por el Julio César de Diego As!

Diego As y su gran obra al fondo. Un fantástico mural que llama la atención a todos.
Foto: La Voz de Galicia

Les voy a ser sincero: el mural de la Ronda de la Muralla con la imagen de Julio César me parece un disparate. No hablo de la técnica, que es perfecta, ni de la majestuosidad del resultado, que es indiscutible. Tampoco de la pericia del artista ni de su logro e incluso ni siquiera del impacto que puede tener ante lucenses y visitantes, que es incuestionable. Me refiero única y exclusivamente al tema elegido por la administración a la hora de realizar el encargo.

Julio César tiene la misma relación con la ciudad de Lugo que un rinoceronte. Ambos pasaron por aquí (probablemente, tampoco estamos seguros), pero ambos vivieron y murieron antes de la fundación de la ciudad. Tendría el mismo sentido una estatua dedicada al paquidermo que el mural en homenaje al primero de los doce césares de Roma. El motivo de elegir a Julio César es, por lo visto, que Augusto (el emperador que sí tuvo relación con Lugo ya que nada menos que ordenó su fundación) era feo y no quedaba bien en la “foto”. Haber puesto al bueno de Alfonso Orol, nuestro César Augusto del Arde Lucus y arreglado. Pero no, han optado por un criterio tan historicista y sesudo como haber puesto los nombres en un tablón y haber tirado un dardo. Lo que han hecho ha estado incluso menos pensado diría yo.

Tenían otras opciones, como Paulo Fabio Maximo, que durante estos años ha encarnado nuestro querido amigo Manuel Buján, y que era una solución más que razonable. Habrían ayudado a difundir la historia local, aunque no tengo ni idea de lo guapo que era el mozo y claro, se ve que es lo que más les preocupaba.

A pesar de todo lo dicho, el mural es impresionante, llamativo y acertado. Tengo mis dudas de si cumple el PEPRI, pero como han puesto colores discretos es probable que haya “colado”, y seguro que nadie ha denunciado así que nos quedaremos con la duda. Ya saben que es un documento que sólo se utiliza para atizar con él a los particulares así que no hay mayor trascendencia en eso.

El autor del mural, Diego As, ha demostrado sobradamente su pericia y creo que a estas alturas no necesita ni más reconocimientos ni más premios… aunque nunca vienen mal. Ahora tenemos la oportunidad de echar una mano a que elijan su obra como la mejor de este mes en la plataforma “Street Art Cities”.

Es una obra magnífica y creo que es oportuno ayudar a que esto se conozca. Por Lugo, por la belleza y el reclamo del mural y por muchas más cosas, les animo a votar. Es muy sencillo sólo han de cubrir unos mínimos datos y seleccionar el mural de Diego para su elección. ¡A ver si entre todos lo conseguimos!


jueves, 9 de septiembre de 2021

Las falsas denuncias existen, la presunción de inocencia... no tanto

“Es un ataque homófobo de libro”, “el muchacho está aterrorizado, con unas crisis de ansiedad brutales”, “la víctima estaba en shock”, “los investigadores le dan total veracidad a su relato de la agresión”… Todas estas frases se referían al supuesto ataque a un chico en el barrio de Malasaña de Madrid, agresión que no tuvo lugar y que simplemente fue un encuentro enmarcado en una relación sadomasoquista que quiso ocultar a su pareja.

Más allá de la condena a la imbecilidad de este chaval, hay tres importantes lecciones que debemos aprender de este suceso y que son difíciles de rebatir pero que estoy seguro de que no calarán en esta sociedad de la apariencia en que vivimos:

  1. Una acusación no es una prueba ni una realidad, a pesar de que cuanto más repugnantes es el delito más tendemos a creérnoslo y a buscar un culpable.

  2. El circo mediático del que todos somos cómplices se monta sin ningún tipo de prueba ni investigación. La mera palabra de una presunta víctima es suficiente para movilizar a la prensa, ministros, e incluso al Presidente del Gobierno, que han hecho un ridículo espantoso con el mantra del “por si acaso”.

  3. La presunción de inocencia implica poner en duda el testimonio de las víctimas sin que eso suponga un menoscabo a su dignidad ni a su sufrimiento. Es terrible, por supuesto, pero la alternativa es peor. En un Estado de Derecho mientras no haya condena una persona es inocente, y una acusación no es más que eso, no un hecho.

  4. Una falsa denuncia no puede ocultar la realidad de otros delitos lamentablemente reales. Esto no puede servir a nadie de excusa para inventarse estadísticas de falsas acusaciones.

Es muy duro asumir que una persona pueda mentir sobre algo así, pero ya ven que sucede. Por eso siempre me ha parecido un disparate condenar a una persona por la palabra de otra sin más prueba adicional, y eso pasa. Si el testimonio se considera “creíble”, como el de este muchacho de Madrid, es base suficiente para un proceso e incluso una condena. Y así pasa lo que pasa.

Las falsas denuncias como ésta suponen un porcentaje ínfimo según nos cuentan, pero eso se lo explican al condenado que no ha roto un plato y que se ve metido entre rejas porque alguien ha decidido hundirle la vida. Basar este tema en una cuestión de estadísticas (enchironamos a pocos inocentes) es una barbaridad que nuestros legisladores han avalado contra toda lógica, siguiendo la estela de los informativos sensacionalistas y las palabras grandilocuentes de los discursos populistas.

Yo lo viví, quizá por eso estoy tan concienciado. En mi caso no llegó a ser una denuncia formal, una chica fue a ver a mis padres y me acusó de una agresión que no pude cometer entre otras cosas porque ni siquiera estaba donde ella decía (y afortunadamente lo pude demostrar). Un día les contaré la historia (creo que nunca la he relatado en este blog) que se debió a una simple confusión de identidades: le dijeron que su agresor era yo, pero no tenía nada que ver, y cuando me vio ya dijo que no, que no era yo… pero, ¿y si por vergüenza o por no reconocer su error se hubiera mantenido en sus trece? ¿Y si yo no hubiera podido demostrar que era físicamente imposible que estuviera donde ella decía? ¿Y si este tema hubiera salido en todos los medios de comunicación sin posibilidad de corrección? Siempre ponen en portada la acusación y en página 28 la exoneración. Probablemente mi vida habría sido muy diferente.

Las denuncias sin pruebas, no son más que eso: acusaciones, nada más. No actúen como si fueran hechos porque hay gente muy mala, tanto los que sí cometen esos delitos como los que acusan falsamente a otros de cometerlos.


miércoles, 8 de septiembre de 2021

El enemigo de mi enemigo es mi amigo

La improbable reunión de la Federación de Vecinos con Ciudadanos. Foto: La Voz de Galicia

A la vista de la foto en que se sientan juntos los dirigentes de la Federación de Vecinos y los concejales de Ciudadanos, parece que se aplica en Lugo el popular proverbio árabe que reza que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Por obra y gracia de la, por ahora poco exitosa, gestión de los autobuses urbanos que está haciendo Rubén Arroxo hemos asistido a una imagen que en otras condiciones podría venir aparejada de siete trompetas y cuatro jinetes negros.

Hasta hace no demasiado tiempo la Federación y el partido naranja eran enemigos encarnizados. Las amenazas de los primeros a los partidos que no aprobasen el presupuesto municipal en 2017 supusieron un punto de inflexión en la ya tirante relación entre ambos colectivos, pero parece que no hay nada que una más que un enemigo común.

Es particularmente llamativo que el tema sea únicamente el del autobús urbano, dejando de lado el resto de gravísimos problemas de la ciudad como el de la limpieza (cada vez más infame) o el de los líos de tráfico y aparcamiento que está generando el polémico carril bici. Probablemente tenga algo que ver con que quienes ostentan la titularidad de esos temas son del mismo color que los que firman los talones que mantienen el chiringuito vecinal. Por parte de Ciudadanos se entiende menos.

Precisamente es el partido político el que, creo yo, ha cometido un error. La reunión parece posicionarlos en un bando de la polémica – la política es percepción -, y probablemente sea el equivocado. No porque estén más lejos ideológicamente de unos que de otros, sino porque parecen apoyar el inasumible principio de que los concejales, que ostentan la representación de los lucenses, han de plegarse a la voluntad de quienes dicen representar a los lucenses sin más prueba que unas hinchadas cifras de asociados.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 08 de Septiembre de 2021

martes, 7 de septiembre de 2021

Arde Lugo

Imagen del incendio en Ribas de Sil - Foto: El País

Ante un suceso de la magnitud del incendio que está destrozando la zona de Quiroga y Ribas de Sil todo lo demás palidece. Ayer, durante toda la tarde, la sensación de inquietud nos afectó incluso a los vecinos de la ciudad de Lugo, que vimos cómo el cielo se oscurecía y olía a quemado, a pesar de los bastantes kilómetros que nos separan de la zona del fuego.

Una hoguera es algo maravilloso. Nos da calor, cocina nuestros alimentos e incluso tiene un algo hipnótico que resulta tan relajante como el romper de las olas. Pero cuando el fuego se descontrola ser conscientes de su poder de destrucción nos altera incluso a distancia. Tanto a humanos como a animales, que están inquietos al detectar que algo no va bien.

Enterarnos de que el incendio fue intencionado no hace más que confirmar que la humanidad, así en general, es dañina. Ya me dirán qué futuro nos espera si un desgraciado que sueña con una cerilla y un bidón de gasolina puede echar al traste los esfuerzos de repoblación y de conservación que una sociedad civilizada intenta mantener. No sé en qué piensa esa gente porque, según nos cuentan los expertos, pirómanos, lo que se dice pirómanos, es decir enfermos mentales que provocan incendios por el mero disfrute de ellos, hay muy pocos.

¿Qué mueve entonces a los demás? ¿Qué intereses económicos hay detrás de los incendios? Se han hecho cambios legales para intentar minimizar esos efectos pero no parece que estén siendo muy productivos porque el desastre sigue y sigue.

Es probable que sólo la tecnología nos ayude a detectar con rapidez los incendios y así poder intervenir en ellos. Drones, sensores, satélites… serán herramientas cada vez más importantes en la lucha contra el fuego, pero nada puede detener la inconsciencia de unos cuantos que tienen una capacidad destructiva inconcebible.

Se invierte mucho más en los sistemas de extinción de incendios que en los de prevención y quizá sea normal porque es mucho más costoso apagar un fuego que detectarlo, pero tal vez haya que hacer un esfuerzo más grande en lo segundo.

En todo caso, mi absoluto respeto y cariño a los equipos de extinción y a todas las personas que ven impotentes cómo sus bosques y su entorno se convierte en cenizas y humo.


viernes, 3 de septiembre de 2021

Cuatro colegios de primaria de la provincia de Lugo podrán participar en una actividad filatélica

Los sellos son algo muy desconocido para los niños, y es sorprendente cómo reaccionan cuando se les presenta el mundo de la filatelia y el correo tradicional

La Sociedad Filatélica Lucense ha remitido una carta a todos los centros de educación primaria de la provincia de Lugo en que se les informa de una iniciativa que se celebra habitualmente aparejada a la EXFILNA y que está enfocada a la comunidad educativa, y que se denominan las “Escolares”.

¿En qué consisten las “escolares”?

Son actividades que se desarrollan en 4 colegios de educación primaria de la provincia en que se celebra la EXFILNA y consisten en la instalación de una vitrina explicativa de lo que es un sello, su función, el mundo del coleccionismo, así como actividades para las que acudirá un monitor de la organización que desarrollará charlas y talleres, que se enfocan tanto a la redacción y formato de la carta tradicional (un mundo que hoy día apenas conocen ya que lo habitual es acudir al correo electrónico) y el coleccionismo filatélico.

Esta acción conlleva un concurso de dibujo de un sello del que se hará una tirada limitada de 25 unidades que se entregará al Colegio para el uso que considere oportuno.

Filatelia dirigida a los niños

¿Qué coste tiene para el centro?

Todo esto tiene un coste cero para el centro educativo ya que la actividad se financia a cargo de los presupuestos de FESOFI (la Federación de Sociedades Filatélicas) con el apoyo de Correos, por lo que es una ocasión extraordinaria de tener una actividad adicional sin coste.

¿Cuándo se celebraría y qué duración tiene?

Las actividades se programan durante el mes en que se celebra la EXFILNA, que sería en Octubre de 2021. A la vista del calendario la intención sería hacer una Escolar por semana de ese mes de Octubre (incluso empezando la última semana de septiembre si es necesario). Por supuesto no interfiere en la labor educativa del centro, como no puede ser de otra manera, sino que pretende completar la formación de los niños.

¿Cómo se seleccionan los centros?

Los centros interesados pueden remitir su interés por albergar esta actividad al correo de la Sociedad Filatélica Lucense (correo@filatelialucense.es) en que nos indiquen unos mínimos datos, que son los siguientes.

  • Nombre del centro
  • Ubicación física
  • Persona de contacto (con correo electrónico y teléfono, preferiblemente móvil)
  • Número de alumnos totales y número de alumnos de primaria del centro

La organización seleccionará cuatro centros atendiendo a criterios geográficos, el interés los propios centros y, si es posible, uno de cada una de las tres zonas en que habitualmente se divide la provincia de Lugo (A Mariña, Sur, Centro) y otro de la capital.

PLAZO:

Por motivos de organización, y a pesar de que somos conscientes de que es muy mala época para poner un plazo, el plazo para mostrar el interés por esta iniciativa finalizará el día 8 de septiembre de 2021.

Uno de los centros participantes en ediciones anteriores

jueves, 2 de septiembre de 2021

¿De veras es peligroso poner barracas en San Froilán?

Una de las atracciones que, en principio, parece que no entraña peligro alguno...
Foto: La Voz de Galicia

La Comisión de Cultura de ayer fue de todo menos culta, por lo que cuentan los participantes en la prensa. En lugar del clima de consenso y de entendimiento que debería darse en un lugar en que se supone que prima la inteligencia, han acabado insultándose unos a otros como si fuera una disputa barriobajera. Magnífico ejemplo de la realidad que sufrimos.

Como no estaba allí no puedo decirles lo que pasó, pero las declaraciones de los interesados parecen ser más o menos coherentes y no dejan en buen lugar al Gobierno local, que una vez más habla en los medios de comunicación de consenso pero a puerta cerrada (y no tan cerrada) aplica su mayoría absoluta fabricada en que cinco personas mandan sobre veinte. Cosas veredes, efectos de los repartos de tartas de la noche electoral.

Pero lo que preocupa a los lucenses, creo yo, no es que nuestros representantes se tiren los trastos a la cabeza, a fin de cuentas algunos entienden que esa es su profesión y han convertido lo que debiera ser una excepción en la regla. No, al lucense medio le preocupa saber qué va a pasar con nuestras fiestas y por qué mientras en otros puntos de Galicia se montan barracas las patronales de Lugo se pueden quedar, otro año, sin ellas. Sé que es un tema realmente complejo, pero les pagamos para resolver esas cosas, no para insultarse.

Parecería lógico que ampliando el espacio disponible pudieran montarse con suficientes distancias de seguridad. Evidentemente funcionarían a medio gas, con ocupaciones reducidas salvo que los participantes sean convivientes, pero menos da una piedra y tendrían que ser los industriales los que analicen si les sale rentable o no venir en esas condiciones.

Es cierto que no es lo mismo el “Saltamontes”, en que los brazos están separados y el problema se reduce a sentar en el mismo asiento a gente que viva en la misma casa (cosa que ya era la habitual) que la “barca vikinga” (o como demonios se llame ahora) en que compartes banco con unos cuantos desconocidos. Pero todo es analizar cada una de las atracciones y ver si son compatibles o no con la situación. La noria, el scalestrix, los caballitos y otras barracas no parecen excesivamente difíciles de controlar, e incluso las tómbolas se podrían organizar razonablemente bien marcando en el suelo puntos con las distancias reglamentarias y teniendo una persona del puesto que vigile el cumplimiento de las normas.

Querer es poder. Estoy seguro de que si el año pasado pudimos gastarnos una fortuna en conciertos “para ayudar al sector” en 2021 no parecería tan descabellado permitir la instalación del ferial reduciendo o incluso eliminando las tasas de ocupación para ayudarles a compensar las reducciones que tengan que afrontar. No se trata de recaudar (bueno, la luz habrá que cobrársela que no está la cosa para fantasías) sino de que la gente pueda disfrutar y de que, sobre todo los niños, la población tenga un pequeño respiro de tanto mal sabor de boca que vivimos.

Es perfectamente compatible organizar unas fiestas con una crisis sanitaria en un momento en que ya hay un alto porcentaje de población vacunada, y más aún si tenemos en cuenta que muchas de estas medidas son simplemente de cara a la galería porque donde realmente hay los brotes más importantes no mueven un dedo, que eso de enfrentarse al botellón es complicado.

Lo que sí es más peliagudo es el tema de organizar los flujos de gente por la calle. El problema de fondo no son las barracas en sí sino las aglomeraciones, pero ¿alguien cree que no las habrá? De hecho, cuanto más espacio se ocupe (y el ferial ampliado ocupa mucho) más fácil es que la gente se distancie. Tal vez sería lógico organizar las calles en corrientes, unidireccionales, e incluso separar los lados con vallados para que no haya grandes problemas.

No nos dejen sin San Froilán. Matícenlo, ordénenlo, sepárenlo… pero no lo anulen.

miércoles, 1 de septiembre de 2021

¿Qué pasa con el Museo en San Fernando?

Tras la limpieza de 2019, San Fernando vuelve a estar invadido por los hierbajos. No toca campaña

Hace ya año y medio que se nos juró y perjuró (por enésima vez) que San Fernando se convertiría en el Museo de la Romanización de Lugo. Seguimos esperando. Incluso los conversos (yo mismo no veía el Museo ahí hasta que me convencieron usando argumentos de peso) estamos impacientes por ver movimiento en un edificio que lleva 22 años esperando a que su propietario, el Ayuntamiento de Lugo, le dé un uso.

Sí, ya sé que ha habido una Pandemia (de algo me he enterado) y que las cosas han cambiado, pero eso no ha impedido que se siga adelante con proyectos absurdos como las bañeras colectivas junto al Miño (en sustitución de la sí demandada playa fluvial, que sigue durmiendo el sueño de los justos), el puzzle de madera más grande del universo o la pasarela ridícula que arranca de una isleta de una carretera nacional y sus ramales. Incluso se han ejecutado obras muy controvertidas y chapuceras como el carril bici (que incluso ha habido que modificar en algún lugar antes de inaugurarlo) o el skate park ese que han criticado los propios usuarios. Para eso sí hay dinero, tiempo y, lo más importante, interés.

Mucho Arde Lucus, mucha carallada, pero a la hora de ponerse serios tenemos el Cuartel de San Fernando cayéndose en pedazos, nuestro flamante Museo Interactivo de Historia de Lugo (MIHL) lleno de juguetes, aire y reducido a fondo en las campañas publicitarias de algunas grandes empresas (se nota que nos gobierna la rancia derecha…ah, no, esperen…) , el nuevo auditorio acumulando polvo y años pero cerrado a cal y canto… y así todo.

Hace un año y pico se gastaron un dinero en cortar las hierbas del patio central del cuartel para abrirlo a visitas guiadas a los lucenses, en una campaña que casualmente tuvo lugar unos meses antes de las elecciones autonómicas de 2020. “Pasó el día y pasó la romería”, ya no toca hablar de eso ni recordar aquella promesa de que ese proyecto se ejecutaría en este mandato, al que le queda menos de la mitad del tiempo otorgado por los electores y, vistos los plazos para hacer cualquier cosa en esta santa ciudad, podemos garantizar que sólo tendremos lo habitual: humo.


Así estaba en 2019. Ahora supongo que peor.