miércoles, 30 de noviembre de 2022

Corregir pintadas... con pintadas

El primer paso se dio tras la notificación de los afectados al Ayuntamiento.
El segundo tras la protesta en "Eres de Lugo si..."
Si era una actuación en dos pasos de la que no se informó a los vecinos o si se modificó tras el revuelo montado es algo que deberán opinar ustedes, porque no tenemos hechos para saberlo en firme.

Cada vez que hablo bien del Ayuntamiento o alabo alguno de sus servicios, algo que lamentablemente los hechos no me permiten hacer habitualmente, tarde o temprano pasa algo que me hace replantearme esos escasos halagos. Ahora le toca al tema de la limpieza de pintadas en fachadas de nuestra ciudad.

Mucha gente todavía no sabe que si te hacen una pintada en tu edificio, la Comunidad de Propietarios puede solicitar al Ayuntamiento la eliminación gratuita de esas muestras de vandalismo. Hace unos meses, concretamente en mayo, dediqué un artículo a publicitar este asunto, y cerraba el mismo diciendo que “les animo a que si tienen pintadas en sus fachadas usen este servicio municipal. Si su edificio no tiene una especial protección los daños por la limpieza serán siempre más fáciles de subsanar que la propia pintada y entre todos lograremos que Lugo luzca como debe”.

Ayer mismo una persona publicaba en Facebook unas fotos de cómo habían “eliminado” una pintada en la fachada de su casa. Simplemente dándole una capa de otra pintura por encima, que no tenía nada que ver con la fachada en sí. Es decir, una “sobrepintada”… la mancha de una mora con otra verde se quita…

En la práctica lo que ha hecho el Ayuntamiento es un acto de vandalismo de menor nivel que el original. ¿Choca menos un rectángulo blanco en una superficie de granito que una pintada negra abstracta? ¿Una cosa es menos pintada que la otra? Pues tengo mis dudas, qué quieren que les diga. El garabato es una gamberrada evidente y lo otro puede parecer una chapuza de reparación, pero en ambos casos llama la atención y es muy chocante.

Evidentemente lo que no podemos pedir es que por una gamberrada en espray se pinte la fachada entera de la casa para igualar, pero es que no hablamos de eso, sino de una superficie que no es pintura, sino piedra, y a la que como solución se ha pasado el rodillo por encima.

No sé, la verdad es que no ayudan a confiar en el buen hacer de nuestra sacrosanta administración.

Actualización: La persona que publicó las fotos de la chapuza editó su comentario para añadir que habían pasado a retirar esa capa de pintura, así que nos queda a todos la duda de si esa capa era parte del proceso, una especie de "ablandador" de la pintura original, o si simplemente como se publicó en el popular grupo "Eres de Lugo si..." fueron a corregir el desaguisado. Personalmente y conociendo a la casa mi impresión es lo segundo, pero que cada uno piense lo que considere oportuno.

Evidentemente lo que está muy claro es que no avisaron a la denunciante del proceso, porque si ella hubiera sabido que la primera "actuación" era simplemente parte de una medida a más largo plazo, no habría dicho nada. Aunque no la conozco personalmente (creo) la sigo en Facebook y no se caracteriza por ser una persona que monte líos a lo tonto ni mucho menos.

martes, 29 de noviembre de 2022

La Muralla en penumbra

La iluminación antigua de la Muralla y la nueva. Quizá ni tanto ni tan calvo...

Antes de entrar en el tema de hoy me gustaría aclararles por qué no voy a hablar del que todos tenemos en la cabeza: el asesinato de Cristina Cabo. La investigación está abierta a todas las posibilidades imaginables y hay secreto de sumario, así que hablar de eso lo único que serviría es para dar palos de ciego, difundir teorías o paranoias y darle vueltas a algo en plan sensacionalista sin saber qué demonios ha pasado. Lo único que se puede decir a día de hoy es que es increíble que el ser humano siga siendo tan sumamente repugnante como para llegar a esto. Poco más puedo añadir por el momento.

El viernes pasado Rubén Arroxo me invitó a participar en una jornada sobre iluminación urbana que se celebró en la Vieja Cárcel, organizada por el Comité Español de Iluminación con la colaboración del Ayuntamiento de Lugo.

Se hablaba de temas de mucho interés como la protección del paisaje nocturno, incluida la importancia de poder ver las estrellas sin el exceso de contaminación lumínica, y del alumbrado con perspectiva de género, algo que si les soy sincero me parece una bobada porque de lo que realmente se habla es de alumbrado con perspectiva de seguridad ciudadana. Los mismos principios que rigen para ayudar a evitar una violación si no hay sombras funcionan para un atraco, por poner un ejemplo, independientemente del sexo de la víctima o el agresor.

Las personas que me precedieron en la charla hablaban de la necesaria regulación de la iluminación de las ciudades, ya que entienden que no sólo hay un despilfarro energético bestial, sino también una cacofonía de luces que en ocasiones en lugar de conseguir un aspecto armonioso logran una orgía de bombillas y brillos que en ocasiones ocultan lo más relevante de las ciudades.

El problema, tal y como les intenté transmitir, es que cada vez que hablamos de regulaciones es para echarse a temblar, porque siempre cargan sobre los mismos: los particulares. No hay que ir muy lejos para ver que en la actualidad hay una normativa que obliga a apagar los escaparates a las diez de la noche (algo que nadie cumple porque han desistido de hacerla obedecer, lo que también es preocupante porque es arbitrario) mientras que en Vigo se presume de usar millones de bombillas como atractivo turístico… que encima funciona.

Esto último me lo discutió un señor del público, que me decía que el modelo “no era exitoso”. Pues verán, no les gustará el modelo, a mí tampoco me hace la menor gracia porque es el ejemplo más palpable de dispendio público en contra de una situación de crisis energética como la actual, pero no podemos negar que está funcionando y si no me creen busquen un hotel en Vigo para este puente o para cualquier fin de semana de ahora a fin de año y después hablamos. Yo mismo, que jamás he ido a ver las luces de esa ciudad, este año puede que vaya porque me coincide que unos amigos tienen allí un apartamento esta temporada y nos han invitado, y qué quieren que les diga, tengo mucha curiosidad. Por lo que sea, el modelo está funcionando, y aunque haya quien se queje del ruido también pasó lo mismo en Lugo, donde unos vecinos del parque de Rosalía se fueron al juzgado porque les molestaban las barracas…

Pero no sólo esa “moderación lumínica” es difícil de entender cuando se obliga a los locales a apagar las luces, sino que a la hora de presumir de monumentos es poco entendible por el gran público. Por ejemplo, la Muralla Romana de Lugo fue iluminada en los años 70 con un sistema que funcionaba de maravilla. Tenía sus fallos (por ejemplo ilumina más los lienzos que los cubos) pero el efecto es magnífico.

Ahora, sin embargo, se va sustituyendo aquella gran iluminación por unas farolas (perdón, “proyectores”, que luego me riñen) que además de espantosos y ser un puñetazo en un ojo (en todo caso mucho más agresivos a la imagen de la Muralla que los discretos proyectores subterráneos de los 70) iluminan más bien poco y tenemos nuestro principal monumento en penumbra.

No me entiendan mal, seguro que es más ecológico, pero quizás haya otras formas de ahorrar, como por ejemplo encendiendo menos horas o cambiando el tipo de luminarias por otras led, que por lo visto es la panacea… pero veo que otras ciudades mantienen la iluminación de sus monumentos con cierta potencia aunque, como por ejemplo la Torre Eiffel, ya no los mantengan toda la noche encendidos. En todo caso, si quisieran ser ecológicos de verdad no habría ninguna iluminación, porque la sostenibilidad no puede aceptar alumbrar artificialmente un muro de más de dos kilómetros, pero hasta ahí no llegan tampoco.

Ya no se trata de ese eterno debate entre economía y sostenibilidad, sino en buscar fórmulas adecuadas para lograr lo segundo sin cargarse necesariamente lo primero. Entiendo que no es fácil, pero poner todo en penumbra dudo que sea un arreglo razonable, sobre todo si buscamos ser un punto de atracción turística.

lunes, 28 de noviembre de 2022

Los mejores de Lugo... y de los peores de Lugo

Los diez Lucenses del Año con las autoridades posando al final de la gala del viernes.


Incluso en una ciudad pequeña como Lugo podemos encontrarnos en un mismo día con ejemplos positivos y negativos de lo que queremos ser como Sociedad.

El viernes por la tarde se entregaron los premios de Lucenses del Año que recibieron diez vecinos de nuestra ciudad por sus trayectorias y por méritos más que sobrados para merecer ese galardón. 

Miguel González, Ana Freire Veiga, Dani de la Torre, David Calvo, Ana Vázquez, Héctor Castiñeira, José Quiñoá, María José Novoa, Alba Carballal y Marcos Méndez (pueden ver quién es quién en este enlace de El Progreso) fueron elegidos por el jurado, a quien no envidio la difícil tarea de seleccionar año tras año a un nutrido grupo de lucenses para recibir los premios. Además, vista la enorme calidad de las trayectorias de cada uno de ellos, se han puesto un listón altísimo para futuras ediciones.

Mientras los periodistas lucenses, capitaneados por El Progreso, daban esos más que honrosos premios, esa misma noche una serie de vándalos se dedicaban a destrozar la decoración navideña de varios locales del casco histórico.

El robo de los osos de adorno y los destrozos en este y otros montajes desanima a cualquiera para esforzarse en mejorar la ciudad.

Concretamente en Mariña y Fontao, de la calle Progreso, en el Restaurante Campos de Rúanova y en Triskel de Buen Jesús se cebaron los “simpáticos” que consideran una diversión echar al traste con la energía, inversión, ilusión y ganas de ayudar a la ciudad de varios establecimientos, a los que sinceramente les quitan las ganas de hacer nada.

No es la primera vez que pasa esto ni será la última. La desprotección a la que estamos sometidos a pesar de las muchas declaraciones en sentido contrario de nuestras autoridades (las mismas que negaban el problema de las ocupaciones hasta que les entraron en una propiedad pública), hace que lo único que frena a los vándalos sea que no tengan ganas de ejercer. Que le pregunten a la peletería Lucus, cuya fachada está habitualmente muy decorada y que no es la primera vez que tiene que rehacer los adornos o reemplazarlos porque algún desgraciado se dedica a romper con todo para su repugnante diversión.

Hablando con alguno de las víctimas de estos destrozos te dicen lo que a cualquiera se le pasa por la cabeza, que te dan ganas de mandar todo a tomar por saco y no esforzarse en que la ciudad esté más bonita, más adornada y más navideña en una época como la que viene. Estos vecinos adornan sus negocios y ayudan a levantar el ánimo en una etapa oscura como la que nos toca vivir, y su recompensa es esa: ver cómo por maldad algún descerebrado destroza sus montajes.

Soy consciente de que hay cosas peores. Esta misma mañana nos hemos levantado con la terrible noticia de que han asesinado a una mujer de nuestra ciudad. Supuestamente ha sido un vecino suyo. Obviamente no es comparable el destrozo de unos adornos navideños con esto, sólo faltaría, y establecer cualquier tipo de paralelismo es un insulto a la memoria de esa pobre vecina.

Aquí de lo que hablamos es únicamente de ejemplos de lo mejor y lo peor de la ciudad como sociedad, la lista de quienes se levantan de la cama pensando en mejorar ellos y su entorno y los que no se acuestan maquinando cómo hacer el mal.

Es para echarse a temblar lo que está pasando. Y lo que nos queda por ver.

jueves, 24 de noviembre de 2022

La estafa de los buses ''eco'' de Lugo

La presentación de los buses "eco" que de tal sólo tienen el nombre

En enero del año 2020 el Ayuntamiento anunciaba a bombo y platillo, con su fotito de rigor, la incorporación de un autobús híbrido a la red de transporte urbano de la ciudad. Se nos contaba que era una apuesta por la sostenibilidad y esas cosas tan bonitas que se dicen cuando toca presentar este tipo de elementos. Cuatro buses más se unieron a esta flota “ecosostenible” y se volvieron a cantar las alabanzas del sistema.

El problema es que más de dos años y medio después nos enteramos, gracias a la labor del grupo municipal de Ciudadanos, de que jamás han usado otra cosa que no sea gasóil para moverse por la ciudad, con lo que la tan cacareada sensibilidad ecológica se queda, fíjense qué cosas, en pura propaganda. Bueno, se rellenaba el depósito de gas para pasar la ITV, pero nada más.

La prueba más palpable de que esto es así es que las instalaciones donde los buses repostan no tienen surtidores del GLP que usan esos vehículos para ser “ecológicos”. Dice la compañía que está en proceso de instalación, pero oigan, dos años y medio parece un plazo razonable para ponerlos a funcionar y, siguiendo la tradición lucense, “estamos en ello”. Un año de estos...

Los autobuses híbridos llevan un depósito de 15 litros de gas licuado del petróleo, que tampoco es que sea la panacea porque les da una autonomía bastante discreta, de menos de una hora de funcionamiento en vehículos que están todo el día circulando por la ciudad. Es un combustible que tiene sus ventajas (contamina menos y es más barato) y desventajas (tiene mucha menos potencia y requiere mayor consumo) y que se lleva usando desde principios del siglo XX. En todo caso, si como denuncian desde Ciudadanos ese combusitible no se usa, malamente va a colaborar en la reducción de la contaminación.

Es el pan nuestro de cada día. Lo importante no es contaminar menos, es decir que se contamina menos. Lo importante no es usar autobuses “ecológicos”, es presentarlos y decirle a la gente que los tenemos, aunque sigan funcionando con el gasóil de toda la vida y contaminando igual que los otros, sólo que por más dinero. Lo importante es la foto, siempre la foto.

Los mantras del mundo moderno son dogmas de fe que se parecen mucho a los de la vieja religión: se exponen públicamente pero no necesariamente se cumplen de puertas adentro. Los “sepulcros blanqueados” de los que habla la Biblia son ahora “sepulcros ecofriendly”, siguiendo esas nuevas motivaciones que son la versión 2.0 de los diez mandamientos.

Sigue habiendo fariseismo y personas que presumen de una cosa y hacen justamente lo contrario. Posiblemente siempre las habrá, pero ahora se ve que es más fácil pillarlos así que cuando se suban a un autobús con la pegatina de “eco” recuerden que les están tomando el pelo. Y de qué manera.

miércoles, 23 de noviembre de 2022

Adiós a Aurita del Café del Centro

Aurita tocando el piano en el Café del Centro

Ayer recibíamos la triste noticia del fallecimiento de María Aurea Yáñez, Aurita del Café del Centro, una mujer a por la que sentía un gran aprecio.

Sirvan estas breves líneas para transmitir mi más sincero pésame por el duro golpe que todos los compañeros del casco histórico hemos recibido con desolación, y para acompañar en estos difíciles momentos a su familia, particularmente a su hijo Ramón.

Vinculada a la hostelería desde siempre, sus padres ya tenían un local en Navia de Suarna, el Bar Pepe, de donde era originaria. Junto a su marido Patricio hace cuatro décadas que recalaron en el Café del Centro, que impulsaron y mejoraron hasta ser lo que es hoy: un local de referencia del casco histórico de Lugo tanto por su privilegiada ubicación como por su forma de trabajar.

Hoy miércoles a las cinco y media habrá un funeral en la capilla de Velatorios Lucenses.

martes, 22 de noviembre de 2022

El (curioso e incompleto) listado de medallas otorgadas por la ciudad

 



Siguiendo con el tema de las medallas de oro de la ciudad que les contaba ayer, es curioso ver que la web municipal no está actualizada y que las que recogen son antiguas, muy antiguas de hecho.

En la categoría de medallas de oro vienen las siguientes personas e instituciones:

  • Ánxel López Pérez
  • Eduardo del Rio Iglesias
  • Exército Español
  • Gonzalo Fernández de la Mora y Mon
  • Irmás Ancianos Desemparados
  • José Ibáñez Martín
  • José Trapero Pardo
  • Juan Antonio Suances Fernández
  • Manuel Fraga Iribarne
  • Raimundo Fernández Cuesta
  • Ramón Falcón Rodríguez
  • Ramón Ferreiro Rodríguez
  • Reximento de Infantería 13 de Talavera
  • Reximento Infantería Zamora nº 8
  • Romualdo de Toledo
  • Virxe dos Ollos Grandes

En la categoría de plata vienen estas:

  • Almirante, Capitán Xeneral Zona Marítima do Cantábrico
  • Antonio Goy Ulloa
  • Círculo das Artes
  • Club Fluvial de Lugo
  • Colexio  Maristas da Inmaculada
  • El Progreso
  • José Trapero Pardo
  • Luis Mariñas Otero
  • Manuel Vázquez Seijas
  • Manuel Zas Abelairas
  • Radio Lugo  (EAJ)
  • Rufino Beltrán Vivar

Por último la categoría de “cobre” (es curioso, en lugar del bronce) sólo trae un nombre:

  • José Luis Hernangómez Sastre

No me digan que no es curiosa la lógica (es un decir) del reparto de medallas. Oro para la Virgen de los Ojos Grandes y plata para El Progreso o Círculo de las Artes…

Ahora que los obispos se rebelan contra la ley trans argumentando que no tiene base científica (no como la transubstanciación de la eucaristía o la Santísima Trinidad, hechos contrastados en laboratorios de prestigio) quizá deberíamos volver a aquella vieja pretensión, bobos de nosotros, de separar Iglesia y Estado.

Pero a lo que iba, ¿por qué se esconde en la web municipal el listado de medallas de la ciudad y no se actualiza desde… a saber cuándo?

domingo, 20 de noviembre de 2022

El error de Lugo repartiendo medallas de oro como churros

Cuantos más trofeos juntos se dan, menos importancia tiene cada uno de ellos.

Dar la medalla de oro de la ciudad al Campus Terra justo cuando deciden retirar la actividad del Vicerrectorado del casco histórico y replegarse a la zona sur de la ciudad viene a certificar que el Gobierno Local no sólo no discute esa medida sino que parece aplaudirla. Parece que oportuno, lo que se dice oportuno, no es.

Lo de las medallas de oro de Lugo se ha convertido en una copia un poco más estilosa de las múltiples y variopintas distinciones vecinales que cada año se reparten como rosquillas a todo aquel que pueda hacer un favor en determinado momento a la organización que las distribuye, y que hoy día parecen reflejar más mérito para quienes no la tienen que al contrario. Lo que no parece discutible es que formar parte de un larguísimo listado diluye el mérito de los premiados.

Lo lógico sería que hubiera una única medalla de oro anual, acompañada, si es menester, por otras de plata y bronce. Evidentemente es peliagudo elegir de entre varias personas o entidades meritorias cuál de ellas se lleva el premio gordo, pero oigan, ahí está precisamente el valor del tema. De lo contrario no tienen ese grado de reconocimiento que se les supone.

En los últimos años el Ayuntamiento de Lugo ha dado las medallas en grupos de cuatro o cinco, y todas en la categoría de oro para no tener que enfrentarse al dilema que antes les mencionaba, el de elegir. En 2018 se la dieron al Colegio de abogados de Lugo, al IES Lucus Augusti, a la Cadena COPE y a Conchita Teijeiro. Pueden sacar ustedes sus propias conclusiones.

Si le hubieran dado la de oro a Conchita se podría ofender a un colectivo profesional relevante (al que, por cierto, tengo el pálpito de que la medalla no les da ni frío ni calor), a un grupo numeroso de profesores y alumnos como es el antiguo Masculino (y por tanto, ahí hay muchos votos como para cabrearlos) o a un medio de comunicación... así que mejor tiramos por la calle del medio y damos oro para todos.

Al año siguiente se le dio la medalla a todos los alcaldes de la etapa democrática. Personalmente estoy convencido de que no sabían cómo dársela a Orozco si no se la daban a los demás porque incluso en las presentaciones de cada uno la retahíla de logros de cada uno de los alcaldes (algunos en un único mandato como Joaquín o Tomás) hacía palidecer los más que discretos hitos del antecesor de la actual alcaldesa. Así que de nuevo, oro para todos y listo, aunque lo único que se consigue así es "devaluar" esa distinción.

Este año vuelven a hacer lo mismo, y siguen el mismo esquema. Persona física (Darío Xohán Cabana), entidades sociales o culturales (Auxilia y la Sociedad Filarmónica) y centros educativos (la Ramón Falcón y el Campus Terra). Oro para todos. Barra libre.

Si echamos un vistazo a las condecoraciones anteriores (por cierto, esa pereza terrible de nuestro Ayuntamiento hace que en la web no esté actualizado el listado de medallas) vemos que el Círculo de las Artes tiene la medalla de plata...

Sé que es complicado establecer categorías, pero tampoco es algo tan dramático. En 1998 la Xunta de Galicia le dio a mi abuela la Medalla de Galicia, en su categoría de bronce. ¿De verdad piensan que le pareció mal a ella (o a cualquiera de nosotros) que no le dieran la de plata o la de oro? Pues no, fue un auténtico orgullo y sigue enmarcada en casa de mis padres junto a un magnífico retrato de mi abuela. A mí mi abuela me regaló el pin que le dieron con la medalla y que guardo como uno de mis más preciados tesoros. 

No me entiendan mal, estoy seguro de que todos los destinatarios de este tipo de distinciones son merecedores de los reconocimientos que se les hacen (bueno, todos no, la que en Lugo le dan al Campus no puede ser más inoportuna) pero si no se atreven a categorizar, quizá sería más razonable dar solamente una al año y que en esa edición el destinatario sea un verdadero protagonista, y no una voz más en el coro donde quien destaca es realmente quien da las medallas y no quienes las reciben.

viernes, 18 de noviembre de 2022

Una calle para Conchita Teijeiro

 


Conchita Teijeiro, la gran dama de Lugo
Retrato de Xosé Reigosa
Vea más retratos en su blog


Hoy en ASPNAIS se inaugura una escultura dedicada a Conchita Teijeiro, la gran dama de Lugo y alma mater de esa extraordinaria Asociación. Conchita fue el faro que iluminó durante décadas su labor. Su arrolladora energía, su oportuno y siembre justificado descaro en la defensa de los más débiles y su infatigable dedicación se reconocen así desde la entidad a la que dio vida y que hoy tiene, y no exagero, uno de los mejores centros ocupacionales y residenciales del mundo para personas con discapacidad intelectual.

Conchita es una persona excepcional, siempre lo ha sido. Su estado de salud no le permitirá disfrutar el homenaje como se merece, aunque estoy seguro de que sí recibirá el cariño, el respeto y la admiración que todos los que tenemos el honor de conocerla le profesamos.

Probablemente una de las mayores injusticias de esta ciudad sea no dedicarle una calle a quien ha trabajado por los demás de una manera tan tenaz y con tanto éxito. Tenían una magnífica oportunidad de ponérsela cuando se la retiraron a su padre, pero se ve que es más importante la cutre política partidista que reconocer a las personas que trabajan por la ciudad.

En España enterramos muy bien, decía Rubalcaba. El Ayuntamiento de Lugo tiene la irracional costumbre de no poner nombres de calles a los vivos, lo que impide que éstos disfruten del reconocimiento cuando pueden hacerlo. Un error que no tiene sustento normativo y que sólo tiene explicación en que puedan meter la pata y haya que quitarles el honor, como si eso no se hiciera habitualmente por cuestiones tan banales como la tendencia política imperante.

Pocos nombres hay en el callejero actual más dignos que el de Conchita Teijeiro. Va siendo hora de enmendar esa injusticia y ponerle, aunque tardíamente, una calle que tiene más que merecida.

jueves, 17 de noviembre de 2022

El día después de cortar la cinta

Bienvenidos al casco histórico de Lugo, del que parece que quieren hacer un escaparate muerto

El cierre del vicerrectorado en su fantástica ubicación en pleno corazón del casco histórico debería abrir un debate conjunto que nos haga reflexionar en lo que queremos para nuestra zona amurallada. ¿Ha de ser el centro un mero escaparate para eventos culturales y turistas o por el contrario queremos una zona viva, latente, y con actividad real?

Soy consciente de que la mera forma de plantear la pregunta ya deja clara cuál es mi opinión, pero al margen de que estemos de acuerdo o no con el fin a alcanzar, nuestro gran problema es que las administraciones se han demostrado totalmente incapaces de tener un rumbo claro que revitalice la zona histórica de Lugo. A los hechos me remito.

La Xunta lleva décadas malgastando millones y más millones en un proyecto erróneo de rehabilitación de la Tinería, una ocurrencia absurda que, en lugar de reconducirse a la vista de los terriblemente malos resultados, es protagonista de una cabezona insistencia que no soy capaz de entender. La administración decidió meterse a propietaria, promotora, rehabilitadora y arrendadora de inmuebles, cuando ni es su función ni está ayudando a que la zona sea más que un escaparate casi vacío.

No me entiendan mal, no es que desprecie las reformas de las viviendas hechas, es que la gente no quiere vivir allí, y no porque los pisos no sean maravillosos y la zona fantástica (quién pillara ahí un piso), sino porque han mezclado las obras para la recuperación del barrio con los proyectos de vivienda social, y así ha ido la cosa. Mal.

El Ayuntamiento, por su parte, se resiste como gato panza arriba a reformar el PEPRI, algo tan absolutamente necesario que son incapaces de decir que no lo quieren hacer, pero nos mienten porque realmente no lo hacen. Tienen miedo a abrir un melón, y es normal, porque las normas urbanísticas son complejas, pero peor es no hacer nada, que viene a ser la política reinante: gastarse una burrada de dinero en fiestecitas y conciertos en una zona donde apenas hay viviendas habitadas o bajos comerciales funcionando: un disparate detrás de otro. El triunfo de lo accesorio sobre lo esencial.

El movimiento del vicerrectorado al campus tiene lógica, siempre que uno ignore todo lo que se dijo y la multimillonaria inversión que se hizo. Frente a aquel discurso integrador, potenciador del casco histórico y dinamizador de la relación de la universidad con la sociedad civil nos vienen ahora con un punto de vista economicista. Pues sí, tiene su lógica, igual que comprar hasta la pasta de dientes en Amazon. Lo malo son las consecuencias a medio y largo plazo…

Para mayor fantasía la Alcaldesa va a premiar al Campus Terra la Medalla de Oro de la ciudad, un movimiento tan poco oportuno que es increíble que no hayan dado marcha atrás o que, al menos, no les convencieran de aplazar una medida tan polémica hasta después de la entrega de la medalla.

Lugo no necesita bandazos e inversiones multimillonarias en edificios que después quedan vacíos. Necesitamos sentido común, algo que parece tan poco habitual entre nuestros dirigentes que uno ya se pregunta en qué piensan cuando hacen sus planes para la ciudad. Bueno, lo triste es que lo imaginamos: en el voto cortoplacista y la maldita foto cortando la cinta. El día después… eso ya es otro cantar.

miércoles, 16 de noviembre de 2022

Un error todavía evitable

El Vicerrectorado cerrado a cal y canto después de gastarse casi 1,8 millones en su arreglo.
Será por dinero... Público, claro está.
Foto: La Voz de Galicia

Cuando se lee que la USC quiere cerrar en Vicerrectorado de Pío XII uno no puede menos que preguntarse en qué piensan cuando gastan nuestro dinero, con esa despreocupada alegría que caracteriza a las administraciones públicas.

Se inauguró hace sólo dos décadas, el 22 de mayo de 2002 y costó cerca de 1,8 millones de euros y eso que hablamos únicamente de las oficinas. La excavación de la Domus del Mitreo y la construcción del edificio anexo que la cubre tardaría casi diez años más (se inauguró en 2010) y supuso 2,6 millones de euros adicionales aportados por la Xunta, la USC y el Ayuntamiento de Lugo. Hablamos, por tanto, de 4,4 millones de nuestros impuestos que ahora han decidido caprichosamente que no sirven para el fin al que se destinaron. Si la USC abandona esa tremenda inversión es porque el dinero público "no es de nadie" y no duele. Supongo que la Xunta o el Ayuntamiento tendrán algo que decir sobre eso, ya que fueron quienes pagaron la fiesta con nuestro dinero.

Para el casco histórico de Lugo es un mazazo importante e inexplicable. Es difícil concienciar a los vecinos y particulares de la importancia estratégica del patrimonio cuando la más alta institución cultural y educativa de la ciudad, la Universidad nada menos, ve poco interesante estar situada en un impresionante inmueble ubicado frente la Muralla Romana de Lugo, Patrimonio de la Humanidad, y frente a la Catedral, otro de nuestros elementos galardonados por la UNESCO. Eso sí, después editarán folletos para respetar la importancia de nuestra historia y mucho bla, bla, bla tan vacío como dejan el edificio.


No hay mucho que decir sobre este terrible movimiento que no hubiera dicho la propia Universidad en su día. Basta con leer sus grandilocuentes declaraciones de entonces y darles la vuelta: se hablaba de integración con la ciudad, de contribución con la rehabilitación del casco histórico, de tener una referencia en la zona monumental... Pues ahora, al revés.

Dicen que harán un nuevo espacio cultural. Tenemos un multimillonario MIHL usado para poco más que anuncios de coches y exposiciones de juguetes, la Vieja Cárcel infrautilizada y reducida a presentaciones de libros y cuatro cosas más, el nuevo auditorio cerrado a cal y canto... ¿necesitamos más espacios? Probablemente el mejor uso para ese edificio es mantener la vinculación de la Universidad con el casco histórico, igual que hacen en Santiago de Compostela donde es impensable el traslado del Rectorado o de cualquiera de las facultades que tienen en el casco histórico.

Supongo que todavía no es una decisión irreversible y que el Vicerrectorado podrá recapacitar y darse cuenta del tremendo error que están cometiendo. Ojalá lo hagan.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 16 de Noviembre de 2022

viernes, 11 de noviembre de 2022

Camiones enormes por estas calles estrechas

Los furgones de reparto no. Los enormes camiones municipales... a la hora que les venga en gana...

Hace pocos días les hablaba de la reunión del sector del transporte de mercancías voluminosas con el Ayuntamiento, a la que fui invitado como representante de la asociación del casco histórico, y de que todos estábamos de acuerdo en que no puede haber camiones circulando por el recinto amurallado a determinadas horas. Pues bien, se ve que me adelanté con mis conclusiones porque lo que no puede haber es camiones que no sean del Ayuntamiento, que esos pueden hacer lo que les venga en gana.

Las fotos que acompañan este artículo son de ayer jueves por la tarde a eso de las 20 horas aproximadamente. En ellas pueden ver un voluminoso (y maloliente) camión por las calles estrechas del centro, molestando a los peatones y alterando la zona. Se ve que los de reparto estorban pero los público no.

No es la primera vez que pasan este tipo de cosas, ni será la última. Por ejemplo, tengo fotos de los furgones del Ayuntamiento haciendo carga y descarga frente al Uxío Novoneyra a las doce de la mañana, algo que tendría lógica si no fuera porque a los placeros del Mercado de Quiroga Ballesteros les dicen que no pueden descargar el pescado, la fruta y otros productos delicados, perecederos y pesados frente a sus negocios, sino que tienen que llevarlos desde mucho más lejos, a pesar de que se solicitó al Ayuntamiento una excepción que terminase a las nueve de la mañana (una hora más que razonable). Es el principio de “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.


También es habitual que al grande y poderoso se le permita hacer lo que quiera. Una conocida marca de ropa que tiene una de sus tiendas en el centro peatonal hace su carga y descarga de mercancía habitualmente a las once de la noche, fuera de las horas marcadas por la normativa, pero ya sabemos que la política municipal se basa en ser débiles con el fuerte y fuertes con el débil.

Cuando se diseña una norma de este tipo lo lógico es aplicarla a todos los sectores, con la única excepción de los servicios de emergencia (policía, bomberos, ambulancias…), vamos, lo que señala el más elemental sentido común. Pero en Lugo de eso hay bastante escasez lamentablemente.

Lo de meter los enormes camiones del servicio de limpieza por el centro se nos decía que acabaría con el nuevo contrato, que ya lleva un tiempo funcionando sin que se aprecie cambio alguno. Seguimos sin contenedores subterráneos (supuestamente reparados pero que siguen precintados), sin reponer papeleras y sin usar vehículos adecuados a la zona… Pero a los demás sí se les obliga.

Así no hay forma.



jueves, 10 de noviembre de 2022

Un Plan de Excavaciones para salvar el casco histórico

El casco histórico no puede depender de la multimillonaria inversión pública. Si al menos excavasen sus propias parcelas, como la que está a la izquierda de esta foto...

A veces hay que insistir en los temas para que salgan adelante. Ese es el caso del Plan de Excavaciones del Casco Histórico que ha propuesto nuevamente la Asociación Lugo Monumental, que tengo el honor de gestionar.

La idea básica es muy sencilla: adelantar las excavaciones y realizarlas ya en todos los solares y en los locales que los propietarios pongan a disposición, de forma que puedan planificar el futuro de esas parcelas sabiendo los restos que puedan tener. Para ello se propone ejecutar la partida presupuestaria que el PEPRI recoge desde los años noventa de 1,2 millones de euros, y que nunca se ejecutó. Hoy, con el IPC acumulado desde la aprobación de aquella norma, supondrían más de 2,1 millones de euros.

El mayor inconveniente para rehabilitar un edificio o construir en una parcela en el casco histórico es el probable “peligro” (entendido desde el punto de vista de la inversión a realizar) de encontrar restos arqueológicos, ya que la excavación corre a cargo del promotor pero lo que pueda aparecer es propiedad de la administración. Todos estamos está a favor de la excavación, estudio y conservación de nuestro patrimonio, pero también parece lógico buscar soluciones para los propietarios que hoy día no se atreven a rehabilitar sus inmuebles ya que corren un serio riesgo de ruina económica.

No hablamos de grandes empresas, sino de pequeños propietarios, familias que tienen una casa en la zona histórica y que no pueden afrontar los costes de una excavación. Por poner un ejemplo, la Universidad tuvo que gastar varios millones de euros y modificar su proyecto inicial al aparecer la Domus del Mitreo, un gran bien cultural para Lugo pero que supondría la ruina para cualquier particular que se encontrase con una situación semejante.

Esto hace que haya muy pocas rehabilitaciones privadas y que las que se llevan a cabo se demoren durante años, incluso a veces teniendo que cambiar los proyectos iniciales, lo que supone un retraso inaceptable para el particular. Se deja, de esta forma, que sólo las empresas que dedican los inmuebles a vivienda turística sean las que tienen los medios para llevar a cabo rehabilitaciones, algo que no es adecuado.

El Plan de Excavaciones del Casco Histórico de Lugo consiste en una iniciativa tan sencilla como productiva: ofrecer a todos los propietarios que lo deseen la realización de una excavación arqueológica en los locales vacíos y los solares que pongan a disposición de este proyecto.

De esta forma se logran varios objetivos:

  1. Se avanzará en la compresión y estudio tanto del Lucus Augusti como de la ciudad medieval, ya que se podrán ejecutar inmediatamente excavaciones que completarán las que durante las últimas décadas van dibujando el mapa de la evolución temporal de la ciudad.
  2. Supondrá aclarar definitivamente para los locales y parcelas afectadas su situación, por lo que los propietarios podrán diseñar un proyecto adecuado a la misma contemplando la conservación “in situ” de los restos que puedan aparecer, la musealización de ser el caso, o la extracción de los mismos.
  3. Habrá una considerable reducción de los costes, ya que no se paralizará el proyecto una vez iniciado ni habrá que modificarlo para contemplar las probables apariciones de restos que hay en casi cualquier espacio del casco histórico.

Es una idea muy sencilla y que ayudaría a rehabilitar a las familias que tengan una propiedad en el casco histórico.

miércoles, 9 de noviembre de 2022

La lección magistral de Carmen Lence

La lección magistral de Carmen Lence fue eso, magistral.
Foto: El Progreso

Ayer me invitaron al acto de inauguración del curso académico de la UNED, un evento en que tuve el placer de saludar a alguno de los graduados como José Romay, que estoy seguro de que llegará muy lejos porque es una persona con una cabeza increíblemente bien amueblada.

La conferencia inaugural estuvo a cargo de Carmen Lence, que bajo el título “El futuro es incierto, por eso debes crearlo”, nos hizo un esperanzador relato de las circunstancias que le llevaron a encabezar el grupo empresarial de su familia.

Todos damos por sentado que las grandes empresas sobreviven prácticamente solas, pero no podemos olvidar que lo que a criterios lucenses es una firma enorme en el proceloso mundo de las aguas internacionales es un pez mediano en el mejor de los casos o pequeño en el más realista. Competir con grandes conglomerados no es ninguna broma, y Leche Río y el Grupo Lence van saliendo adelante a pesar de los baches que tuvieron que superar.

El primero fue la desaparición de Jesús Lence, el creador de la firma, que la hizo surgir de la nada. Nos contaba ayer su hija Carmen que entró en el negocio de los lácteos de casualidad. Tenía gasolineras y por una deuda “heredó” tres camiones cisterna, y ahí empezó todo, siendo hoy la sexta empresa de comercialización de leche UHT de España y con un volumen de 281 millones de litros de leche al año.

Esas cifras mareantes son las que nos hacen pensar que “está todo hecho”, pero esa es justo la visión que suele hacer que las empresas se vayan al tacho, dar por sentado que no hay nada que hacer. En este caso no fue así, ya que justo tras la desaparición del patrón, Carmen se enfrentó a duras pruebas.

El jefe de compras se pasó a la competencia y perdieron 100.000 litros diarios de recogida, a lo que se unió una maniobra del grupo Día que le hizo tomar duras decisiones, y la salida de su hermana de la empresa, dejándola sola al frente del grupo. Para mayor fantasía, Carmen vivía en Boston en aquel entonces, por lo que se tuvo que trasladar a Lugo de forma inmediata dejando a su marido y sus hijos al otro lado del Atlántico, lo que la aisló todavía más.

Sin embargo salió adelante, con una energía heredada de su padre y que hizo que superase esos obstáculos consciente de que la noche es más oscura justo antes de amanecer… y entonces llegó la pandemia.

Pasaron de no poder atender la demanda al inicio de la crisis, ya que había clientes que pasaron de pedir un camión a veinte (recuerden el acopio que hacía mucha gente ante el miedo generado) a una bajada espectacular por el cierre de la hostelería. La situación personal de Carmen Lence se complicó, ya que su familia seguía en Estados Unidos… pero ahora no podía viajar a verlos.

De nuevo salió adelante, y a principios de 2021 las cosas fueron mejorando… y entonces llegaron la guerra y la inflación.

La tercera crisis de la empresa en los tres años que Carmen Lence lleva sus riendas supuso medidas arriesgadas, como subir el precio de la leche, lo que hizo que algún gran grupo de distribución amenazase con retirar sus marcas de los lineales. La respuesta fue tan osada como efectiva: “No es que retiréis nada, es que si no aceptáis el precio quienes no os servimos somos nosotros”.

Hoy día el Grupo Lence sigue a flote, saneado y creciendo. Su objetivo es entrar en el “Top 3” de las empresas distribuidoras lácteas de España (hoy está entre las 6 primeras) y mantener el negocio en Lugo, lo que es de mucho interés para todos.

El 40% de la leche que se consume en España es gallega, pero sólo el 16% se transforma en Galicia, lo que supone una pérdida económica terrible para nuestra tierra. Eso es lo que intentan revertir.

De toda esta historia hay que aprender varias lecciones, que Carmen Lence resumió en tres puntos:

  1. Tener las metas claras. La suya es entrar en ese “top 3” de las empresas españolas y mantener el negocio en Lugo.
  2. Saber por qué las quieres alcanzar. Su motivación es mantener esa riqueza en Lugo e incrementarla.
  3. Aceptar las dificultades y fracasos como una forma de aprendizaje. En este punto dijo la frase que más me gustó de toda la charla: que tenemos que dejar de estar siempre “marinándonos en la queja” y asumir nuestras responsabilidades y retos, incluso aunque vengan del exterior.

Realmente fue una lección magistral en el mejor de los sentidos, salpicada de sentimientos y retos personales que Carmen Lence superó y, con ella, su grupo, algo que a Lugo le viene de perlas.

martes, 8 de noviembre de 2022

Los (discutibles) criterios de uso del Bono Cultura de la Xunta



Hacer normas no es sencillo. La necesidad de que sean generales impide entrar en el caso concreto de cada cual y valorar las circunstancias que afectan a los individuos por lo que se sacrifica a la estadística la justicia de la redacción, algo que es difícil de asumir en algunos casos. Sin embargo hay otros en que es más fácil detectar el disparate y el Bono Cultura que ha editado nuevamente la Xunta de Galicia cae en una contradicción terrible que, por increíble que parezca, han vuelto a repetir.

Este bono permite comprar películas en formato físico y videojuegos… pero excluye, por ejemplo, los libros de texto no universitarios (es decir, los universitarios parece que sí entran) y los juegos “de cualquier tipo”. Para la norma, es más “cultural” una película porno que el Trivial.

Soy plenamente consciente del poder de los grupos de presión del mundo del videojuego, una multimillonaria industria que prácticamente llega a todas partes, pero qué quieren que les diga, considerar cultural el Fornite no lo veo. De hecho se me ocurren pocos videojuegos que entren en esa categoría.

También hablar de “películas, series etc” sin concretar es peligroso, ya que como les indicaba antes el porno está incluido en esa categoría, así que una familia puede comprar “Cortocircoito” pero no el Trivial Pursuit usando ese descuento. Pues ya ven.

viernes, 4 de noviembre de 2022

La reforma de la carga y descarga, un reto conjunto

Esta imagen, habitual hasta bien entrado el mediodía, no es aceptable. En eso estamos todos de acuerdo. Otra cosa es cómo se solventa. Foto: La Voz de Galicia.

Que la empatía es un recurso cada vez más escaso parece algo difícilmente rebatible. Anteayer mismo, en una reunión a la que me invitaron para hablar de los graves problemas que se avecinan con el reparto de mercancías en el casco histórico, salieron a la palestra las palabras de un importante representante sectorial que decía que “no es nuestro problema, sino de los transportistas” si no se pueden distribuir las mercancías a tiempo. Que se apañen. Una torpe visión que revela una terrible inconsciencia, una ceguera que impide ver que realmente sí es problema de todos y cada uno de los que vivimos en esta ciudad.

El problema sale de una decisión tomada por el Gobierno Local con la que estoy de acuerdo: el adelanto de los horarios de reparto durante la mañana. No es de recibo tener el casco histórico lleno de camiones de reparto hasta mediodía, y la propuesta de fijarlo de 7:00 a 11:00 de la mañana y de 15:30 a 17:30 por la tarde parece razonable. Si alguien no tiene abierto su negocio en esas franjas horarias para que le repartan la mercancía, lo lógico es que sea adapte a la norma, y no al revés.

Se pueden buscar infinidad de soluciones. La más obvia es la contratación conjunta de un “sereno”, una persona que se encargue de recibir las mercancías en determinados locales cuando éstos están cerrados. Además haría las labores de comprobación de los albaranes e incluso el pago de los productos que se paguen a contado, algo cada vez más escaso a día de hoy.

Hay otros locales que han optado por alquilar bajos para usar de almacén en pleno centro. Esa solución me convence menos porque si se extiende llenaría la zona de locales sin uso al público y no creo que sea lo mejor para el conjunto, si bien hay que reconocer que a corto plazo es una medida práctica para los interesados.

La tercera, que se planteó ayer, es la de fijar unas dársenas de carga y descarga más o menos permanentes en el centro, algo que no suena mal siempre que sea en zonas no muy visibles (obviamente a nadie se le ocurre plantar eso en Armañá, por ejemplo, que es una de las áreas más problemáticas) y que no estorbe a otras actividades, difícil cuestión en el recinto amurallado. También se habló de la posibilidad de alquilar un local grande entre todos para poder meter los camiones fuera del horario de carga y descarga, lo que no es ninguna tontería.

Soluciones hay muchas, pero también hay muchos problemas. Uno del que no parecen ser conscientes es de que si se eliminan todas las zonas de carga y descarga al peatonalizar lo que queda del centro, los servicios de paquetería van a tener muchísimos problemas para repartir. Hablamos de agencias tipo GLS, SEUR, MRW y demás, que actualmente usan esas zonas de 8 de la mañana a 8 de la tarde y, aún así, les llega bien porque muchas veces están ocupadas por quienes no deberían estar ahí.

Es un tema realmente peliagudo, y aunque es fácil de plantear es más difícil de resolver. De hecho anteayer se hicieron muchas preguntas pero se dieron pocas respuestas, porque la cosa no es sencilla en una ciudad como Lugo, y aunque ayer la prensa recogía parte de la cuestión, el debate sólo acaba de empezar.

Lo que está claro es que el centro no puede estar plagado de camiones todo el día, y en eso estamos todos de acuerdo. Cómo solventemos lo que eso significa, es harina de otro costal.

jueves, 3 de noviembre de 2022

Murales y trampantojos

A la izquierda, el magnífico mural de Diego As. Foto: Cultura Inquieta
A la derecha, un trampantojo que en el casco histórico de Lugo sería ilegal.

El Ayuntamiento está planificando poner un nuevo mural en la Ronda de la Muralla dedicado a la mujer castreña, se entiende que para compensar el heteropatriarcado y falocentrismo del Julio César que hay al lado de Obras Públicas. La idea es seguir promocionando la fiesta del Arde Lucus en el mundo mundial, un objetivo loable donde los haya.

Lo malo es que no sé yo lo fácil que les va a ser hacer un nuevo mural usando únicamente una escala de grises para cumplir con el PEPRI, una norma que se saltan cuando les viene bien aunque la usen reiteradamente para atizar en la cabeza a los propietarios de la zona que usan el Pantone 158 en lugar del Pantone 157 para un toldo o una carpintería.

Hace ya años que se les planteó modificar la normativa del casco histórico para permitir que haya trampantojos en las medianeras de las casas a diferente altura, algo que es de puro sentido común y que podría mejorar con mucho la estética de nuestra ciudad, sobre todo en las zonas más visitadas y de las más deterioradas del recinto amurallado. Ni caso nos hicieron.

Una vez más, la administración aplica su doble vara de medir y regula para los demás lo que pretende no aplicarse a sí misma. Me juego lo que quieran a que si cualquier comunidad de propietarios del casco histórico pretendiera hacer un mural de ese tipo se lo echarían atrás alegando que incumple el PEPRI, y posiblemente fuera cierto. El problema está, entonces, en el PEPRI, pero se niegan a iniciar su reforma a pesar de que es sin duda alguna la mayor rémora que existe hoy día para la reforma y avance del casco histórico.

miércoles, 2 de noviembre de 2022

El Samaín/Halloween va a más

El pasacalles y el Truco o Trato, éxito arrollador en el casco histórico

Nos dicen los expertos que hay crisis de natalidad, pero oigan, el lunes nadie lo hubiera sospechado. El casco histórico estaba lleno por todas partes de niños pidiendo caramelos en el Truco o Trato organizado por Lugo Monumental, y las colas en los comercios eran largas, a pesar de la rapidez con la que se repartieron los caramelos en los establecimientos.

Cuando hace unos años empezamos con esta actividad, ya fue un éxito desde el primer momento, pero cada año va a más. El 2021, el primer año en que la pandemia permitió recuperar esto, cayeron chuzos de punta y había que ir por la calle casi en barca, pero aún así se superaron todas las expectativas.

Incluso el sábado, que miren que llovió e hizo mal tiempo, el pintacaras gestionado por Aluma Peluqueros y El Faro de los Tres Mundos ya nos hizo sospechar lo que vendría el lunes. Se habían anotado bastantes niños para que sus papás aprendieran a maquillarlos con profesionalidad, y pensamos que con el mal tiempo no vendrían ni la mitad. Vinieron todos.

En esta ocasión, este 2022 nos ha ayudado con un tiempo fantástico que hizo que incluso el incremento en la compra de caramelos (más de 400 kg) fueran insuficientes en algunos puntos de reparto. Es imposible prever estas avalanchas por mucho que uno exagere en la compra de dulces.

También hay que agradecer el éxito a los medios de comunicación, que difundieron la iniciativa, y a los comerciantes del centro, que generosamente regalaron todos esos dulces a los niños participantes. Sin ellos no habría habido fiesta.

Además de esta gran actividad, hubo otra que, de 19:30 a 20:30 llamó mucho la atención en la zona: un pasacalles a cargo del grupo de animación Troula, financiado conjuntamente por la Asociación Lugo Monumental y el Ayuntamiento de Lugo a través de la iniciativa Localmente Lucense puesta en marcha por Lara Méndez.

Fue tan llamativo como apreciado, y paseó una jaula de monstruos a ritmos oscuros, llenando la calle de humo y fuego. La verdad es que impresionaban porque aunque todos somos conscientes de que son personas de carne y hueso disfrazadas, las antorchas, las bengalas y el humo, unidos al impresionante realismo del maquillaje y la pericia de los actores hacía que alterasen a cualquiera.

En fin, llamémosle Samaín, Halloween o lo que sea, ha sido un año más una fiesta muy divertida, sobre todo para los críos, para sus familias… y para los comerciantes del centro, que se divirtieron de lo lindo repartiendo caramelos hasta agotar existencias, literalmente hablando.

viernes, 28 de octubre de 2022

Actividades de Samaín, Halloween o como lo quieran llamar



Es difícil negar la influencia del Halloween en la forma que tenemos de celebrar Samaín o el Día de difuntos. El cine, que es la “literatura” del siglo XXI mal que nos pese, nos contagia las tradiciones, costumbres e incluso manías de los estadounidenses y en un plazo medio nos veo celebrando el día de acción de gracias como si fuera la cosa más natural del mundo. Si no me creen, piensen que Papá Noel está venciendo irremediablemente a los Reyes Magos.

Si les digo la verdad no me gustaba demasiado el tema de Halloween hasta que Tim Burton creó su gran obra: “Pesadilla antes de Navidad”. Ahí le fui cogiendo el gustillo y ya ven, ahora hasta me disfrazo para ir por la calle durante el Truco o Trato que organizamos desde Lugo Monumental. Cosas que pasan.

La fiesta de Samaín se supone que es el origen del Halloween, o eso nos dicen algunos estudiosos. En todo caso, lo que sí que es difícil de rebatir es que la moda se debe a las películas de Hollywood, y que los disfraces de los niños tienen de autóctono lo que yo de Obispo de Zamora. Ahora también se está colando el tema mexicano (lo que debemos a la película Coco en gran parte) y vemos disfraces que van más al sur de Texas.

En todo caso, ¿qué más da? ¿De qué se trata aquí más que de hacer que los niños se diviertan? ¿De verdad creen que distinguen el origen cultural de la fiesta, siempre que lo pasen bien? Si alguien, en plan purista, quiere explicar a un crío de cinco años que está siendo presa de una contaminación cultural imperialista lo único que le deseo es buena suerte, porque en cuanto se dé la vuelta, el chaval se pondrá su máscara e irá por las tiendas al grito de “¡Truco o Trato!”, y a disfrutar, que de eso se trata.


En Lugo hemos abandonado casi totalmente el carnaval para sustituirlo por esta fiesta de otoño. Quizá la climatología tenga algo que ver porque aunque se ponga de excusa la lluvia lo realmente decisivo es el frío. El año pasado en Samaín cayeron chuzos de punta y los comercios recibieron más niños que nunca para obtener su “botín” de caramelos.

Este año habrá algunas novedades. Por un lado mañana sábado a las 12 de la mañana habrá un taller de pintado de caras para que los padres de los niños aprendan cómo hacer un buen maquillaje de la mano de los profesionales de Aluma Peluqueros, apoyados por El Faro de Los Tres Mundos y con la colaboración de la Diputación Provincial, que cede el espacio para hacerlo en San Marcos (o en el salón de actos si llueve). El taller es gratuito aunque es necesario inscribirse en el teléfono 982 871 580. Quien se anime a hacer el maquillaje tiene a su disposición las pinturas para ello en el Faro de los Tres Mundos y quien prefiera que se lo hagan otros puede reservar cita en Aluma Peluqueros. A su comodidad.

El lunes día 31, que es el propio día de Samaín, hay tres actividades: un fondo fotográfico, que este año estará en un local cedido por Ajuar Decoración en la galería de Campo Castillo a Plaza de España, el ya acostumbrado Truco o Trato con 63 locales participantes, y un pasacalles de 19:30 a 20:30 que va a ser una pasada, a cargo de los chicos de Troula, que son habituales en Lugo en el Arde Lucus. El Ayuntamiento de Lugo colabora con la Asociación en la financiación de este pasacalles.

Así que ya saben. Si tienen algún tipo de prejuicio contra el Samaín olvídenlo. Es para lo que es, para que los niños se diviertan y salgan a la calle a respirar aire fresco y disfrutar de la vida en el día de la muerte. Sin más.



jueves, 27 de octubre de 2022

¿Venganza del Sergas o inoportuna casualidad?

Será casualidad, pero es mucha casualidad...

Héctor Castiñeira, el lucense que se hizo popular gracias a su alter ego Enfermera Saturada, denunció ayer que pocos días después de participar en un programa de La Sexta denunciando la precariedad del sector de la enfermería le llegó una carta del Sergas en que le penalizaban en la bolsa de empleo y caía… 780 puestos. Puede que haya sido casualidad, pero francamente no suena bien y es mucha coincidencia de fechas.

Aparentemente no hay un motivo para esta penalización, ya que el propio Sergas reconoce dificultades para cubrir permisos y si se trata de un “error administrativo” no ha podido ser más inoportuno. Pedir diligencia para que se resuelva ese error en este caso supondría una discriminación para todos los demás “errores” cometidos.

El fondo del asunto es terrible. Mientras el personal de enfermería español es contratado en otros países con condiciones mucho más ventajosas, querer quedarse en España está poco menos que penalizado. Contratos basura, de pocos días, despidos en fin de semana para no pagar los días libres, concatenación de contrataciones por días que si hiciera una empresa su responsable estaría en la cárcel… es el pan nuestro de cada día para un sector al que la gente aplaudía en los balcones pero por el que nadie mueve un dedo una vez parece que no se les necesita. Y sí, les necesitamos.

El caso denunciado por Héctor no es el de alguien al que haya escuchado en los pasillos. Es el suyo. En 14 años ha firmado más de 500 contratos. Su vida laboral ocupa 31 folios, todos ellos de contratos basura de la administración pública, y no, esto no es patrimonio de ningún partido político, lo hacen todos. Da igual qué comunidad autónoma sea, la queja es unánime y la situación idéntica en todas y cada una de las regiones españolas. Igual de vergonzosa.

Que esta sanción llegue a los pocos días de su denuncia en La Sexta no hace otra cosa que ayudar a divulgar esa denuncia, y encima por quien sabe hacerlo con soltura, transparencia y con un lenguaje que cualquiera puede entender.

Les invito a ver el vídeo de su denuncia, creo que no es necesario añadir nada más.

Pulse en la foto para ver el vídeo

miércoles, 26 de octubre de 2022

El BNG pide tren para Lugo, pero sólo lo pide en Lugo

Mesa del BNG animando a manifestarse por el tren. De usar su voto en Madrid, no hablamos.
Foto: El Correo Gallego

Paseando ayer por la ciudad yo sentí que un canto me llamaba. Me acerqué y pude comprobar a unos chicos que… repartían folletos del BNG en que animaban a la ciudadanía para que unieran sus voces cansadas a una reivindicación tan vieja que a veces parece que la damos por perdida: Lugo quiere tren.

No estoy muy seguro de que realmente nuestros convecinos quieran trenes. No porque estén en contra de ellos, sino porque no sabemos lo que es tener un servicio decente de ferrocarril que nos conecte, ya no con Madrid, que eso me parece accesorio, sino con el resto de las ciudades de nuestro entorno. Si lo hubiéramos tenido y perdido quizá lo reclamaríamos con más fuerza, pero como jamás hemos disfrutado de él no entendemos bien las grandísimas ventajas que supone.

La situación actual es demencial, por mucho que la Secretaria de Estado de transportes sea de Lugo. Si nos fijamos, como ejemplo, en las conexiones de mañana jueves 27 de octubre entre Lugo y las ciudades de Galicia vemos que son ridículas. Tres trenes con Coruña, uno de ellos tardando más de tres horas, cuatro con Orense, con un recorrido de una hora y tres cuartos como mínimo, uno a Santiago que tarda casi tres horas y ninguno a Vigo, Pontevedra o Ferrol.

Horarios desde Lugo a las ciudades gallegas para mañana jueves, 27 de octubre de 2022

El BNG tiene razón con esta reivindicación. Donde a lo mejor falla es en la estrategia para conseguir esos trenes, porque en lugar de manifestaciones e invocar rasgadura de vestiduras, llantos y crujir de dientes, sería mejor que usaran ese voto que tienen en el Congreso de los Diputados ahora que viene el debate y tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Mi crítica no es sólo al BNG, claro está. En esto no son peores ni mejores que los demás, son iguales, que bastante delito es. Los diputados por Lugo actúan como rehenes de sus partidos respectivos, y cuando gobiernan los suyos tampoco es que logren gran cosa. Me consta que alguno lo intenta, sí, pero con discretos resultados porque en la balanza electoral nuestra provincia pesa muy poquito, y así no hay manera.

Pero en el caso del BNG el delito es mayor porque presumen justo de lo contrario. Tanto vendernos la moto de lo utilísimo que es tener diputados nacionalistas gallegos en Madrid y no vemos ningún resultado. Por ahora no hemos apreciado ninguna mejora ni ninguna diferencia entre el BNG y el resto de partidos políticos. Votan lo que les mandan, como los demás, y a Lugo hasta el momento no le ha supuesto la menor diferencia tener alguien en el Congreso que, según ellos, defiende nuestra tierra. Pues se ve que Lugo no es su tierra.

El acuerdo que firmó en el año 2020 el PSOE con el BNG para la investidura de Pedro Sánchez es una pantomima de la que no se ha cumplido ni una coma. Entre otras cosas recogían la transferencia de la AP9 a lo largo del 2020, la “modernización de la red interior ferroviaria gallega” con la electrificación del tramo Orense-Lugo y la modernización del FEVE de Ferrol a Gijón. Lugo no cuenta. El acuerdo incluso dejaba marginado a Lugo en el eje del corredor ferroviario de mercancías que incluye La Coruña-Vigo-Orense-León (vamos, que toca todas la provincias menos la nuestra).

¿Y si el BNG, en lugar de tanta comedia de cara al público, vinculase su voto a tener en Lugo unos trenes decentes? ¿Acaso nosotros no somos importantes para el Bloque porque no deja de ser una agrupación centralista en menor escala?

Tienen una herramienta. Úsenla… salvo que Lugo les importe sólo cuando tocan elecciones. Como a todos los demás.

martes, 25 de octubre de 2022

Reunión Xunta-Ayuntamiento para hablar de lo de siempre

Foto de la reunión de ayer Foto: Cadena Ser

La reunión mantenida ayer entre el Presidente de la Xunta, el señor Rueda, y la Alcaldesa de Lugo, la señora Méndez, acabó con fumata blanca y se dio el visto bueno a casi todos los temas planteados para la ciudad. Desde la culminación del Plan Paradai, una actuación que lleva casi cuatro décadas dando vueltas por el imaginario colectivo y que avanza a ritmo de caracol reumático, al saneamiento de núcleos rurales, pasando por actuaciones como la recuperación de edificios como el de Doña Urraca o la Torre medieval de la Tinería, o la construcción del Museo de la Romanización en el Cuartel de San Fernando.

La Xunta de Galicia recupera por fin ese proyecto, que curiosamente nació en la sede de la propia administración autonómica, aunque después no quisiera reconocer a su hijo y se inventaran aquella cosa del Parador, que por mucho que sonase bien no resistía el menor análisis crítico.

Lugo necesita eso: entendimiento, trabajo conjunto, miras un poquito más altas que las de las urnas del año que viene… lo malo es que seguimos dando vueltas a los mismos temas durante décadas.

Llevamos mareando la perdiz con San Fernando, la ronda Este, el plan Paradai, el nuevo Auditorio y demás cuestiones años y más años, y eso no es ni medio normal. Nos hemos habituado a ese pim pam pum entre administraciones que nos mantienen como rehenes a los ciudadanos, que vemos desde un culpable silencio cómo se nos torea y nos hacen esperar mientras se culpan unos a otros de las “desfeitas” a las que nos tienen acostumbrados. Intolerable.

Verán que no se pone sobre la palestra ningún proyecto nuevo, sino que se vuelve a hacer un pisto que bien podría haber estado en los temas a tratar hace un lustro, porque es lo de siempre. Y no es que haya que inventarse nuevas cuestiones, es que las viejas siguen sin resolverse en esa especie de día de la marmota en que se ha convertido la actualidad política lucense. Les ha faltado meter el AVE para que la lista de lugares comunes fuera completa.

Confiemos, a pesar de todo, en que esto sea una nueva forma de hacer las cosas y que se empiece a ver la luz al final del túnel, aunque sinceramente algo me dice que sólo es una pose de cara a las municipales del año próximo. Hoy mismo, en las mismas páginas de los mismos periódicos en que salen el Presidente de la Xunta y la Alcaldesa de Lugo sonriendo por los acuerdos alcanzados, se recoge una dura rueda de prensa del PSOE en que pone verde a la administración autonómica y dice que no apoyan a Lugo. O no han hablado con la Alcaldesa antes de soltar sapos y culebras, o juegan a poli bueno y poli malo, lo que no parece lo más recomendable del mundo para Lugo.

lunes, 24 de octubre de 2022

Otra casa a punto de derrumbarse

 

Esta casa es una ruina...

En la calle del Carmen hay una casa, uno de esos fantasmas blancos de que hablábamos el otro día, que está a punto de caerse. Bueno, hay muchas, pero una es especialmente preocupante porque no sólo hay una enorme grieta que cualquier día se convierte en derrumbe, sino que está en una zona de cierto tránsito, a pesar del poco volumen de peatones de la zona.

Debajo de esa casa siempre dejan coches aparcados, inconscientes de lo que se les puede venir encima, literalmente hablando. Una pequeña valla verde rodea el edificio, pero si mi mal presagio se cumple la caída no será hacia adelante, sino hacia el lateral y ahí no hay protección que valga.

Ojo a la tremenda grieta de la casa.

Dar un paseo por el Carmen produce una mezcla de sensaciones. Al innegable encanto de la zona, hermosa como pocas en Lugo, se une la tristeza de ver su lamentable estado, una situación que avanza a pasos agigantados porque se ha convertido en un botellódromo y no sólo dejan basura, sino que se dedican a destruir muros que llevan ahí décadas, o quizá siglos.

Las actuaciones que se hacen en el Carmen son meros parches, pensados para la fotito y el titular cortoplacista, y dejan de lado la verdadera situación de la zona. Basura, aguas residuales (sí, en pleno 2022 y a unos metros de la Muralla), abandono, ruinas, maleza… esa es la realidad de un área víctima de la desidia secular de este Lugo nuestro que sigue gastando millones en tonterías olvidando lo esencial.




Ya les hablé el otro día de la reforma que quieren hacer de la zona, cargándose lo único que está bien cuidado (el parquecito junto a la Capilla) y dejando ahí las casas en ruinas. No descarten que la que les decía al principio del artículo se venga abajo con las vibraciones de las obras, si es que lamentablemente se llegan a hacer.