lunes, 26 de junio de 2017

La (discutible y discutida) fecha del Arde Lucus

Ya está en pleno montaje el Arde Lucus - Foto: La Voz de Galicia

La cercanía del Arde Lucus, que comienza este viernes, hace que la ciudad ya tenga un aspecto diferente. Ir por la calle y encontrarse con empalizadas de madera, pieles, templos o armas de gran tamaño no extraña ya a nadie autóctono aunque hay que decir que a los turistas les cuesta cerrar la boca de la sorpresa que se llevan.

Este fin de semana estuvimos montando la carpa del Senado, situada frente a la estación de autobuses y donde tendremos nuestra sede, y no se imaginan la cantidad de gente que pregunta “¿y esto para qué es?”.

El mayor “problema” del Arde Lucus es el tema de las fechas. La época está muy bien elegida porque Lugo abre el calendario de fiestas veraniegas de Galicia con esta celebración y lo cierra con el San Froilán, así que en eso nada que decir, pero lo de que no sea predecible y que cada año varíe en función de no coincidir con varias fechas peliagudas es un rollo.

Que no pueda coincidir con el San Juan es absurdo entre otras cosas porque si la fiesta se llama “Arde Lucus” es porque los hosteleros que la inventaron lo hicieron para crear algo peculiar en Lugo precisamente para esa noche, y así intentar contrarrestar el éxito de esa noche en sitios cercanos como Sarria o Coruña y mantener aquí a la gente. Curiosamente ya ven que tanto éxito tuvo que al final la fecha no puede ser esa por razones que no comprendo.

El otro momento a evitar es la celebración del Corpus, cosa que también me cuesta entender. Si el Ayuntamiento, que es quien organiza los festejos, tiene la precaución de circunscribir las procesiones del Corpus al entorno de la Catedral y la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia se ciñe también a esa zona, es tan sencillo como no programar nada para esa localización el domingo por la mañana. Difícil no parece.

En cualquier caso lo lógico sería que se decidiese algo como que se celebre “el último fin de semana de Junio” o “el tercer fin de semana de Junio”, y si coincide con una cosa u otra, pues mala suerte (o buena, según se mire). De hecho es uno de los requisitos para ser fiesta de interés turístico, así que si se ponen picajosos hasta nos podrían retirar el distintivo, aunque dudo que pase tal cosa.

Para la edición de este año se ha elegido la fecha más polémica que recuerdo, porque ya nos metemos en Julio y eso es un arma de doble filo. Por un lado la gente comienza sus vacaciones y eso tanto puede ser positivo, ya que personas de fuera de la ciudad que pueden venir y en otras ocasiones no pudieron (mis sobrinas, por ejemplo, es la primera vez que van a poder participar en la fiesta), como negativo, por los lucenses que se marchan de viaje. Esto último es más discutible porque si realmente les gusta el Arde Lucus se quedan y punto. Además tienen la ventaja de no tener que madrugar el lunes.

Las rebajas fastidiarán el Arde Lucus
a los trabajadores de los comercios
Pero lo peor de la fecha elegida, en mi opinión, no es el tema de las vacaciones, es algo más mundano: es el primer fin de semana de rebajas. Esto, que puede parecer un tema menor, no lo es para los cientos de lucenses que trabajan en comercios que normalmente estarían cerrados el fin de semana y que abrirán todos los días del Arde Lucus. Todos esos trabajadores de los comercios se van a perder una fiesta de la que muchos son parte activa en asociaciones, lo que ha hecho que algunas hayan tenido algunos problemas de intendencia porque les va a faltar gente.

Comercialmente dudo que sea un buen fin de semana, porque el que viene de Ponferrada o de Coruña para la fiesta me extraña que se meta a comprar ropa, pero como las celebraciones entiendo que se hacen para los de casa, a muchos les han hecho la puñeta.

Obviamente todo depende de un único factor, como siempre, que es el clima. Si llueve habrá menos gente, y si hace buen tiempo las calles estarán tan llenas que será irrelevante si hay 50.000 o 60.000 personas. En cualquier caso el Ayuntamiento dirá que hubo 600.000 invariablemente aunque caigan chuzos de punta.

En cualquier caso confío en que será un gran Arde Lucus y que todos lo pasemos muy bien… incluso los que tienen que trabajar, que haciendo un pequeño (o gran) esfuerzo podrán aprovechar algo, por poco que sea.

viernes, 23 de junio de 2017

La ''renovada'' plaza de abastos necesita más obras


Según el Ayuntamiento la plaza "reúne todas as condicións esixidas para unha pública concorrencia, e dicir para uso público"
Foto: La Voz de Galicia

A ver si lo he entendido correctamente: el Ayuntamiento se ha gastado en la reforma de la Plaza de Abastos un millón de euros… y resulta que no llegan para “adecentar” el sótano del edificio y ahora hay que meter 30.000 más y pedir una subvención a la Xunta de 14.417.

Es indecente que tras gastarse semejante pastizal en el edificio no hayan cubierto todo, y ya no se trata de una cuestión puramente económica, que también, sino de uso y de sentido común. Las obras de la planta superior de la plaza se terminaron hace ya algún tiempo y se dejaron pendientes unos “pequeños flecos”, nada importante, solamente olores nauseabundos y aguas residuales (afortunadamente no son fecales según el Ayuntamiento, ¿es tranquilizador?) en una zona donde se venden alimentos frescos.

Un millón de euros se han gastado y se ve que no llegaron
¿Cómo es posible que el presupuesto no haya llegado para terminar la rehabilitación completa? ¿El proyecto no contemplaba más que hacer una parte del edificio? Y si éste fuera particular ¿podría abrir al público en las condiciones en las que está?

Lo que tiene inspeccionarse a uno mismo es que se pueden ver las cosas con un cristal de color rosa para que todo tenga buen aspecto. Un informe “técnico” del servicio de vías y obras del ayuntamiento por lo visto dice que “reúne todas as condicións esixidas para unha pública concorrencia, e dicir para uso público”, cuestión llamativa cuando ve uno lo rigurosos que se ponen con los particulares (cosa que me parece muy bien).

También es llamativa la diferencia de precios que hay en todo esto. “Adecentar” la parte inferior de la plaza cuesta solamente 45.000 euros mientras que el resto de la obra se ha comido un millón… ¿No les parece que hay una ligera desproporción? A menos, claro está, que lo que vayan a hacer ahora sea pasar una escoba y pintar.

El despropósito de la gestión de los fondos Urban en Lugo es el que es. La plaza es un sitio magnífico donde hacer la compra a diario, con productos de primerísima calidad y encima más baratos que en los supermercados industriales que nos cuelan vaya usted a saber qué, pero apoyar la actividad de la plaza no es ponerla muy mona por zonas y dejar que se pudra por sitios menos visibles, es echar un cable en serio y ver qué necesidades hay que cubrir.

Me gustaría saber si los placeros han visto mejoría en sus ventas, que a fin de cuentas es de lo que se trata, y si no habrían visto con mejores ojos que ese dineral, que insisto en que encima no ha llegado para cubrir toda la obra, se hubiera gastado en servicios para los clientes como una guardería o servicio de reparto a domicilio...

jueves, 22 de junio de 2017

Los avances tecnológicos y la madre que los parió





La tecnología es algo maravilloso… cuando funciona bien… y cuando no nos toman el pelo porque en ocasiones parece que en vez de avanzar retrocedemos.

La vieja tele, era plana pero se escuchaba muy bien.
Durante la última tormenta se nos estropeó la televisión. Probablemente sea el electrodoméstico que más se echa en falta salvo en las olas de calor como la actual (ahí la nevera cobra protagonismo). Reconozcamos que estamos bastante enganchados a las pantallas.

Teníamos una Philips de hace unos años, una presunta antigualla que, como todas las cosas de cierta vejez, era tremendamente útil, y mi sorpresa cuando me pongo a mirar nuevos modelos, pensando que la tecnología me ofrecería maravillas antes inimaginables, es que han aumentado de tamaño pero han reducido muchas otras cosas.

Por ejemplo, ya no traen tantas opciones de conexión como antes. El euroconector de las narices, que era el súmmum de la modernidad ahora resulta que es una porquería que no sirve para nada, así que a ver cómo conecto en dos cochinas entradas de HDMI el DVD, la Wii, el disco duro externo, el chisme del TDT, el cacharro de Vodafone para ver Netflix, el PC y todos los demás artilugios que se han ido acumulando. Y eso que he jubilado el VHS porque hasta yo reconozco que está ligeramente desfasado… pero lo he guardado, no piensen que lo voy a tirar a ver si va a volver a ponerse de moda, como los vinilos que ahora son lo más. Esto va por temporadas y de hecho tengo puesta en la sala otra vez mi viejísima consola Atari de los 80, que tiene unos juegos de derribar avioncitos y hundir barcos que lo flipas. Bueno, vale, son bloques de colores pero la imaginación es el juego más completo.

Las teles ahora son enormes, planísimas e inteligentes (eso acojona un poco), pero el sonido es una auténtica porquería. Mi vieja Philips tenía un sonido maravilloso (y la anterior, que era de las de culo, ni les cuento) que te permitía ver una peli o escuchar un concierto nítidamente sin tener que darle mucha caña al volumen. Ahora es al revés, le das a toda pastilla hasta que resultan molestos la banda sonora y los efectos especiales (parece que tengas una galería de tiro en el pasillo)… pero los diálogos se oyen fatal. Suena como un teléfono de baquelita… lejos, lejos...

Pensé que era cosa de la configuración, que hoy es más difícil manejar un trasto de estos que sacarse una ingeniería en Teleco, así que estuve dando a todos los botones del mando y buscando en Google. Tras una larga investigación (si le llego a dedicar ese tiempo les podría decir quién mató a JFK) y mirar foros donde las verdades inmutables se esconden tras terribles faltas de ortografía que te hacen sangrar los ojos, deduzco que no es cosa mía ni de mi tele, que son todas así porque como son tan delgaditas (mi vieja Philips era plana, aunque no tanto, y se oía de vicio...) “no hay espacio para un buen sistema de sonido”. 

Sin la cosa esta, que por supuesto no incluyen,
la tele se oye como si estuviera al fondo de un estanque
¡Tócate las narices! Tanta tecnología y tanta historia y resulta que el engañoso precio de la tele (mucho más barato que antes, eso sí) es falso porque si no quieres provocarte una otitis crónica supurativa tienes que comprarte una “barra de sonido”, que es el nombre que le ponen porque “el altavoz que no pudimos meter a la tele aunque le hace falta, porque si lo hubiéramos hecho le teníamos que poner culo como en los años 80 y eso no queda pijo en la pared de tu casa, que te cargas el feng shui” quedaba largo en los folletos y quizás sea poco comercial.

Francamente, estoy por arreglar la vieja otra vez.

miércoles, 21 de junio de 2017

Un paso atrás


En un larguísimo escrito de 17 páginas, el Fiscal Jefe de Lugo razona el archivo de las diligencias preprocesales penales abiertas por el caso de la polémica revista de las fiestas de San Froilán. En resumen podemos concluir que aunque se aprecian irregularidades administrativas de cierta entidad, éstas no constituyen un delito penal y orienta el asunto al contencioso-administrativo.

Jurídicamente tiene lógica, ya que como bien dice “pretender que sea en el ámbito penal donde se ventilen estas cuestiones, convertiría el derecho penal en la primera línea de defensa de la legislación administrativa” y tiene sentido que cada tema se aclare en su ámbito.

Resulta sorprendente, sí, pero no queda otra que acatar la decisión a menos que alguien quiera animarse a ir al juzgado y es complicado visto lo visto. Si ninguno de los cinco grupos de la oposición a los que se les supone velar por estas cuestiones aunque ni están ni se les espera, ni las asociaciones o empresas del sector lucense ven lo bastante importante este asunto como para dar ese paso, difícilmente se puede pedir a un particular que siga de “Espartaco” contra los elementos. Bastante se ha hecho ya.

Supone un paso atrás, como tantos reveses judiciales y jurídicos a los que la ciudadanía asiste pasmada mientras las élites abusan de su poder amparándose en las leyes que ellos mismos han dictado.

En cualquier caso, quiero creer que esto ha servido para algo, que este caso quedará en la memoria de todos como aviso, para que no reincidan en saltarse los procedimientos administrativos que están ahí para evitar problemas.

martes, 20 de junio de 2017

Peleas en Lugo

Lugo está raro. Lo de las peleas en esta ciudad no es que fuera una cosa extraordinaria, que pasa en todas partes y pasó toda la vida, pero sí el nivel de dichas peleas, lo de que haya apuñalamientos y altercados de gravedad.

Altercado de la noche del sábado con heridos
Foto: El Progreso
En lo que va de año ha habido al menos cinco o seis palizas, agresiones o encontronazos en el casco histórico que han acabado regular tirando a mal. Lo del sábado, en que una persona recibió un par de puñaladas es una señal de que ese remanso de paz que aparentemente era la ciudad se nos empieza a ir de las manos.

No hay una solución sencilla pero sí recetas obvias para atajar los síntomas. Curar la enfermedad llevará más tiempo y mucho más esfuerzo. Se acusa a quienes dicen que “lo que hay que hacer es poner más policía”, que es lo primero que se nos viene a todos a la cabeza, de alarmismo o de crear conflictividad, pero francamente la conflictividad ya está creada, ahora toca ver cómo le ponemos coto e intentamos meter otra vez al genio en la botella.

Por supuesto no es un tema que afecte solamente a Lugo, pero aquí estamos empezando a vivir situaciones que no se sufrían. La sociedad en su conjunto parece que no va a mejor y esas nuevas generaciones que deberían estar educadas en un clima de respeto, tolerancia, igualdad e integración aparentemente son más irrespetuosas, más intolerantes, más machistas y más racistas que las anteriores, lo que es para echarse a temblar.

Tristemente célebres peleas en la zona peatonal de la ronda
Foto: La Voz de Galicia
¿Cómo se ataja el problema? Desde luego poniendo velitas y cantando el cumbayá no, aunque ese tipo de acciones sean las más agradables de cara a la galería y las que requieren un menor esfuerzo. Parece que la tradicional receta de “más educación” tampoco está funcionando quizá porque se delega exclusivamente en los colegios esa tarea mientras muchos papás miran para otro lado mientras sus niños se convierten en unos monstruitos que solo pueden desembocar en cosas peores. El colegio te da cultura y refuerza valores pero éstos se adquieren en casa, a estas alturas eso debería ser ya indiscutible.

Lugo Monumental impulsó la creación de un observatorio que reúne a todas las asociaciones con intereses en el casco histórico y eso es un magnífico primer paso. Habrá reuniones, comunicados, concentraciones y conclusiones, pero confío en que no termine ahí la actividad de nuestros dirigentes para buscar remedio a esto.

Vigilancia, policía, cámaras, sanciones... son palabras duras, complicadas, polémicas... pero terriblemente parece que inevitables. Si les soy sincero a mí la presencia de un policía no me ha molestado en toda mi vida, más bien al revés. Bueno, si te saltas un semáforo maldita la gracia que te hace, pero ya me entienden. Que haya patrullas por las noches, bien visibles, apoyadas por otras medidas de seguridad como cámaras que usadas adecuadamente ayuden a aumentar la sensación de protección no me parece mal aunque me ha costado mucho llegar hasta ahí.

Las cámaras no son peligrosas, su uso inadecuado sí. Tal vez la solución pase por un sistema de vidiovigilancia que grabe pero al que solo se pueda acceder por orden judicial si pasa algo y hay que analizar lo grabado. Ya sé que no es sencillo pero los tiros podrían ir por ahí.



En cualquier caso el análisis de la situación con cierta frialdad y calma es fundamental. Y tomar medidas lo es más aún.

lunes, 19 de junio de 2017

Sit tibi terra levis

Manuel Ouro
divirtiéndose con los compañeros
del Senado en su primer año
Probablemente habrán visto en la prensa que un buceador falleció el sábado mientras practicaba una inmersión en Viveiro. Esta noticia, que para parte de la población es un suceso como tantos ocurren, tiene nombre y apellidos de una persona de Lugo, un amigo y compañero, Manuel Ouro, con el que compartía membresía del Senado del Arde Lucus.

Manius Urinator era el nombre ficticio del senador que encarnaba Manuel Ouro Ramos, una de esas personas que no pasan desapercibidas, que siempre son el alma de las reuniones por su buen humor y su alegría contagiosa. El poco tiempo en que tuve el placer de conocerlo fue suficiente para que se ganara mi simpatía que se une al cariño y afecto de todos los compañeros del Senado.

Manuel era un experto buceador al que le sucedió algo que aún no sabemos durante la práctica de su afición y su pasión. Sabía lo que se hacía, era instructor de buceo y miembro de la directiva del Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro, así que es más extraño todavía… e irrelevante para lo que nos ocupa. Lo único importante es el terrible desenlace que nos privará de su compañía de ahora en adelante, si les digo la verdad los detalles morbosos me sobran.

Estuvimos hablando en alguna ocasión del buceo. Como voy a menudo a Foz me contó que en su agrupación visitan habitualmente pecios hundidos de varios barcos, que incluso habían descubierto alguno y que hasta habían mandado a pique un pesquero para crear una especie de biosfera artificial para ciertas especies. Daba gusto oírle hablar de ese tema, que dominaba y del que era una enciclopedia. Nos quedamos con eso, con esa pasión y esa alegría de vivir.

Sit tibi terra levis” es una frase latina que significa “que la tierra te sea ligera”. Se usaba como epitafio en la Roma anterior al cristianismo así que parece apropiada en este caso. Te echaremos de menos Manuel, dejas buenos amigos y ese es el mejor legado.

viernes, 16 de junio de 2017

Santiago Fernández Rocha, el hombre tranquilo que se va del avispero

Santiago Fernández Rocha en su elemento, entre libros. Foto: La Voz de Galicia
Santiago Fernández Rocha deja su acta de concejal. Se marcha una buena persona del Ayuntamiento de Lugo y eso es algo que no puede ser nunca positivo. Quizá con decir eso sea suficiente pero tampoco quiero ser tan parco en palabras, se merece algo más.

Santiago felicita a Lara Méndez el día que la hizo alcaldesa
Foto: El Progreso
Santiago se marcha sin lograr que el Gobierno Local le haya devuelto una fracción de la lealtad con la que él se comportó con ellos y tras regalarle a Lara el bastón de mando de la ciudad. Ha sido crítico cuando había que serlo, y ha querido ser práctico cuando quizá hubiera sido lo más inteligente aunque no se lo permitieron.

Su visión de un gobierno “progresista y de izquierdas” en Lugo no ha podido cuajar porque el espejismo de los tres concejales ha hecho que algunos en su casa pensaran que podrían desbancar al PSOE en las elecciones de 2019, cuestión heredada de un análisis optimista que no resiste la más mínima revisión en una ciudad tranquila y conservadora como es este Lugo nuestro, donde gusta tener algún concejal que dé vidilla pero nada más.

Lugonovo pierde su mayor atractivo con la marcha de Santiago, que atrajo hacia sí un montón de votos desencantados y moderados de izquierdas que jamás habrían confiado en la marca local de Podemos por mucho repelús que les diera el PSOE de Orozco. Esos votos probablemente volverán a la casa socialista de la mano de una Lara encantadora que recuperará una parte del terreno perdido por su antecesor.

La izquierda en Lugo tiene cuatro opciones y cualquier analista político les explicará con facilidad que esa es la mejor manera de perder sillas en el Pleno. La dispersión del voto se castiga duramente en el reparto de concejalías y tener a socialistas, los de Podemos, los otros comunistas y los nacionalistas como opción complica muchísimo las cosas.


Santiago tenía razón cuando creía que su mejor baza era un gobierno de concentración de izquierdas, pero darse contra un muro día sí y día también acaba por sacar chichones. 

Que el amigo Rocha estaba hasta las narices y pensaba dejarlo era una cosa más que sabida en Lugo, pero eso no minimiza la tristeza que puede producirnos a algunos que una persona templada, inteligente y que siempre puso la ciudad por encima de unas u otras siglas, abandone el barco.

Santiago en el Club de Opinión
Foto: Paco Nieto
Ya en los tiempos en que participaba en las tertulias del lamentablemente extinto Club de Opinión dirigido por el gran Paco Nieto, aportaba sabiduría y temple a las charlas en que participó en tantas ocasiones y a muchos nos hacía pensar “¡qué gran concejal daría este hombre!”. Y lo ha dado. La pena es que se equivocó de partido.

Que Rocha estuviera en Podemos, o en la rama lucense de Podemos bajo el nombre de Lugonovo, era un disparate ideológico porque la forma de pensar de este hombre, por lo que le he escuchado, es más de algo tipo Democracia Galega o similar. Ha sido la voz de la cordura en un ámbito en que se exigían medidas más de echarse al monte, y esa tensión es imposible de resistir durante mucho tiempo. De hecho mi sorpresa es que haya aguantado tanto, yo pensaba que no acababa 2016 como concejal.

A pesar de ser ideológicamente incompatibles, Santiago siempre ha tenido una relación cordial conmigo y más allá incluso de la mera simpatía personal (con la que cuenta por mi parte) ha habido colaboraciones en temas de interés de la ciudad, cosa que es siempre digna de aplauso.

El Pleno en que Santiago deje su acta será un mal día para Lugo, porque perderá un gran defensor. Por lo demás, quizá sea bueno para él así que le deseo lo mejor. ¡Gracias por todo, Santiago!