jueves, 19 de octubre de 2017

Último día para cazar chollos

Último día de la VIII Feria Outlet organizada por la Asociación de Autónomas de Lugo
 La incruenta caza del chollo es de las pocas en que nadie sufre, y que beneficia notablemente la economía familiar. Hoy termina una de las ferias más notables de Lugo en este campo, la Feria Outlet que organiza por octavo año la Asociación de Autónomas de Lugo.
Abrigos a 15 euros

De 11 a 14 y de 17 a 21 horas tienen ustedes todavía tiempo de acercarse a ver las ofertas de 27 expositores entre los que hay todo tipo de artículos de ropa, regalo, joyería, óptica o peletería. Cosas para todas las edades, con ropa infantil como la de La Casita Pérez o para hombre. Esto último lo menciono porque en estas ferias suelen ser más abundantes las prendas para mujer, y ayer me pasé por el puesto de Yute y me quedé con las ganas de coger un abrigo por 20 euros que no me llevé porque el verano me ha puesto un par de kilos y me quedaba demasiado justo.

Para que nadie se me enfade, ya que he mencionado a dos locales concretos, les voy a decir todos los que están, que son muchos: Aluma/Thesalia, Backstage Store, Black Market, Bonec, Bonita y coqueta, Casa Piedad, C. Serrano, Carmen Vázquez Portomeñe, Destellos, Dolores Promeas, Ene Efe, INPE, Joyería Senén, Kucadas, La Casita Pérez, Lilas / Malizia, Miky Moda, Mi pequeño vestidor, Óptica De La Torre, Peleterías Lucus, Pisotones, Sainkho, Stela, Tolda / Baron, Vas, S y Yute. Como pueden ver hay de todo, mucha variedad y es difícil que no haya algo que les interese.

Otras prendas desde 5 euros
Abrigos a 5 euros, vestidos a 15, zapatos o gafas con unos descuentos mareantes… Hasta unos Viceroy con el 50% de descuento que te hacen mirarlos como un niño en el escaparate de una pastelería, sobre todo si como yo eres un enfermo de los relojes.

Sí, es consumismo… o no. Vestir nos tenemos que vestir, así que se puede considerar que estas ferias son una orgía de gasto superfluo o una buena oportunidad para comprar lo que necesitas gastando menos.

Les diré que aunque queda poco elegante decirlo yo hace mucho que no compro nada o casi nada fuera de rebajas. Qué quieren que les diga, si puedes hacerte con una camisa con el 70% de descuento para qué vas a meterte a pagar por ella un dineral, aunque bien es cierto que el tema de la moda nunca me ha interesado lo más mínimo.

En fin, ya saben, si les apetece echar un vistazo solo les queda el día de hoy para acercarse a la carpa de la Feria, que está detrás del Ayuntamiento como es habitual. Recuerden el horario y anímense.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Las (enervantemente) lentas obras de la Plaza de Abastos

La foto es de ayer mismo por la mañana. El olor a pintura era muy desagradable, y más en un sitio en que se vende comida.

Estos días terribles en que todo huele a humo y cenizas, intentas distraerte en la medida de lo posible porque si piensas continuamente en la desgracia te puede explotar la cabeza. Con ese ánimo si me permiten voy a cambiar de tema, aunque el de los incendios siga de trasfondo a todo y lo veamos a diario en los medios de comunicación.

Una de las actividades más provechosas para el bolsillo y para el estómago es darse un paseo por la plaza de abastos de Lugo en un día de mercado y llenar la despensa con esos maravillosos productos naturales con que nuestra maltratada tierra insiste en premiarnos por increíble que parezca ya que no nos lo merecemos.

Visitar la plaza es un placer multisensorial. A pesar de que el ser humano recibe información a través de varios canales se dice que uno de los que más permanecen en la memoria es el olfato, y que un olor puede despertar recuerdos mejor que una imagen o un sonido. Me lo creo porque no es la primera vez que un perfume o una receta me ha llevado a recuerdos que creía borrados.

Pero ayer en la plaza el característico y apetitoso olor de las cebollas y los quesos estaba tapado por otro menos agradable: el de la pintura. Seguimos con obras en el principal mercado de Lugo, que se realizan a paso de caracol. Un caracol con un esguince, hay que añadir.

El Empire State Building se levantó
en 410 días hace casi un siglo.
La plaza de abastos lleva años en obras.
No parece lógico que una obra que se tenía que terminar hace ya mucho tiempo siga dando el coñazo a los vendedores y clientes de la plaza. ¿Así se pretenden promocionar nuestros productos? ¿Acaso piensan que alguien en su sano juicio se va a sentir atraído por un lugar en que mientras se está vendiendo comida se realizan molestas actividades separadas por una humilde reja con unos cartelones descoloridos?

La niña bonita del gobierno local ha pasado a ser la vieja cárcel, y todos aquellos esfuerzos de reactivar el mercado quedan en ese rápido olvido que caracteriza a la política del usar y tirar. Ya pasó la fiebre por ayudar al mercado y todos aquellos rimbombantes discursos quedan en lo que suelen quedar: en nada.

Los comerciantes que apostaron por ayudar con su esfuerzo y sus cuartos a recuperar la plaza, esos mismos emprendedores que fueron engañados, siguen estando en el mismo limbo jurídico que antes, a pesar de que el Pleno del Ayuntamiento aprobó hace más de dos años una proposición del propio grupo municipal socialista para darles seguridad y adjudicar los puestos por 25 años. Nada de nada. Todo sigue igual, aparentemente bajo la batuta del molusco gasterópodo esguinzado del que hablábamos antes (el caracol, era por no repetirme).

Les queda la pataleta, la protesta y la visibilización de sus problemas. Les falta unidad, bien es cierto, porque no es muy normal que en un espacio tan reducido haya, si no me equivoco, tres asociaciones diferentes nacidas (esto me lo imagino) de las típicas rencillas entre ganadores y perdedores de elecciones. En Lugo es habitual que las entidades nazcan así, y si pierdo las elecciones a la asociación de empresarios me monto otra de autónomos y me salgo con la mía, con mi pobre visión en que mi ombligo es el centro del universo.

La plaza es mucho más que los intereses de sus comerciantes, por importantísimos que sean éstos porque son su base. Es nuestro centro comercial de productos locales, frescos, sabrosos, naturales… No merecen estar mezclados con olor a pintura y polvo en suspensión durante meses y años. El Empire State se levantó en 410 días, con eso creo que queda todo dicho.

Conté dos pintores y un albañil. Así no acabarán en la vida.

martes, 17 de octubre de 2017

Lo que el fuego se llevó: el odio en las redes sociales



Los incendios que asolan Galicia, Asturias y Portugal han arrasado con bosques, casas y, lo que es más grave, personas. El número de muertos final no andará lejos del medio centenar, porque si el fuego no respeta esas fronteras artificiales creadas por el hombre, tampoco deberían hacerlo las valoraciones sobre sus consecuencias. Aún no están apagados todos los focos ni mucho menos, así que es probable que tengamos que ver durante más días consecuencias adicionales. Es el triunfo del cafre, la crónica de cómo los terroristas han logrado su objetivo, atemorizar y crispar a toda una sociedad.

Sin embargo el alivio que siento al ver la lluvia de hoy no hace que me sienta menos triste por otra de las consecuencias de la crisis que vivimos, la constatación de que cada vez sufrimos un mundo más polarizado, más radical y donde la empatía y el respeto por los demás brilla por su ausencia.

Ver que gente a la que conoces (tampoco es que sean “amigos”, al menos en el uso que doy yo de esa palabra y no la indiscriminada titulación que otorga Facebook) decir las mayores barbaridades en sus muros es deprimente. En los grupos ya ni les cuento. Una visita a los más populares como “Eres de Lugo si...” a cuyos administradores habría que darles la medalla al mérito civil, es bastante prueba de esta tendencia cainita y radical.

Les hablaba ayer de esas largas parrafadas en que nos cuentan detalladamente cómo “el único culpable” de los incendios es el enemigo político (en este caso Feijoo) sin mencionar ni una sola vez a los criminales que han plantado fuego a nuestros bosques es terrible, pero peor aún es la reacción virulenta que alguna gente tiene cuando les explicas que algunas cosas de las que dicen no es que sean opiniones discutibles, es que son mentiras.

Les pongo el mismo ejemplo que les traía ayer, la tontería de que se pueden recalificar los terrenos quemados para hacer viviendas o centros comerciales. Suena muy bien, muy “conspiranoico”, pero es falso, la ley lo impide como ya hemos hablado. Pero cuando explicas eso nadie dice “ah, vale, me alegra que no sea así”. Tampoco te lo rebaten porque es una realidad incontestable… simplemente te insultan. Es la única forma que algunos tienen de defender su radicalidad frente a los argumentos.

Estamos en un “conmigo o contra mí” en que no se acepta la más mínima desviación de la línea de argumentación “oficial” de determinado partido político o ideología. Eres rojo o eres azul, eres blanco o eres negro, eres un 1 o un 0. Llama poderosamente la atención sobre todo en quienes acusan a los demás de estar alienados y engañados por los medios de comunicación y la maquinaria de propaganda de no se sabe quién, pero históricamente es una verdad incontestable que las revoluciones a la larga se tornan en las fuerzas más conservadoras y represivas, con la posible excepción de la americana. Lo demostraron el Terror de la Revolución Francesa, el octubre ruso, o las dictaduras sudamericanas nacidas de las “guerras del Pueblo”.

Pero a lo que iba. Es peculiar que gente que pide democracia solo acepte SU democracia, en la que establece los términos del debate y su punto de finalización. Incluso, aunque me cueste creerlo, hubo quien borraba todos los comentarios que se ponían a continuación de su decisión unilateral de acabar con el tema, en un arranque fascista de manual.

Si les soy sincero en el fondo creo que una parte importante de todo esto es que las redes sociales nos impulsan a etiquetar a todo el mundo sin leer sus argumentos. Por ejemplo, en la presente crisis o la culpa es únicamente de Feijoo, o éste es un santo que se ve atacado por las malvadas hordas rojas. Si intentas explicar que la culpa es de los incendiarios aunque sí es cierto que haya medidas (o falta de ellas) que no se pueden entender unos y otros te saltan a la chepa porque no entras en su definición de “aliado”. Y si hace falta mentar a la familia porque se acaban los argumentos, se hace sin rubor alguno.

Esta crispación, este asqueroso intercambio de monólogos cada vez más elevados de tono, son herencia de muchas cosas: la falta de educación, la polarización y el extremismo de los partidos políticos, la simpleza de los medios de comunicación, el maniqueísmo de las consignas… y no es ajeno ni siquiera a sus propias víctimas. Por ejemplo, el Presidente de la Xunta no debería decir una palabra sobre la manipulación de la desgracia cuando él mismo hizo exactamente eso contra el bipartito en el 2006. La hemeroteca es terrible, señor mío.

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra, se suele decir, y yo mismo estoy tirándola sin estar totalmente inmaculado. También me he dejado arrastrar en ocasiones a esas discusiones bizantinas en que la cantidad y la repetición sustituye a la calidad y el argumento, aunque “me estoy quitando” tras reflexionar en lo estúpida que es esa actitud.

Todo esto me lleva a dejar de leer las redes cuando pasan estas cosas. Buscas información y encuentras sectarismo, frasecitas ingeniosas que pretenden resumir en unas pocas palabras temas complejos (las consignas no pueden superar los 140 caracteres), así que mejor será volver a los medios de comunicación de toda la vida, aunque sea en formato digital por aquello de la inmediatez. Hay variedad y aunque son empresas que barren para casa cuando les interesa al menos se molestan en presentar argumentos contrastables y, en ocasiones, tener vergüenza torera.

En cuanto a lo demás, mi recomendación es ser más ligeros a la hora de eliminar de la lista de amigos a quien demuestra que no lo es, e incluso si detectan gente dañina, cuyos muros solo contienen odio y rencor, soy partidario del bloqueo. No necesitamos eso en nuestras vidas, y es el equivalente a la “retirada del saludo” de los viejos tiempos. Por supuesto es una decisión personal. Ustedes mismos.

lunes, 16 de octubre de 2017

Los terroristas atacan Galicia

Cadena humana en Vigo. La ola de fuegos no solo es cosa de la zona rural ni de montes sucios. Es terrorismo global.
Foto: La Voz de Galicia

No son pirómanos ni son enfermos; son terroristas. Crean terror así que no tienen otro nombre y lo repito: son terroristas que atentan contra nuestra tierra y nuestro futuro medioambiental, contra nuestros bosques, contra nuestro pulmón verde, contra nuestra gente, contra nuestra tranquilidad, contra nuestra Galicia. Han matado ya a dos personas en Nigrán y otra en Carballeda de Avia, y quién sabe cómo acabará esto.

No es posible pensar que esto haya sido casual. No puede ser que coincidan tantos focos en tantos sitios, en el peor momento posible, cuando una anormal ola de calor a mediados de octubre nos tiene a todos sudando la gota gorda, y el día en que los restos de un tornado o lo que demonios sea nos trae vientos cálidos que expanden el fuego de la forma más terriblemente eficaz posible. Planeándolo no habría salido mejor… si es que no ha sido así.

Solo valientes como nuestros servicios de emergencias
son capaces de lidiar con esto
Foto :@EnfrmraSaturada
Aldeas, pueblos y ciudades están sitiadas por el fuego, con vecinos desalojados de sus casas, y los servicios de emergencias están saturados… Un amigo que trabaja en alertas me envió una foto que me puso los pelos de punta, de su vehículo atravesando una carretera incendiada. El caos se adueña de todo porque si hay algo que aterra a cualquiera es el fuego, que lo destruye todo a su paso.

Y en medio de este desbarajuste me pasma leer que la bilis política aflora. Nada de culpar a los hijos de puta que han quemado nuestros bosques, sino largos párrafos en que se dicen falsedades como que la nueva ley de montes permite construir pisos en los terrenos quemados, o que la culpa de todo la tiene la Xunta. Ni una palabra de los incendiarios, que se ve que pasaban por allí y no tienen nada que ver con el asunto. Vamos por partes.

En el tema de la recalificación de terrenos hay que estar a lo que dice la ley. Interesadamente se ha tergiversado su texto, que en el artículo 50 dice claramente que durante 30 años no se podrá recalificar un terreno quemado con muy contadas excepciones como que ya estuviera aprobado dicho cambio o que haya razones de utilidad pública. Como esto sigue siendo España somos desconfiados por naturaleza y eso de las “razones de utilidad pública” suena fatal, pero la explicación es sencilla: imaginen que ustedes tienen un terreno por el que se anuncia que va a pasar una autovía y a su familia le hacen la puñeta… pues solo tiene que plantarle fuego y no se podría cambiar el uso durante tres décadas. De ahí esa previsión, para evitar picaresca (que nos conocemos) y no, no vale usar esa excepción para hacer pisos o centros comerciales.

"Con un cortafuegos esto se apaga"... en fin...
Foto: Cadena Ser
En cuanto a la culpa, qué quieren que les diga, a mí me cuesta mucho trabajo responsabilizar a la administración de lo que hacen los particulares. Los violadores son los culpables de las violaciones, independientemente de la ropa que lleve la víctima o de si había o no había policías cerca. Los terroristas son los culpables de los atentados, siendo irrelevante para esa sentencia que las cámaras de seguridad funcionen o que los arcos de detección de metales cumplan su cometido. De igual forma los incendios provocados son culpa de quienes los provocan.

La cuestión no está en quién es el culpable de los incendios, que es obvio que son los terroristas, sino en si los efectos se hubieran podido paliar relativamente de estar preparados.

Evidentemente hay cuestiones de previsión, sí. Aunque con esta sequía, el viento y el calor dudo mucho que funcionase cualquier medida eso no es excusa para que no estén las cosas como deben. Es cierto que hablar de que no hay cortafuegos es una imbecilidad si tenemos en cuenta que las llamas han saltado el mismísimo río Miño, el mayor cortafuegos natural de Galicia, pero una cosa es que no hubieran funcionado y otra que no estén en estado de revista. Lo primero es una desgracia, lo segundo una negligencia.

La Xunta no ha tomado las debidas precauciones a la vista del clima. Hace unos días nos decía Feijoo que despedir cuatrocientos y pico brigadistas no influiría y miren la que hay liada. Viendo la que está cayendo lo suyo habría sido extremar las previsiones porque despedir retenes contraincendios con este clima y sabiendo que venía viento fuerte es como esas comunidades de vecinos que apagan la calefacción central en junio aunque esté helando porque está acordado en junta, una tontería. Bueno, en este caso algo más grave que una tontería. Los únicos culpables son los incendiarios (insisto) pero sí es cierto que hay una responsabilidad más amplia sobre las consecuencias de lo que ocurre.

Hay profesiones que cobren lo que cobren están mal pagadas.
Foto: RTVE
Se puede criticar la labor del gobierno, para eso estamos los ciudadanos, pero sin caer en la política rastrera. Primero necesitamos tener claro que la culpa del incendio es del incendiario (sí, sé que me repito pero veo que hay quien no lo acaba de pillar), después hacen falta datos fiables de lo que ha pasado… y luego ya hablamos. Ahora no es el momento de hacer balance sino de arrimar el hombro si nos dicen qué podemos hacer, que tampoco es fácil porque para enfrentarse a un incendio no vale la buena voluntad, hay que saber dónde te metes.

Por último, permitan que toque otro palo, el de los bulos. Que si han visto una furgoneta negra, que si hay motoristas con bidones de gasolina… Entiendo que hay gente que difunde esto con buena voluntad, pero hay que ser muy prudentes porque se puede estar haciendo precisamente lo que los terroristas quieren, crear un estado de psicosis y de histeria colectiva. Recuerden lo de siempre, comprobar fuentes fiables, medios de comunicación de prestigio, abran las webs de La Voz de Galicia, El Progreso o la TVG (esta última para ver las novedades de Serramoura porque de los incendios ni pío en la página, aunque sí en la tele), y no difundan noticias no fiables. Por cierto, sería buena cosa que fiscalía investigue a los gilipollas que se divierten inventándoselas porque eso sí hace bastante más daño que unos tíos con guiñoles o las opiniones de cuatro descerebrados a los que se les calienta la boca.

Escribo esto de madrugada, con cenizas entrando por la ventana, y preocupado porque mi Galicia parece el infierno de Dante. Mañana veremos grandes palabras, fotos escalofriantes y declaraciones rimbombantes… pero mientras los montes sigan abandonados, las aldeas continúen desiertas, y los cabrones puedan acceder a mecheros la cosa no va a mejorar. Y eso no es cosa únicamente de un Gobierno sino de toda una Sociedad.

Se me saltan las lágrimas, literalmente, y no creo que sea por el humo. Es porque mi tierra arde a manos de terroristas.


Anexo:
Texto del artículo 50 de la vigente Ley de Montes:
«1. Las comunidades autónomas deberán garantizar las condiciones para la restauración de los terrenos forestales incendiados, y queda prohibido:
a) El cambio de uso forestal al menos durante 30 años.
b) Toda actividad incompatible con la regeneración de la cubierta vegetal, durante el periodo que determine la legislación autonómica.
Con carácter singular, las comunidades autónomas podrán acordar excepciones a estas prohibiciones siempre que, con anterioridad al incendio forestal, el cambio de uso estuviera previsto en:
a) Un instrumento de planeamiento previamente aprobado.
b) Un instrumento de planeamiento pendiente de aprobación, si ya hubiera sido objeto de evaluación ambiental favorable o, de no ser esta exigible, si ya hubiera sido sometido al trámite de información pública.
c) Una directriz de política agroforestal que contemple el uso agrario o ganadero extensivo de montes no arbolados en estado de abandono.
Asimismo, con carácter excepcional las comunidades autónomas podrán acordar el cambio de uso forestal cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden que deberán ser apreciadas mediante ley, siempre que se adopten las medidas compensatorias necesarias que permitan recuperar una superficie forestal equivalente a la quemada. Tales medidas compensatorias deberán identificarse con anterioridad al cambio de uso en la propia ley junto con la procedencia del cambio de uso.
En el caso de que esas razones imperiosas de primer orden correspondan a un interés general de la Nación, será la ley estatal la que determine la necesidad del cambio de uso forestal, en los supuestos y con las condiciones indicadas en el párrafo anterior.
En ningún caso procederá apreciar esta excepción respecto de montes catalogados.» 

miércoles, 11 de octubre de 2017

¿Está la fuente de San Vicente en peligro?

La grieta y los hierros oxidados no parecen lo más razonable para mantener el monumento en pié
Es evidente que el símbolo de Lugo de cara al exterior es la Muralla, pero por barrios cada cual tiene también sus propios distintivos y signos de identidad. En el casco histórico hay varios pero sin duda uno que llama la atención y es identificado por toda la ciudad es la fuente de San Vicente de la Plaza del Campo.

Siempre ha sido llamativa
Y deberá seguir ahí
El disgusto que nos llevamos muchos cuando unos desgraciados tiraron la figura al suelo y la rompieron en varios pedazos se compensó hasta cierto punto con la magnífica restauración que se hizo del santo, que en unos pocos meses volvió a ocupar su lugar, con una diligencia extraña a nuestro Ayuntamiento, que en esta ocasión cumplió con creces.

Sin embargo las amenazas para la fuente no cesan. Pasando por allí hace un par de días me fijé en una grieta que hay en su base. No les puedo asegurar con total garantía que sea nueva, aunque les diré que me lo parece porque me suelo fijar y no la había visto antes, pero en cualquier caso ahí está, cruzando gloriosa por una parte de la base que sustenta todo el chiringuito.

La grieta cruza entre dos de los herrajes que hay entre la peana y el vaso de la fuente, metales que por cierto no comprendo que estén ahí, ya que se supone que el agua que manan los caños no es potable así que su función evidente, que es poner los cubos o las vasijas para su llenado, no tiene sentido. Por otro lado el material, de metal que se oxida con facilidad, no parece el más adecuado si pensamos en décadas y no en meses.

El acero quedaría feo, sí, pero supongo que hoy en día habrá materiales más que suficientes donde elegir para sustituir esos hierrajos que puede que ayuden a sujetar la estructura, pero también le meten óxido en su base lo que me da la impresión de que no es lo más adecuado.

San Vicente lleva siglos ahí, dando carácter a una plaza que probablemente sea la más encantadora del casco histórico, y como no lo cuidemos no seguirá, como debería, por muchos más años.

martes, 10 de octubre de 2017

¿Y qué pasa con la pasta de la Diputación para el nuevo Auditorio?


Futuro auditorio de Lugo. Abrirá un año de éstos. Foto: La Voz de Galicia

La política debería estar basada en convicciones, aunque lamentablemente vemos que esto no es así. Hay una serie de factores que modifican los ideales que pueden ser el tacticismo, el rédito electoral o la dura realidad.

Nuestra alcaldesa, Lara Méndez, ha sufrido en sus propias carnes las mordeduras de la incoherencia, ya que se ha visto obligada a pasar de un discurso reivindicativo por el que exigía a la Xunta de Galicia que equipase el futuro Auditorio de Lugo con sus propios medios a financiarlo, en la práctica, con recursos locales al 100%.

Reunión de junio de 2016 sin acuerdo
Foto: El Progreso
No hace demasiado tiempo, el 2 de junio de 2016, Lara se reunía con la Conselleira Beatriz Mato. Una reunión en que se intercambiaron piropos y buenos deseos, pero que se traducía en dos notas de prensa casi opuestas en que cada parte afirmaba que los otros se habían comprometido a buscar financiación para pagar el equipamiento. Hasta daban cifras diferentes sobre el coste, ya que una decía que serían 3,4 y la otra 3,6 millones de euros. 200.000 euros de diferencia podrán parecer pocos en este montante, pero yo hay días que no los gano.

Pero fíjate lo que son las cosas que tras reunirse con Feijoo, la alcaldesa cambia de discurso. Cuando antes decía que la Xunta tenía que tratarnos igual que a las demás ciudades, donde habían pagado el 100% del equipamiento o al menos el 75% como en Ferrol, ahora dice que no hay problema en que la Xunta apoquine los 3,6 millones a cambio de que les rebajemos el IBI durante 6 años. Teniendo en cuenta que ese impuesto le supone a la administración autonómica 600.000 euros, y aunque no soy muy bueno en matemáticas, mi calculadora me dice que les “perdonaremos” 3,6 millones de euros, la cifra mágica.

Lara Méndez con Alberto Núñez Feijoo. Se ve que sí funcionó
Foto: atlantico.net
¿Qué ha pasado para que convirtamos lo que supuestamente era un insulto en una buena noticia para Lugo? Hace un tiempo yo mismo hablé de este asunto de sus ventajas e inconvenientes, pero se vuelve a poner de actualidad porque la semana pasada se firmó el dichoso convenio sin pena ni gloria, con la oposición de cuatro de los seis partidos con representación municipal. Es posible que la salida de Jaime Castiñeira del grupo popular influyera en la firma de este convenio, que él mismo había criticado a pesar de que su mayor valedor es el propio Feijoo, que ha hecho un negocio redondo.

Martínez votando por Candia, luego acordaron poner pasta
para el Auditorio pero se ve que cambiaron de idea
Foto: El Correo Gallego


Sin embargo, por no repetirme en lo dicho en aquel artículo, que suscribo nuevamente, les traigo a colación un nuevo elemento… ¿Y qué pasa con los 1,2 millones de euros que se comprometió a arrimar la Diputación? Hay un acuerdo plenario aprobado por el PP y el entonces díscolo Martínez que parece que nadie recuerda, pero oigan, es un dinerito que no venía mal.

Quizá ese millón y pico de euros pueda suponer la diferencia entre meter muebles de Ikea y otros más decentes, no lo sé, aunque me parece a mí que aquello quedará en nada y que finalmente la cuestión se verá reducida a lo que ya intuimos todos: que como dijo Olga Louzao esto será como el muro de Trump… El auditorio se va a equipar… ¡y lo vamos a pagar nosotros!

No puedo evitar estar contento por los pasos que se dan para que por fin esté listo el auditorio, pero mi felicidad no es completa porque tengo la sensación de que nos han tangado un dineral. Aunque la verdad, mejor que se gaste en eso que en hacer más cafeterías o esas tonterías en las que se suelen meter los millones en Lugo.

lunes, 9 de octubre de 2017

La ofrenda a Rosalía de Noemi Mazoy


Empezaré diciéndoles que si siempre reconozco mi subjetividad a la hora de escribir, hoy esa tendencia será más acusada todavía, porque cuando uno habla de amigos le cuesta más mantener la distancia.

Ayer tuve el honor de escuchar a nuestra queridísima Noemi Mazoy en la ofrenda a Rosalía de Castro. Un acierto por parte de nuestra Corporación decidir que la oferente de este acto, que todos los años se celebra en el parque que lleva el nombre de la gran escritora gallega, fuera nuestra soprano.

Siempre que escucho cantar a Noemi me emociono, pero ayer también me consiguió conmover con sus palabras. Sentidas, sinceras, cariñosas, dedicadas tanto a la poetisa como a la madre de Noemi, que fue quien le dio a conocer su obra. Transmitió ese amor inmenso que siente por su gente y por nuestra tierra, y lo hizo con una nobleza alejada de toda sombra de política o de rancio nacionalismo, cuyas terribles consecuencias estamos soportando todos los días en los telediarios.

Noemi es todo símbolos. Desde la fuente de San Vicente hecha en azabache que adornaba la falda de su traje gallego hasta la sencilla cesta con pensamientos que ofreció a Rosalía y que contrastaba con el centro floral oficial, más pomposo, más caro, más aparente, pero seguro que infinitamente menos sentido.

Ojalá todos pudiéramos transmitir nuestros sentimientos como Noemi, que ha demostrado que es mucho más que su voz perfecta, es una persona buena y dulce. Ha sido, sin duda, el acto más emotivo de estas fiestas.