miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015

Feliz 2015
2015 será mejor que 2014. En lo económico al menos, en lo personal el año que ahora acaba deja el listón muy alto ya que fue el año de mi boda y, aunque nunca lo pensé por aquello del topicazo, realmente sí fue uno de los mejores días de mi vida.

Una cosa tan arbitraria como el calendario nos marca un momento de reflexión, de echar la vista atrás y hacer balance de los 12 meses que han pasado, entre otras cosas porque Hacienda también toma ese periodo como casi todos y es bueno poner los papeles en orden. Miramos, como decía la canción de Mecano, si en vez de un millón pueden ser dos (reflejo de una época de prosperidad económica) o si en vez de estar en paro podemos estar trabajando, algo más realista a día de hoy. Y puede que se empiece a cumplir.

Hay indicadores económicos que dan esperanza, pero francamente, al currito de a pie le importa un cuerno que Inditex suba un 4% en bolsa o que el Ibex 35 suba de los nosecuantosmil puntos. A nosotros lo que nos va al bolsillo es eso, pero no lo percibimos hasta pasada una temporada más bien larga. Es como lo del petróleo, que cuando sube se percibe de inmediato pero cuando baja tardan meses en repercutirlo en la gasolina.

Son otros temas, más allá del telediario, los que me dan ánimos. Ver que en el Verruga se ha reservado el comedor completo para Fin de Año en un tiempo récord, como hacía muchos años que no pasaba. Hablar con un artesano de los que tienen puestos tras el Ayuntamiento y que te diga que nunca tuvo una feria tan buena en Navidad. Han bajado a la mitad los EREs y aumentado enormemente las aperturas de centro de trabajo. Que los comerciantes de Lugo Monumental te cuenten que las ventas tardaron en comenzar pero que ahora se han disparado… Todo eso es bueno, y es real, tangible, va al bolsillo de los ciudadanos de Lugo.

El secreto, probablemente, esté en que recuperar la paga extra desde el funcionariado ha permitido alegrías que en años anteriores no tuvimos, entre otras cosas porque la extra se daba por sentada y era más “nómina” que “extra”. Este año ha venido como un maná divino que se ha podido gastar con algo más de alegría, y eso se nota. Sobre todo, insisto, en ciudades como Lugo cuya mayor industria es, para nuestra desgracia, la administración pública.

La dependencia que eso nos genera de los Presupuestos Generales del Estado y similares es total, pero nos ha tocado así, qué le vamos a hacer. Al que no le guste que monte una fábrica, pero eso es más fácil de decir que de hacer.

Para el año que viene es probable que más gente tenga trabajo. Y hasta puede que quienes lo mantuvieron recuperen terreno perdido. Eso se traduce en un mayor consumo y, por lo tanto, en poner a andar nuevamente la rueda del capitalismo, esa atroz creación de la humanidad que, paradójicamente, es la única que garantiza progreso y democracia (al menos la experiencia es lo que nos dice).

España no va bien, pero va mejorando. Los medicamentos empiezan a hacer efecto y el paciente responde bien al tratamiento. Hasta puede que en breve nos manden para casa y, tras una convalecencia de menor calado, podamos volver a hacer nuestra vida normal.

Y el 2015 es el principio. Ya era hora.

Felices fiestas a todos y feliz año nuevo. De corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.