lunes, 5 de diciembre de 2016

Aclaraciones y disculpas

La responsabilidad es un concepto interesante, que se suele exigir a terceros pero pocas veces se asume cuando se lo piden a uno mismo. Vale que es difícil reconocer un error propio, pero cuando te lo hacen ver me parece que lo más noble es admitirlo y pedir disculpas donde haya que pedirlas. Hoy el artículo va sobre eso.

Los lectores habituales probablemente recordarán la polémica adjudicación a la Editorial MIC de la revista oficial de las fiestas de San Froilán mediante un convenio firmado entre la concejala Carmen Basadre y dicha entidad. El 9 de septiembre publiqué un artículo sobre el asunto (recordemos que esto es un blog de opinión y no una web de noticias), que tuvo continuación los días 12 y 13 del mismo mes, y he recibido un escrito de su representante legal en que me insta a matizar y retirar ciertos aspectos que estoy dispuesto a explicar públicamente con afán conciliador, detallando dónde tienen razón y dónde creo que no. Vamos por partes, que va para largo.

La comparación entre Editorial MIC y la Gürtel:
Lo primero que me indican es que les ha sentado muy mal que comparase a la Editorial MIC con la red Gürtel. Si fuera cierto sería normal que les enfadase, porque ese caso se ha convertido en España en sinónimo de podredumbre y chanchullo y ver que se equiparan los nombres de “Gürtel” y “Editorial MIC” les tiene que fastidiar, pero sinceramente creo que es obvio que no es el caso porque no hice tal cosa.
Textualmente lo que escribí es lo siguiente: “Investigando un poquito por ahí veo que la empresa es adjudicataria de múltiples contratos de diversas administraciones, pero eso no me dice nada porque también lo eran las empresas de la Gürtel y ya ven la que se ha liado. Incluso una concejala socialista de Torrevieja (que como sabemos gracias al Un, Dos, Tres, está en Alicante) fue imputada por contratar con esta empresa sin mediar concurso público. El tema está ahora mismo en el juzgado y veremos cómo acaba. Aquí afecta a instituciones de todos los colores, pero como este blog se llama “Historias desde Lugo” yo me ciño a lo mío y hablo de mi libro.”.
Lo que ese párrafo indica, o al menos ese es el ánimo con el que fue escrito, es que el hecho de tener múltiples contratos con la administración no implica necesariamente que éstos sean legítimos, y pone como ejemplo un tema que en ese instante estaba de rabiosa actualidad y en que se demuestra tal extremo.
En ningún momento se pretendió comparar a la Editorial MIC con las empresas de la Gürtel, y si alguien lo ha podido entender de esa forma es que lo ha entendido equivocadamente o que me he explicado mal. En cualquier caso, por si es lo segundo, que quede meridianamente claro que no pretendía hacer tal comparación y que si se han sentido molestos por ese punto, les ofrezco mis más sinceras disculpas.

Contraste de información:
Continúa el escrito del representante legal de Editorial MIC solicitando que reconozca que no contrasté la información, asumiendo que yo afirmé que no había contrato entre el Ayuntamiento y su representada para explotar la revista de las fiestas.
Lo primero que hay que entender es que en el párrafo con que justifican el punto de partida para llegar a tal conclusión, no dice tal cosa. Juzguen ustedes: “Si uno entra en la web municipal y busca los contratos relacionados con las fiestas se encuentra con que hay uno para cada tema: para las barracas, para las casetas, la iluminación, los puestos de venta e incluso para Gastroarte. Hay contratos para todo… menos para la explotación de la revista “oficial” de las fiestas. Al menos yo no lo he encontrado y le he dedicado tiempo.”.
Lo que se afirma en ese párrafo es que en la web municipal no figura tal contrato, no que éste no exista, y no es necesario contrastar ese dato con Editorial MIC porque la página no depende de ellos sino del Ayuntamiento de Lugo. Es decir, que al escribir eso no estaba criticando a la editorial, sino a la entidad local por no publicar dicho contrato como es normal junto a los demás relacionados con las fiestas. De hecho sigue sin estar publicado a día de hoy principalmente porque no existe dicho contrato tal y como ya ha reconocido el gobierno local en el pleno municipal.

Los beneficios obtenidos con la revista:
Cálculos utilizados
El siguiente tema que les ha molestado es el de los beneficios. Nuevamente me permitirán que me cite (es la forma de revisar de qué hablamos) y copie el texto en cuestión, que decía lo siguiente: “Estamos hablando de una actividad que reporta pingües beneficios en concepto de publicidad, ya que me he molestado en contar los anuncios a página completa, media página y cuarto de página de la revista de los últimos cinco años (las tardes con este calor se hacen muy largas, qué quieren que les diga) y aplicando las tarifas de la revista me salen unos ingresos entre 2011 y 2015 de nada menos que (aquí se echa de menos un redoble de tambor)… 188.215,50 euros. Datos de más atrás no he podido encontrar (por ahora) a pesar de que tengo constancia de que ya en 2004 esta empresa se encargaba de estos asuntillos.
Aquí creo oportuno explicar pormenorizadamente de dónde ha salido esa cifra, porque soy bastante concienzudo con estas cosas y es un número muy concreto como para habérmelo inventado. Fue resultado de una deducción sencillísima con los datos que tenía.
Mi cálculo (como explicaba en el artículo) salió de contar los anuncios de cada una de las revistas de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015 y aplicarles las tarifas publicitarias (600 euros por la página completa, 300 por media página y 150 por un cuarto).
Se me indica que no tengo “base económica alguna para llegar a esa deducción”, pero resulta que durante años la Editorial MIC me ha estado enviando sus tarifas publicitarias para que anunciáramos la empresa familiar en la revista oficial de las fiestas, y jamás nos ofrecieron descuento alguno, por lo que no tengo por qué asumir que se los hacen a otras empresas. De hecho, como en años anteriores (por ejemplo en 2014) en su correo hablaban de “Taxas” y era algo que se aseguraba que editaba el Ayuntamiento, di por sentado que eran precios públicos y que, como tales, no podían tener rebaja comercial alguna.
"Taxas", una expresión confusa.
Por lo tanto de ahí salió el cálculo, que además fue conservador porque asumí que los anuncios de entidades públicas se habían hecho sin cargo alguno. Puede que haya algún error, por el que me disculparía en su caso si es que me equivoqué contando, pero desde luego no hubo mala fe en ningún caso y sí una justificada estimación de la cifra final, que por cierto siempre se anunció como tal, como una mera aplicación de las tarifas, una suposición.
La Voz de Galicia publicó un artículo en que se decía que Editorial MIC se había negado a hacer públicas las cifras reales, con lo que tampoco hay forma de ver si se asemejaban o no.

Expresiones utilizadas:
Considera Editorial MIC que expresiones utilizadas como “estos asuntillos” o “servilleta de bar” son hechas claramente con menosprecio y con el único objeto de crear polémica y lesionar los intereses de su empresa. Nada más lejos de la realidad.
Esto es un blog, no el editorial de The New York Times, y cualquiera que lea los artículos de esta bitácora podrá observar que está escrita con un lenguaje llano, sencillo... vamos, que se escribe como se habla. Verbigracia el presente texto.
En cualquier caso les aseguro que no pretendía “lesionar” a la empresa y si lo entendieron así y tanto les han molestado esas expresiones, no tengo inconveniente en disculparme nuevamente.

Ausencia de otras empresas participantes:
Indica Editorial MIC que tengo que reconocer que no sé si hubo otras empresas participantes. El párrafo en que justifican esto es el siguiente: “También me pregunto qué opinarán las imprentas y agencias de publicidad de la ciudad y si se les ha dado la oportunidad de entrar en el negocio en igualdad de condiciones y presentar sus ofertas.” Nuevamente asumen una afirmación donde había una pregunta. No se asevera que no hubiera más empresas invitadas a presentar sus ofertas, sino que me preguntaba si las había.
Basadre reconoce en el Pleno que no hay contrato
En cualquier caso, lo que me dicen es que reconozca que no conozco “si hubo más empresas que concurrieron para la adjudicación de la gestión del programa de Fiestas de San Froilán”. Ahí les puedo decir que no puedo reconocer eso porque es falso. Sé positivamente que no las hubo.
Me piden que reconozca algo que no es cierto, ya que la Editorial MIC fue la única entidad que concurrió para este tema desde el año 2004, con una exclusividad que se mantuvo a lo largo del tiempo, salvo que del expediente administrativo (que solo contiene el convenio con MIC) hayan desaparecido documentos y que, al mismo tiempo, Carmen Basadre no dijera la verdad en el pleno, claro está.

-          “Este Concello iniciou esta colaboración no ano 2004”.
-          “Eu nin chamo á empresa, á empresa non se chama, é a empresa a que se pon en contacto có Concello”.
-          “É un convenio, non hai un contrato”.
-          “A revista non a edita o Concello, a edita a Editorial MIC”.

La repercusión de este blog:
Aquí reconozco que me han sorprendido gratamente. Se me pide que reconozca que mis publicaciones son “muy difundidas y conocidas por el público de Lugo en particular”. Hombre, pecaría de inmodestia si dijera eso, aunque les agradezco enormemente la importancia que le dan a esta humilde bitácora.

La adjudicación “a dedo” a Editorial MIC:
El siguiente tema polémico para MIC reitera lo dicho en un punto anterior, pero vamos a repasarlo igualmente. El texto que no les gusta dice “Estos días en Lugo no se habla de otra cosa que del “pulpogate” y el escándalo de la revista oficial de las fiestas, cuya explotación comercial se adjudica a dedo a una empresa de León (la Editorial MIC) sin que se ofrezca a nadie más la posibilidad de participar en el tema desde hace más de una década”. Afirman que esta información no fue contrastada con ellos y que por lo tanto es falsa.
En lo primero tienen razón, no fue contrastada con ellos. Sin embargo es un salto al vacío decir que porque no les pregunté la información es falsa. No lo es. De nuevo lo reconoce Carmen Basadre en el pleno al que antes les hacía referencia.

Comentarios injuriosos:
Se me pide que reconozca comentarios injuriosos en Facebook tanto por mi parte como por otras personas. De terceros no voy a decir nada porque entiendo que no soy responsable de lo que diga otra gente, pero he revisado lo que escribí de aquella y no veo la injuria por ningún lado.
Dice el Código Penal que la injuria se produce “con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad”, y eso no ha pasado. Todo lo que escribí es cierto, con lo que malamente iba a conocer su falsedad.

Borrado de artículos:
Editorial MIC me pide que borre los artículos de los días 9, 12 y 13 de septiembre. Eso no lo voy a hacer, ya que considero que es absurda la idea de intentar eliminar el pasado. Sí enlazaré en esos artículo éste que están leyendo (si es que han tenido la santa paciencia de llegar hasta aquí) para que queden claras las cuestiones planteadas por si alguien entra en uno anterior.
También me piden que reconozca que no contrasté con ellos la información y como ya he dicho más arriba en esto tienen toda la razón. Afirman a continuación que las manifestaciones que hice son falsas, pero en eso no lo puedo aceptar porque, repito por enésima vez, la concejala Carmen Basadre ha confirmado punto por punto todas y cada una de las aseveraciones que hice en su momento.

No hay mejor defensa contra la acusación de difamación que la verdad:
Creo que en este largo artículo explico bien todos los puntos requeridos, aunque creo que también es de justicia que Editorial MIC reconozca que cuando me acusó reiteradamente de mentiroso eran ellos los que no decían la verdad. Si dañaron a mi honor o buen nombre habrá que verlo donde sea oportuno.
Todo lo que dije es cierto: no hubo contrato, no hubo expediente, no hubo otras empresas invitadas, no hubo publicidad, ni se siguió el procedimiento que marca la legislación para estos casos. No hay difamación porque todo lo que escribí es cierto. Pregunten a Carmen Basadre si no me creen a mí.
De hecho me sorprende un poco que se dirijan a mí cuando este tema ya era bastante conocido en la ciudad. Incluso la concejala de Lugonovo Cristina Pérez Herráiz afirmó en el pleno (minuto 1:04:00 del vídeo) que ya había preguntado por esta adjudicación el año pasado, cosa que supimos muchos en su día, por lo que tampoco es que yo haya sacado el tema de una bola de cristal ni sean ocurrencias.
Yo también podría sentirme molesto, porque se han dicho cosas sobre mí basándose en suposiciones absurdas como que trabajo en La Voz de Galicia. No es verdad. No soy periodista ni pretendo hacerme pasar por tal cosa. Mantengo este blog de opinión (que no de noticias como ya dije antes) y colaboro a veces con el grupo de La Voz de Galicia tanto en el programa “Voces de Galicia” como con artículos de opinión en su edición de Lugo, pero jamás he cobrado ni un euro de esta empresa. Tampoco de otras colaboraciones en diferentes radios que en el pasado me invitaron a compartir sus espacios como TeleLugo, Cadena SER, Onda Cero, Radio Galega, COPE, RadioSíLugo o el diario El Progreso, con lo que la idea de que soy un profesional de la prensa falla por la base porque si no hay pago no hay profesión, digo yo.
Probablemente en algún momento este asunto terminará en los tribunales, porque los informes de la intervención del Ayuntamiento de Lugo apuntan a la ilegalidad de que esto se resolviera sin contrato por parte de la concejala. Algún partido de la oposición, y concretamente Jaime Castiñeira, hablaron en el pleno de llevar el asunto a Fiscalía. Quizá fuera una frase lanzada al viento, o quizá cumpla con su advertencia. En cualquier caso sería de agradecer que se aclarase eto de una vez para siempre.
Creo que en este asunto ha habido mucha tensión. Es normal cuando se pone sobre la mesa un tema polémico que incluye acciones que representantes de los lucenses en el Ayuntamiento de Lugo han calificado de ilegales, pero desde el primer momento el artículo, como otros de esos días, iba dirigido a criticar la acción municipal. En esa vorágine creciente entiendo que a Editorial MIC no le gustaran algunas expresiones o que se tomaran mal comparaciones que entendían en el texto, aunque como han visto no eran tal. En lo que se refiere a los malentendidos me disculpo, como es lo correcto, pero no en las cosas que son ciertas y demostrables. En esas, cada palo que aguante su vela.

viernes, 2 de diciembre de 2016

La carta de Lara Méndez a Feijóo



Publicaba La Voz de Galicia de ayer el texto íntegro de la carta remitida por la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, al recién reelegido presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (siempre dudo si lleva tilde, pero como él se la pone no hay más que hablar). La época es adecuada porque es cuando toca mandar las peticiones a los Reyes Magos, pero el tono empleado no parece ser el más oportuno para dirigirse ni a sus majestades de oriente ni a un presidente autonómico.
En algunas cosas le doy la razón porque es obvio que la tiene, pero la dureza del texto no parece que sea precisamente acorde con su perenne sonrisa pública y el estilo conciliador que se necesita para estas cosas. Vamos a echarle un vistazo.

Primeiramente, como alcaldesa de Lugo, quero trasladarlle, tanto no meu nome como no da corporación municipal e do pobo de Lugo, os parabéns pola súa toma de posesión como presidente desta nosa comunidade.
Comeza a X lexislatura da Xunta de Galicia e creo que, polo tanto, é o momento oportuno para establecer novas fórmulas de relación entre a entidade local e a administración autonómica que temos a honra de presidir e representar. Por este motivo, solicítolle fixar unha data para manter unha xuntanza de traballo coa finalidade de tratar temas da súa competencia en Lugo e enfocar as actuacións da Xunta nesta cidade para os vindeiros catro anos. Evidentemente, é certo que o Concello xoga un papel fundamental no desenvolvemento da cidade, pero tampouco é menos certo que a Xunta desempeña un papel determinante ao tomar decisións que afectan directamente a todos e cada un dos 98.134 lugueses.
Tal e como dixo vostede publicamente, “comeza un tempo novo, un tempo de acordos, para afrontar os grandes retos que ten a sociedade por diante”. Pois ben, no que a Lugo se refire, a Xunta ten grandes retos que afrontar. A dotación dos servizos de Hemodinámica as 24 horas, e a finalización da implantación completa de Radioterapia e Medicina Nuclear no HULA, a conversión do Cuartel de San Fernando en Museo da Romanización, a construción da Ronda Leste, a dotación de servizos no barrio da Residencia, prazas públicas de residencia e centro de día para os nosos maiores, prazas públicas de gardería, o equipamento do novo auditorio, a construción da estación intermodal, a execución do Plan Paradai, a continuidade do plan de rehabilitación de vivendas na Tinería, a posta en valor do Camiño de Santiago ao seu paso por Lugo, ou as competencias en materia de servizos sociais son algunhas das cuestións que debemos abordar conxuntamente e de inmediato porque son vitais para o futuro do concello lucense.
Sabe coma min que, como alcaldesa e presidente, debemos defender os dereitos dos veciños e veciñas, aos que por riba de todo nos debemos, e preservar o seu benestar e a súa calidade de vida, sen ser discriminados con respecto a outros. Pero en Lugo non nos sentimos así. Son consciente do tempo no que nos tocou administrar, onde se deben priorizar uns investimentos por outros, pero agora ben, non vou permitir unha distinción inxustificada da miña veciñanza con respecto a outra das demais cidades galegas.
Lara Méndez

Lo primero que me llama la atención es que felicite a Feijóo por su toma de posesión, cosa bastante extraña, aunque ese error también lo cometieron otros líderes en distintas ocasiones. Lo normal es congratularse de la victoria electoral o, llegado el caso, de la investidura, si bien el momento elegido sí suele ser la toma de posesión. Pero es raro que el texto aluda únicamente a ese acto simbólico y no al respaldo en las urnas, que es lo realmente importante. En cualquier caso es un pequeño detalle sin mayor relevancia.

Me choca más el comienzo del segundo párrafo, que asegura que “Comeza a X lexislatura da Xunta de Galicia”. Es grave que la cabeza de nuestro municipio no distinga entre el poder legislativo y el ejecutivo o que no sepa que la Xunta no cumple legislaturas, sino que es el Parlamento de Galicia el que las va acumulando ¿Un tecnicismo? Quizá sí, pero estas cosas suelen tener un trasfondo, que es el demostrar que se entiende el concepto mismo de cómo funciona un estado de derecho. Es parecido a lo que les contaba ayer de la carta de la Agencia Tributaria.

Otro “tecnicismo” es que la alcaldesa no menciona ni una sola vez al “municipio de Lugo” sino a la “ciudad”, obviando a toda la zona rural de nuestro extensísimo territorio. No hace falta una enumeración de parroquias, tampoco exageremos, pero sí es conveniente que se note que se distingue entre ambas cosas. Éste sí que no me parece que sea un asunto menor ya que trasluce la sensación de que Lara Méndez se considera alcaldesa de una ciudad, de un recinto acotado en un municipio que tiene una enorme zona rural con necesidades importantes.
Reunión entre Feijóo y Méndez
Foto: Web municipal de Lugo
A continuación, y apelando al tono favorable a acuerdos anunciado por el propio Feijóo, la alcaldesa enumera una serie de cuestiones que afectan a Lugo y que son competencia de la Xunta, entre las que incluye la construcción del Museo de la Romanización en San Fernando (cuestión para la que no hay un acuerdo unánime aunque sí mayoritario entre los concejales) o la ejecución del Plan Paradai (lo suyo sería decir “continuación”, porque algo hay hecho, como todos sabemos). Es chocante por otra parte que se aluda a la puesta en valor del Camino de Santiago en Lugo, cuando el propio Ayuntamiento ignora ese asunto olímpicamente y no hace el más mínimo esfuerzo por promocionarlo destinando, eso sí, euros públicos para hacer teatro y tonterías en el cementerio (sí, sé que insisto con ese asunto pero es que me resulta ofensivo por la comparación).

De todas formas, no me parece tan criticable el rosario de demandas, que es lógico en una misiva de ese tipo, como el tono de la carta en sí. Es curioso que en ningún momento se hable de aunar esfuerzos, o de buscar fórmulas de colaboración incluso en temas como el equipamiento del Auditorio en que la Diputación ya ha acordado participar, y ni siquiera tiene la atención de finalizar con una frase de despedida de cortesía, que es lo suyo. Corta el texto repentina, incluso abruptamente, tras una advertencia que, por otro lado y como alcaldesa, me parece un poco cargada de bombo.

No deben de estar muy satisfechos con un texto que ni siquiera recogen íntegro en la web municipal. La página se limita a reproducir partes de la carta pero no la facilita entera. Incluso afirman que en dicha misiva se invita a Feijóo a visitar Lugo, cosa que  por mucho que releo no encuentro por ninguna parte.

Termino como empecé, con mi sorpresa por un texto que no se corresponde con la Lara Méndez que veo en la prensa habitualmente sonriente, o con la Lara Méndez que siempre tiene la cortesía de saludar afectuosamente incluso a quienes, como yo, somos críticos con ella. La carta la veo absurdamente combativa y poco adecuada para sentar las bases de un diálogo, pareciendo más un documento de época electoral que de respetuosa relación entre instituciones. Y esto de cara al público, no me quiero imaginar la reunión.

Y lo de la inexperiencia ya no me vale, que ya lleva un tiempo más que considerable en ese mundillo.

jueves, 1 de diciembre de 2016

La independencia de la administración

Entre las muchas cosas importantes para garantizar la Democracia y el Estado de Derecho está la separación de poderes. La idea es sencilla: el legislativo aprueba las normas, el ejecutivo las traduce en hechos y el judicial vigila el proceso. Desde Montesquieu, no se concibe que un sistema político pueda estar articulado sin que los tres poderes estén claramente independizados unos de otros, aunque varía el nivel de cumplimiento de esto, como es lógico.

El problema suele surgir en el ejecutivo, ya que toda la administración pública depende del gobierno de turno y está sometida a su dirección. Es normal, ya que para ejecutar sus políticas el ejecutivo necesita tener una herramienta, pero siempre cumpliendo unos límites obvios como es evitar la politización de la actuación administrativa. Es algo complicado de distinguir en ocasiones: el funcionario que sanciona a un comercio por no tener el letrero en catalán ¿es cómplice de una norma que viola la libertad lingüística del empresario multado o simplemente hace su trabajo porque no tiene más remedio?

Aun así hay casos que son tan claros y evidentes que claman al cielo, y hoy les voy a hablar de uno. De hecho toda esta introducción es para sentar las bases de lo que les voy a explicar y que me parece tan grave y tan chocante que me sorprende que no esté abriendo los telediarios.
Primer párrafo de la carta de la Agencia Tributaria
La Agencia Tributaria ha enviado el pasado 21 de noviembre una “comunicación” a las personas que hicieron una regularización fiscal en el 2012 en que les advierten que tienen que cumplir con sus obligaciones tributarias. Hasta ahí nada llamativo… salvo que comienza dicha carta diciendo que lo hacen porque el Congreso aprobó una iniciativa de Ciudadanos que les obliga, y para mayor fantasía incluyen copia de la Proposición No de Ley presentada por el partido de Albert Rivera.

Es decir, que un órgano de la administración pública adjunta a una carta oficial una iniciativa de un partido político y justifica en ella su decisión, como pidiendo disculpas. Suena un poco a que Rajoy les dice, a través de la AEAT que “tenéis que pagar, pero oye, yo qué culpa tengo si es que me han obligado los de Ciudadanos”.

Escrito adjunto a la carta
Es un precedente que jamás había visto. Ya no solo por esa especie de “pío, pío que yo no he sido” que es una barbaridad, sino por el simple hecho de meter en una comunicación administrativa una iniciativa política. ¿Qué le impide a partir de ahora a la alcaldesa de Lugo adjuntar una copia de la propuesta del PSOE al pleno para rebajar una tasa con la comunicación al beneficiario? ¿O a Feijoo meter un papelito del PP en las resoluciones administrativas que se vean beneficiadas por iniciativas de su partido en el Parlamento de Galicia? Es inadmisible.

La línea que separa la administración de la política no está siempre trazada con absoluta claridad, pero de la misma forma cae de cajón que en este caso se han sobrepasado todos los límites. La separación de poderes es fundamental, y también saber cuándo se está actuando como poder público y cuándo como partido político.

No entender eso es muy grave. Y acaba de pasar.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los supermercados estarán encantados con la gestión de la plaza



Últimamente visito mucho la plaza de abastos. La he redescubierto gracias a que me toca cambiar los hábitos alimenticios y empezar a comer algo más de verdura, que pasar de los cuarenta es el momento límite para empezar a cuidarse un poco en serio, y no hay lugar mejor donde ir a comprar productos frescos.

Lo de los palos no lo entiendo. Lo de la luz, tampoco
Como por suerte no vivo lejos de la plaza puedo ir a pie así que no uso el parking, pero como soy muy cotilla con todo lo que a Lugo se refiere, fui a echar un vistazo al “pasadizo” entre el aparcamiento de Santo Domingo y la plaza de abastos. Si les soy sincero me esperaba otra cosa. Un cajón de hormigón con unos palos de madera que no sé muy bien si son arte conceptual o que se les han olvidado ahí a los que hicieron la obra.


 
 
Pasillo a ninguna parte
Lo mejor que tiene es que se ha respetado un muro que apareció en las excavaciones arqueológicas, que, aunque reduce el espacio para el paso bastante (me choca que no hayan agujereado un poco más en la dirección opuesta, pero a lo mejor hay algún motivo técnico) da interés al asunto. Tampoco parece muy lógico que medio pasillo esté inutilizado porque han mantenido los restos pero no han cambiado el diseño del espacio, así que hay un lateral que acaba en la nada, lo cual es absurdo como mínimo.

Difícil de leer... sin luz
Me llamó la atención que la luz estuviera apagada. Obviamente fui cuando el túnel estaba abierto, y tiene un horario razonable ya que coincide con el de la plaza de abastos, pero aunque una parte del pasadizo recibe luz natural de las claraboyas, la zona que está cerca del mercado necesitaría que le pusieran una bombilla o algo, entre otras cosas porque allí está la placa que explica los restos romanos y hay que usar el flash del móvil para poder ver algo.

Es evidente que está pensado para utilizar únicamente en horario de mañana, lo cual es ridículo porque la plaza funciona también de tarde, si bien es cierto que a medio gas... y a medio gas seguirá si no le echan una mano en estos temas a quienes tienen la valentía de estar allí metidos todo el día, que hay varios puestos que lo hacen.

Una vez entras en la plaza el panorama es bastante desolador, pero eso se debe principalmente a que si vas por la tarde no hay actividad en el piso bajo. Por la mañana tiene otro aspecto los días de mercado.

Los lucenses nos hemos acostumbrado a ver la plaza en obras. Lleva bastante más de dos años con andamios y molestias para los potenciales clientes. Recuerden que en noviembre de 2014 ya estaba inaugurada la polémica escalera exterior, donde el exalcalde Vicente Quiroga casi se rompe la crisma, y que sigue con las deficiencias constructivas que se denunciaron en su momento. Para hacer una comparación de esas tan odiosas, solo decir que los trabajos de excavación en el solar del Empire State Building de Nueva York se comenzaron el 22 de enero de 1930 y el edificio se inauguró el 1 de mayo de 1931. Un año y cien días para un rascacielos frente a los dos años largos que llevamos para reformar la plaza.

La escalera mecánica no existe
y la ampliación de la escalera se usa de tiesto
De la escalera mecánica que se había prometido instalar, nada de nada. Lo único que se logró después de desahuciar a varios placeros de sus tradicionales puestos fue más luz (eso sí, el aspecto ha mejorado enormemente) pero ninguna comodidad. De hecho se reconoce la inutilidad de uso de la mitad de la nueva escalera central porque se han puesto plantitas para rellenar el espacio, una palmaria rendición a la realidad: para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

Eso sí, los placeros siguen pasando un frío tremendo, sin un sistema conjunto de reparto a domicilio, una guardería para que los clientes puedan dejar a los niños un rato y comprar tranquilos o siquiera una página web que valga de algo. Y luego, eso sí, millonadas en campañas publicitarias que no sirven para nada.

Los supermercados estarán encantados.

martes, 29 de noviembre de 2016

Asociaciones cómplices

Noticia sobre la anulación de tasas, una victoria de la APEC
que repercute notablemente en todo el sector.

La Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de Lugo ha ganado otro juicio al Ayuntamiento y el tribunal le da la razón al defender a sus socios del injustificado incremento de las tasas de grúa, que pasó de 1,38 euros a la semana a 79,04. Así sí merece ser miembro de una entidad, cuando ves que da la cara por ti.

Choca con la actitud de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería, que sorprendentemente acostumbra a dar la razón a todo aquel que ataca a los empresarios del sector.

Ni siquiera han llevado al juzgado las tasas de las terrazas más caras de Galicia cuando el Ayuntamiento decidió triplicarlas. De hecho ni siquiera protestaron por esa barbaridad, tremendamente lesiva para sus socios. Para que se hagan a la idea mientras en Vigo el metro cuadrado en la calle Príncipe cuesta 5,34 euros, en la plaza de España de Lugo sube a 145,54 euros. Es decir, que una terraza que en la ciudad olívica costaría 427,20 euros al año en Lugo subiría a 11.643,20 euros, aunque han bonificado las zonas de primera categoría mediante un parche temporal de más que discutible procedencia jurídica para bajarle el precio... por ahora. Y la asociación que presuntamente defiende a los hosteleros no tiene absolutamente nada que decir. Pásmense.

La sociedad civil ha de agruparse para servir de contrapoder a la política, no para ser cómplice de sus desmanes dándoles a los mandamases un incienso del que ya disfrutan demasiado. La APEC ha demostrado que se puede hacer manteniendo al mismo tiempo una relación cordial con las instituciones, lo que debería sonrojar a otros colectivos. Claro que cuando dependes de subvenciones, ayudas, cursos y demás es muy difícil alzar la voz y morder la mano que te alimenta.
Artículo publicado en La Voz de Galicia del 29 de noviembre de 2016

lunes, 28 de noviembre de 2016

La importancia de saber tocarse la panocha para lograr tener empleo

Decir que una mujer en paro está en casa tocándose la panocha (pueden pensar mal, sí, porque me refiero exactamente a lo que ustedes han imaginado) es una forma más o menos disimulada de expresar una vulgaridad y un cliché de difícil justificación, pero se ve que para el Ayuntamiento de Cádiz, y concretamente para la concejala Ana Camelo, es una realidad tan evidente que no solo hay que decirla en voz alta sino incluirla como materia de cursillos preparatorios. Literalmente, ya que han metido en uno la “estimulación del clítoris”. No hará falta que les diga en qué partido milita Ana.

Publica La Voz de Cádiz que la Fundación Municipal de la Mujer, dependiente de la entidad local, incluyó ese asunto en un curso de “habilidades sociales” para lograr la inserción laboral. No sé en qué tipo de trabajo estaban pensando, pero me llamaría poderosamente la atención ver especificada esa “habilidad” en un curriculum. A lo mejor es la intención, destacar del montón de peticiones para un puesto. Otra cosa es la interpretación que se le venga a la cabeza a quien lo lea.



Por supuesto eso es solamente una parte del curso, que tiene otras materias de probada eficacia en la búsqueda de empleo como la criminalización de los hombres por el mero hecho de tener la osadía de poseer pene y la exaltación del feminismo, para completar la trilogía.

Aquí ya no hablamos de si esas cuestiones son propias para un curso impartido por una administración pública, sino de que formen parte de uno de búsqueda de empleo. Supongo que si la ocurrencia viniera de un hombre lo acusarían de una lista de delitos más larga que mi brazo, pero como la inspiración es femenina se enmarca en ese “todo vale” porque “na miña perrecha mando eu” y demás lindezas.

No soy una persona que se escandalice con facilidad, y de hecho esto no me ha alterado en absoluto desde el punto de vista moral. Si el tema viniera como parte de un curso de educación sexual en plan “háztelo tú misma”, me parecería una payasada como tantas a las que ya nos vamos acostumbrando, pero no es el caso. Es de búsqueda de empleo, insisto.

Lo que más me sorprende de todo es que no lo haya copiado todavía nuestra flamante concejala de cultura, ya que es una de esas ocurrencias que le pegan a Carmen Basadre como un cuerno de marfil a un elefante. Es más, supongo que tendría alguna mejora que aportar como trasladar el cursillo al cementerio, para combinar en el mismo sitio las cosas buenas de la vida con el tránsito al más allá. Tendría que buscar hueco en la agenda, claro, porque entre las representaciones del Tenorio y las visitas nocturnas no darán abasto para usar las tumbas de nuestros seres queridos como escenario de sus tonterías. Luego les van cuatro gatos, y ves en las fotos más personas en escena que en el público, pero bueno, queda super moderno.

Ya estoy viendo los carteles, en color morado, y la rueda de prensa en que Luz Darriba explica su proyecto, financiado generosamente por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Lugo. Lo lógico sería que fuera la concejalía de igualdad, pero “igual da”, y si en Cádiz lo hacen los de empleo, aquí bien se puede meter en cualquier otro lado.

Eso sí, las pensiones hay que ajustarlas que no hay pasta.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Lugo no tiene ''Estrellas Michelín''... ni falta que hace

La hostelería de Lugo ha sido ignorada por la guía Michelín para la concesión de sus rutilantes estrellas. Si les soy sincero me parece normal, porque los criterios empleados para elegir a los restaurantes ganadores de la supuesta distinción son tan ajenos a nuestra ciudad como la manga corta al polo norte. La pregunta es si eso quiere decir que en Lugo se come peor que donde hay un mayor despliegue de astros michelínicos. La respuesta es no.

Hace un año no podía decir estas cosas porque se entendería que barría para casa, pero ahora que el Verruga ya cerró puedo hablar libremente.

Fotografía de Carlos Valcarcel
“Y para comer, Lugo” el eslogan creado por Sánchez Carro en su día, sigue vigente hoy. En pocos lugares se come tan bien como en la ciudad de las murallas, pero la guía Michelín no premia el buen comer sino la extravagancia culinaria o al menos un concepto de cocina muy concreto y ajeno a nuestros fogones. Quizá me equivoque pero hasta donde yo sé me falta que un restaurante tenga una estrella de esas por hacer un cocido espectacular, tener la mejor caldeirada o preparar una paella riquísima. Todo son “esencias”, “emulsiones” y caralladas por el estilo.

Un plato de bacalao para la "nueva cocina"


Hay una corriente de pijerío que se ha cansado de comer lo de siempre por ese aburrimiento que les parece tan refinado y que en realidad es puro esnobismo, y quiere que le pongan en un plato “lazos de zanahoria con sorbete concentrado de mandarina y almendra”, “tempura de salicomia al azafrán con emulsión de ostra” y cosas así, como si supieran lo que es la “salicomia”. Supongo que lo mejor es hacer fotos de los platos para subirlos al Facebook porque no me veo yo abriendo la nevera y cogiendo eso para comer de forma voluntaria, aunque para gustos colores.

Con la cocina “de actualidad” pasa lo mismo que con el arte moderno, que para muchos es algo tan extravagante que tiene que ser bueno porque se lo han contado aunque no lo entienda, mientras que para la mayoría de los mortales es una cosa ajena que solo sirve para llamar la atención y cobrarte sesenta euros por un filete con un nombre imaginativo. Y encima pequeño.

Lugo se mantiene al margen de ese tipo de cosas a pesar de que algún local ha intentado, con escaso éxito, introducir en nuestra ciudad la vanguardia en los fogones. Lo malo (para ellos) es que aquí somos más de caldo y carne asada que de nitrógeno y tubo de ensayo. Nuestra cocina es justo lo contrario de todas esas modas que han popularizado los concursos televisivos, y en lugar de algo tipo “corre corre que te pillo” es más de olla a fuego lento, de “chup, chup”. Y orgullosos que podemos estar de eso.

La innovación en la cocina no me parece mala, no me entiendan mal, pero simplemente es una opción más. Lo que me disgusta es que este tipo de premios y la moda reinante quieren dar la impresión de que solo hay cocina de calidad cuando hay innovación, y eso es una estupidez.. Decir que la cocina rebuscada es la única cocina buena es como afirmar que "Casablanca" es una mala película por ser en blanco y negro o que "Lo que el viento se llevó" o "El retorno del Jedi" son peores que "La amenaza fantasma" porque las primeras no tienen efectos especiales digitales.

Por supuesto hay gustos para todo. Si alguien es más feliz comiendo en locales de estrella Michelín hace muy bien en acudir, nadie dice lo contrario, pero me molesta bastante esa superioridad e incluso desprecio que destilan los cocineros experimentales cuando hablan de los demás. Ya está bien.

A ver cómo mejoras esto...

Uno de los personajes más famosos de este mundillo, aunque curiosamente no recuerdo su nombre porque les hago poco caso, estuvo en Galicia y nos acusó de “talibanes” porque nos negamos a disfrazar los sabores. Será porque en Galicia tenemos una enorme variedad de productos de una calidad tan extraordinaria que no necesitan completarse. Por ejemplo una cigala de Marín a la plancha no se puede mejorar echándole cosas que disfracen su sabor. En cualquier caso la expresión de “talibanes” no es muy amable que digamos.

La hostelería ha sido cómplice de esta tontería. Parece como si a algunos les diera vergüenza tener en una carta cabrito asado o merluza a la cazuela, así que todos los locales de campanillas intentan buscar nombres largos y cosas raras para ser considerados “innovadores”, que es lo que mola.

Lo más gracioso es que los locales modernos intentan captar clientes de los que quieren comer “normal” usando esa fórmula (en eso son todos similares) de que sus platos “aúnan la tradición con sus propuestas innovadoras” o algo así.

En fin, que no se preocupen, que aunque Michelín no otorgue estrellas a locales de la ciudad seguimos comiendo muy bien. No bajo el criterio de la marca de neumáticos (sí, es irónico) pero es solo su opinión, igual que ésta es solo la mía.