viernes, 23 de febrero de 2024

Cinco locales de la Plaza del Campo inauguran una Ruta del Cocido por “(E)TAPAS”

Los cinco promotores de esta original ruta de cocido por (E)Tapas que dura hasta el 17 de marzo

Tomar un cocido "por etapas" es una estupenda idea que además te permite elegir qué parte te gustaría tomar... o repetir. Creo que es de las mejores ideas que he visto últimamente, y es mérito de los establecimientos implicados que son los promotores de la iniciativa.

La original idea de los cinco locales de la Plaza del Campo convertirá esta simbólica ubicación de la ciudad en el punto central de una Ruta del Cocido por “(E)TAPAS”.

¿De qué se trata?:

Los establecimientos participantes ofrecen una tapa de cocido con la misma base (verdura, patata y garbanzo) y cada uno de ellos cuenta además con una carne diferente:

  • A Adega -> Chorizo
  • Santuario de Magnus -> Lacón
  • Restaurante Antas -> Oreja
  • 101 vinos -> Morro 
  • Orixe do Campo -> Panceta

Las tapas, sujetas a disponibilidad, tendrán un coste de tan sólo 3 euros cada una y están disponibles hasta el 17 de marzo.


Sorteo:

Además, los clientes podrán participar en un sorteo con diferentes premios:

  • 1º premio: Una visita guiada a una bodega de la Ribeira Sacra
  • 2º premio: Lote de cervezas
  • 3º premio: Lote de vinos

Para poder participar en el sorteo, los clientes deberán obtener un folleto de la Ruta (disponible en los cinco locales) y sellarlo en cada uno de ellos al consumir la tapa. Sólo se aceptarán para el sorteo los folletos que contengan los cinco sellos.

La iniciativa cuenta con la colaboración de Estrella Galicia, Viña Costeira, Dosgar y la asociación Lugo Monumental.



jueves, 22 de febrero de 2024

La mala señalización en las obras aumenta la confusión

Este bosque de señales lo único que hace es confundir al conductor

A pesar de que el Gobierno local aseguró que cambiaría “en breve” (ya sabemos que la medición del tiempo en la administración es relativa) la señalización de los accesos al casco histórico para aclarar la confusa ensalada que hay actualmente, la cosa sigue igual.

Para los que somos de aquí y conocemos la ciudad es un lío, pero para los de fuera es directamente imposible leerse todos los avisos, listados de excepciones y redirecciones temporales que hay actualmente, de ahí que te encuentres (como me pasó hace unos días) con un coche en la calle San Pedro que venía del Campo Castillo y su conductor con cara de “me parece que no debería estar aquí pero no sé por dónde entrar”. Lo paré y le pregunté si buscaba algo. Iba a Santo Domingo, al nuevo hotel que se abrió allí. No me explico cómo llegó hasta allí, pero tampoco me extraña visto el lío que hay montado.

Con lo sencillo que sería poner en la Ronda y en alguna calle más (por ejemplo en Castelao o en la calle Chantada) unos grandes carteles explicando: “zona peatonal. Acceso permitido a aparcamientos y autorizados”. Ya está. Sin más.

Hay cosas curiosas como que por ejemplo si uno sale de la calle Progreso no hay ninguna señal que le indique que tiene que ir por Santo Domingo, así que lo natural sería bajar por Teatro, ya que es lo que ponen las señales horizontales y no hay nada que las rebata. Y la que pueden liar si lo hacen.

Si las señales no existen o, casi peor, si no son claras, no cumplen su función. No sé a qué esperan para hacerlo bien, no puede ser tan difícil.

Desde Progreso no hay nada que diga que hay que salir por Santo Domingo. De hecho en el suelo las señales indican lo contrario.

miércoles, 21 de febrero de 2024

Pues para no ser elecciones nacionales han pasado todos por aquí...


No es mi intención seguir dando vueltas a las elecciones gallegas, entre otras cosas porque el hecho de que las cosas vayan a continuar “iguales, pero diferentes” al seguir el mismo Presidente hace que haya menos que comentar. Pero por una vez, y sin que sirva de precedente, me voy a centrar en las reacciones que veo de particulares, partidos nacionales y, principalmente del Presidente del Gobierno, ante la debacle de sus siglas.

He leído en varios sitios que los gallegos “no saben votar” o que el resultado es fruto de la “ignorancia”, el “caciquismo” y esas cosas. Poco respeto hay a la democracia por quienes dicen eso, ya que si el resultado les hubiera favorecido entonces Galicia sería un pueblo “sabio”. O uno cree en el sistema electoral o no cree. Yo, particularmente, creo que es muy mejorable, pero de ahí a juzgar la sanidad mental de los electores según el resultado (incluso cuando no me gusta) media un abismo.

Un pequeño apunte: cuando digo que es mejorable es porque creo que el sistema de elegir diputados por provincias es equivocado. Sin embargo, mi opinión es justo la contraria que la del BNG, que pide una circunscripción autonómica. Yo creo que ha de hacerse al revés: reducir el espacio y que cada zona elija a un único diputado, como hacen los ingleses. De esta forma es más fácil controlar su actividad y que no diluya su voto en la “disciplina de partido” y esas cosas.

En cuanto a los partidos nacionales la cosa es de chiste. Han pasado de convertir las elecciones gallegas en una especie de referéndum a la labor del Gobierno de España a decir que es un tema exclusivamente autonómico, salvo el PP, claro, que como le conviene a la vista de los resultados mantiene el arriesgado discurso por el que optó en campaña: decir que esto era una continuación de las Generales. Los demás grupos se hacen los suecos y consideran esto un caso aislado, cuando todos sabemos que dirían lo contrario si el resultado fuera otro.

Y tenemos el caso del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que durante la campaña visitó Galicia más veces que en todos los años anteriores juntos, y que en sus mítines y discursos hablaba una y otra vez de Feijoo y de que iban a respaldar sus políticas en Galicia. Ahora dice que nones, que esto no tiene nada que ver con lo que pasa a nivel nacional y se ve que sólo venía a comer marisco a esta zona y le coincidió acercarse a los mítines.

Pero lo que más me preocupa de todo, más allá de los típicos argumentarios de campaña que cambian según sople el viento, es que el Presidente del Gobierno haya dicho reiteradamente que si ganaba Besteiro Galicia tendría “línea directa con la Moncloa”. ¿Y entonces ahora no la tendremos?

¿Por qué la política de partidos ha de emponzoñar las relaciones institucionales? ¿Qué lógica tiene que lo que el Estado haga en Galicia esté sujeto a que el gobierno autonómico sea del mismo color que le central? ¿No se dan cuenta de que así lo único que consiguen es que surjan los nacionalismos y localismos que, con lógica, pretenden ser llave para forzar a que se hagan las inversiones que necesitamos?

El modelo del votante medio del BNG es el del nacionalismo vasco o del catalán, pero no por cuestiones ideológicas, sino por la aspiración a obligar a los gobiernos a cumplir con sus regiones a cambio de su sillón. Eso, creo yo, explica con más acierto la subida del nacionalismo y de Democracia Orensana que todos los discursos identitarios y de sentimiento independentista que se les puedan ocurrir.

Igual que Vox, Podemos, Sumar, Ciudadanos y demás grupos han surgido por los reiterados incumplimientos y faltas de los partidos tradicionales, los regionalismos y localismos nacen de la decepción y del continuado aburrimiento de que nos ignoren, y de hecho es sorprendente que en Lugo todavía no haya habido una iniciativa propia con cierto éxito, seguramente basada en que sus promotores eran en realidad otras marcas disfrazadas.

Tomen nota quienes tienen que tomarla. Olviden quién gobierna en los territorios y hagan su función. Sé que es difícil pero es la única manera de que la gente se olvide de experimentos extraños que pueden llevarnos a saber dónde.


martes, 20 de febrero de 2024

La responsable de que se cumplan las promesas para Lugo

Los dos mayores responsables de lo que pase en Lugo con los temas autonómicos son el Presidente Rueda y Elena Candia.

Una vez pasada la jornada post-electoral, con las (previsibles) lecturas de unos y otros, toca analizar el resultado desde mi prisma favorito: Lugo. Ya que el Presidente Rueda ha renunciado a los cien días de cortesía (lo que tiene lógica al ser una continuación de un gobierno), entremos directamente en materia.

Tal y como funciona la política a día de hoy la persona con mayor responsabilidad en el futuro de lo que la Xunta de Galicia haga en nuestra provincia y en nuestra ciudad tiene nombre y apellido: Elena Candia. Lo que se deje de hacer se lo podremos poner en su "debe" y lo que se haga en su "haber", y nos dará una cuenta de resultados que demostrará lo que podemos esperar de ella para el año 2027, cita de las próximas elecciones municipales.

Elena tiene ante sí un importante desafío: que la Xunta ejecute en Lugo lo que ha prometido, que no ha sido poco, y mantener un "compromisómetro", un contador que explique puntualmente y uno por uno el grado de ejecución de las promesas realizadas. Un sencillo blog o una web permitirían que dediquen un apartado a cada uno de los temas, y que incluso cuelguen allí los documentos que demuestren que lo que dicen son realidades y no excusas cuando algo salga mal.

Durante la campaña hemos escuchado que el Ayuntamiento de Lugo ha torpedeado muchos de los proyectos que la Xunta tenía para nuestra zona. Alguna de las afirmaciones suena difícil de creer, aunque los hechos nos dicen que son ciertas. Por ejemplo, la famosa Ronda Este, tan reclamada durante muchos años, se puso en el disparadero (con buenos argumentos, todo hay que decirlo) cuando ya se iba a licitar. Sin rebatir la validez de las reclamaciones, tal vez habría que haberlas dicho hace años, y no justo ahora que la cosa salía adelante. Tampoco es discutible que el nuevo Auditorio siga cerrado por la pasividad municipal ya que, incluso aunque fueran ciertas las afirmaciones de que estaba muy mal cuando lo recibieron (cosa que no consta en el documento de recepción) los casi cuatro años que lleva en manos locales deberían haber bastado para hacer cualquier reparación necesaria para abrirlo.

Puede ser tentador pensar que si la Xunta de Galicia ejecuta en Lugo muchos proyectos esto beneficie al actual bipartito, pero eso es tomar por imbécil al votante medio. Si todos vemos que las cosas se hacen en Lugo y se hacen por la presión y la insistencia de una persona que puede hacerlo, dudo mucho que los electores confundan su voto.

Elena tiene ahora la no muy sencilla tarea de demostrar que, al margen de la función que ejerza la oposición, será nuestra "Democracia Lucense", la persona que esté dándoles el coñazo a los conselleiros y al Presidente Rueda para que Lugo vaya recibiendo lo que se le dijo que recibiría, que buena falta nos hace. Plegarse a la disciplina de partido y tragar con Ruedas de molino (ojo al hábil chascarrillo) se podría entender desde dentro de la casa, pero no sería aceptable para la ciudadanía, empezando por un servidor.

Queremos que nos demuestre lo que en estos meses que lleva en el Ayuntamiento ha iniciado: que es una persona que lucha por la ciudad y la provincia al margen de todo lo demás. Eso es precisamente lo que buscamos todos en una candidata a la alcaldía: que aparque sus siglas y tire por lo nuestro. De ahí que haya pasado lo que pasó en Orense con el partido de Jácome, porque el localismo tiene fácil explicación en zonas donde se nos deja al margen de todo y en eso Lugo es de lo poco en que supera a Orense.

Estaremos pendientes, porque la mayoría absoluta del PP en Galicia no permite excusas, y Lugo no se puede permitir más esperas.

lunes, 19 de febrero de 2024

Tres ganadores (aunque uno más) y muchos perdedores (aunque otro más) en las elecciones gallegas

El mapa electoral de Galicia deja pocas dudas de lo rotundo de la victoria de Alfonso Rueda

Galicia es conservadora, y el principio básico del conservadurismo, según la definición dada por el diccionario de la RAE (un libro muy útil para zanjar discusiones absurdas) es la "tendencia a conservar valores y principios establecidos".

Esto puede ser aplicado a la política pensando en que es la oposición al "progresismo", pero es una idea discutible porque conservar lo bueno no tiene nada de malo, y progresar, dependiendo de hacia dónde, tiene sus peligros. Pregunten si no a los alemanes de los años 20 del siglo pasado si "progresaron" mucho al abrazar el cambio por el cambio.

Ayer los gallegos elegimos seguir como estábamos, con un PP con mayoría absoluta que evite experimentos tripartitos o poliamorosos, pero también ese mismo conservadurismo es el que hizo que en Lugo tengamos un bipartito. Nos gustan las cosas como están, estén como estén, lo que es como mínimo llamativo, y esto lo pueden leer en el sentido que quieran porque según el ámbito del que hablemos beneficia a unos u otros.

Ayer hubo tres claros ganadores, aunque uno mucho más que los otros dos, y un montón de perdedores, aunque uno mucho más que los demás.

Empezando por el final, la caída en picado del PSOE con Besteiro a la cabeza, que aunque era pronosticado por las encuestas creo que ninguna preveía semejante bofetón. De hecho sólo el CIS, ese agente electoral pagado por todos, le daba que se mantenía o incluso crecía. Besteiro ha pagado muy caros muchos errores, empezando por creer que salir con Sánchez en las fotos o firmando pactos y esas cosas le iba a beneficiar en Galicia. Tampoco ha acertado mucho con sus fichajes "estrella" que me da la impresión de que le han restado más de lo que le hayan podido aportar. Al menos al municipio de Lugo le ha hecho un favor.

"Desta non foi"

Los demás perdedores son los partidos que no han entrado, y de lo que me alegro no saben ustedes cuánto. Vox, Sumar, Podemos y demás quedan fuera del Parlamento de Galicia una vez más, demostrando que aquí los extremos gustan lo justo y que sólo toleramos las estridencias cuando son de la casa (luego hablamos de eso). Particularmente llama la atención el caso de Sumar, donde el partido encabezado por Yolanda Díaz no ha ganado ni en su pueblo, donde ha sacado 300 votos frente a los 3000 del BNG (así que muy de derechas tampoco es que sean).

En cuanto a los ganadores hay tres. Vamos un por uno.

El BNG ha subido espectacularmente. Ha pasado de 19 a 25 asientos en el Parlamento de Galicia, algo que pocas encuestas apuntaban, y lo que es más significativo aún: ha subido más de 150.000 votos que es una barbaridad, pasando de 311.340 a 467.074, un logro bestial. Aunque no les llega para gobernar gracias a la mayoría absoluta del PP, es evidente que moderar el discurso y esconder los puntos más radicales del programa les ha funcionado muy bien electoralmente. También es cierto que tienen gente que ayuda mucho, como es el caso de Rubén Arroxo, que quieras que no te hace ver a las siglas con más amabilidad.

Una gran victoria, aunque sin el deseado premio final

El segundo triunfador de la noche es Democracia Orensana. Aunque no ha logrado su objetivo principal, que era ser llave, ha entrado en el Parlamento de Galicia, lo que no han conseguido muchas otras formaciones supuestamente mucho más poderosas. Sus 15.000 votos han logrado un asiento en Santiago que les ayudará a visibilizar a su provincia y sus problemas... y qué quieren que les diga, a veces hasta dan ganas de iniciar una aventura y crear Democracia Lucense a ver qué pasa. Aquí parece que sí aceptamos esas estridencias de las que les hablaba antes y que no toleramos en general pero que sí nos valen cuando son fruto de la intensidad y la convicción.

"Y los muchachos del barrio lo llamaban loco"... pero no, no es verdad ya lo ven, yo no estoy loco...

Y por supuesto, el gran ganador de ayer, es el PP. Con Alfonso Rueda a la cabeza, ha revalidado la quinta mayoría absoluta consecutiva y ganado la primera con el nuevo Presidente, que podrá aplicar a partir de ahora sus políticas sin obstáculo alguno. El mapa de Galicia es casi en su totalidad azul, con alguna excepción notable (Vigo, por ejemplo, donde ha ganado el BNG a pesar de que Abel Caballero barre en las locales), y el mapa es revelador. Pocas islas hay donde la mayoría es diferente.

Rueda tiene ahora una gran oportunidad para demostrar que tiene su propio estilo y que gobernará con el término más bonito que tiene nuestra tierra aplicado a la política: "con sentidiño".

Le deseo muchos aciertos, porque su bien es el bien de Galicia y sus éxitos serán los de la Comunidad.

Mucha suerte y muchos ánimos, señor Rueda.

El gran triunfador de la noche electoral


viernes, 16 de febrero de 2024

Los aparcamientos municipales no suben (pero siguen caros)


El Gobierno Local, presidido por Paula Alvarellos, ha negado a la empresa concesionaria de los aparcamientos municipales una subida del 1,5%, que se sumaría a la que ya se hizo del 3,5% derivada del IPC. Vamos a analizar la cuestión.

¿Por qué piden que se les deje subir más que el IPC?

La excusa es la reducción de plazas de los aparcamientos. Al redimensionarse y pasar de cada tres plazas a dos, el aparcamiento alega que pierde capacidad económica porque caben menos coches, y que eso ha de ser compensado por la pérdida que le supone en ingresos.

¿Por qué el Ayuntamiento se niega ahora?

Porque la concesionaria tenía que aportar documentación que demostrase que perdió dinero, es decir, que esa reducción de plazas se traduce en una merma de ingresos. Esa documentación no se aportó por lo que no existen pruebas de que haya menos beneficios así que no se autorizó la subida de precios.

Y si eso es así, ¿por qué se autorizó el año pasado?

Vayan ustedes a saber. Desde Lugo Monumental, la asociación que tengo el honor de presidir, se alegó contra dicha subida usando precisamente los argumentos que ahora utiliza el Gobierno: si no hay quebranto económico no tiene sentido la subida de precios. Al ser mejores plazas el estacionamiento tiene más clientes (antes estaba casi vacío porque no había cristiano que aparcase), así que no hay perjuicio.

En el 2023 sí se les permitió subir los precios un 1,5% adicional al IPC, algo que no tiene sentido ya que para ello tendrían que demostrar que ganan menos dinero. De lo contrario, como es bastante obvio que ocurre, no sólo tienen más gente sino que les permiten cobrar más.

¿Qué precios tienen los aparcamientos municipales?

Altísimos. Son los más caros de la ciudad y recuerden que son públicos, propiedad del Ayuntamiento. Ese mismo Ayuntamiento que clamaba por la gratuidad del aparcamiento del HULA porque los terrenos los cedió el municipio, aquí mira para otro lado en aparcamientos que están en plena vía pública y cuya titularidad es de los lucenses.

No tiene sentido alguno que un aparcamiento privado comodísimo como el Ánxel Fole cobre 1,78 € la primera hora y el público 2,20 €. Hay algo que falla y el Ayuntamiento debería revisar cómo se han hecho las cosas y por qué se les ha permitido disparar los precios de esa manera.

jueves, 15 de febrero de 2024

Las visiones de José de Cora y Julio Giz sobre Xesús Mato

Xesús Mato. Foto: Galicia Xa

Hoy me he tomado la libertad de "robar" dos publicaciones, una de José de Cora y otra de Julio Giz, a quienes les cedo el espacio de este blog para recoger sus escritos sobre Xesús Mato, que falleció hace un par de días y a quien tanto se le debe.

No me veo capaz de escribir nada que siquiera se acerque a lo que han reflejado estos dos grandes narradores, así que les dejo con ellos:


José de Cora:

Xesús Mato, un home contra os agoreiros

O crego de Paradela funda Fuxan os Ventos, crea Auxilia e asiste ao nacemento de Radio Popular en Lalín e Lugo

Á XENTE COMO o cura Xesús Mato Mato (Paradela, 1932), que ten todo un libro de homenaxe no que cen-amigos-cen falan del, resulta imposible sacarlles unha anécdota orixinal. O del chámase Mato sono io…, e foi coordinado por Xulio Xiz. Tiramos a anécdota do seu título.

Conta Mero nel que estando en Roma, o crego se retrasa uns minutos, polo que algún do grupo comeza a preguntar onde está Mato. Como matto en italiano é tolo, os romanos pensan que falta un viaxeiro que está mal da cabeza, ata que aparece e di: Mato sono io…

O seu berce é Cabo de Vila, na parroquia de San Martiño de Castro. Fillo de labregos e neto dun mestre de ferrado que cobra en gran os coñecementos que imparte.

Alí vai a escola desde os 5 anos cos seus seis irmáns e dalí marcha para seguir estudos no Seminario de Lugo, do ano 1946 ao 1958. Conta que rompe a ler na etiqueta dunha botella de viño reconstituínte Sansón. Se cadra o primeiro que Mato le nesta vida foi: “Sansón es una bebida singular, suave, dulce, aromática y muy versátil”.

Logo, ata 1967, é coadxutor en Lalín, cando se fai técnico de radiodifusión y redactor en Madrid. Créase a COPE e él será o encargado de facer a emisora de Lalín por encargo do bispo Ona de Echave.

Como Mato é como é, en Lalín crea tamén unha polifónica e un grupo de teatro. Logo volve a Lugo para ser o home da igrexa en Radio Popular. Ofrécenlle a dirección, pero prefire manterse á marxe desa responsabilidade.

En 1983, chega o seu nomeamento para varias parroquias do Cebreiro e O Courel _ Liñares, Hospital da Condesa, Padornela, Fonfría e Teixeira _, e unha morea de actividades, algunhas xa iniciadas, no ensino, na música, no estudo, no galego, na acción pastoral e no xornalismo, entre elas, unha prolongada colaboración nas páxinas dominicais de El Progreso.

Vive en primeira persoa a chegada do galego á liturxia e no ano 1968 dá os primeiros pasos do que será a súa obra máis coñecida, a fundación do grupo Fuxan os Ventos, co gallo dos concursos de panxoliñas da Sección Femenina, a través do colexios Santísimo Sacramento, feminino, e Eijo Garay masculino. “Un Nadal _ conta no seu día a Sabela Corbelle _, convidei aos rapaces que viñesen cantar coas pequenas. Cantáronse panxoliñas en galego e tamén en castelán e de aí saíu Fuxan e tamén o espectáculo Galicia canta ao neno, en 1972”.

Dúas cancións do grupo _ Fuxan os Ventos e Mencer _, son obra do fundador. A mili de Mini e Mero interrompe a actividade musical, pero logo virán O tequeletequele, Galicia canta ao neno, Sementeira e Quen a soubera cantar, Saraibas…

En paralelo hai outro Mato dedicado ao apostolado e á creación de Auxilia no ano 1970, a favor dos discapacitados físicos que tivo unha gran trascendencia e da que será o seu primeiro coordinador. “Cambioulle a vida a moita xente que, ata daquela, vivía condenada a quedar nas casas”.

Así mesmo é coautor dos libros Galicia canta ó Neno e Por un Lugo sen barreiras. Entre outros, recibe os premios e distincións de Lucense do ano (1991), V Premio Moncho Valcarce (1998), de Cultura Tradicional de María Castaña y de xornalismo no Nadal de Begonte (2009).

Na última etapa, Mato coida de dúas irmáns maiores que viven en Portomarín, onde comezara a súa preparación para o Seminario. O concello de Paradela noméao Fillo Predilecto en 2005 e o de Portomarín prepara unha distinción similar.

No ano 2018 chega a concesión da Medalla Castelao, que recoñece todo o labor desenvolvido.


Julio Giz:

Mato, meu irmán maior

Non teño irmáns, pero coido ter idea cabal do que significan na vida de calquera persoa. E cando onte me preguntaron que era para min Xesús Mato dixen que era como meu irmán maior.

Non digo “irmán máis vello”, porque Mato nunca foi vello, nin  aos 91 anos, porque tiña esa viveza moza, esa picardía natural, esa inocencia consciente, esa grandeza incontible. E hoxe teño que despedir ao irmán; irmán non por vínculo familiar, si por identidade humana, polo que me ten ensinado sen palabras; pola amizade, polo exemplo, polo amor á terra e ás xente… polos cincuenta e cinco anos de identidade amiga. Irmán compartido con centos, milleiros, de beneficiados polo seu ser e facer.

Vímonos por ultima vez o domingo pola mañá que, sen poder falar, estaba especialmente expresivo. Ángel, o sobriño que o acompañaba, díxome que pola mañá dixera misa por señas e entón, ao despedirme, díxenlle: "xa que misaches, agora que me vou de viaxe, ben me podes dar a bendición". Bendeciume sorrindo baixo a mascariña que lle facilitaba a respiración.

Era un varón santo que cando se lle mencionaba calquera acción que tiña realizado no campo da cultura, do social, da música, dos “minus” que el transformou en “válidos”, tiña unha sóa resposta: É porque son cura, e a un cura nada humano lle pode ser alleo.

Entregounos a vida a todos, estivo ao dispor de todos. Ensinounos a camiñar pola vida, mirando ao futuro, transformando o presente. Quedamos orfos, pero non hai quen nos quite o vivido con el. Dise que quen sofre a perda dun membro sente, ás veces, a dor nese membro. A min, que non tiven irmáns físicos, dóeme ese irmán maior que sempre botarei en falta.

miércoles, 14 de febrero de 2024

Hoy, miércoles de ceniza, enterramos el Carnaval un año más

Hecho con chapas de botellas, este disfraz fue de los más comentados. Foto: La Voz de Galicia

El miércoles de ceniza marca el final de los carnavales. De origen religioso, como no podía ser de otra forma en nuestra tradición común, hemos pasado de aquella costumbre en que el sacerdote hacía una cruz en la frente de los fieles diciendo eso de “polvo eres y en polvo te convertirás”, a un divertido entierro de la sardina y un concurso de ferretes que este año llega a su 19ª edición.

El entierro de la sardina es una costumbre que nació en el Madrid del siglo XVIII. En el año 1768 el Rey Carlos III encargó una partida de sardinas para prever la cuaresma y el ayuno de carne que se avecinaba. El pescado llegó en tan mal estado que apestó la ciudad y la única solución que se vio viable fue enterrar todo el cargamento a orillas del río Manzanares. Como esto es España, la cosa pasó de crisis a anécdota y de eso a cachondeo generalizado, por lo que cada año se escenificaba el Entierro de la Sardina como punto final del Carnaval.

Para los extranjeros es algo que choca enormemente. Ver un cortejo fúnebre de coña, con sus plañideras, sus curas y su sardina como cierre de las fiestas les llama la atención, y no es para menos, porque incluso a nosotros que estamos acostumbrados nos chirría ver que en Pontevedra entierran un loro, el Ravachol, que era del farmacéutico Perfecto Feijoo y que a finales del siglo XIX y principios del XX se hizo tan popular en la ciudad, que cuando murió fue despedido como un personaje público. Un siglo más tarde los pontevedreses siguen enterrando al loro en vez de a la sardina.

Tras el Carnaval toca una época de supuesto recogimiento, penitencia, ayuno y demás. Es la excusa católica para preparar la operación bikini, aunque aquí seguiremos con el cocido una buena temporada más así que no sé si le harán mucho caso.

En Lugo parece que el Carnaval ha sido algo más animado que otros años. Buena falta hace, porque es una fiesta que en nuestra ciudad vivió tiempos mejores pero que lleva décadas de capa caída, al menos en comparación a lo que fue.

Nos queda un año para preparar el próximo así que, ¡larga vida al Carnaval!


viernes, 9 de febrero de 2024

El (posible) retorno de las torres del Garañón

¿Pueden regresar las desaparecidas torres del Garañón? Pues a día de hoy... sí.
Foto: El País
 

El Banco Santander ha comprado en subasta la parcela del Garañón. Lo pudo hacer el Ayuntamiento, pero están a por uvas por no variar. Como las entidades financieras no son precisamente hermanitas de la caridad, hemos de suponer con cierta seguridad que si lo hacen es porque le van a sacar tajada, ya que no se caracterizan por invertir a lo loco y es todavía menos probable que hayan aflojado la pasta para crear la zona verde que nos prometió la exalcaldesa Lara Méndez.

La cosa es bastante sencilla. El Santander es el principal acreedor de la constructora que llevó a cabo todo el tema de las torres del Garañón, y por ese motivo no tendrá que poner ni un céntimo para hacerse con la parcela, ya que todavía le deben más dinero que los 7,2 millones de euros que pagó por ese suelo.

Pero lo que nos interesa a los lucenses es… ¿Qué pretenden hacer con ella? Porque no hace falta ser la Bruja Lola para darse cuenta de que no están pensando en plantar hierba y dejarlo como zona verde para mayor gloria de la banca, ahí hay negocio, y además es perfectamente legítimo. Hay que recordar que esa parcela es edificable, así que nada les impide volver a empezar y levantar otra vez unas torres.

El Ayuntamiento ahora tiene varios caminos. El primero es modificar el Plan General para evitar que ahí se construya nada, lo cual es un procedimiento lento y farragoso y todo dependerá de que la agilidad privada del banco presentando una solicitud de licencia para hacer otras torres no sea mayor que la pública para evitarlo. El resultado parece cantado. Además, habría que ver si eso no conllevaría también indemnizaciones siempre y cuando el banco sea ágil con la parte administrativa.

Otra opción es comprar al banco la parcela, lo que supondrá un desembolso de, como mínimo, el precio pagado por la entidad al juzgado. Volvemos a recordar que los bancos no son organizaciones caritativas por lo que obviamente la factura será superior a la que han abonado por ella, lo que nos hace preguntarnos por qué el ayuntamiento no pujó por la puñetera parcela en el juzgado y se la quedaba para ampliar el Parque Rosalía, una oportunidad perdida para acabar con este problema de una vez por todas… a la espera de que los juzgados dictaminen si hay que indemnizar al constructor, cosa no improbable.

En plena campaña para las autonómicas con Besteiro de cabeza de cartel, el tema no puede ser menos oportuno. Vuelve a poner sobre la mesa que él era el concejal de urbanismo cuando concedió la licencia, después anulada por los juzgados, y que firmó junto a otros concejales de su partido un convenio con la constructora que se firmó un 31 de diciembre, sábado, con el ayuntamiento cerrado y en que se blindaba al promotor frente a la reducción de edificabilidad que entraba en vigor al día siguiente, 1 de enero.

Siguiendo el argumentario que siempre mantuvo Orozco si mañana presentan un nuevo proyecto no les queda otra que comérselo, porque él aseguraba que eran “actos reglados” y que es el Plan General el que obligaba a hacer ahí unas torres. Obviamente eso no es cierto, ya que la parcela de al lado, la de la caseta de telefónica, tiene la misma calificación en el PXOM y se le negó la licencia, pero habrá que ver qué pasa aquí.

En todo caso lo que parece evidente es que a los lucenses nos va a tocar ser, una vez más, los paganos del asunto. Un problema más de los heredados para Paula Alvarellos, que imagino que está buscando cómo apagar incendios por todas partes y ahora se reavivan las llamas de éste.


jueves, 8 de febrero de 2024

Llevan años engañándonos: la Protectora puede quedarse donde está

Las instalaciones actuales de la Protectora (foto: La Voz de Galicia) y el viejo matadero, a donde quieren trasladarles.

El debate sobre la nueva Protectora parte de un supuesto falso: que la parcela donde está no vale porque no se puede construir nada en ella. Eso no es verdad.

Hay un regato subterráneo, grafiado en la Confederación según le confirmaron a los responsables de la Protectora, pero no existe ningún informe que diga que no se puede construir nada en la parcela, sino que simplemente advierte que hay que dejar un margen de 5 metros a cada linde del regato y que, en caso de que éste esté canalizado, hay que volver a dejarlo como estaba, es decir, siguiendo su curso natural.

Las consecuencias de esto son tremendas.

En primer lugar, nos han estado tomando el pelo durante años con el mantra de que las instalaciones actuales no son legales ni legalizables. Hay que actuar sobre ellas, por supuesto, pero no es necesario ni trasladar la Protectora ni tirar todo lo que hay. En el peor de los casos, se trataría simplemente de edificar nuevas instalaciones en otra zona de la parcela.

Se podría decir que es una parcela no edificable, y tendrían razón. Pero lo que no se puede edifica son viviendas o cosas de ese tipo, pero sí las instalaciones de una Protectora ya que tienen la misma calificación jurídica que una granja de animales y por lo tanto no hay impedimento alguno. De hecho las instalaciones de Garatuxa están en una parcela no urbanizable y cumplen perfectamente con las normativas.

La Protectora disfruta de una parcela de 40.000 metros cuadrados, enorme, en que cabe todo lo que se quiera y que permite que los voluntarios puedan sacar a pasear a los perros sin salir de los lindes del espacio de la Protectora, algo muy interesante y que las alternativas propuestas no contemplan.

Si esto es así, ¿por qué hay esa obsesión desde el Ayuntamiento de que se marchen de donde están y trasladarlos al viejo matadero? La parcela propuesta tiene unos 12.000 metros, es decir, casi la cuarta parte que la actual, y sólo "valdría" si se comprasen algunas parcelas del entorno para poder completar las instalaciones. Eso nos lleva de nuevo a la pregunta inicial: ¿Por qué hay tanto interés en trasladarlos?

Es probable que sea algo tan simple como dar uso a un edificio con el que no tienen ni idea de qué hacer. Eso pasa mucho en Lugo, y vienen con ocurrencias como un museo del vino donde Cristo perdió el gorro o con construcciones de edificios (como el "impulso verde") que no tienen uso alguno ni actual ni previsto.

Lugo tiene un rico patrimonio inmobiliario municipal. Se cae en pedazos porque no se mantiene, pero ahí está. ¿Por qué no hacen cesiones a terceros de esos edificios que no se usan? ¿Qué problema habría, por ejemplo, en usar el viejo matadero como almacén para asociaciones del Arde Lucus que están como sardinas en lata en locales pequeños o que tienen que alquilar naves para guardar sus materiales? Seguro que hay más usos, e incluso no sería disparatado hacer un concurso de ideas.

Pero lo que no tiene sentido es llevar años mintiendo sobre las posibilidades de una parcela para buscar alternativas multimillonarias... y encima no hacerlas.

miércoles, 7 de febrero de 2024

Si en campaña quiere decir algo a un político, ¡hágalo!

La campaña es de las pocas posibilidades que tenemos de decir ciertas cosas a quienes nos van a gobernar. Que lo escuchen además de oírlo es otra cuestión... pero es nuestra obligación intentarlo.

Las campañas electorales se diferencian del periodo normal únicamente en que hay más carteles por la calle, soportamos coches con megafonía (¿alguien vota porque le griten unas siglas mientras pasea tranquilamente o está leyendo en el sofá de su casa?), y se nos convoca a más actos por parte de los contendientes. Bueno, por algunos de ellos.

Me choca enormemente que la mayoría de los partidos políticos se rodean únicamente de afines, o quienes creen que lo son, para los mítines. Convocan a las mismas personas una y otra vez para decirles las cosas que normalmente ya saben o ya creen, en lugar de intentar pescar en caladeros ajenos, que parecería lo lógico.

La estrategia política de hoy día se reduce a meter la pata lo mínimo indispensable y claro, para eso es mejor no arriesgarse a llamar a gente que no sea "de la casa" no vayamos a montar un cirio en un foro en que sólo hay que reducirse a aplaudir y asentir sin el menor espíritu crítico.

Hay algún candidato que sí tiene un poco más de valentía y se arriesga a dar la palabra a quienes no comulgan con sus ideas o, aún siendo cercanos ideológicamente, critican abiertamente algunas cuestiones, y ahí creo que está la diferencia entre la mera congregación de fieles para escuchar el habitual salmo y la reunión que puede ser incluso productiva. ¿Se arriesgan a escuchar cosas que no les gustan? Por supuesto que sí, pero es que eso no tiene nada de malo. Si sólo les dicen las cosas que les gusta oír se van aislando cada vez más en su burbuja de supuesta infalibilidad y llega un momento en que se creen dioses.

La participación, para algunos partidos políticos, se reduce al "sí Bwana". Están tan acostumbrados a escuchar halagos de quienes trabajan para ellos o quienes pretenden entrar en "las listas" para vivir de la política que no son capaces de abrirse a nada más.

Sólo he visto una excepción muy honrosa, que fue Joaquín García Díez. Cuando comencé a colaborar con él en el 2007 no nos conocíamos de nada. Evidentemente yo sabía quién era él y él tenía alguna referencia de mí por el Verruga, pero nada más. Cuando fui ganando confianza y le decía las cosas con las que no estaba de acuerdo, en lugar de reaccionar como la mayoría (dando menos la oportunidad de hablar a quien le rebatía cosas) hizo lo contrario. Hoy tengo el privilegio de llamarle amigo y en gran parte fue gracias a esa fantástica actitud de aceptar todos los puntos de vista para poder completar el suyo propio con más visiones. No es lo habitual, ni mucho menos. Tampoco lo es que la gente se atreva a decirle "al jefe" que en algo no está de acuerdo.

Que haya ese miedo a hablar a los líderes no es un tema menor. Esa conjunción de personas endiosadas por un lado y de miedo a hablar por el otro (temor alentado por el propio sistema de partidos en que sólo el culto al líder permite el ascenso) crea las condiciones para la tormenta perfecta para que, una vez se gobierna, las administraciones hagan tonterías como la de las Caldas. Nadie de los "cercanos" se debió atrever a decirle a la exalcaldesa que era un disparate y que sería un fracaso, y los que desde fuera lo advertimos fuimos tachados de cualquier cosa menos bonitos. Supongo que lo mismo le pasaría a Fraga con la Ciudad de la Cultura, un concepto bonito pero con una ejecución disparatada trayendo piedras de Brasil (se ve que las gallegas no valían).

No se dejen arrastrar por todo eso. Si en estos días tienen ocasión de contactar con los líderes de las agrupaciones y tienen algo que criticarles háganlo. Con educación, con respeto, con buenas palabras, con argumentos... pero háganlo. Sean del partido que sean y tengan las posibilidades que tengan de gobernar. Son de los pocos días que se bajan a la calle a escuchar a la gente o al menos a fingir que lo hacen. Pues déjense oír. Después será tarde.

martes, 6 de febrero de 2024

888 euros al día para mantener unas Caldas desiertas

Las mal llamadas Caldas, desiertas como es habitual. Foto: El Progreso
 

Justo al inicio de la campaña electoral para las autonómicas se ha sabido el coste del mantenimiento de las mal llamadas Caldas de Lugo, uno los grandes proyectos estrella de la exalcaldesa Lara Méndez (junto al edificio de madera, que sigue vacío, y el inutilizado carril bici), y que ahora intentan esconder debajo de todas cuantas alfombras hay.

Analicemos las cifras. La broma de mantener el agua templada (tirando a fría) sale en un mínimo de 27.000 euros… al mes.

Eso son 324.000 euros al año.

Eso son 888 euros al día.

Si aún fueran un éxito rotundo… pero eso es algo que era obvio que no iba a pasar porque les recuerdo que en realidad hablamos de bañeras colectivas, llenas de agua del grifo calentada (y no mucho) con una caldera. Para estar al aire libre. En Lugo…

El pasado mes de enero hubo 56 reservas en todo el mes de las 7.808 plazas disponibles, y ni siquiera estamos seguros de que esas 56 personas fueran a chapotear allí porque la aplicación sólo nos dice quién cogió una plaza, no quién la usó. En el mejor de los casos esa ocupación supone un 0,72% del total.

Cada reserva nos ha costado 482 €… Nos salía más barato invitar a los usuarios a cenar una mariscada.

No ha habido ninguna dimisión, ningún reproche, ninguna petición de disculpas, ningún “pues nos hemos equivocado”. No ha pasado nada, ni pasará. Esto es Lugo.

Creo que no es necesario añadir nada más.


lunes, 5 de febrero de 2024

Basura para unos, tesoros para otros

El tresillo de la Calle San Roque. Llamativo era no me dirán que no.

Casualidades de la vida. El viernes pasando por la calle San Roque vi un tresillo con muy buena pinta junto a un contenedor. Llamaba mucho la atención, porque parecía en perfecto estado y no estaba muy claro si estaba para tirar o si lo habían dejado allí para recogerlo o algo así.

Como íbamos en coche no pude parar, así que fuimos a aparcar y volvimos a curiosear. Ya había una señora haciendo guardia y que me miró un poco mal porque le hice una foto al mueble. Le pregunté si estaba esperando para llevárselo y me contestó, un poco seca, que sí, que estaba esperando a que fueran con un furgón. Supongo que estaba harta de que le preguntaran, aunque yo personalmente si estuviera en su situación lo había movido unos metros y me habría sentado en él, así no habría dudas sobre que no estaba para tirar.

Comentando en un grupo de amigos el tema les enseñé una foto y una persona reaccionó con cara de pasmo: "¡Pero si ese sofá estaba en la casa que compré yo hace años!". No parecía probable que fuera otro igual, porque la tela de seda del sofá y su estilo no creo que sean muy fáciles de repetir, así que lo más lógico es pensar que era el mismo.

La persona que dijo eso no se quedó el sofá, porque el vendedor de la casa le pedía por el juego de tresillo y dos butacas la friolera de 5.000 euros, que no quiso darle a mayores, así que se lo llevó. De esto hace ya unos cuantos años y ya ven dónde acabó el tresillo, aunque no podemos decir que terminase sus días allí porque alguien le dará nueva vida.

Reconozco que soy de los que cuando pasan por cerca de un contenedor echa un vistazo, no lo puedo evitar. La de cosas que tira la gente. Hace años, por ejemplo, rescaté un juego de botes de cristal de confitería, de la marca Tardá, en perfecto estado, todos ellos de vidrio y con sus tapas metálicas. Los tengo en mi casa en una estantería y son una preciosidad. También tengo una máquina de escribir Remington que alguien había tirado... y el mismo viernes pasado, el del día del tresillo, no me hice con una cadena musical porque también llegamos tarde. Y mira que ando buscando yo una cadena, de las de los 80 o 90 con tocadiscos, CD, y doble pletina.

Lo que para unos es basura para otros es algo útil, a lo que se puede dar una segunda vida. Con esa filosofía hace más de una década la entonces concejala (y amiga) Sofía López Linares llevó al pleno del ayuntamiento de Lugo una iniciativa para que se abriera un sistema de rescate de objetos útiles que a veces alguna gente tira y que podrían servir de mucho a personas con recursos limitados que no se pueden permitir otra opción. Era una iniciativa estupenda, que colaboraría con el reciclaje y ayudaría a reducir ese consumismo terrible que tenemos, pero como era de esperar se votó en contra y en su lugar tenemos otras ideas "ecológicas" como la de tener unas Caldas al aire libre que llenan con agua del grifo calentada con una caldera.

Así que ya saben, cuando tengan algo que funcione pero les estorbe en lugar de tirarlo alegremente déjenlo al lado del contenedor o, mejor aún, súbanlo alguna plataforma tipo Wallapop por poco dinero y así todos salimos ganando: ustedes se libran del cachivache y le sacan unos pocos euros (que total no iban a recibir si lo tiran), el comprador lo disfruta como un tesoro, y el mundo se ahorra tener que procesar otro desperdicio que puede tener una nueva vida.

viernes, 2 de febrero de 2024

¿El fin de la cita previa?

 

El Gobierno ha decretado el final de la cita previa. Veremos si eso se cumple porque igual que eso, nos dijeron que se acababan los contratos temporales y ya ven, ahí siguen, y no hablemos del spam telefónico que también se prohibió y es el pan nuestro de cada día.

La cita previa fue un descubrimiento para gran parte de la administración durante la pandemia, que ayudó a organizar y ordenar las visitas. La cuestión es que la crisis del Covid va buena y siguen obligando a sacar cita para cualquier chorrada en la mayoría de las administraciones.

En la Xunta no es un requisito, aunque se recomienda. Por ejemplo si usted quiere ir a presentar un papel en la ventanilla sin cita ya hace un año que lo puede hacer, aunque si no quiere esperar cola y se quiere garantizar un horario de atención más ajustado puede pedirla. Parece que es un equilibrio razonable entre ambos sistemas.

Lo curioso es que no siempre la cita previa funciona igual en una provincia que en otra, incluso dentro de la misma administración. Por ejemplo, en una de las cosas que tramitamos en mi zona, el diligenciado de libros de subcontratación, cada provincia sigue un sistema diferente. En unas hay que pedir cita previa y dejar el libro varios días, en otras sólo atienden un día por semana y también pidiendo cita... y en Lugo se atiende de lunes a viernes de 9 a 14 horas, sin cita previa, y el libro se diligencia al momento. Hay sitios donde es peor aún. En una provincia de Andalucía tienes que enviarlo y te lo devuelven al cabo de ¡un mes!

Son cosas que se van enquistando, costumbres que se implantan y cuesta retirar pero no por pensar en la comodidad o el bienestar del ciudadano, sino de la propia administración. Es como cuando sube el petróleo y sube la gasolina... pero cuando baja el barril seguimos pagando una fortuna por repostar.

Otros tics que quedaron de la pandemia son el de pedir datos indiscriminadamente. Por ejemplo para entrar en el edificio del Ayuntamiento de la Plaza de España hay que dar a la entrada tu nombre, DNI y número de teléfono, y no comprendo para qué. Además, teniendo en cuenta que también están allí las oficinas de los grupos políticos suena un poco a "vigilancia" de quién va a visitar a quién y eso es difícilmente digerible.

La duda que nos queda es si esta norma sobre la cita previa se aplicará "de verdad" o si tendremos que esperar a que la gente se caliente y monte un lío para acabar con un sistema que pudo tener cierta lógica en un momento puntual pero que no tenemos por qué seguir tolerando. La administración está a nuestro servicio, y no al revés.

jueves, 1 de febrero de 2024

Y yo que pensaba que los bancos eran para sentarse

Los antiguos bancos de Plaza del Ferrol, los del Parque de Rosalía... y los nuevos que han puesto pero que ya se han retirado.

Poco han durado, pero ya han causado daños. Los bancos instalados en la Plaza del Ferrol para la reforma de esa zona estuvieron apenas unas semanas y ante las protestas, entre ellas las de la Asociación de Vecinos del Centro y del Partido Popular, se retiraron para poner otros iguales pero con un respaldo más razonable, ya que los que se pusieron serían muy monos, pero prácticos más bien poco.

Uno se pregunta en qué están pensando el diseñador, el fabricante, el instalador y, sobre todo, el responsable que decidió poner unos asientos en que el respaldo no coincide con el asiento. Mucho diseño, mucha modernidad… pero poca comodidad. Si partimos de la base, que muchos creíamos obvia, de que la función de un banco es sentarse y a poder ser cómodamente, este diseño no tiene el menor sentido y por eso, ante las protestas generadas, se van a cambiar.

Pero la retirada de los bancos ha destapado un segundo problema: manchan. Están hechos con el famoso acero autopatinable, conocido como acero Corten, un material que a algunos les encanta. A mí me parece una trapallada, qué quieren que les diga. Eso de que chorree óxido no lo acabo de ver práctico y si bien en una fachada de un edificio puede quedar bien (para gustos) en un mobiliario urbano no tiene lógica alguna. 

Se supone que este acero mancha sólo temporalmente, pero mancha. No sé qué le ven de malo a otros materiales que además, en un casco histórico, no parece que desentonen junto a una Muralla Patrimonio de la Humanidad.

En unas pocas semanas los bancos ya han manchado el suelo. Imaginen lo que podrán hacer durante años.

En Lugo ya lo sufrimos en la Plaza de Abastos, donde la absurda reforma que se hizo incluyó ese material como elemento decorativo en la zona del sótano hacia Santo Domingo y lo único que ha servido es para manchar de óxido el suelo, en un local en que la limpieza tiene que ser el primer mandamiento.

El famoso acero en la Plaza de Abastos...

No sé si recordarán el cristo que montó el ayuntamiento en la prensa cuando, justo recién renovados los pavimentos de la Ronda de la Muralla frente a la Mosquera, hubo unas manchas de grasas en el suelo. Parecía que hubieran tirado pintura a la Gioconda. Ahora en cambio no pasa nada por unas manchas de óxido en una zona que ni siquiera está inaugurada.

Quizá ya no estaremos a tiempo de cambiar el tipo de bancos pero oigan, después de ver el fracaso de los puestos en Quiroga Ballesteros, esos de piedra dura y sin respaldo, o de los que hay junto a San Pedro, tal vez no sería mala idea poner bancos de madera con respaldo, como en los viejos tiempos. Serán más “vintage” o menos de diseño, pero son estupendos para sentarse y ya ven, algunos pensamos que los bancos son para eso.