viernes, 15 de febrero de 2019

El ''Superdomingo'' es malo para Lugo

Las elecciones municipales solo han de hablar de Lugo, no de temas nacionales.
La mezcla es negativa para los intereses de nuestra ciudad.
El fracaso de los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Presidente del Gobierno implica, o eso parece porque vayan ustedes a saber, la convocatoria de elecciones Generales para próximas fechas. Por economía y por sentido común parecería lógico que esa cita se hiciera coincidir con el 26 de mayo en que ya tenemos que ir a las urnas a elegir a las corporaciones municipales y, en muchos casos, a los parlamentos autonómicos creando un “superdomingo” electoral, pero quizás esa lógica no sea tan sólida como parece.

Unificar todas las elecciones en un único día (municipales, autonómicas y generales) es negativo, en mi opinión, porque difumina muchísimo los mensajes para cada una de ellas. Ya se nos contaminan bastante las campañas electorales con temas totalmente ajenos a las elecciones que tocan como para encima meter más “impurezas” a los mensajes.

Yo quiero unas elecciones municipales de Lugo en que se hable solo de Lugo y nada más que de Lugo. Eso es ficción, lo sé, ya que, ante su carencia de mensaje local, muchos plantan las raíces de su discurso en temas autonómicos o nacionales, que me parece fantástico para una campaña a Parlamento de Galicia, al Congreso o al Senado pero no para nuestro Pleno.

Para elegir alcalde en Lugo yo quiero hablar de Fontiñas, la Fábrica de la Luz, el Museo de la Romanización, la Muralla, el tráfico en Ramón Ferreiro, la rehabilitación de la Milagrosa, la limpieza del Rato, la inexistente playa fluvial o del Garañón, no de los independentistas, el AVE a Cuenca o la financiación iraní de Podemos y VOX.

Diluir el debate solo beneficia a los partidos, que, una vez más, llevarán el agua a su molino y ante su vergonzosa falta de definición sobre nuestros temas se irán a donde les gustaría estar, en Santiago o en Madrid, no en Lugo.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 15 de febrero de 2019

jueves, 14 de febrero de 2019

La exposición de la ''Casa do Saber'' y su limitación lingüística

La exposición, muy atractiva, falla en el tema de la comprensión.
Ayer recibimos la visita de una familiar canaria que vino a Galicia unos días y se quedó ayer en Lugo a pasar el miércoles aquí. Por la tarde fuimos a dar un paseo por la ciudad y pensamos en enseñarle el Museo Diocesano, que en mi opinión es a día de hoy uno de los lugares imprescindibles que ver en Lugo, y la Domus del Mitreo, tres cuartos de lo mismo. El primero estaba cerrado “por mantenimiento”, lo que hizo que nos lleváramos un chasco.

En cuanto al segundo, a la Domus, todo muy bien salvo un importante detalle: los folletos, las pantallas táctiles y las proyecciones están en gallego, castellano e inglés que es lo apropiado en este tipo de instalaciones enfocadas tanto al visitante como al indígena (de hecho yo personalmente añadiría algún idioma más, pero bueno, hay que ver la demanda)… pero los murales están sola y exclusivamente en gallego.

Tener que andar traduciendo para un visitante que es tan de aquí como cualquiera (entendiendo “aquí” como España, claro) es surrealista, y algo muy poco apropiado para un lugar que se dice cuna del saber como es la Universidad, que debería haber superado hace mucho esos tics minifundistas más propios de reinos de taifas que de una entidad prestigiosa como la USC.

Muchas veces damos por sentado que el gallego es perfectamente comprensible para los castellanoparlantes, lo cual es un error común que puede cometer una persona cualquiera, pero no una institución educativa, que además ha demostrado la sensibilidad apropiada en este asunto en todos los aspectos del Museo salvo en esos paneles. Quizás están en ello, confío en que sea así.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Robin Hood contra el jabalí

Quizás este sistema es el perfecto para abatir manadas completas... Los Monty Python siempre a la vanguardia...
Cuando veíamos las adaptaciones de Robin Hood en la tele normalmente no asumíamos que algunas de sus flechas tenían que ir destinadas a matar animales para comer, porque es difícil encontrar en pleno bosque de Sherwood un supermercado o una carnicería. Ahora en Lugo tenemos la oportunidad de cubrir esta laguna argumental, ya que la Xunta ha decidido que, como no se pueden disparar armas de fuego cerca del casco urbano, lo lógico es apostar arqueros que se lleven por delante a los jabalíes que se acerquen a la ciudad.

No sé, supongo que habrán estudiado el tema, pero sonar suena ridículo. Hay que afrontar un problema que no va a menos precisamente, y hay que tener en cuenta que tres de cada cuatro accidentes con animales son causados por jabalíes, pero no sé si esa es la solución.

El problema de los jabalíes aumenta porque aumenta también su población. Esto se debe al abandono de los montes, a la desaparición (o casi) de sus depredadores naturales, lobos y aves rapaces, a la acción del ser humano que invade la naturaleza con sus carreteras y autovías…

No comparto las teorías animalistas de que poco menos que hay que invitarlos educadamente a no venir a la ciudad, pero sí es cierto que este tema hay que enfocarlo globalmente. Nuestra Galicia tuvo durante toda su historia un ecosistema equilibrado y autorregulado que nos estamos cargando a marchas forzadas. La extinción de ramas propias, el arrinconamiento de otras, y la aparición de especies invasoras como los mapaches o los visones (a los que el buenismo inconsciente “liberó” haciéndonos la puñeta a todos) han alterado ese equilibrio para siempre y ya que hemos causado el problema deberíamos intentar dar la solución, que suele ser más complicada, la verdad.

Tenemos universidad propia, facultades dedicadas al estudio de animales, profesionales de reconocido prestigio y una sabiduría tradicional que hay que tener en cuenta. No sé hasta qué punto ponerse a lanzar flechas es un método muy efectivo, pero quizá la cuestión no es asaetar a los jabalíes que llegan a las ciudades sino anular esa necesidad que tienen de salir de su espacio natural.

Lo que sí me estoy viendo venir es un accidente por disparo de flecha, y entonces la comedia se convertirá en tragedia. No sé, no lo veo.

martes, 12 de febrero de 2019

Tengo una amiga que tiene un amigo gay

El orgullo no es solo una bandera, es gente que defiende derechos y libertades
Tengo una amiga que tiene un amigo gay. Es obvio para cualquiera que conozca los principios matemáticos básicos como que el orden de los factores no altera el producto, pero la verdad es que la frase no recoge realmente de lo que hablamos. Ana Argiz no tiene un amigo gay sino una legión, además de un hermano al que, como dice ella irónicamente, no llevaron de pequeño al médico y así quedó, y que por cierto es feliz como lo somos muchos.

Mi amiga Ana no solo tiene amigos gays, es que hace muchos años que asumió la causa de la igualdad como propia, pero no solo para un colectivo sino que entendió que además de la condición sexual también el género, la raza, la religión (o la falta de ella), o cualquier otra característica personal no pude ser motivo de discriminación. Bueno, salvo la estupidez y la intolerancia, que eso lo lleva mal como lo llevamos mal unos cuantos.

El compromiso de Ana no se queda en una cómoda tolerancia como la que nos venden en los programas de televisión, en que no puede faltar el mariquita gracioso y deslenguado, un cliché tan injusto como el de la mujer subyugada a la voluntad de su marido o el de la rubia tonta. Su compromiso es real. Tanto que ayer mismo anunció en su Facebook que renunciaba a participar en la campaña electoral de este año en el partido que le había ofrecido entrar por “diferencias” irreconciliables, que vienen siendo la actitud homófoba de la persona que encabeza esa lista.

No hablamos de VOX, aunque también podría ser, la verdad, sino del partido de Manuel Martínez, cuya denominación nos recuerda a un libro de Castelao pero que, más allá de su nombre, tiene bastante poco de gallego. Esta tierra es tolerante y acepta a la gente como es, y no exagero, sé de lo que hablo.

Ana militó en el PP en la época en que lo hice yo también, ambos probablemente confundidos por la inexistencia de una opción liberal que entendíamos integrada en ese grupo. Nos equivocamos como es evidente. Ella después luchó por las siglas de UPyD, una entidad que demostró que la nobleza y la lucha contra la corrupción no quedan sin su inmerecido castigo en las urnas, ya que tras llevar a juicio a Rodrigo Rato y desmontar el chiringuito de Bankia se pegaron un cruel batacazo en las urnas.

Es una persona inquieta, luchadora, fuerte pero de lágrima fácil porque se emociona con las injusticias y el sufrimiento ajeno, una empatía que le lleva a intentar hacer “algo”. Por ponerle un defecto, le falta un pelín de determinación para encabezar su propio proyecto pero no creo que sea cobardía, sino conocimiento de las titánicas dificultades que entraña eso y que a muchos nos echa para atrás (sí, a mí también me encantaría poder hacer algo por este Lugo nuestro).

Ana ha sacrificado su carrera política en el partido de Martínez por sus convicciones, y eso le honra, sobre todo porque no le afecta a ella en concreto. Otros se habrían tragado su orgullo y habrían asentido a todo con tal de poder figurar.

Supongo que cuando lea esto pensará “a este lo mato” porque a pesar de su apariencia de echada para adelante es tímida, pero no podía dejar de compartir con ustedes un acto de valentía y de coherencia, virtudes de las que andamos muy escasos.

¡Bravo, Ana!

lunes, 11 de febrero de 2019

La sorprendente encuesta de La Voz (bueno, a mí me cuesta creerlo)

Encuesta publicada por La Voz de Galicia el domingo para las municipales de Mayo


Si uno se centra en la política, hoy tendríamos que estar hablando de las manifestaciones (o concentraciones, como quieran) de ayer, pero este blog no trata sobre política (aunque a veces lo parezca) sino sobre Lugo, y quienes nos gobiernan son parte de esta ciudad, y una parte relevante a la que hay que prestar la debida atención. 

Nunca he confiado en las encuestas. El batacazo que se pegó el CIS, y al que, en menor medida, le siguieron las de prácticamente todos los medios de comunicación en Andalucía debería servirnos como escarmiento, ya que los números que se publican no solo no reflejan necesariamente la realidad (es muy difícil aproximarse a lo que piensan 100.000 lucenses llamando por teléfono a tan solo 400) sino que la modifican. Más que reflejar opinión, la crean. 

Algo de este tema debería saber, ya que en mi último año de carrera estuve prácticamente todo el curso en un “Curso de Formación en Estudios de Opinión y Mercado” de la Universidad de Santiago de Compostela con 80 horas en módulos teóricos y 180 en prácticas, que incluían desde la toma de datos a pie de calle hasta el proceso y “cocinado” de esos datos. Lo que aprendí es cómo hacer que la encuesta diga lo que tú quieres. 

Por ejemplo, si yo les pregunto “de 0 a 10 ¿usted se situaría más a la izquierda, siendo esta el 0 o a la derecha, siendo esta el 10?” ya estoy dando una valoración más negativa a la izquierda, a la que pongo en el 0, que se asocia con el suspenso. La gente, por defecto, tenderá a ponerse del cinco para arriba. 

En cualquier caso, una vez dicho esto, les diré que por si mi poca fe en las encuestas fuera insuficiente desde el punto de vista metodológico y teórico directamente me cuesta mucho creerme el resultado que publicó ayer La Voz de Galicia. 9 concejales para el PSOE, 8 para el PP, 3 para BNG, 2 para Ciudadanos, 2 para Lugonovo y 1 para VOX. 

Me parece inconcebible que el PSOE no solo mantenga sino que aumente su representación, después de cuatro años de manifiesta y pública práctica del “dolce far niente” y, encima, sin Orozco de cabeza de cartel (con todos mis respetos a Lara Méndez, a la que considero muy maja pero que no tiene el peso político de su antecesor). 

Vale que la oposición lo está haciendo fatal, tirándose los trastos a la cabeza. El PP, por poner un ejemplo ya que es el que debería estar encabezando una alternativa, no solo no plantea proyectos sólidos sino que no se le escucha decir más que obviedades o salidas facilonas de tertulia de tarde/noche (baja uno según la encuesta). Ciudadanos, que se mantendría, comete errores de novato porque parecen no saber elegir sus batallas, y tienen la absurda costumbre de confundir sus prioridades. Lugonovo, que baja de 3 a 2 concejales, está desaparecido en combate con sus líos internos y sin saber aún cómo y con quién se presentará. Y ACE, que desaparece del Ayuntamiento según la encuesta, es probablemente una de las voces más ácidas en la crítica pero sin proponer proyectos. 

Dejo para el final al BNG (últimamente parezco nacionalista, no me digan) porque es un caso de estudio separado. En mi opinión es el único grupo que combina con habilidad la crítica con la presentación de propuestas realistas y bien proporcionadas para Lugo. Le dan un concejal más y poco concejal me parece, dudo que no suba al menos dos o tres.. si no más. 

Estamos a unos tres meses de las elecciones y es difícil sabe qué va a pasar, pero recuerden que históricamente las encuestas tienden a ser conservadoras y es muy poco habitual que detecten “terremotos” políticos. Por ejemplo, SONDAXE en 2015 pronosticó 11 concejales para PP, 11 para PSOE, y 1 para Lugonovo, Ciudadanos y BNG. Vamos, que muy lejos de la realidad. 

Encuesta de Sondaxe en 2015 para las municipales. Santa Lucía les conserve la vista
Las encuestas, ya saben, son lo que son. La única que vale es la de Mayo, aunque por inexacta que sea yo tendría en cuenta sus números para analizar las posturas… por si acaso.

viernes, 8 de febrero de 2019

Turismo de sangre

Podría ser de El Mundo Today, salvo porque no tiene maldita gracia.
El Ayuntamiento de Lugo ha estado lento de reflejos una vez más. Hay que copiar lo que funciona, y a la vista de que el pueblo de Totalán va a hacer “espacio visitable” la parcela donde murió Julen, el niño que tuvo a toda España en vilo durante dos semanas, estamos perdiendo el tren en el “turismo de sangre” que tanto éxito parece tener.

Imaginen lo bonita que sería una visita guiada: en este bajo José Fraiz Parga intentó violar y, al no lograrlo, asesinó a la niña María Claire Paredes de ocho años de edad; nuestro recorrido nos llevará a visitar las localizaciones en que Félix Vidal Anido, conocido como el violador del estilete, hizo pedazos la vida de las 54 mujeres a las que violó; en este punto encontraron el coche con el cadáver de a Tatiana Vázquez, asesinada por su pareja Ibrahima Nadiaye; observen la casa museo en que Emilio Pérez Vilarchao mató al periodista de sucesos Gerino Núñez Díez… 

Incluso se podrían hacer juegos tipo Cluedo con crímenes sin resolver. Se puede dar a los turistas toda la información sobre, por ejemplo, los dos asesinados en el Ceao hace ya 25 años para ver si hay suerte y pillamos de viaje a una Jessica Fletcher que nos señale al asesino en una reunión final con todos los sospechosos, ya que parece que la señora siempre resolvía los crímenes que se iba encontrando (en sospechosa abundancia) cuando estaba de vacaciones. Miren que todo puede ser.

Totalán ha abierto la veda. ¡Qué filón turístico! ¡Qué incontestable reflejo de esta sociedad enferma! ¡Qué asco!...

Entiendo que es más o menos normal sentir una morbosa curiosidad disimulada bajo un sentimiento más noble, el de interés o incluso compasión… pero de ahí a convertir en circos de tres pistas las desgracias media un abismo. ¿Qué será lo siguiente? “¡Bajen al pozo en que murió Julen!”, “¡entradas reducidas para niños pequeños!”, “¡packs con bombero y geólogo incluidos que explicarán la composición de la tierra que se le fue cayendo encima al niño!”, “¡sientan la opresión y la oscuridad que sufrió el niño de Totalán!”…

En España todo empezó con las niñas de Alcasser. No es que no hubiera crímenes horrorosos antes, es que no se les dio la cobertura mediática que en aquel momento protagonizó una vergonzante Nieves Herrero. Años después ella misma reconoció que el programa había sido un “error de pies a cabeza”. Fue asqueroso y gráfico y eso que no contaba con los medios que tenemos hoy para rellenar todos los noticiarios de medio mes con “realidades aumentadas” que, con todos sus morbosos detalles, nos hicieran entender el sufrimiento del pobre niño de Totalán.

La línea que separa la información del asqueroso aprovechamiento no es fina, para nada, es grosera, ancha como una autovía. Regodearse en detalles que no aportan más que escalofríos no sirve más que para aumentar el morbo, y aunque a amigos periodistas les he comentado estas cosas en ocasiones, me hacen callar con una incontestable realidad: las audiencias.

La culpa no es del periodista que pone la carne putrefacta en el menú, sino del público que la consume. Si uno llega a un restaurante y le ofrecen como entrantes sopa, ensalada mixta o mierda con tomate nadie puede culpar al local de servir esto último si es lo que el cliente elige, sabiendo perfectamente lo que hace. Eso sí, luego protestaremos.

He visto estadísticas de visitas a webs de un importante medio de comunicación y cómo se disparan los números cuando se trata de casos que incluyen todo lujo de detalles en cuanto a vísceras, y parece que cuanta más sangre y más repulsivo sea el tema, más personas leen, escuchan o ven el reportaje.

La culpa no es de la oferta, sino de la demanda. La culpa es nuestra.

jueves, 7 de febrero de 2019

Rubén Arroxo propone más espacios para perros

El BNG presentó su propuesta con varios destinatarios

Ayer el portavoz del BNG, Rubén Arroxo (ya saben, mi ex jefe de candidatura por un día el pasado 28 de diciembre) presentó una iniciativa interesante para los que tenemos perro, y es la de crear una serie de “espacios abiertos de convivencia” para ellos. Bueno, para ellos y para los que disfrutamos de su compañía.

Como bien dice Arroxo, “Lugo ya cuenta con varios caniles en la ciudad, pero son espacios insuficientes, de un tamaño muy reducido y cerrados”. Tiene razón. En una ciudad con unos 14.000 perros censados, es ridículo pensar que tres pequeños jardincillos, en un estado lamentable, son suficientes para el esparcimiento de mascotas y propietarios. Si además tenemos en cuenta que la ordenanza de tenencia de animales (puede verla aquí)  impide que los perros estén sueltos en todo el municipio salvo esos tres pequeños espacios, nos encontramos con una situación absurda que hay que corregir.

En algunas ciudades están buscando fórmulas que permitan el uso de los espacios según la hora. Por ejemplo, imaginen que se aprueba que a partir de las 19:00 en el Parque del Miño los perros puedan estar sueltos. Antes de que se me alarmen, hay que recordar que esa libertad es “vigilada” porque los propietarios siguen siendo responsables de lo que hagan sus mascotas, y por lo tanto si sabes que tu perro es agresivo o que no puede convivir con nadie más, no lo sueltes en ninguna parte y, por supuesto, si lo haces que sea con bozal.

Esta propuesta del BNG se podría completar con algunas cuestiones accesorias que creo que serían interesantes. Por ejemplo hacer alguna zona de “columpios para perros”, es decir, instalaciones para, sin llegar necesariamente a una de esas pruebas “agility”, poder jugar con tu perro y ayudarte a educarlo.

También sería para estudiar, creo yo, una propuesta que se podría coordinar con la Protectora (para financiarse por ejemplo), el Colegio de Veterinarios, la Facultad del ramo e incluso clínicas o el Rof Codina para dar cursos de educación canina y poner en las zonas adecuadas (caniles y espacios en que haya habitualmente perros) carteles con consejos para educar a tu mascota.

Rubén propone cinco zonas (parque tras Veterinaria, Paradai, Parque del Miño, Casás y parque de Paxariños), que yo completaría quizá con el parque del Rato, el de Marcos Cela y otras zonas verdes. De todas formas, la propuesta de espacios para perros del BNG implica necesariamente la modificación de esa ordenanza, ya que de lo contrario no se podría llevar a cabo por lo restrictivo de su redacción, así que ya puestos a revisarla yo le daría una vuelta más ambiciosa y plantearía algunas modificaciones.

Una de ellas sería la de “despenalizar” el paseo con los perros libres en zonas no urbanas. Tal y como está redactada la ordenanza no puedes dar una vuelta con tu perro suelto por el paseo de los molinos del río Mera o por el entorno de la ciudad, y eso es absurdo.

Una lectura restrictiva (lo habitual) de la ordenanza actual podría sancionar a quien suelte aquí a su perro... ya me dirán...
Por otra parte, yo también me plantearía reformar lo que afecta a transportes públicos, cosa que en su día ya dijo Ciudadanos tras meter la pata con su propuesta de prohibir a los perros subir a la Muralla. Según la actual ordenanza solo los taxis (y de entre ellos los que estén adaptados para tal fin) pueden transportar mascotas. En Madrid, por ejemplo, se puede ir en Metro con tu perro, aunque con ciertas limitaciones (vagones determinados, con correa…) que se podrían extrapolar a Lugo. ¿Qué problema hay si nos dejaran subir a la parte de atrás de los buses con nuestro perro (siempre que no vaya saturado, claro)? Se podría probar a hacer eso en líneas concretas (las que van a lugares habituales de paseo) y si funciona la cosa extenderlo… y si no, se elimina, dependerá de lo que la responsabilidad o irresponsabilidad que demostremos los propietarios de perros.

Al final no se trata de regular lo que hacen los animales, que son lo que sus compañeros queramos que sean (cada vez que escribo “dueños” se me hace raro, porque no nos considero propietarios de nuestros perros sino afortunados compañeros), sino lo que hacemos nosotros con ellos. La convivencia es una mera cuestión de educación.