viernes, 5 de junio de 2020

Apuesta por lo local

El especial de regreso de De Segunda apuesta por lo local. ¿Y tú?

Llevamos años escuchando que la prensa en papel va a desaparecer. Afortunadamente no ha pasado tal cosa, y aunque es cierto los medios digitales son una interesante vía de difusión de la información, nada sustituye el encanto del tacto de un periódico con el café.

Durante el confinamiento la prensa se consideró un bien de primera necesidad, tan esencial que incluso era justificación para salir de casa como cuando se iba a por el pan o a hacer la compra, y considero que es algo plenamente justificado.

Además de la prensa diaria tradicional, hay publicaciones publicitarias de tirada local cuya filosofía es totalmente diferente, ya que no buscan ser medios de información de actualidad sino que se dirigen a otro público. Son gratuitas para los receptores, se financian con la publicidad de las empresas y suelen incluir a mayores interesantes artículos, pasatiempos y demás, con lo que los usuarios las reciben con mucho interés.

De Segunda es la más consolidada de esas publicaciones en Lugo. Llevan desde 1997 (que ya son años) sacando a la calle un periódico mensual que ya es tradición para muchos, entre los que me incluyo, y que además recoge anuncios por palabras gratuitos para los particulares.

¿A qué viene esta “publicidad”? Pues verán, porque en este mes de Junio han tenido un detallazo que no puedo dejar de mencionar: han ofrecido a las empresas locales la colocación de anuncios gratuitos en sus páginas en este número “de regreso”. Son 48 páginas que se han convertido en una guía de negocios locales que luchan día a día por mantenerse a flote en un escenario incierto y que De Segunda apoya con este más que generoso gesto.

Los comercios locales son las venas de una ciudad, por las que fluye el público. Hemos vivido lo que es salir a dar un paseo por una ciudad cerrada, sin tiendas, y nos hemos dado cuenta de lo triste que es. Las grandes plataformas (sí, hablo de Amazon, claro, pero también de otras) no son “el enemigo” del comercio, son “el enemigo” de la ciudad en su totalidad. Por supuesto que hay herramientas de venta online dedicadas al comercio local que son beneficiosas porque ayudan a mejorar la comodidad para el cliente, pero son diferentes, porque no están basadas en un modelo centralizador y monstrouso, sino en la venta local.

Quizá todo lo que ha pasado nos sirva para concienciarnos de lo fundamental del tejido empresarial propio. Tal vez nos demos cuenta de que comprar una chilindrada en Internet nos ahorre unos céntimos o un euro, pero que a la larga lo único que hace es condenarnos a todos como ciudad. Da igual que usted sea funcionario, jubilado o estudiante y piense que, como su sustento no depende de ellos, no le afecta el cierre de los comercios locales, vaya si le afecta.

Piénsenlo antes de hacer sus próximas compras y reflexione sobre el futuro que quiere para usted, para sus hijos y para Lugo. De Segunda ya lo ha hecho y ha apostado por todos nosotros. Quizá debamos hacer lo mismo.

jueves, 4 de junio de 2020

El cobro de los vados de Lugo a un paso de la ilegalización

Un vado lucense cuya tasa probablemente se tendrá que devolver. Foto: La Voz de Galicia

Se abre un nuevo melón en el Ayuntamiento de Lugo. Es más que probable que los cobros de TODOS los vados de la ciudad que liquiden a partir de ahora se tengan que devolver a los titulares, porque la ordenanza que los avala está en un tris de morir en las trincheras judiciales, y todo porque nuestro bienamado Gobierno Local se resiste a hacer las cosas bien.

Verán, la cuestión es relativamente sencilla: todo acuerdo que establezca tasas por el uso o aprovechamiento de un dominio público (terrazas, grúas, vados…) ha de estar avalados por un informe técnico y económico previo a su aprobación, en que se explique el valor de mercado del bien o la posible cobertura del coste del servicio. La tasa, a diferencia del impuesto, se supone que no “beneficia” a la administración, sino que simplemente le repercute el coste de un servicio.

Aquí es donde en Lugo lo llevamos bastante mal. Estuvimos sufriendo las tasas más caras de toda Galicia para la instalación de terrazas, por ejemplo, y de hecho cuando se recurrió hubo una respuesta del servicio técnico competente, bastante borde e insultante por cierto, en que se venía a decir “estos son unos cuñados y no tienen ni idea de lo que hablan”. Pero resulta que los “cuñados” fueron a los tribunales y ganaron, y hoy en Lugo se pasó de pagar anualmente cerca de 60 euros metro cuadrado a 19, porque tenían razón.

Nuestra administración local, lejos de aprender la lección y escuchar a quienes les proponen cambios, siguió con su “teima” y, con esa pachorra que caracteriza a todas las administraciones porque en caso de haber una sentencia condenatoria el dinero a devolver no es de quienes firman las barbaridades sino de todos nosotros, continuó aplicando sus criterios a pesar de las pruebas en contra. Esto es lo que está pasando con los vados. En este caso desde la entidad reclamante (la APEC, que una vez más demuestra que tienen un excelente sentido jurídico) se puso en duda la memoria económico-financiera y se ganó, así que todo Lugo puede reclamar.

Si usted tiene garaje en su comunidad y son muchos vecinos quizá no sea un coste muy elevado por vivienda, pero si son poquitos la cosa cambia. El vado no es precisamente barato.

Pues bien, la reciente sentencia contra la liquidación de un vado no solo da la razón al demandante sino que planteó un recurso de legalidad ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia que, de prosperar (como es probable) tumbará la ordenanza y dejará en el aire el cobro de todos los vados de la ciudad.

¿Quiere decir eso que me tendrán que devolver el dinero de años anteriores? Si no reclamó usted lo dudo mucho, pero sí pasaría con los de este año. La liquidación será probablemente a finales de este mes o durante julio, así que el proceso a seguir es pagar la liquidación pero recurrirla administrativamente en base a la ilegalidad de la tasa. Si le deniegan el recurso, deberán ir al tribunal económico del Ayuntamiento (que tiene la ventaja de ser gratuito) o al contencioso-administrativo, que tiene coste pero seguro que algún despacho de abogados mínimamente espabilado monta una demanda colectiva de afectados para que el coste sea ridículo para los particulares. Además, habiendo una condena al Ayuntamiento previa es posible que se le condene en costas con lo que el recurrente recibiría el dinero de la tasa y no le costaría nada el proceso.

Es lo que tiene hacer las cosas mal, que se te vuelven en contra. Y no aprenden.

miércoles, 3 de junio de 2020

Barra libre en los EREs



El peor escenario posible, legalmente hablando, es el de la inseguridad jurídica. Si uno no sabe qué normas ha de cumplir y de qué manera es muy complicado sujetarse a ellas, porque de la interpretación que se haga puede estar violando la legalidad o no y eso es inadmisible.

Eso es lo que nos está pasando a los que nos dedicamos a algo relacionado con los EREs (los llamados ERTEs) y la maraña legislativa que han montado con los Reales Decretos y Reales Decretos-Ley que han ido publicando como enajenados, a veces con correcciones e interpretaciones posteriores que los liaron más aún. Ni los tiempos de adaptación dados han sido suficientes ni el lenguaje ha sido claro, con lo que aquí cada cual hace lo que le viene en gana. Esto hace que lo que se informaba correctamente hace unos días ahora no sea así, lo que perjudica notablemente a las empresas y los trabajadores.

Por ejemplo, el Real Decreto del 18 de mayo hablaba de que las empresas recuperarían a los trabajadores en la medida en que podían ir recuperando su actividad. Esto abre un melón considerable, ya que si puedo abrir ya no hay causa de fuerza mayor, por lo que teóricamente no debería poder seguir manteniendo a la plantilla (al menos no en su totalidad) en un ERE basado en esa causa… pero por otra parte si tengo un restaurante de 400 metros cuadrados y se me permite abrir la terraza aprovechando cuatro mesas es absurdo volver a la actividad. Este tipo de paradojas han sido quebraderos de cabeza que han traído por la calle de la amargura tanto a gestores como administrados.

Pues bien, el criterio es la flexibilidad total: ¿se puede seguir con el ERE de fuerza mayor incluso aunque se pueda reabrir?: Sí. ¿Se puede recuperar a trabajadores y, si las cosas no van bien, volver a meterlos en el ERE?: Sí. ¿Se puede pasar a una persona de suspensión de contratos a reducción de jornada e ir variando sus porcentajes según nos venga en gana?: Sí. Todo es que sí con una limitación: el 30 de Junio se acaba la manga ancha y volvemos a recuperar una relativa normalidad.

Pero lo que llama poderosamente la atención es que toda esta barra libre laboral la respalda un gobierno que se dice de izquierdas y que asegura que su objetivo es derogar la supuestamente perniciosa reforma laboral. Esa misma reforma que permitió salvar cientos de miles de empleos mediante la tramitación urgente de EREs temporales y que ellos no solo no relajaron sino que reforzaron, reduciendo los plazos de tramitación (incluso hasta el absurdo) y convirtiendo últimamente este asunto en una coladera en que la empresa puede hacer lo que le venga en gana.

Después vendrá el tío Paco con las rebajas y empezarán a hacer inspecciones y a tramitar sanciones por los excesos, pero va a ser muy difícil culminar en multas, salvo para las pequeñas empresas que no cuentan con legiones de abogados que puedan desenmarañar las normas publicadas para encontrar un párrafo que sirva de justificación a sus desmanes. Mientras tanto, el Juan Pelanas de turno, el pequeño comerciante con un empleado, el autónomo que no puede contratar al gran bufete legal, tendrá que pagar las multas que le pongan tras actuar de buena fe buscando la supervivencia de su pequeño negocio.

Menudo panorama.

martes, 2 de junio de 2020

¿Para cuando el Reanima?




El Plan Reanima fue una gran noticia. Que el Ayuntamiento de Lugo fuera pionero en ayudar a las PYMES del municipio a superar los gravísimos efectos económicos del estado de alarma es algo digno de aplauso. El anuncio de que la administración local completaría el 30% de los salarios de los trabajadores en ERTE o ERE que no cubre la prestación del SEPE también era admirable, aunque cuando se publicaron las bases vimos que era falso, son las empresas las que tienen que completarlo a cambio de una mínima ayuda que ni de lejos cubre ese coste.

180 euros en un único pago si la empresa cubre
el 30% que se comprometió a completar el Ayuntamiento. Así cualquiera.

Pero hasta de lo que sí se contempla en las bases no se ha visto un céntimo, y estamos ya en Junio. Nadie ha cobrado unas ayudas que se suponía que eran urgentes, para dar liquidez a los pequeños negocios mientras tenían cerradas sus puertas. ¿Cuándo van a darlas, cuando ya no hagan falta? Porque las empresas que no hayan podido sobrevivir y tuvieran que cerrar sus puertas no las podrán recibir (de hecho las tendrán que devolver si se les adjudican) y las que ya hayan reabierto no las necesitarán tan imperiosamente como cuando no tenían ingresos, si bien a nadie le vendrán mal.

Cuando se convocan este tipo de ayudas hay que tener en cuenta el fin que tienen. Si se suponía que era para ayudar a pagar las facturas, alquileres y demás gastos mientras se tenía cerrado el negocio sería un poco absurdo que ese dinero llegase en Julio o Agosto, así que esperemos que se concrete en breve. Si al menos se tuviera una resolución firme que dé la seguridad de recibirlo podría valer como ingreso pendiente o incluso como aval para un crédito, pero nadie sabe nada.

Que se diga que se han recibido muchas solicitudes como excusa para no tramitarlas pronto suena a broma. Si hay un presupuesto de 5 millones para ayudas de 1.200 se entiende que ya calculaban que habría muchas solicitudes. No tener previsión de personal y medios para tramitarlas con la urgencia que se precisa es un fallo de gestión muy grave sobre todo cuando es una iniciativa propia.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 1 de Junio de 2020

lunes, 1 de junio de 2020

No hagan más daño


Lo último que se presentó a los placeros fue este proyecto, que ya sabemos que NO se hará

La proyectada peatonalización de la calle Quiroga Ballesteros es una buena noticia para la zona, pero como muchas veces ocurre se confunde la bondad del objetivo con los perjudiciales medios empleados para alcanzarlo. Planificar una reforma de una calle de 200 metros y decir que va a tardar 10 meses es un disparate, sobre todo teniendo en cuenta que en esta ciudad se vivió hace más de 20 años la peatonalización de decenas de calles en el casco histórico, con renovación de pavimentos, instalaciones, canalizaciones y demás, y se completaron todas ellas en un plazo de 14 meses. Y no, ese largo tiempo no es para ahorrar porque el coste de la obra es elevadísimo comparándolo con otras similares e incluso con algunas realizadas en Lugo.

El plazo es lo más preocupante. Dilatado e inexplicable, perjudica a mucha gente, sobre todo a los comercios de esa calle y a los industriales de la Plaza de Abastos y el Mercado de Quiroga Ballesteros, que ven con pasmo que se abrirán zanjas casi un año (con lo que campañas críticas para su supervivencia como la de Navidad se van al traste) mientras las obras de la propia Plaza siguen sin terminarse desde hace más de un lustro. Solo tienen que darse un paseo por la planta inferior para ver de qué hablamos.

Incluso las reformas de la Plaza y el Mercado fueron más que discutibles. Tantos millones gastados para que en verano siga haciendo un calor intolerable (incluso más que antes del cambio de la cubierta, sorprendentemente) y en invierno un frío insoportable, para que siga siendo el único edificio municipal sin Wifi, para que los baños presenten un aspecto inadmisible, para que la escalera que tanto espacio comió se use simplemente de macetero, para que el ascensor esté tan escondido que nadie lo usa porque no lo encuentra…

Por si esto fuera poco llevamos esperando mucho a que se ocupen los puestos vacantes. Por fin se sacaron a concurso pero desde el 20 de enero, fecha en que terminó el plazo para presentar la documentación, no se ha resuelto. Según la prensa hubo 19 solicitudes, y van cuatro meses sin que sepamos nada, lo que demuestra el ritmo de trabajo de nuestro Gobierno Local. ¿A qué esperan? ¿No son conscientes de que de esa resolución depende el futuro de mucha gente?

Probablemente el problema sea ese, la falta de conciencia de la repercusión que este tipo de decisiones tiene en la vida de los demás. Levantar 10 meses una calle no parece grave, salvo que tus ingresos dependan de que el público pueda entrar en tu local. Esa es la cuestión.

Estamos a favor de la peatonalización, pero no es razonable llevarla a cabo sin hablar primero con los afectados y exponerles el proyecto para que hagan sugerencias, sin que previamente haya líneas de autobús razonables para dar una alternativa a los ciudadanos y sin tener en cuenta que la prioridad es causar el menor perjuicio.

Reflexionen y, por favor, entiendan que esto es un grito de socorro para que tengan presente la gravísima situación que atraviesan ahora mismo las familias que dependen de pequeños comercios y puestos en Plaza y Mercado. Con estas cosas están empeorando sus problemas. No les hagan más daño.

Artículo publicado en El Progreso del 31 de Mayo de 2020

jueves, 28 de mayo de 2020

¿Cobra un ERE/ERTE? Pues cuidado (o cómo evitar el susto que se va a llevar en mayo de 2021)



Todas aquellas personas que están cobrando EREs (los llamados popularmente ERTEs) van a tener un serio disgusto el próximo año, cuando a la hora de hacer la declaración de la renta les toque apoquinar una cifra importante. ¿Por qué? Pues vamos a verlo.

El bulo de los dos pagadores:


Para empezar, uno de los bulos más extendidos en el mundo de los impuestos es que tener dos pagadores hace que pagues más impuestos. Es falso, pagas exactamente lo mismo si cobras 25.000 euros de una empresa que si cobras 14.000 de una y 11.000 de otra. Es lo primero que tenemos que tener claro a la hora de afrontar el problema que se le va a venir encima a bastante gente cuando en mayo de 2021 tengan que rendir cuentas ante Hacienda.

Si esto es así, ¿por qué hay tantos problemas con los dos pagadores? Pues muy sencillo, porque normalmente les hacen mal las retenciones. Vamos a seguir con el ejemplo de antes: en el primer caso una persona trabaja en una única empresa y tiene un sueldo bruto de 25.000 euros. Según los tramos le tocaría aplicar un tipo del 30% y le retienen lo que le toca en su empresa que serían 7.500 euros. A la hora de hacer la declaración no tendría que pagar nada ni recibir devolución. Hasta ahí está claro.

Pero ahora vamos al segundo caso. En las empresas en que trabaja le hacen las retenciones… pero contando solo con “su parte”. En la que le paga los 14.000 le retienen el 24% (3.360 euros) y en la de los 11.000 le retienen el 19% (2.090 euros). Pues ahí está el problema. Cuando llegue la hora de hacer cuentas con Hacienda se va a encontrar con que el Estado no hará esa cuenta por separado sino conjuntamente, con lo que lo retenido (3.360 + 2.090 = 5.450) es menos que lo que tiene que pagar (que siguen siendo los 7.500 de antes) así que le saldrán a pagar 2.050 euros.

El primero tendrá la percepción de que “no paga ese año” y el segundo de que “paga más de 2.000 euros”, pero es mentira, ambos pagan lo mismo solo que uno en cómodos plazos y el otro tras un susto de narices al hacer la declaración.

También hay otra diferencia y es que el ingreso mínimo para estar obligado a hacer la declaración baja de los 22.000 euros a los 12.000 (si has cobrado menos de 10.500 euros del principal). Hay algunas excepciones y casos particulares, pero lo normal es esto.

¿Y qué pasa con las prestaciones de los EREs/ERTEs?

Esa es otra. Como nuestro amado Estado es tan peculiar las prestaciones por desempleo tienen retención (aunque normalmente mal hecha si no son del año completo) pero las que se abonan por las regulaciones de empleo temporales normalmente no la tienen. Eso quiere decir que lo que ustedes cobran a final de mes es el total sin haber hecho el descuento que corresponde a hacienda y que en mayo de 2021 se van a llevar un buen susto porque en eso son implacables y van a pagar todo junto.


¿Cómo lo puedo evitar?

Es relativamente sencillo: si su ERE ya está terminando o es de corta duración lo recomendable es que le pida a su empresa que le aumente la retención hasta final de año para compensar lo que no le han “restado” hasta ahora. Va a ser una faena cobrar menos, lo sé, pero tómenselo como una especie de pago a plazos de los impuestos que no va a poder eludir.

Si el expediente dura más, ahí es recomendable que soliciten al SEPE que le apliquen las retenciones oportunas, pero recuerde que el cálculo no lo puede hacer con lo que cobre solo de prestación sino que ha de meter los ingresos del resto del año.

¡Ánimo a todos!

miércoles, 27 de mayo de 2020

El Parque del Miño convertido en una selva

El Parque del Miño convertido en una selva junto a la fábrica de la luz (frente al Fluvial), entre la pasarela (que se adivina ahí detrás) y la feria de exposiciones.
El lunes por la tarde me fui al parque del Miño para dar un paseo con Ducki, nuestro labrador. La crisis nos ha venido fatal a los dos y nos hemos echado unos kilos encima que hay que intentar volver a bajar, y andar es lo más recomendable para estas cosas.

El Parque del Miño fue una de las grandes obras de Joaquín García Díez, y se ha convertido uno de los mejores paseos de la ciudad… pero mi sorpresa fue encontrarme con una auténtica selva. El más disgustado fue Ducki, que se quedó sin una pelota porque fuimos incapaces de encontrarla entre la maleza.

En el mejor de los casos la vegetación me llegaba por encima del tobillo, y en muchas zonas superaba ampliamente la cintura. Es increíble lo que puede crecer todo en esta época en solo un par de meses, pero es lo que hay. Y si no lo mantienes pasa lo que pasa.

Entiendo que la empresa que lleva lo de los jardines no dejó de hacer sus funciones durante todo este tiempo, o al menos eso parecería lo lógico porque no tendría mucho sentido ya que con las calles vacías precisamente era el mejor momento para hacer tareas de mantenimiento. Pues se ve que esta parte se les olvidó, lo que es chocante a estas alturas en que ya se puede salir a pasear más lejos de casa.

Contrasta esta dejadez, que también se produce en otras áreas verdes como el parque de Marcos Cela, con el anuncio por parte del ayuntamiento de que abren nuevas zonas de paseo, concretamente en el Carmen. Nada que objetar, solo faltaría, y me alegro enormemente de que le presten atención a una parte de la ciudad tan olvidada hasta este momento, pero es curioso que se pongan a hacer cosas nuevas mientras no se mantienen las ya existentes.

Quizás en estas nuevas ansias de fijarse en el Carmen tengan algo que ver los magníficos artículos que el arquitecto Ramón Cabarcos lleva publicando en La Voz de Galicia (va por el capítulo 15) y que ha recopilado en un libro. Ese enorme trabajo ha demostrado no solo el increíble potencial de la zona sino la preocupación (que muchos compartimos) por cómo se va a afrontar su futuro.

La obsesión por construir e incrementar espacios urbanos no solo no es sostenible, sino que no es razonable. Lugo tiene una barbaridad de viviendas vacías que deberíamos reciclar antes de pensar en seguir expandiéndonos como enajenados, y eso se puede aplicar tanto a las residencias como a todo lo demás. 

Una zona verde necesita cuidados y mantenimientos y no es lógico seguir abriendo nuevas áreas mientras se descuidan las que ya tenemos. Lo primero es lo primero.


Si consiguen llegar a los bancos creo que dan un premio o algo...


Este espacio fue recientemente rehabilitado...
La papelera les da una comparativa para ver el tamaño real de los hierbajos...