miércoles, 23 de junio de 2021

Vuelven las cifras oficiales disparatadas del Arde Lucus

La ceremonia de cierre del Arde Lucus. A saber cuántas personas cuentan viendo eso por internet

Según el Gobierno Local el Arde Lucus ha sido un rotundo y sonoro fracaso. No lo han dicho así, claro, pero han asegurado que “llegó a 500.000 personas” a través de redes sociales, lo que supone una bajada enorme respecto a las 600.000 que aseguraron que habían venido presencialmente en 2016. Y eso que ni siquiera hay que coger el coche, reservar hotel o arriesgarse a un contagio desde detrás de la pantalla del ordenador.

Obviamente es una ironía basada en que, de nuevo, las cifras no son ciertas. Ni las burradas que se decían hace unos años y que, afortunadamente, han empezado a corregir mediante la táctica de no mencionar el tema (ni dan cifras absurdas ni dan cifras reales, porque sería reconocer que antes se mentía groseramente), pero en este convulso 2021 han vuelto a caer en la tentación de dar números y de nuevo nos toman por idiotas. Se ve que vuelven las viejas costumbres. Ahora sólo le falta decir a alguien del Gobierno que se les ocurrió la idea tomando unos vinos en Lisboa (por cambiar de escenario para que no cante tanto).

Medio millón de personas, insisto, es la cifra que han dado oficialmente. Ya es gente, ¿eh? Si además tenemos en cuenta que en el gran momento cumbre de la retransmisión online, el streaming del sábado por la tarde, estaban conectadas en Youtube 50 personas viendo el despliegue de medios, uno se pregunta dónde estaban en ese momento las otras 499.950. A lo mejor habían ido al baño, vaya usted a saber.

Para que se hagan a la idea de las cifras, la emisión del partido entre Rafa Nadal y Norrie del Roland Garros tuvo una audiencia media de 202.000 personas. Menos de la mitad que el Arde Lucus que, como todos sabemos, es de mucho mayor interés a nivel nacional. No creo que merezca la pena profundizar más en el tema.

Lo que más me choca es que nadie, ni oposición ni periodista alguno, le pregunta con más profundidad al Gobierno de dónde sale ese número. Quiero creer que no es la suma de los “me gusta” de todas las publicaciones de todas las asociaciones y de todas las redes municipales, porque sería una tristeza e incluso así me da que una exageración. Es decir ¿que si yo le he clicado en 50 publicaciones cuento como 50 personas? ¿La simple visita a una página o la visualización parcial de un vídeo cuenta como “persona” a la que llegó el Arde?...

Es complicado. Somos una sociedad a la que le encantan los números y las cifras, los récords, la superación… es decir una sociedad que pide a gritos que le mientan como bellacos. Si unimos a esto la tozudez política de no dar marcha atrás ni para coger impulso, la subida de visitantes ha de ser siempre exponencial, menos ahora que ya ven que hemos perdido 100.000 interesados virtuales en relación a las 600.000 personas que, según ellos, habían venido hace cinco años al Arde Lucus.

Si los hoteles han estado cerca del 88% en la situación en que estamos es que ha sido un éxito, sin darle más vueltas, a pesar de que sólo el sábado por la tarde hubo gente “en serio” porque la lluvia dio una tregua que aprovechó todo el mundo para echarse a la calle. No entiendo esa maldita manía de intentar generar titulares que nadie se cree y que sólo apoyan quienes tienen un interés desmedido en hacerlo, sea por simpatía política o por una mera cuestión económica. Una fiesta que mueve más de medio millón de personas justifica cualquier inversión, por disparatada que sea, y el supuesto éxito de la gestión.

Pero las cosas no cuadran, y menos aún si ni siquiera explican de dónde salen esos números y éstos contradicen lo que se decía en años anteriores. Es lo malo de mentir, que es muy difícil ser coherente.

martes, 22 de junio de 2021

El carril bici de la Ronda del Carmen (Una buena idea... mal hecha)

Cosas que se ven en las obras Lugo... Obras nuevas además...
El mes pasado publiqué un artículo en que felicitaba al Ayuntamiento por la nueva distribución de la Ronda del Carmen. Me fie (mal hecho por mi parte) de la infografía publicada por el Gobierno y de la novedosa distribución del aparcamiento, que se pone como “barrera” entre los coches en tránsito y el carril bici, algo que me pareció una idea muy buena y me lo sigue pareciendo.

El problema, una vez más, es que las cosas no se hacen bien ni a tiros. Supongo que van a corregir las deficiencias, pero hay cuestiones que si se subsanan no es porque ya estuviera planificado hacerlo, sino porque las distintas reacciones han hecho que este proyecto no contente a nadie: ni a conductores, ni a vecinos… ni siquiera a los usuarios de bicicletas.

Precioso obstáculo en medio del carril...

Para empezar, hay puntos en que el carril hace giros imposibles o tiene obstáculos en medio y medio que no tienen el menor sentido. Esas cosas que pueden haberse colado en “el papel” pero que no cabe en cabeza humana que se hagan físicamente a la hora de pintar el suelo. En un punto cercano a Fonte dos Ranchos, por ejemplo, hay un doble quiebro que hace que quien lo supere sin problema seguramente pueda optar a un puesto en el Circo del Sol. ¿No era más lógico continuar el carril con naturalidad y ampliar la acera en ese punto? Pues se ve que no.

¿No sería más lógico hacerlo así?

Por otro lado, el carril es de “anchura variable”. En un lado de la calle mide algo menos de metro y medio, lo que tiene lógica si se tiene en cuenta que es de un único sentido (aunque no permite adelantamientos). En el lado contrario supera holgadamente los dos y medio (2,70 metros) con lo que da para hacerlo de doble dirección… hasta que repentina e inexplicablemente se convierte por tramos en un carril de 1 metro. No tiene el menor sentido. Lo lógico sería hacer un amplio carril bidireccional en uno de los dos lados de la avenida y dejar el otro libre (o incluso para aparcamiento en batería, como se ha hecho en otras calles) y no montar este lío.

En el lateral de los impares (el derecho según se va de Fonte dos ranchos hacia el pabellón viejo) el carril aparece y desaparece por tramos, lo que es tremendamente confuso tanto para los ciclistas como para los conductores que los tienen que tener en cuenta. En la parte inicial (frente a Mercadona) están grafiados en el suelo tanto los aparcamientos como la doble línea continua que se supone que es para el carril bici, pero faltan aún los separadores físicos que hay en el resto de la avenida, por lo que no se sabe muy bien qué es eso. También desaparece en las zonas designadas como paradas de bus, que “se comen” el carril bici así, por las bravas... aunque la alternativa es peor porque en otros puntos (en la acera de los pares cerca ya del pabellón viejo) hay que bajarse del bus en pleno carril bici lo que no tiene el menor sentido.

Aquí no hay carril...

Aquí hay carril...

Aquí no hay carril...

Por si esto fuera poco la señalización es incoherente, ya que supongo que están a la espera de cambiarla un año de estos. Hay algunas de prohibido aparcar en zonas de aparcamiento y no se ha grafiado aún de ninguna manera el propio carril bici, con lo que todo cristo aparca en él con total tranquilidad.

¿Aparco porque hay para dejar el coche u obedezco a la señal?

¿Aparcamiento o carril? Vaya usted a saber

Falta por entender qué van a hacer con los contenedores. ¿Los van a dejar en medio de la zona de aparcamiento y harán que los vecinos tengan que cruzar el carril bici para tirar la basura? Porque es una temeridad, teniendo en cuenta que hay gente con problemas de movilidad. Tanto rollo con los contenedores adaptados y ahora no se puede llegar a ellos…

Una vez más nuestro Ayuntamiento lleva a cabo buenas ideas de una forma tan desastrosa que las convierte en fracasos. Han conseguido que nadie esté contento, ni quienes ven que se pierden o se van a perder muchas plazas para aparcar, ni los que sufren un carril bici que no es cómodo ni útil, ni los que ven en estas cosas un despilfarro inútil, algo que realmente es difícil de rebatir viendo la “ejecución” del dichoso carril bici.

lunes, 21 de junio de 2021

Hasta el año que viene, Arde Lucus

La Conjura Senatorial

Se acaba otro Arde Lucus, el más extraño de todos (sin contar el del 2020 que, en la práctica, no se celebró) y que nos deja una serie de impresiones que podríamos compartir… o no, claro está.

La primera de todas ellas es que sin duda alguna la gente de las 19 asociaciones que hacen posible la fiesta es magnífica. Sin su dedicación, su pasión, sus ganas y su colaboración desinteresada sería totalmente imposible movilizar los recursos que hacen que año tras año Lugo se vuelva a convertir en el Lucus Augusti de hace un par de milenios.

Sólo el interés de los participantes puede explicar que esto funcione año tras año, y que se consiga poner a funcionar la enorme maquinaria que supone un evento de este tipo y que sería totalmente inviable si hubiera que contratar empresas para llevar a cabo todo el montaje.

Este año, el más difícil de todos por la situación que aún vivimos, han soportado restricciones, limitaciones, condiciones y aún así han estado ahí, al pie del cañón. Casi todas han montado campamentos (me parece que únicamente hemos sido dos o tres las que no hemos puesto chiringuitos) y la lluvia les ha hecho un daño terrible con inundaciones como las que afectaron a los Pretorianos o a Clan de Breogán (supongo que a más, pero de estas dos lo sé seguro) o incluso más allá, casos en que les tiraron abajo todo y tuvieron que empezar de cero como les pasó a los compañeros de Pax Romana. Sin embargo ahí estuvieron, dándolo todo un año más y trabajando por Lugo.


Visita del Senado a varias asociaciones (Ara Roma, Icenas y Pax Romana)

La segunda conclusión es que el clima lo es todo en las fiestas de calle. La lluvia causó los problemas que decíamos pero también hay que decir que nos salvó los muebles en cuanto al tema del coronavirus.

Los persistentes chaparrones nocturnos hicieron que no hubiera mucho problema con el botellón y que incluso los probables borrachos se retirasen a sus casas a una hora más prudente de lo que desearían. Dado que de día las normas y distancias se siguen un poco más (aunque no se respete realmente nada, como ya sabemos) esperemos que dentro de quince días no tengamos que lamentar este fin de semana. Soy optimista y creo que no va a haber problemas.

El viernes llovió a mares, el sábado aguantó bastante y la gente se echó a la calle y el domingo de nuevo hizo mal tiempo. Una de cal, y una de arena.

La Asociación de la que soy miembro, el Senado, dio una serie de representaciones de la “Conjura Senatorial” tanto en directo como por streaming e incluso hizo un pase especial en el HULA en homenaje a los sanitarios que llevan más de un año peleando en primera línea contra el Covid-19. Al terminar uno de ellos (bueno, uno no, Marcos) se vacunó porque le tocaba precisamente ese día. Espero que el personal del hospital se tomase aquella “invasión” que les entorpecía un poco el trabajo durante unos minutos como lo que era: un cariñoso homenaje.

Marco Casio Septimo en plena vacunación. Foto: El Progreso

Lo que sí me sigue llamando la atención es que la organización del Arde Lucus sigue fallando por la base en cosas que año tras año se demuestra que no van bien. Por ejemplo, se pusieron en la web de entradaslugo las que había disponibles para ir a ver las diferentes actuaciones en el callejón del hospital (tras el convento de Santo Domingo) entre las que estaban los dos pases del Senado. Se agotaron todas y cada una de ellas, pero como eran gratuitas la gente las cogió para luego no ir… “por si acaso”… Esto hizo que la carpa estuviera mediada en el mejor de los casos y que gente que quería haber ido no pudiera porque ya no les dejaron entradas quienes las cogieron para no asistir…

Pasa todos los años con el circo (y eso que esas son de pago, aunque baratas) y otros espectáculos. Quizás habría que poner una multa a quien no fuera o pensar algún tipo de penalización para que no se porten así, porque hacen mucho daño: dejan a gente fuera y encima parece que los espectáculos no interesan porque no se ve asistencia.

Las filas delanteras se llenaron pero la parte trasera no a pesar de haberse agotado las entradas

Otro tipo de iniciativas parece que no han funcionado. El “streaming” fue un total y absoluto fracaso, al menos en cuanto a sus conexiones en Youtube. 50 personas viéndolo es para echarse a llorar, y habría que ver el coste del montaje porque evidentemente no ha sido rentable.

No parece que funcionase muy bien el tema streaming

Tampoco ha tenido éxito lo de los pendones que regalaban para poner en los balcones. Entre la Plaza de España y la puerta de San Fernando no vi colgado ni uno solo. Ni en la calle de la Reina, ni en Santo Domingo, ni en San Marcos, ni en Plaza Ferrol. Tampoco en otras zonas del centro. Casi acabo antes diciendo dónde vi alguno: en la plaza de Ángel Fernández Gómez había dos, y en la ronda vi tres o cuatro. Y ya. 

Regalaban 1.000 unidades, pero tuvieron la brillante idea de distribuirlos en la casa de la juventud, que está donde Cristo perdió el gorro y claro, así les fue. El sábado por la tarde habían repartido menos de un tercio (328 cuando fui yo a por una) y dudo que a partir de esa hora alguien más fuera a por otra banderola. Veamos el lado bueno: quedan para el próximo año. Tampoco es que el diseño fuera para tirar bombas, con colores apagados y textos ilegibles desde cierta distancia (recuerden que era para poner en las ventanas).

Esperemos que en 2022 el Arde Lucus ya sea la fiesta que todos recordamos y, si hay suerte, a ver si la organización entra en razón y se da cuenta de que esto no va de entrar en el Guiness de los Records pro número de actividades. Las fiestas más importantes suelen ser siempre iguales (piensen en lo poco que cambia el San Fermín, las Fallas de Valencia, la Feria de Abril o el propio San Froilán) y no pasa nada. No hace falta hacer un programa de 500 actos sino simplemente hacer las cosas bien.

Ojalá para el próximo año las cosas vayan mejor. Seguro que sí.

viernes, 18 de junio de 2021

¿Es ''ilegal'' el Arde Lucus de este año?

Estatua temporal en Ramón Ferreiro para el Arde Lucus. Foto: La Voz de Galicia

Comenzó ayer el Arde Lucus y empezó pasado por agua. La hostelería y las asociaciones participantes (sobre todo las compañeras que han montado campamentos con una intención expositiva) miramos con preocupación hacia el cielo por si se abren de nuevo los grifos y cae otra tromba como la de ayer. Si al menos lloviera de noche para desanimar los botellones y diera tregua de día para pasear por la calle… pero va a ser difícil seleccionar los horarios.

La situación es la que es. Los contagios suben en Lugo antes del Arde Lucus y si no somos mínimamente responsables la fiesta no va a ayudar a rebajarlos, más bien al revés. Todos estamos deseando salir de esto y dar por finalizada la crisis sanitaria, pero la realidad es tozuda y hace un año estábamos en una situación similar que después se torció y nos trajo nuevas olas, así que cuidado.

La diferencia, obviamente, es que hace un año no había vacunas y ahora sí. Pero si bien la medicina nos tiene que ayudar a ser optimistas y encarar el futuro con cierta tranquilidad no podemos obviar que la amenaza sigue estando presente y que hay todavía mucha gente sin vacunar que está en peligro. Incluso los que aún no hemos podido completar la pauta completa de vacunación no podemos respirar con total tranquilidad.

Probablemente después del verano las cosas sean diferentes porque ya estará casi toda la población cubierta y habrá pasado el periodo necesario para la inmunización, pero ese día aún no ha llegado, así que nos tocan tres directrices: prudencia, prudencia y prudencia.

Un apunte final. Me ha llegado un correo en que me indican que el Arde Lucus de este año incumple las restricciones de la Xunta. He comprobado la información que me han dado y parece que es cierta.

La orden de 28 de mayo de 2021 (pueden verla aquí: DOG BIS del día 28/05/2021) por la que se establecen medidas de prevención específicas como consecuencia de la evolución de la situación epidemiológica derivada de la COVID-19 en la Comunidad Autónoma de Galicia, dice en su artículo 4.6 lo siguiente: “Se mantiene, en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia, el cierre de las actividades de fiestas, verbenas y otros eventos populares”. No parece dejar mucho margen a la interpretación.

Esto me hace pensar en qué pasaría si alguien pone una denuncia o si demuestra haberse contagiado durante una fiesta que está prohibida. Ya no entremos a la costumbre municipal de agarrarse a las normas anticovid cuando les interesa (el ejemplo de su arbitrariedad con las mesas de la Plaza de Abastos es lo bastante demostrativo como para tener que poner alguno más) y mirar para otro lado cuando tienen gana de jarana.

Las normas se supone que se deben cumplir, y más siendo una administración. Mi informante me asegura que envió un correo electrónico a Sanidade de la Xunta preguntando por esto y que no le han respondido. Perro no come perro.

Sólo esperemos que todo salga bien, que las cosas no se desmadren y que dentro de quince días los números no sólo no suban sino que bajen como pasaba hasta hace un poquito.

Muchos ánimos a todos, disfruten con “sentidiño” y sean prudentes.


jueves, 17 de junio de 2021

Una aplicación que informa de las líneas de bus (es gratis y funciona muy bien)

Como ejemplo pueden ver el recorrido que hice el viernes pasado y del que les hablé. En la aplicación dan todas las alternativas con sus tiempos. Es magnífica
 

Desde hace dos semanas los lucenses nos estamos volviendo locos para adaptarnos a las nuevas líneas de autobús, y no es para menos porque la información dista bastante de ser clara. Los mapas son demasiado “simbólicos” y nadie tiene muy claro todavía qué líneas puede coger y dónde para ir a qué sitios. El Ayuntamiento presentó a bombo y platillo las nuevas rutas, pero se les olvidó una de las cosas más importantes: sin una información real y concreta no es posible hacer un buen uso del sistema.

El GPS de los autobuses, que se nos vendió como la panacea cuando todavía está en pruebas, no funciona correctamente así que es más fiable la tabla de horarios de toda la vida que el móvil para saber a qué hora pasa exactamente el bus.

Pero los males de la ineficacia pública los solventa, una vez más, una empresa privada. La israelí moovit se dedica a ayudar a los usuarios a encontrar la mejor ruta para llegar de un punto a otro, ha integrado ya las nuevas líneas de bus de Lugo con lo que diciendo el punto de origen y el de destino nos indica la parada más cercana y las diferentes combinaciones de autobuses tenemos, así como si hay que hacer transbordo o no y la duración total del viaje con cada una de las opciones. Por supuesto también tiene aplicación para el móvil, que es incluso más sencilla de usar que la web porque usa nuestra posición y sólo nos pregunta a dónde queremos ir.

Pruébenla, es más que recomendable. Y es gratuita.


Artículo publicado en La Voz De Galicia El 17 de Junio de 2021

miércoles, 16 de junio de 2021

Yo quiero un alcalde que tenga el valor del de León

José Antonio Diez - Alcalde de León Foto: Diario de León


En el mundo en que vivimos es cada vez más difícil diferenciar entre las notas de prensa de determinadas administraciones y las de los partidos políticos. El ataque furibundo a las entidades dirigidas por siglas rivales contrasta por la disculpa sin disimulo alguno de las que encabezan compañeros de agrupación. El nivel de mezquindad es diferente de un ayuntamiento a otro y nos encontramos con algunos que no pierden ocasión de disfrazar su basura política de actividad institucional, pero también con honrosas excepciones, personas que entienden cuál es su verdadera función.

Entre estos últimos está el Alcalde de León, el socialista José Antonio Diez. En un acto que tuvo lugar a finales de la semana pasada tuvo la “osadía” de recordarle al ministro Ábalos, en un acto público, los reiterados incumplimientos de la administración central con su municipio. Se le notaba muy nervioso (bueno, no lo había escuchado jamás a lo mejor habla así, pero lo dudo) y no sólo fue una frase con una indirecta, que es lo más que te esperas entre correligionarios, sino que fue un duro discurso en que desgranó los problemas a los que no se había puesto solución. No sé qué tal gestionará este señor pero viendo esto dan ganas de censarse en León para votarle.

Tanto fue así que un asesor de Ábalos, un tal Koldo García que por lo visto es un señor muy importante, se encaró con él y le amenazó con una frase lapidaria: “me quedan tres años para joderte”. El alcalde sentenció con otra que debería escribirse con letras de oro en la fachada del consistorio: “y a mí dos como alcalde para denunciar los incumplimientos con León”.

Eso es un Alcalde con todas las letras. Una persona que entiende que lo han elegido sus ciudadanos, no su partido político, y que pone por encima los colores de su municipio por encima de los de su agrupación.

No creo que haga falta añadir más. Esto se comenta solo.

martes, 15 de junio de 2021

Ir y volver en bus de la Ronda al HULA 50 minutos (más las esperas)

El GPS parece que no va muy bien... 

El viernes pasado me vacuné, y para ir al HULA me decidí por el autobús urbano para probar los nuevos sistemas que se supone que son un gran avance en la información al usuario.

Lo primero que hice fue ir a la parada más cercana a mi trabajo para ver el código QR que hay allí. Eso es una muy buena cosa: escaneas con el móvil la nubecita de puntos y te remite a una página en que puedes ver los autobuses que van a pasar por allí. Esto tiene una enorme ventaja: puedes estar haciendo otra cosa (por ejemplo, en mi caso, estaba en el trabajo) hasta que ves que se acerca el autobús que quieres coger. Un gran avance.

El problema es que no funciona bien. Como está “en pruebas” imagino que están puliendo defectos pero la verdad es que por el momento es más fiable el “ojímetro” que el sistema tecnológico implantado. A las 13:30 horas la web me decía que faltaba un minuto para que pasara por la parada el autobús L1.2 que es el que pasa por la Ronda de la Muralla camino al HULA. A las 13.33 me decía que faltaban 0 minutos. A las 13.34 desapareció de la pantalla (aunque no había pasado)… Llegó a las 13.38 porque sale de Sindicatos a las 13.37 tal y como recoge el horario en papel fijado en la parada. Puntualidad británica eso sí.

Mientras siga "en pruebas" el tema del GPS mejor fíense del papel que parece que va mejor.

Siete minutos de retraso sobre lo que decía la web no es que sea para tanto… pero pone en duda la fiabilidad del sistema. Si se supone que el cacharro ese te dice exactamente lo que va a tardar el autobús y no te puedes fiar de él, mal vamos.

La segunda parte de la aventura fue llegar al HULA. Les adelanto el final: 27 minutos de trayecto. Casi media hora para llegar al hospital, visitando previamente la avenida de la Coruña en todo su esplendor, el Ceao, bajando a las Termas, vuelta al Ceao, subiendo al polígono de las Gándaras, pasando por la ronda Norte y por fin llegando al HULA un poco mareado porque por momentos el autobús iba bastante lanzadito (superando los 65 km/h en determinados momentos).

Tras vacunarme en tiempo récord (la organización en el hospital es magnífica y la política se resume en el “chegar e encher”) y esperar los quince minutos de rigor volví a la parada a coger el bus de vuelta. A las 14:47 cogí el bus de vuelta y me bajé en la Ronda de la Muralla a las 15:10… 23 minutos para volver haciendo de nuevo una visita turística al Ceao, el centro comercial y bajando la avenida de la Coruña.

Como todo en esta vida las cosas se pueden ver según lo que uno piense. Tardar 50 minutos (más las esperas, claro, que a las 14:20 estaba listo para volver pero eso es inevitable) en subir y bajar al HULA puede parecer una cosa buena porque te evita mover el coche, o un disparate porque tardas lo mismo que en ir a La Coruña. Tampoco es que sea muy fácil reducir esos tiempos, porque hay que usar un criterio de eficacia.

Verán, si pones un bus al HULA tiene lógica que recorra la avenida de la Coruña entera, ya que se entiende que da servicio a más usuarios. También parece de sentido común que ese bus pase por el Ceao porque es un rodeo pequeño (al menos sobre el papel) y ya de estar ahí pasar por las Gándaras es poco más tiempo. Además, habría que oírnos si un bus pasara por al lado del polígono sin parar para recoger a los usuarios, diríamos que es ilógico no aprovechar el viaje.

Pero todo esto no tiene en cuenta un hecho fundamental: la línea de bus más usada es la del HULA. Es tan importante que por sí misma justificó el incremento de viajeros en Lugo desde que se trasladaron allí los servicios médicos. Teniendo eso en cuenta, ¿no creen que sería lógico poner alguna línea directa de bus al hospital más importante de la provincia? ¿No les parece que sería razonable que un autobús conecte la Ronda de la Muralla (o incluso más atrás, quizás empezando en a Plaza del Rey) con el HULA a través de avenida de la Coruña y, una vez en el alto de Garabolos, se metiera por la Ronda Norte para llegar en 10 o 15 minutos escasos al hospital? Sí, soy consciente de que es un ahorro de 12 minutos como mucho, pero es que es casi la mitad del tiempo…

Todos queremos que el bus nos recoja delante de la puerta de casa y nos lleve al destino que necesitamos en el menor tiempo posible y eso es una fantasía. El bus, por definición, no puede hacer recorridos a la carta. Pero si queremos que sea una herramienta útil parece de sentido común que los destinos más frecuentes tengan conexiones preferentes, y el HULA, sin duda alguna, es el principal de todos ellos.

No utilizo el bus a diario ni mucho menos, ni dependo de él para ir a trabajar. Quienes deben valorar los cambios en la red de transporte de Lugo son sus usuarios habituales y por lo que nos cuentan la cosa no es para tirar bombas.

Personalmente tengo la gran suerte de poder ir caminando a casi todas partes y el coche no lo muevo del garaje prácticamente nunca. Pero si tengo que volver al hospital lo usaré mal que me pese. En el bus, desde luego, no vuelvo al HULA.