viernes, 20 de mayo de 2022

Un cementerio para mascotas en Lugo, una acertada iniciativa


La iniciativa de hacer un cementerio para mascotas en Lugo me parece muy acertada. Se podría pensar, con bastante lógica, que se debe a que tengo perro, pero ya pensaba en lo bueno de esa idea antes de disfrutar de Ducki.

No les discuto que tras la iniciativa hay un cálculo electoral, ya que en Lugo hay más mascotas que niños, pero no creo que eso sea un argumento en contra de la idea, ya que por esa regla de tres todo lo que se hace sería electoralista. Lo que no estoy muy de acuerdo es con algunos razonamientos a favor que he leído sobre el asunto y que creo que lo único que ayudan es a ganar gente contra la idea.

Decir que “los perros también tienen derecho a ser enterrados” es una bobada. Los animales, por definición, no deben tener derechos aunque nuestra legislación, que parece que se redacta en los intermedios del Sálvame, cada día está más por la labor de otorgárselos, lo que es un disparate porque el derecho es una construcción humana. Ni los tienen ni los necesitan, y menos "a enterrarse", un supuesto derecho que la naturaleza les niega.

Sin embargo afirmar que mi perro no tiene derechos no implica que pueda maltratarlo o hacerlo sufrir. Tampoco puedo maltratar a Las Meninas o a la Catedral de Burgos y a nadie se le pasa por la cabeza decir que los cuadros o los edificios tienen derechos.

Enfoquemos el tema bien: quien tiene derecho a enterrar a su mascota es el propietario.

No hace falta ser psicólogo para entender que la pérdida de una mascota con la que has convivido en tu casa durante largo tiempo, a la que has cuidado y a la que quieres porque es uno más en tu casa es un duro golpe que cuesta superar.

A los que les parece una barbaridad querer a tu perro o gato tanto o más que a algunas personas e incluso familiares les diría que yo no siento cariño por quien no conozco así que si a mi mascota sí la quiero, por lógica ya la aprecio más que a la inmensa mayoría de los humanos. Incluso no sé a ustedes, pero a algunos nos ha tocado familia por la que no sentimos nada positivo y sí, yo quiero muchísimo más a mi perro que a algunas personas de mi matojo genealógico. Al menos me concederán que mi perro tiene a su favor que no ha maltratado ni hecho sufrir a gente a la que quiero, y eso ya lo pone por encima de algunas personas, porque esa actitud es bastante más propia de seres humanos sin corazón.

El cariño a las mascotas puede tener que ver con el amor incondicional que un perro siente por sus compañeros de vida, o por esa mirada que ponen que derrite al iceberg más sólido. Pero por lo que sea es indiscutible que su pérdida es un mazazo emocional al que puede ayudar hacer una despedida en condiciones, como cuando fallece cualquier otro ser querido.

No se trata de… ¿elevar? a los animales a la categoría de humanos sino de solidarizarse con el dolor de las personas que los pierden. ¿Acaso creen ustedes que los funerales humanos están pensados para el difunto? Para nada, son un acto de despedida que ayuda a los que quedan aquí a poner un punto y final, un acto de cierre que es el primer paso para superar la pérdida.

En todo caso, no cuesta ningún trabajo tener un poco de empatía con quien siente cariño por su mascota y si les preocupa el gasto público… qué quieren que les diga, es una fracción de lo que se gasta en tonterías o se dilapidó en páginas web que ya no funciona como las que hablábamos ayer. Si ese es el problema se hace un peto común de aportación voluntaria y les garantizo que el dinero aflorará.

Eso sí, lo que me preocupa mucho es que el Ayuntamiento se centre tanto por dónde enterrar a nuestros animales pero pase olímpicamente de solventar de una puñetera vez el gravísimo problema de las instalaciones de la Protectora, que están en situación ilegal desde hace la tira y que tiene allí hacinados y en un estado lamentable a las mascotas que nuestra cruel especie dejó tiradas. Eso sí es para avergonzarse, abandonar a un perro del que te quisiste hacer cargo, no el quererlas.

jueves, 19 de mayo de 2022

La web municipal, plagada de enlaces rotos o secciones obsoletas

La inexistencia de páginas y las obsoletas son habituales en la página oficial municipal

Mantener una web actualizada no es sencillo, y cuanto más compleja es la página más difícil se hace que no se te cuelen enlaces rotos, desactualizaciones y cosas así. Que a un particular le ocurra es más o menos razonable dentro de un orden pero francamente, cuando se trata de una administración pública que presume día tras día de digital la cosa tiene su enjundia.

La web municipal oficial alojada en www.concellodelugo.gal tiene en su página principal al menos cuatro enlaces destacados que no llevan a ninguna parte a día de hoy. Se trata de los enlaces www.lugocidadeviva.gal (lo que es simbólico), www.desenvolvelugo.org/index.php/tineria sobre el fracasado vivero de empresas en la Tinería, www.correconnos.com/es/pages/web/portada, www.desenvolvelugo.org/index.php/admision y a mayores nos encontramos con que el enlace sobre la información de los autobuses urbanos refleja información del 2010, de antes de la reforma del servicio.

Otras páginas funcionan pero no tienen información, como pasa con la de la Biblioteca Municipal, en que se remiten a las últimas adquisiciones de la misma pero están todas en blanco, lo que nos hace pensar que no han comprado libros desde hace unas décadas o que simplemente pasan de actualizar los datos.

Es el reflejo de cómo funcionan las cosas en Lugo. Se gastan ingentes cantidades de dinero en hacer algo, ya sea una web, un edificio o una reforma, sin escatimar grandilocuentes adjetivos sobre su importancia vital para el futuro de la ciudad… y después se abandonan a su suerte.

Nos ha pasado con el MIHL, una de las obras más ruinosas de la ciudad (su web ni siquiera está actualizada desde 2014), con el Plan Estratégico (que iba a ser la revolución de Lugo y ahí está, muerto del asco), con la Vieja Cárcel (que sigue teniendo un uso ridículo), incluso con la Plaza de Abastos, donde han gastado millones pero no hacen más que cerrar puestos por la nefasta gestión del espacio. Lo mismo ocurrirá con pasarelas, edificios de madera, bañeras colectivas y demás ocurrencias. Cuando lo que impera es el cortoplacismo y el titular inmediato la gestión es irrelevante porque quien gobierna es el gabinete de prensa de turno, y en esto da casi igual de la administración de que hablemos.

Los compromisos con la cultura, la sostenibilidad, el medioambiente y demás etiquetas de moda no son más que frases de imán de nevera que se compran en el chino de la esquina y que acabarán en la basura con la misma facilidad.

No hay más que ver la web oficial del Ayuntamiento para comprobarlo.


miércoles, 18 de mayo de 2022

La capilla de San Isidro como metáfora del abandono de lo rural

De la piedra que hay en el muro se deduce que la capilla es de mediados del siglo XVII

A pocas decenas de metros del límite entre los ayuntamientos de Guntín y Lugo hay una pequeña capilla dedicada a San Isidro. Está al lado de una edificación que, por ese motivo, se conocía como la Casa de San Isidro y que es la natal de mi abuela Emilia. Quiso la casualidad que precisamente falleciera en la fecha de su onomástica, el 15 de mayo, hace ya 9 años.


El exterior de la capilla presenta un mejor aspecto que su interior

El domingo fui a la zona y me encontré con un escenario desolador. El tejado de la capilla está en muy mal estado y tiene enormes goteras que han dañado los bancos y el altar. No es que se trate de una obra de arte de gran nivel, pero francamente me dio mucha pena porque al final casi 400 años de historia están encerrados entre aquellos muros. La capilla se edificó, según me parece entender en una piedra que allí hay, en 1655 y se rehabilitó en 1891.

Es una modesta ermita de planta rectangular, de pequeño tamaño y con una escalerita y un balcón superior. Una de tantas como hay en Galicia pero que, como les pasará a ustedes con otras, siento más cercana por una vinculación familiar. En ese espacio hubo bodas, bautizos y funerales de mis antepasados y quizá por eso, sin haber ido yo a ninguna celebración allí, me apena tanto verla en ese lamentable estado.

El altar y los bancos cada vez están más dañados por el agua que entra por los agujeros del tejado.

Puede que sea el reflejo de una sociedad en desaparición que será reemplazada por otra que, mejor o peor, será diferente. Más tecnológica, más urbana, más atea… y con menos memoria. No hace falta ser una persona religiosa (yo mismo no lo soy) para respetar, apreciar e incluso querer a los templos y lugares en que nuestras familias vivieron muchos de sus momentos de mayor tristeza y felicidad.

La despoblación del rural es un hecho que la pandemia parecía que podría revertir tímidamente, pero ese principio sólo vale para “un tipo de rural”, el que tiene más o menos cerca un centro comercial, un cine o un centro de salud. Es lógico. Es muy difícil renunciar no sólo a las comodidades, sino a los servicios esenciales que incluso ciudades tirando a pequeñas como Lugo nos ofrecen y donde la vida es más fácil.

Las casas en el campo quedan para los cada vez menos numerosos héroes del sector primario, para algunos jubilados que buscan tranquilidad, y para hacer micro parques temáticos para turistas. Un futuro complicado para miles de preciosas casas de piedra que languidecen y van perdiendo tejados primero y muros después.

Probablemente a la pequeña capilla de San Isidro le acabe ocurriendo lo mismo con el tiempo.





lunes, 16 de mayo de 2022

10 años de Senatus Lucus Augusti

El logo del décimo aniversario del Senado acompañado de las bandas púrpura de las togas

Hoy a las 20:00 horas en el Salón Regio del Círculo de las Artes tendrá lugar el acto de apertura de la exposición fotográfica con que el Senatus Lucus Augusti comienza la celebración de sus 10 años de existencia.

El repaso por las imágenes nos trae recuerdos de esta década de togas y sesiones cargadas de ironía y dobles sentidos y nos llevará desde la fundación por el grupo Nasdrovia Teatro de un Senado de la ciudad de Lucus Augusti hasta la actualidad, en que ya la Asociación está asentada como una de las asociaciones más reconocibles del Arde Lucus gracias a las indumentarias blancas, que destacan desde tiempos de Roma entre los coloridos ropajes de soldados y castrexos.

En el acto se hará entrega de obsequios a las demás asociaciones del Arde Lucus y a los colaboradores de la Asociación. También habrá un recuerdo para los dos asociados fallecidos durante este tiempo, Manuel Ouro y Xohán Rompe, a quienes desde el Senado del Arde Lucus homenajearán con todo el cariño.

Si quieren saber más sobre esta Asociación, les dejo a continuación un vídeo en que el compañero Carlos Maciñeiras y un servidor explicábamos la filosofía del grupo en un reportaje grabado a iniciativa del Ayuntamiento de Lugo.



Horarios y acceso:

La inauguración tendrá lugar en un acto público que será hoy a las 20:00 horas y la exposición estará abierta de los días 17 a 19 de 18:00 a 21:00. El acceso es libre y gratuito.


viernes, 13 de mayo de 2022

El martes regresa la Feria del Libro a Lugo por todo lo alto

Es un lujo volver a contar con la Feria y más con un pregonero como Héctor Castiñeira

La Feria del Libro de Lugo regresa. El colectivo agrupado en la Federación de libreros recupera esta cita que tanto se echaba de menos. El coronavirus y otros problemas añadidos en la organización hicieron que nuestra ciudad no contase con feria del libro desde hace varios años a pesar de contar con una de las fechas más codiciadas por cualquier ciudad para el evento: el día de las letras gallegas.

Afortunadamente no nos han llegado a “pisar” ese día y tendrá lugar gracias a la participación de Ediciones Embora, la Diputación de Lugo, y las librerías Pedreira, Trama, Cortizas, Biblos, Aguirre, Lectocosmos, Tótem, La Voz de la Verdad y El Faro de los Tres Mundos.

El programa de actividades es completísimo, con firmas de libros por un montón de autores que pueden consultar en el programa de la Feria, y arranca con el pregón de un lucense que llena pabellones en sus charlas y que ha conquistado las estanterías de todas las librerías de España gracias a su alter ego, “Enfermera Saturada”. No es otro que Héctor Castiñeira, que el día 17 de mayo a las 13:30 horas será el encargado de cortar metafóricamente la cinta roja de esta recuperada feria.

Programa completo de la Feria

Como modesto editor (no soy Planeta, pero al menos ya llevo un par de libros publicados y vamos a por el tercero en breve) la relación con los libros es más que estrecha. La sensación de coger entre tus manos un ejemplar encuadernado de algo que has escrito o colaborado a publicar es difícil de describir. Te da una sensación de pasar a la historia, quizá no de la literatura pero sí de la biblioteca de algunos vecinos, aunque sea con un granito de arena, de perdurar por poquito que sea.

Además de las muchas actividades, el descuento del 10% en los libros que hay durante la feria es también un atractivo notable, y podremos disfrutar de todo eso desde el día 17 de mayo (el martes que viene) al 22, entre las 11:30 y las 14:00 por las mañanas (el martes, y el fin de semana hasta las 14:30) y de 17:30 a 21:00 por las tardes.

No lo duden, pásense por la Feria y si les coincide bien acérquense al pregón de Héctor Castiñeira, que estoy totalmente seguro de que será brillante y que lo convertirá una vez más en profeta en su tierra.

jueves, 12 de mayo de 2022

La enésima ocurrencia para la Fábrica de la Luz

Las nuevas turbinas que costaron 700.000 euros y que no valen para nada. Y nos cuestan otros 1.400 euros mensuales por su depósito en una nave de O Corgo... Foto: La Voz de Galicia

La enésima ocurrencia para solucionar el papelón de la Fábrica de la Luz es un centro de “enogastronomía” que, en lugar de estar situado en el lugar natural para ello, que sería el núcleo urbano de la ciudad, se lleva al quinto pino con la esperanza de que para el visitante que caer por allí sea un “atractivo turístico”. Lo de intentar generar electricidad en la Fábrica de la Luz ya si eso, para otro día.

Cuando otros municipios están haciendo sus números para recuperar las viejas generadoras basadas en el agua, un recurso limpio, estable y sostenible, en nuestra ciudad hemos gastado millones y millones de euros en un edificio que está en el mismo estado, o peor, que antes de tamañas inversiones. No sólo vamos dando tumbos buscando una utilidad para el inmueble, sino que por el camino desperdiciamos euros públicos ante la pasiva reacción de la población, algo que me cuesta muchísimo trabajo comprender.

Tenemos almacenadas en O Corgo (se ve que en Lugo no hay almacenes donde meterlas) dos enormes turbinas que nos han costado nada más y nada menos que 700.000 euros y cuya función es, hasta el momento, coger polvo y costarnos otros 1.400 euros al mes en concepto de alquiler del depósito de los mamotretos. De instalarlas para ponernos a generar electricidad, en un momento en que la crisis energética es terrible (y lo que te rondaré, morena) ni hablamos porque la habitual brillantez administrativa de nuestro bienamado Gobierno Local ha logrado perder la concesión de una explotación eléctrica que data del siglo XIX.

La ciudad de Lugo pagará en 2022, aproximadamente, unos 11 millones en luz, una cifra nada desdeñable, que podríamos aliviar si se consiguiera recuperar esa concesión, algo que ignoro si es legalmente posible pero que habría que explorar porque el mejor uso que podría tener la Fábrica de la Luz es, pásmense, fabricar luz. Aunque sólo fuera para sostener el gasto que se nos viene encima con las famosas “caldas”, ese ridículo sucedáneo de aguas termales que consisten en unas bañeras colectivas con agua del grifo que se calentará con una caldera. Ecología de primer nivel, oigan.

Si nos ponemos a sumar los gastos que se han hecho en ese inmueble nos podríamos asustar porque a los 2,4 millones de euros de indemnización que hemos pagado a la empresa INCA por no hacer nada, hay que sumar otras grandes cifras que se gastaron en arreglar el edificio para seguir conteniendo aire, el precio de las turbinas que ahora por lo visto no sirven para nada, y los demás conceptos que vayan ustedes a saber cuánto suman, pero que dudo que bajen en total de los 4 millones de euros.

El Gobierno de Lugo despilfarra como un nuevo rico, pensando en el corto plazo, el titular y la foto, pero sin una planificación a medio y largo plazo que sería lo deseable. La próxima aventura en que nos van a embarcar es ese absurdo centro enogastronómico donde Cristo perdió la sandalia y que se unirá a otro museo que el Estado va a abrir en lo que hasta ahora era el restaurante O Muíño, una instalación muy lógica y aprovechable para los lucenses, que ven que, mientras se destinan ingentes cantidades de dinero a todos estos proyectos de discutible uso, este verano, en el mejor de los casos, tendremos una parodia de playa fluvial que costará otra fortuna.

miércoles, 11 de mayo de 2022

A Chanca, el barrio verde lucense que recibe a los peregrinos

Este camino no es parte del de Santiago, pero está justo al lado y, aunque se ve tan bucólico, está a pocos centenares de metros de una de las avenidas más transitadas de Lugo. Es el gran encanto de A Chanca.

El 20 de diciembre de 1871 comenzó la construcción del viaducto de A Chanca, que se terminaría el 2 de junio de 1874 si bien los trenes no comenzaron a pasar por allí hasta cinco años más tarde, en agosto de 1879. El largo, larguísimo 150 aniversario del puente nos sirve para hablar de la zona durante todo el tiempo que queramos, ya que hay fechas a elegir para su conmemoración, aunque lo lógico parece que sea dejarlo para junio del 2024, cuando se cumple el siglo y medio desde el remate de la obra.

En todo caso, dado que celebrar siempre es agradable, hace unos días salimos de paseo por la zona y la impresión es totalmente contradictoria. Por un lado, la esperanza de ver que muchas de las casas han sido rehabilitadas o están en obras para ponerlas nuevamente en uso junto a muy agradables zonas verdes, pero por otro la dejadez y la ruina de otras que hacen que el aspecto no sea el mejor del mundo para un lugar que es la tarjeta de presentación de la ciudad para el peregrino, ya que es la entrada del Camino Primitivo.

Algunas obras públicas que, con gran acierto, se hicieron para mejorar la estética de la zona, presentan llamativos daños. No tengo la menor idea de la fecha en que se hicieron y por lo tanto no sé si se está a tiempo de recurrir a la garantía, pero uno de los recubrimientos laterales del río Rato está caído y, por lo que se aprecia en el muro, no es parece que la forma de sujetar las piedras fuera la más estable del mundo.

Es una pena que todo el recubrimiento esté caído porque quedaba muy bonito.

Sin embargo, la zona tiene un irresistible encanto que ni las tristes ruinas (destacando la de la enorme casona que creo recordar que era una curtiduría, en pleno Camino, y que ahora está aparentemente ocupada) ni otros defectos consiguen apagar. 

La sombra del viaducto de la Chanca es incluso agradable en estos días de calor, y la estructura hace de parapeto para evitar que desde la zona se vea demasiado esa segunda muralla de edificios-colmena que forman la Ronda de Fontiñas y que contrastan con las agradables casitas de la zona.

Pasear por esas zonas es ver con envidia que hay quien ha sabido apreciar el valor de estas pequeñas aldeas-ciudad que todavía perduran en Lugo. Sitios en que se puede vivir en una casa propia con terreno (algunas con mucho terreno, de hecho), y a un paseo del casco urbano que sólo presenta la dificultad del pronunciado desnivel, aunque a todo se acostumbra uno.

Ojalá estos años de aniversario sirvan para que la administración se pase por allí y revise algunas cosillas como el cartel que habla del barrio y que está cada día más engullido por la maleza, en una metáfora perfecta de las obras de “usar y tirar”.