lunes, 10 de diciembre de 2018

Lugo no se merece esto

Iluminación navideña de Lugo en 1947
Dice el Gobierno Local que la culpa de que no se encienda antes el alumbrado festivo de Navidad es de la oposición por no facilitar la aprobación del presupuesto. Se ve que como lo sacaron adelante en abril, la Navidad les pilló por sorpresa y que ocho meses es poco tiempo para completar un expediente que, año tras año, sufre retrasos y problemas.

El argumento podría ser creíble para algunos si no fuera por las sencillas comparaciones que podemos hacer. En A Coruña, sin ir más lejos, aprobaron sus presupuestos de 2017 bien entrado el mes de mayo, e inauguraron sus luces navideñas el 29 de noviembre de ese año. ¿Acaso en Lugo tenemos funcionarios más vagos que en Coruña? ¿Ordenadores más lentos? ¿Empresas menos profesionales? ¿O será que lo que falla clamorosamente es la gestión?

Si se tratara solo de la cuestión de las luces navideñas podrían buscar una excusa (mejor otra, la verdad, porque la que han dado no se sostiene) pero es un problema más global. Lugo está paralizado, dormido, anestesiado… No sé ni por dónde empezar: las calles sucias, la maleza campando a sus anchas, el auditorio terminado y cerrado desde hace años, la Plaza de Abastos agonizando por desidia, la fábrica de la luz abandonada, la supuesta reforma de los autobuses en un cajón… Incluso los proyectos estrella como la vieja cárcel siguen siendo un ejemplo de ineptitud, y cuya cafetería se ha convertido en una vergonzosa pecera que alberga únicamente aire… y así podríamos seguir.

Mientras el Gobierno no gobierna, la oposición, que guarda un silencio cómplice, tampoco parece molestarse por cuestiones tan prosaicas como que nos vayamos a gastar 139.000 euros en unas luces que no valdrán de gran cosa el día 15 porque a esas alturas la campaña está más que mediada. Los comercios, esos que pagan sus impuestos religiosamente y dan trabajo a los lucenses, ven a sus clientes dirigirse a los centros comerciales y a las ciudades que cuentan con una acogedora iluminación. Muchos de esos negocios cifran sus esperanzas de supervivencia a una campaña en que facturan del 25 al 30% de su caja anual.

Lugo Monumental avisó de que esto pasaría. En enero ofrecimos colaboración y en septiembre mostramos nuestra preocupación por la falta de trabajo, y se nos ignoró. La ciudad no se merece esto.
Artículo publicado en El Progreso del 6 de diciembre de 2018

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Amordazados con (nuestro) dinero

Presentación de una campaña de "dinamización" del comercio, mientras las luces se encenderán el 14 de diciembre

Publicaba El Progreso un valiente y objetivo artículo salido de la pluma de la siempre interesante Carmen Uz en que ponía en tela de juicio la representatividad de la todopoderosa Federación de asociaciones de vecinos, una organización que se arroga la representatividad de “la calle” y que asegura aglutinar a varios cientos de entidades sin especificar que muchas de ellas están formadas por las mismas personas, que se intercambian los cargos de una a otra (el que es Presidente de una asociación hace de secretario en otra y de tesorero en la tercera, y así sucesivamente, aunque por supuesto no podemos generalizar y hay muchas asociaciones genuinas y que hacen una gran labor dentro de la propia Federación), lo que garantiza un engranaje perfecto para la finalidad última, que es lograr obtener subvenciones por diversas vías.

Carmen, acertadamente, valora el poder de convocatoria de esa Federación, que es tan innegable como subjetivo. Organizar cuchipandas pagadas en gran parte con dinero público y poner el menú a tres euros haría que hasta una entidad de pequeño tamaño pudiera hacer una comida que rodease la Muralla, literalmente hablando.

También recoge el artículo la petición realizada por Ciudadanos de que se cumpla la Ley de Transparencia (terrible que haya que pedir que se cumpla la Ley, y más terrible que no se haya hecho a día de hoy) y se informe públicamente de los fondos recibidos por esta Federación y por sus entidades asociadas, si bien estoy seguro de que la atomización de los dineros entre la constelación de CIFs de distintas agrupaciones hará que ese escollo no suponga un gran quebradero de cabeza para sus líderes, muy acostumbrados a lidiar con fondos públicos. Quizás alguien debería investigar eso con detenimiento...

El único "pero" que le pongo al artículo de Uz es que se quedó algo corta. Hay más entidades que siguen la misma estrategia, como puede ser la Federación de Comercio, destinataria de ingentes cantidades de dinero público (la cifra concreta no la sabemos porque tampoco hacen públicas sus cuentas) que hacen que ayer mismo, mientras leíamos en La Voz de Galicia que la iluminación navideña se retrasa hasta mediados de mes, sonreían junto a los responsables de ese desaguisado en la presentación de una de esas campañas que se gasta sabe Dios cuánto del dinero de todos para sortear 10.000 euros. Decía su Presidente, el señor Seijas, que confía en que en Navidad se pueda "vender un poquito" y que lo de las luces "da un poco de vergüenza". ¡Un poco, dice!

Es lo que tiene la subvención, que anestesia y modera las críticas que debieran ser leoninas en una situación como la actual, “amortiguando” los golpes que deben recibir los gobiernos a base de talonario. Otras entidades, afortunadamente, tienen la suficiente dignidad como para decirles “métanse sus fondos por donde les quepan” y pelear por lo que consideran justo, con sus modestos recursos pero son minoritarias.

Puedo comprender que a los políticos sin vinculación con empresa alguna les resbale el asunto de la iluminación y consideren “pataleta” toda protesta, ya que tienen la empatía de la piedra pómez por mucho que lo intenten disimular en la permanente campaña en que vivimos, pero es más difícil de comprender en los supuestos representantes de los afectados.

Verán ustedes, además, que ningún partido de la oposición ha salido a tocar este tema. Quizá porque consideran que no le van a sacar rentabilidad o porque les importa un cuerno el asunto, eso tendrán que preguntárselo a ellos. Solo ha saltado Antonio Ameijide cuando la concejala Ana Prieto ha usado como excusa que la oposición es la culpable del retraso de la iluminación de Navidad porque “no levantó la mano” para aprobar los presupuestos. Se ve que como se aprobaron en abril, la Navidad les pilló por sorpresa. Sería bueno que los Reyes Magos les traigan un calendario para 2019 que vaya más allá de Mayo.

Una ciudad como Lugo necesita gestión, interés, cariño y trabajo, no que le tiren las piedras que nos arrojan sin el más mínimo pudor día tras día, con el silencio cómplice de quienes, amordazados con billetes de nuestro propio dinero, callan ante los desmanes de quienes firman los talones.

Al final sí, tenemos lo que nos merecemos.

martes, 4 de diciembre de 2018

Una ciudad sin luces

Lugo y Vigo, los dos extremos de Galicia. La ciudad olívica es "trending topic" (es excesivo, sí)
y llena sus calles incluso con excursiones. Lugo no verá luces navideñas hasta mediados de mes.

La noticia de que Lugo no contará con iluminación navideña hasta el próximo día 14 – siendo optimistas - es un clavo más en el ataúd que el gobierno de la ciudad insiste en fabricar para el pequeño comercio. Lugo Monumental advirtió hace ya tiempo que los retrasos en la tramitación de este contrato iban a provocar que Lugo se quedase a oscuras durante la campaña más importante de todo el año para el comercio, la Navidad.

Los 139.000 euros pasan de inversión a despilfarro, ya que no servirán de gran cosa porque a mediados de mes la campaña navideña está más que avanzada. Las grandes superficies ya han hecho gran parte de la caja y mientras tanto la ciudad está a oscuras.

El trabajo de un ayuntamiento es fundamental para sus vecinos, y es necesaria una preocupación real, no de pancarta, por las necesidades de las pequeñas empresas que día a día luchan por mantenerse abiertas a pesar de la presión de los centros comerciales e Internet. Necesitamos trabajo real y no una alocada firma de talones cada vez más abultados (de nuestro dinero, no lo olviden) para intentar tapar las carencias, la desidia y la pobre labor de quienes solo se preocupan por su futuro personal y no por el de los sufridos administrados.

Lugo no puede seguir soportando por más tiempo el quedarse decolgado de todo, cifrando sus esperanzas a eslóganes, frases hechas y saludos amables. Necesitamos gente preocupada que se dedique a trabajar por la ciudad, que para eso les pagamos sus generosos salarios públicos.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 4 de Diciembre de 2018

lunes, 3 de diciembre de 2018

Un análisis (a mi manera) de lo de Andalucía

Resultados de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre de 2018

He seguido las elecciones andaluzas con bastante poco interés a pesar de mi condición de politólogo (eso dice mi título de la USC), quizá porque me he cansado de los mensajes previsibles, cortoplacistas y miopes de los partidos políticos de este país.

El no haber opinado antes del tema me permitiría decir que lo del resultado “lo veía venir”, que es lo que están publicando todos por ahí aunque no se lo habían dicho a nadie hasta que vieron el escrutinio, pero si le soy sincero mentiría porque no me esperaba un batacazo tan grande del PSOE en su tradicional feudo. Para hacer una comparación, recuerden que los socialistas y los nacionalistas gallegos hablaban de “debacle” del PP de Galicia cuando Fraga perdió por un escaño la mayoría absoluta (se quedó en 37 de 75) lo que propició el “ansiado cambio” y dio la entrada a un bipartito que duró un mandato (se ve que el ansia caducó pronto).
Los resultados del "cambio" en Galicia en 2005

Ahora veremos a los partidos hacer el ridículo con contradicciones, tácticas y negociaciones totalmente opuestas a sus discursos anteriores.

Veremos a los que pactan con la extrema izquierda sin rubor alguno pedir que no se pacte con la extrema derecha y a los que gritan que no se pacte con la extrema izquierda pactar con la extrema derecha.

Veremos a los que dicen que se deje gobernar la lista más votada (PP normalmente) pactando para echar a la lista más votada y los que defienden el "cambio" (la izquierda habitualmente) decir que es mejor que siga el partido que está ahí desde hace cuarenta años.

Veremos al PSOE defendiendo que gobierne la que saca 33 escaños de 109 cuando no dejó gobernar a Fraga la vez que sacó 37 de 75.

Veremos a los postcomunistas hablar de neofascismo, lo que tiene su gracia, ya que todo lo que esté más a la derecha de La Pasionaria es para ellos franquista.

Veremos a un partido que perdió 7 escaños anunciarse como triunfador, a otro que es tercera fuerza pidiendo la presidencia del gobierno y al que entra con 12 sillas erigirse como la salvación de España.

Veremos a quien bajó 14 escaños pedir de rodillas que le dejen gobernar, a poder ser con la extrema izquierda que también empeora resultados, a los pocos meses de echar del Gobierno de España a un Rajoy que contaba con una mayoría bastante más holgada que la suya.

Y podríamos seguir. En esta España nuestra, donde los discursos políticos no están basados en ideas o en convicciones sino en cortoplacismos, donde lo que prima es “lo mío es lo único válido” y donde la mayoría de quienes ejercen el poder saben de política, la de verdad, lo mismo que de física cuántica, confundiéndola con estrategia.

En cuanto a los efectos de este resultado a nivel nacional, en mi modesta opinión salen claramente reforzados dos líderes políticos, otros dos se quedan así así salvando los muebles y el quinto protagonista se encamina al precipicio.

Empezando por el final, creo que Pedro Sánchez, en lugar de entender esto como un correctivo a sus más que discutibles políticas en Cataluña y demás va a captar que es un mal momento para convocar elecciones así que se reforzará en su convicción de que es mejor tirar como pueda hasta el final de la legislatura porque si no va a salir de Moncloa en un periquete. Vistos sus modos y maneras, su supervivencia como Presidente es lo único que parece importarle (como a la mayoría de los líderes políticos, dicho sea de paso).

Los que salvan los muebles son, en mi opinión, el PP por mantenerse en segundo puesto a pesar de la amenaza de ser superado por Ciudadanos y estos últimos por subir 12 escaños en un parlamento tan convulso como el que queda. Para ninguno es una gran victoria porque si recogen el guante del “mandato por el cambio” tendrán como compañeros de viaje a los incómodos colegas de Vox, lo que con la vista puesta en otras elecciones los echa más a la derecha de lo que gustaría a azules y naranjas.

Pero quienes sin duda han triunfado ayer han sido los de Vox, por pasar de la nada a la total relevancia en un vuelco que puede cambiar un mapa político inmutable desde que hay democracia y Pablo Iglesias, a pesar de los malos resultados. Como lo primero es obvio me centro en lo segundo.

Pablo Iglesias tenía un problema en Andalucía con nombre y apellidos: Teresa Rodríguez. La líder de la formación en la comunidad fue elegida contra el criterio del todopoderoso Iglesias, y su caída en votos (ha perdido 300.000) refuerza la idea de que solo el líder es sabio, solo él es capaz de gestionar el podemismo y solo su luz ilumina los buenos resultados. Perder escaños en este caso perjudica a Podemos pero refuerza al Mesías, y hace que los que se enfrentan a él en otras tierras deban tomar nota del precio a pagar. No en vano dio su rueda de prensa desde Madrid mientras Rivera, Abascal y Casado fueron a Andalucía a apoyar a sus candidatos.

España es un país peculiar, lamentablemente, en lo político. Mientras los franceses están haciendo resurgir el Mayo del 68 porque les han subido la gasolina, aquí seguimos con nuestros debates sobre la tumba de Franco, el papel de los conquistadores en la América del siglo XVI o el sexo de los ángeles…

viernes, 30 de noviembre de 2018

No hay en Internet información sobre los autobuses urbanos

No sé cómo no se le cae la cara de vergüenza al Ayuntamiento cuando la empresa se ve obligada a poner esto en su web.

Desde hace ya muchos años los ciudadanos que querían conocer los horarios de los autobuses urbanos de Lugo tenían que recurrir a una web privada, ya que para pasmo de propios y extraños la administración pública no facilita esa información más que por teléfono en el 010.

La cosa se ha agravado. La empresa Lugonet cerró su página (por la que no percibía ni un euro, todo hay que decirlo) porque han tenido “dificultades para contrastar la información sobre los horarios del transporte”, es decir, que no les daban ni a ellos las nuevas tablas.

Lo del autobús urbano en Lugo es de chiste: ni los paneles electrónicos funcionan correctamente, ni las nuevas líneas – anunciadas hace ya más de un año y que se iban a implantar en el verano de 2017 – están en servicio, ni podemos consultar en dispositivo alguno a qué hora pasará tal o cual bus. Un desastre en una ciudad en que se asegura que se promociona el transporte público.

Que el Ayuntamiento descanse sus obligaciones sobre empresas privadas que se ven obligadas a prestar un servicio de información que debiera ser público es gravísimo, pero que dichas empresas tengan que clausurar una página que usaban muchos lucenses a falta de otra opción porque la propia administración no le suministra los datos mínimos es de vergüenza ajena.

Promocionar el transporte público es establecer frecuencias razonables, cubrir las necesidades de los viajeros, informar puntualmente de las llegadas, cumplir los horarios establecidos… Nada de eso sucede en Lugo, en un servicio que nos cuesta a todos tres millones de euros cada año.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Los cuatro errores básicos de la propuesta de Ciudadanos (sobre prohibir perros en la Muralla)

Una persona pesando con su perro tranquilamente junto a un "regalito" que un incívico dejó ahí tirado.
Foto: La Voz de Galicia
La propuesta de Ciudadanos de vedar el acceso de mascotas a la Muralla de Lugo ha levantado, nuevamente, una polvareda inexplicable en una ciudad en que se ve que no hay cosas más importantes a las que dedicar el tiempo.

El discurso del partido naranja ha abierto viejas heridas que parecía que iban cerrando de la anterior ocasión en que propusieron cuestiones de ese cariz y que, ante la oleada de críticas que recibieron, intentaron compensar planteando que las mascotas puedan subir al bus urbano y cosas así. Una de cal y otra de arena.

El problema es que lo único que logran es encabronar a los dos bandos: al que tiene perro (o simplemente, comprende la libertad de su propietario de pasear por la Muralla con su mascota) porque le estás atacando y al que no le gustan porque las “medidas compensatorias” hacen que piense mal de ti.

Este asunto presenta una serie de errores de manual que, tras tres años y pico de vida municipal en la oposición, ya no se pueden explicar por bisoñez. Uno es novato durante unos meses, no durante años, y si ese es el ritmo de evolución del grupo malas vibraciones nos ofrece en un supuesto gobierno de la ciudad. Se pasarían el primer mandato “aprendiendo” y eso no es lo que Lugo necesita a día de hoy. Veamos los que considero los cuatro errores letales de esta propuesta:



Error conceptual:

Basar la explicación de las medidas propuestas en comparar la Muralla con la Catedral es una salida de pata de banco, y nadie me hará pensar lo contrario al menos hasta que vea a gente trotando por el altar mayor en chándal, cosa que confío en que no suceda jamás.

Hay muchos Patrimonios de la Humanidad que permiten el acceso a perros. El Camino de Santiago, los múltiples cascos históricos declarados con la máxima distinción de la UNESCO y supongo que nadie pretenderá aplicar la misma lógica a esas ciudades.

Uno de los más grandes valores de la Muralla es su integración en la ciudad, en la vida diaria de los lucenses, en ser lugar de paseo, de encuentro, de unión y de desarrollo de la rutina cotidiana. Confundir su importancia monumental con ponerle una urna de cristal es un grave error.


Error proporcional:

A nadie le gusta ver cacas en la Muralla, a mí tampoco como es evidente, pero la propuesta de eliminar a los perros del adarve para solventar la cuestión es igual de ridícula que si cerramos al tráfico la A6 porque hay quien se pasa del límite de velocidad, una chorrada.

Lo que tiene que haber es sanciones duras para el guarro que deja los "regalitos" de su perro en la Muralla, pero cuidado, iguales que para quien las deja en calles, plazas, parques infantiles o portales. Todo es igual de grave, ya que por muy Patrimonio de la Humanidad que sea, la Muralla no es más importante en este sentido que una zona escolar. La sanidad, la higiene y el sentido común nos dicen que no se puede tolerar esa porquería, y la propuesta de Ciudadanos adolece de una radicalidad inasumible, basada en la inoperancia de la policía local de Lugo (ese es el problema real) y una desidia tremenda a la hora de atajar esta cuestión.


Error ideológico:

Ciudadanos asegura ser liberal, pero esta medida tiene poco encaje en esa ideología basada principalmente en el respeto a los derechos individuales y también en la asunción de responsabilidades derivadas de esos derechos. Quien tiene derecho a subir a la Muralla no es mi perro, sino yo a subir con mi perro, que no es lo mismo, del mismo modo que la mascota no tiene responsabilidades porque soy yo quien las asume.


Error político:

Es el peor de todos si tenemos en cuenta de quién viene la propuesta, de un partido que pretende aumentar su representación en Mayo.

Atacar a los propietarios de mascotas al día siguiente de que se haga público que hay más perros que niños en Lugo es un error de manual. Aunque solo sea por captar el voto de sus propietarios, que se extienden por todos los estratos sociales, zonas de la ciudad y demás clasificaciones que quieran ustedes hacer, es una torpeza difícil de explicar disparar contra un grupo tan nutrido de votantes.

Como no corrijan este tipo de errores... mal te veo Galileo...

miércoles, 28 de noviembre de 2018

El Arde Lucus lo hicimos entre todos

Queridos amigos:

Tras una ausencia de un par de días por motivos familiares, retomo el Blog con este artículo publicado en La Voz de Galicia del sábado a raíz de la negativa recibida por el AMPA de un colegio de Castro de Rey, al que se le negó la posibilidad de participar en el desfile del Arde Lucus de 2019.

Ojalá no tengamos que pagar todos algún día la soberbia de algunos.

Gracias.




La Voz de Galicia, haciendo un extraordinario esfuerzo que supuso una gran promoción para Lugo, publicó en las ediciones de toda la comunidad autónoma un especial por el Arde Lucus dedicado a las 17 asociaciones que, año tras año, son las responsables de revivir el pasado romano y castreño de nuestro Lugo. Un acertado enfoque que reconoce la labor de los cientos de personas que trabajan durante meses para que Lucus Augusti vuelva a la vida cada inicio de verano.

Tras impedir a una asociación de Friol, A Castronela, participar en el Arde Lucus por razones que todavía no alcanzo a comprender, el Ayuntamiento ha vuelto a ejercer un más que discutible derecho de veto y no permite a ochenta niños de un colegio de Castro de Rei que participen en el desfile oficial del año 2019. Y eso a pesar de que están amparados por el AMPA de dicho centro, que se encargaría de preparar los trajes, la coordinación y demás. Y no han pedido ni un céntimo por si estaban ustedes pensando en eso.

No se trata de promocionar a asociaciones de fuera de la ciudad, sino de sumarlas a una actividad que hemos hecho entre todos. El Arde Lucus es patrimonio común, como la Muralla, y no tiene sentido promocionar que se declare de interés turístico autonómico y nacional mientras se ponen palos en las ruedas de quien quiere ayudar a que sea todavía mejor, más abierto, más participativo y más hermoso.

Es un desacierto, y lo que es peor, es de una torpeza incomprensible. Ojalá corrijan, aunque solo sea porque “Mayo is coming”.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 24 de Noviembre de 2018