martes, 23 de mayo de 2017

El chapucero mercado pre-Arde Lucus

Como ahora hay que promocionar la vieja cárcel por encima de la Luna todo se hace allí, tenga o no tenga sentido. Una instalación cultural es para lo que es, y pretender que los comerciantes te la promocionen encerrándose un fin de semana en el recinto para que te lleven público es, como mínimo, chocante. Y lo digo yo, liberal convencido, y que propuse que los artistas pudieran vender sus obras en la vieja cárcel, pero es que me refería a cuadros y esculturas y no a chorizos y quesos.

Quesos y chorizos... ¿de época?
Foto: Ayuntamiento de Lugo
Este fin de semana, sin ir más lejos, se celebró en el salón central de la instalación un mercado presuntamente de artesanía y complementos relacionados con el Arde Lucus, en el que había productos de primerísima calidad… y al que añadieron sin que nadie entienda muy bien la razón un puesto de quesos y chorizos. Será herencia de cuando se hacía todo en la plaza de abastos, que era lo que tocaba hace escasas fechas, o será que la esencia paleta de la organización entiende que eso encaja en cualquier sitio.

De esa feria me quedo con dos cosas: que sí se autorizó la venta (como era lógico) cuando se nos dijo a todos que no se podía vender (lo que ya no es tan lógico), y que me han convencido de que la organización de ese evento tiene que volver a las manos en que estaba antes, ajena a la administración.

Sobre lo primero, decir que fue más que llamativo que a pocos días de declarar en el Pleno municipal que en la antigua cárcel no se puede vender nada porque de lo contrario se arriesgan a perder la millonaria subvención del plan URBAN, la alcaldesa y la concejala que soltó semejante chorrada fueran con un fotógrafo a inmortalizarse frente a los puestos en que se vendían varios artículos.

Lara y Basadre visitando los puestos de VENTA
Foto: Ayuntamiento de Lugo
Esto plantea dos preguntas: ¿acaso era mentira lo que Basadre dijo en Pleno? ¿O era verdad y están arriesgando a la ciudad a perder unos cuantos millones de euros? En cualquier caso algún grupo de la oposición debería pedir explicaciones, porque sea cual sea la opción verdadera merece, como mínimo, que alguien se ponga colorado, cosa que dudo que pueda llegar a suceder.

En cuanto a lo segundo… ¿qué quieren que les diga? Lo de este fin de semana fue un pálido reflejo de la idea que Lugo Monumental llevó a cabo hace ya unos años: Vestimenta. La que se inició como una feria previa al Arde Lucus para que los lucenses pudieran ver la oferta de artistas y diseñadores, y que se celebró en el Salón Regio del Círculo de las Artes los dos primeros años, se organizó en esta ocasión de forma chapucera y sin publicidad alguna. El motivo es que a quien lo montó le importa un cuerno que los que fueron se ganen la vida.

¿Tan difícil era poner un par de pendones (me refiero a colgantes, que nadie se preocupe) en las ventanas de la cárcel, o al menos un vulgar cartelón en la puerta para que los que pasan por delante puedan saber que se está celebrando dentro tal o cual cosa? Es una cuestión de puro sentido común, porque con colgar en el Twitter de la concejalía un mensajito no va a ir la gente en manada a ver qué se hace allí, como comprenderán. Tan paletos para unas cosas y tan excesivamente modernos para otras.

Soy un gran defensor de que la sociedad civil haga sus actividades sin contar con la administración por varios motivos, y uno de ellos es que si la asociación de empresarios que organizó Vestimenta en sus primeras ediciones siguiera haciéndose cargo de ese evento, otro gallo les cantaría a los comerciantes. Aunque solo sea porque ellos mismos se implicarían en la organización con el legítimo fin de vender más, que para eso montan sus puestos. A la concejala de turno lo único que le importa es la foto en el periódico y poder meter en la memoria de actividades una página más, y si eso implica que otras personas se tiren allí metidos tres días para nada… pues que se jodan... Para eso están a su servicio, o eso parece que creen algunos.

lunes, 22 de mayo de 2017

Cuatro historias de autoeditores

La mesa en pleno en la noticia publicada por El Progreso

La autoedición se suele considerar una forma secundaria de sacar un libro a la luz, que se da cuando te lo rechazan las editoriales y no te queda más remedio que afrontar por libre el riesgo de pagar tú la imprenta y lanzarte al vacío. Sin embargo, el pasado sábado se demostró en la mesa redonda organizada por la Federación de Libreros en la Feria del Libro de Lugo, que esto no es así necesariamente.

Héctor Castiñeira
De los cinco ponentes que estábamos solamente uno se metió a la autoedición porque le habían rechazado en las editoriales, y, cosas de la vida, es el más exitoso de los cinco y al que luego esas mismas editoriales persiguieron para publicar sus libros. Se convirtió en un fenómeno de masas con su “Enfermera Saturada”. El lucense Héctor Castiñeira, una persona amable y cordial a la que no se le suben a la cabeza los 150.000 libros que lleva vendidos (¡mi madre!) es el ejemplo de lo que la mayoría aspira a hacer, aunque con excepciones.

Lo de Héctor además promete, porque si consiguió llegar a esas cifras con un tema tan particular como la enfermería, lo que no hará ahora con la maternidad y su nueva "mamá saturada". Les voy a confesar una cosa: su primer libro lo compré un poco por compromiso (y porque él me caía bien)... y me reí como un descosido. Me lo leí de una sentada, literalmente, y aunque algunas coñas no las pillé bien porque son un poco "técnicas" en general me lo pasé de miedo. Con lo siguientes ya iba con otro espíritu y eso es peligroso, porque creas expectativas... que no defraudó. El último, el de mamá saturada, es el mejor.

Dr. Neira Pampín - Foto: El Progreso
Una de esas excepciones, sin ir más lejos, también estaba sentada a nuestro lado. El siempre interesante doctor Neira Pampín, un hombre renacentista del siglo XXI, va ya por su tercer libro, y la prueba de que no busca una notoriedad revolucionaria es que el primero de ellos lo imprimió para uso doméstico, para sí y sus amigos porque, como nos confesó, al ser un libro de poemas le produce pudor que lo lea gente que no le conoce. Esa especie de “desnudez” literaria también la sentía Rosalía de Castro, que se dice que en su lecho de muerte pidió que se quemaran los manuscritos que no había publicado. Ya ven. Afortunadamente nuestro convecino sí se animó a publicar "El Quijote de madera" y "El sabor amargo de la fruta madura", y este último confieso que no lo he leído pero que me han entrado unas ganas que ni les cuento.

Pero a lo que íbamos, que no siempre se pretende estar en el “top ten” ni esas cosas, aunque mentiríamos si no reconociéramos que todo escritor tiene un puntito de amor propio (como el resto de los mortales), si bien con escalas como todo en esta vida. Tampoco entienda nadie que el hecho de tener éxito significa que eres más narcisista que los demás, que no van por ahí los tiros.

Juan J. Prieto - Foto: La Región
Los otros dos compañeros de mesa, Juan Prieto, autor de “La primera Meiga” y Pablo Piñeiro, con “De tu corazón a mi libro” aportaron sus experiencias, radicalmente diferentes a las de los demás. El primero, publicista de profesión, se animó a publicar el libro y fue librería a librería “colocándolo”, que es una de las cuestiones más duras de la autoedición. Ahora Juan está lanzado a conquistar el resto de España en papel, porque en digital ya lo hizo más que bien superando a Matilde Asensi y a Julia Navarro en su campo, que es mucho decir.

La historia de la primera mujer condenada por brujería por la Santa Inquisición es un punto de partida fantástico que hace el libro muy atractivo. Además yo que llevo un montón de tiempo con una novela histórica rondando por la cabeza admiro profundamente el valor de quienes se atreven con ese tema, que es más que peliagudo por si se te mete un tomate en pleno siglo XII o algo así.

Pablo Piñeiro
Foto: Faro de Vigo
Pablo Piñeiro fue el único de los cinco que recurrió al “crowfunding”, que viene a ser una forma de Sociedad Anónima pero sin anonimato. Buscas que la gente haga aportaciones a cambio de las cuales te comprometes a diferentes recompensas, según su importe: un libro firmado, el libro y un audio de una de las historias en su caso… o incluso una cena con los autores. Como Pablo es modelo imagino que esto último habrá funcionado razonablemente bien, pero el proyecto lo vale por sí mismo porque la idea es tan buena como sencilla (ambas cosas suelen coincidir): escuchar historias de amor de personas reales y pasarlas a un libro.

En el libro de Pablo hay de todo, como en botica, y nos contó una de las que más le impactó y que fue de una prostituta que se enamoró de su jefe. No les digo más que les reviento el final, pero confiesen que algo ya les ha picado la curiosidad.

Cuatro apasionantes puntos de vista que tuve el honor de acompañar en esta Feria del Libro, y que nos dieron a todos diferentes perspectivas de cómo se puede llegar a un fin similar, aunque con diferentes resultados también. Un orgullo haber podido presentarlos y mi agradecimiento a los organizadores. Ha sido un placer.

viernes, 19 de mayo de 2017

¿Tiene un libro en mente? Pues mañana tiene una cita que le va a interesar

Publicar un libro es algo realmente apasionante. La verdad es que es que siempre quise hacerlo y desde que sacamos a la calle los recuerdos y recetas del Verruga unas cuantas personas me han preguntado cómo hacerlo. La verdad es que las leyes no te lo ponen excesivamente fácil, y cuando ves que el Ministerio de Cultura convoca subvenciones por un millón de euros pero deja fuera a la autoedición en favor de los grandes sellos te das cuenta de que no será un camino de rosas. Sin embargo merece mucho la pena.

Lugo está celebrando en este momento la Feria del Libro, ubicada como es habitual en la Plaza de España. Entre los muchísimos actos que los profesionales del sector han organizado está una jornada dedicada a la autoedición, lo que es de agradecer porque mi impresión es que es un tema que suscita interés entre muchas personas que tienen en la cabeza o incluso ya en papel, un libro que quieren imprimir, que incluso están dispuestos a sufragar pero que no se atreven a dar el paso porque saben que les complicará mucho la vida el tema de los trimestres de IVA y esas cosas.

Se celebrarán tres actos sobre autoedición: uno sobre libro infantil, otro sobre experiencias de autoedición y una mesa redonda que tratará sobre el asunto. En esta última tengo el honor de participar como moderador, acompañado por cuatro exitosos autores del mundo de la autoedición: Juan José Prieto, autor de La primera Meiga, el Doctor Neira Pampín, y El sabor amargo de la fruta madura, Pablo Piñeiro con De tu corazón a mi libro, y Héctor Castiñeira, popular por sus “alter ego” de Enfermera Saturada y más recientemente Mamá Saturada, su nuevo y merecidísimamente exitoso personaje.

Como ven un elenco de lujo para una cita en que aquellas personas que quieran preguntar directamente a estos grandes escritores (me refiero a los otros cuatro ponentes) sus dudas sobre cómo se lanzaron al mundo de la edición en primera persona. Quizá entre todos podamos ayudarles a dar ese paso fundamental entre la idea y el hecho, entre la concepción y su realización, y puedan sentir esa hermosa sensación de tocar, ver, oler y hasta escuchar el crujido de las páginas que contienen tus palabras.

Así que ya saben, si están pensando en lanzarse vengan y pregunten a quienes lo han hecho con éxito (vuelvo a referirme a los otros cuatro ponentes). De todo se aprende.

Mañana sábado día 21 a las 19:45 en la caseta de eventos de la Feria del Libro de Lugo. ¡Allí nos veremos!… (si mi salud me lo permite que llevo un par de día algo fastidiado).

martes, 16 de mayo de 2017

''Bautizos'' civiles en Lugo

El concejal comunista de Lugo, Carlos Portomeñe (al menos el que se define como tal, otros quizá también lo sean pero prefieren disimular) propuso ayer la celebración de “bautizos civiles” en el Ayuntamiento de Lugo. A estas alturas de la película la propuesta no solo no es sorprendente sino que lo raro es que hasta este momento ningún grupo lo haya llevado a Pleno, sobre todo teniendo en cuenta la competencia atroz que hay entre los cinco grupos de la oposición para ganar la competición del “más difícil todavía”.

Un bautizo civil. Foto: El Faro de Vigo
El tema puede parecer una chorrada, y probablemente lo sea para una parte importante de la población, pero para otros a lo mejor no lo es tanto y precisamente por eso no tiene nada de malo. Paso a la explicación.

El bautizo es un sacramento católico, al igual que los otros seis: confirmación, penitencia, comunión, la unción de enfermos, orden sacerdotal y matrimonio. Algunos de ellos reflejan los aspectos más importantes de la vida: el nacimiento, el paso de la niñez a la pubertad y de ésta a la edad adulta, la creación de una familia y la muerte. El que la Iglesia, con gran inteligencia, haya marcado con una cruz (últimamente estoy sembrado con los juegos de palabras) las etapas vitales del ser humano no quiere decir que se apropie del hecho causante, sino de su representación pública, por lo que cualquier alternativa civil tiene lógica, salvo en algún sacramento como el de la orden sacerdotal por razones más que evidentes.

"Fofucha" de primera comunión
La celebración causada por el nacimiento de un hijo de una fiesta o un acto público en la casa de todos, que es el Ayuntamiento, no tiene absolutamente nada de malo. A quien sea creyente le tendría que importar un rábano, porque la idea no obliga a nadie a sustituir la pila bautismal por el salón de Plenos, ni impide que el que quiera acudir a un templo lo haga. Simplemente abre una puerta a otras opciones, igual que ocurrió en su día con el matrimonio civil o el divorcio. Hasta donde yo sé la caída de bodas religiosas a favor de las otras no se debe a una prohibición o un impedimento de la ley, sino a lo contrario.

Todo lo que no sea obligatorio y simplemente conceda derechos a la ciudadanía es bueno, incluso aunque se trate de cuestiones ornamentales como la que nos ocupa. ¿Es algo necesario? por supuesto que no. Tampoco lo son los museos, los conciertos, el arte y muchas cosas que son indiscutibles. Se trata simplemente de que quien no sea religioso y quiera hacer una bienvenida "a lo grande" lo pueda hacer en un marco comparable al religioso. Lo que quiera hacer cada uno de su fiesta ya le va en el ADN y no en la creencia, eso es otro asunto.

España es un Estado aconfesional, que no ateo. Esto quiere decir que tiene que tener en cuenta las creencias de la población, e incluso la falta de creencias de la población. Y si es una tontería que no hará nadie... pues tampoco pasa nada por aprobarlo. Ya veremos si funciona o no con la práctica. Además la existencia de un derecho no se mide por cuántas personas lo ejerzan.

También se están poniendo de moda las “primeras comuniones” civiles. Eso sí que me parece una chorrada porque por definición la comunión es lo que es, un acto esencialmente religioso. Si se compara con el abandono de la infancia entonces sí, pero de hacerlo de esa forma habría que llamarlo por su nombre, por carca que resulte: la “puesta de largo”. Ahí no veo yo a Carlos, la verdad, aunque nunca se sabe.

lunes, 15 de mayo de 2017

Un paso adelante


Protestar en los bares es algo tan castizo como la tortilla de patatas, y sin embargo es una práctica que, por sí misma, no soluciona nada. La ciudadanía tiene que tomar el control y pelear con las armas que el Estado de Derecho otorga a toda persona, siendo una de esas herramientas el acceso a la Fiscalía. Cualquiera puede presentar un escrito que ponga en conocimiento de ese organismo hechos que cree que pueden ser delictivos y será el ministerio público el que considere si hay indicios de delito o no y actúe en consecuencia.

Las empresas lucenses llevan muchos años pagando anuncios en una publicación oficial de las fiestas patronales por la que nos hemos enterado hace poco que la administración no veía un euro, pero que avalaba año tras año con un procedimiento oscuro y sin concurrencia competitiva de ninguna clase. Quien firmaba el “convenio” es una concejala que lleva ejerciendo como tal 18 años, con lo que la excusa de la ignorancia no es aceptable. Dar a dedo a una empresa la explotación del nombre de la ciudad no parece lo más razonable, y ahora veremos si es delictivo.

Los partidos de la oposición también han puesto la triste excusa de “no querer judicializar” la vida política para no cumplir las advertencias que hicieron en Pleno de recurrir a Fiscalía, y por eso somos los particulares los que tenemos que dar un paso adelante, para demostrar que no solo se protesta ante un café.

Hay que dar la cara, a riesgo de que te la rompan, y sin pretender ser ejemplo de nada sí me atrevo a decir a todos los que son conocedores de irregularidades o presuntos delitos que no solo tienen la posibilidad sino que todos tenemos la obligación de comunicarlos a las autoridades. De no hacerlo seremos cómplices de los desmanes que tanto nos escandalizan.

Artículo publicado en La Voz de Galicia el 13 de Mayo de 2017

viernes, 12 de mayo de 2017

Información deficiente, gestión terrorífica



Una de nuestras principales vías, la Calle de la Reina luce (es un decir) desde hace tiempo unos paneles supuestamente turísticos donde se exponen algunos de nuestros principales atractivos. Son paneles que informan al visitante de la ubicación de la Muralla Romana (si llegaron hasta los paneles parece que es lógico asumir que la han visto), el Centro de Interpretación de la Muralla, la Casa de los Mosaicos, el Centro Arqueológico de San Roque... y los únicos datos que dan son el nombre, la dirección y una web, www.lugoturismo.com.

No figuran los horarios de visita, un teléfono de contacto o nada semejante, con lo que la persona que lo ve supongo que reaccionará tirando de móvil y tecleando la dirección web... para encontrarse con una web municipal al uso, la misma que en www.lugo.es porque es a donde te redirige el dominio supuestamente dedicado al turismo.

El tema de Internet en nuestro ayuntamiento es un desastre de tal magnitud que roza el suicidio promocional en redes. Ya no se trata de que nada funcione correctamente, es que ni siquiera hay web turística ni cosa semejante.

En sus tiempos anunciaron a bombo y platillo grandes inversiones para poner Lugo en el mundo, y me gustaría que alguien se molestara en sumar los gastos que se dirigieron a las empresas de costumbre para que, tanto tiempo después, sigamos con la misma oferta digital que en 1.945, es decir, ninguna.

Si tomamos como ejemplo páginas como la de nuestra vecina Ponferrada, ciudad comparable a Lugo en muchos aspectos, vemos que cuenta con una sección de turismo en la web municipal y otra página propia para ese tema bajo la dirección www.turismoponferrada.es. Las dos ofrecen información completa y actualizada, encontrándote actividades que se celebran en el momento en que abres la página y en los días próximos, datos que se dan en castellano, inglés y francés.

La de Lugo tiene un calendario que no “calenda”nada, y una serie de generalidades que ni siquiera están disponibles más que en la versión gallega de la web, cosa que al visitante de Salamanca le resultará apasionante como actividad de descifrado. Fotos pensadas, una vez más, para arañar el voto y no la visita encabezadas por el cuartel de Garabolos (destino turístico de primer orden), o la plaza de Antonio Gandoy, que por supuesto hace que los autobuses de visitas paren a hacer fotografías. Una tomadura de pelo, vamos.

El gran problema de Lugo no es que no se invierta en turismo o en cultura, es que se gasta dinero a mansalva en cosas que dejan de funcionar o funcionan mal a los pocos días o meses de su inauguración. Ejemplos los tenemos hasta aburrir: desde el servicio de préstamo de bicicletas, que está pudriéndose en las calles sin visos de recuperación hasta el nuevo y reciente escándalo de los proyectores del MIHL (que nadie del público se había dado cuenta de que no funcionan porque no van ni las ratas a ese centro). Todo se hace gastando ingentes cantidades de dinero sin que se rentabilicen, y por esto me refiero a que sea una inversión útil no a que se le gane pasta, que ya sé que no.

La gestión en el Ayuntamiento de Lugo es nefasta. En unas áreas es solamente mala pero en otras es de juzgado de guardia... Pero la reacción ya la sabemos, sacar pecho y presumir de cosas que a otros les harían bajar la cabeza avergonzados. No hay más que ver que la responsable de Cultura se jacta de que el MIHL sea “el tercer museo municipal en visitas”... cuando hay cuatro. Y lo suelta como si fuera un logro ¡Increíble!

Web turística de Ponferrada

Sección de turismo de la web municipal de Ponferrada

jueves, 11 de mayo de 2017

¿Por qué Lugo no tiene presupuestos?


Cuando entra en juego la política la frase pegadiza pesa más que el argumento. Es una tristeza pero es lo que estamos logrando entre todos al dar cuartelillo a quienes utilizan tácticas cutres que ellos denominan “alta política” mientras los que se molestan en explicar sus posturas con detalle salen malparados. Mucha culpa de ello la tiene el sensacionalismo, que de un tiempo (ya generoso) a esta parte hace que algunos se dediquen a poner titulares tremendos sean ciertos o solo tangencialmente comprobables, porque lo que cuenta es el espectáculo. Pero no seamos tan simplones, no toda la culpa es de la prensa, también influye el lector porque el público que se fía únicamente del titular y no se molesta en leer el texto del cuerpo de la noticia lo que le otorga una importante responsabilidad.

Lugo está sin presupuestos. Estamos en Mayo y no hay posibilidad alguna de sacarlos adelante. Lo primero que se puede interpretar es que si dos extremos (seis en este caso, que son los grupos municipales del Pleno) no negocian es porque ninguno pone de su parte. Sin embargo esta percepción es bastante simplista y poco cierta en ocasiones, y la actual es una de ellas.

Por poner un ejemplo imaginen que ustedes van a comprarse un coche. Llegan al concesionario y el vendedor, con una gran sonrisa, le hace sentar en una cómoda silla, le ofrece un café con leche y unas pastas y desplegando una amabilidad sin rival le cuenta que ha llegado al sitio perfecto porque tiene los mejores vehículos del mercado… y le pone delante un contrato de compraventa en que no se especifica el coche que le vende, la marca, las características ni el color. Solo le pone la cifra final, 15.500 euros. ¿Firmaría usted? Imagino que no, al menos yo no lo haría. Lo normal es informarle de qué está comprando y en qué condiciones, que usted pueda elegir el color, la tapicería e incluso si lo quiere con climatizador o se apaña con el aire acondicionado de toda la vida. Imagine ahora que cuando le dice al vendedor “oiga, pero no me ha dicho nada del coche, y quiero elegir la marca, el modelo, el color, los extras…” se pone farruco y pone carteles en todo el establecimiento diciendo que usted no quiere comprar el coche y que aboca al establecimiento al cierre, que es el culpable de que sus hijos no puedan comprar libros para ir al cole o comer caliente ese mes…

Las cuentas del Gran Capitán
Pues en Lugo está pasando exactamente eso. El Gobierno Local estuvo anunciando que “negociaba” (las comillas son intencionadas) el presupuesto sin molestarse en entregar una copia a los demás grupos municipales, basando esa supuesta conversación en inconcreciones y generalidades. Es decir que los demás partidos tienen que votar a favor o abstenerse de unas cuentas que no han visto, en plan salto de fe, por lo que pueden estar apoyando una subvención de 100.000 euros al partido nazi o el derribo de la Muralla de Lugo. Probablemente estas cosas no figuren pero tampoco lo pueden saber, ¿no creen?

Si un gobierno quiere ser serio lo suyo es que presente un proyecto de presupuestos, y a poder ser el año anterior al que se pretenden ejecutar, y aquí hacen lo mismo a todos los niveles (también Rajoy está a estas alturas con las cuentas a vueltas, aunque el gobierno de la Nación sí ha presentado el presupuesto a los demás aunque con una tardanza injustificable). Una vez presentado el texto, lo suyo es dejar un tiempo para que los demás grupos lo analicen y presenten sus propuestas de modificación, y es en ese momento cuando se negocia. Lo otro es un “trágala” en toda regla. ¡Y hay quien pica y le otorga la misma responsabilidad a la oposición que al gobierno!

Además está la cuestión de la credibilidad del negociador. El BNG apoyó los presupuestos en ocasiones anteriores a cambio de incluir varias actuaciones, pero hasta donde yo sé ninguna de ellas se cumplió: ni playa fluvial, ni ayudas culturales en concurrencia competitiva, ni termas públicas, ni aparcamientos disuasorios ni rabo de gaita. Les tomaron el pelo y no es la primera vez que pasa, así que ya me dirán para qué vas a pactar algo si total no te van a hacer ni puñetero caso obtenido el voto. “Mucho prometer para meter (el presupuesto en el Pleno, claro), y una vez metido, nada de lo prometido”.

Toda la oposición (y en Lugo hablar de “toda” incluye tanto a la derecha como a la izquierda, de nacionales a nacionalistas, de norte a sur) se ha plantado y ha dejado solo al gobierno, acusándolo exactamente de lo mismo. A lo mejor es porque es cierto.