jueves, 24 de agosto de 2006

Acusaciones

Ya hace unos días que la Xunta de Galicia nos ha comunicado la buena nueva de que “el 98% de Galicia no ardió”. Es una noticia tranquilizadora que contrasta con la tensión generada por los malvados incendiarios del PP que han quemado Galicia. Por suerte no han conseguido su objetivo, que era desestabilizar al Gobierno, que sigue tan feliz como siempre, porque estas crisis no le hacen mella.

Es increíble lo que está pasando. Entiendo que hay mucha gente a la que el PP no le caiga bien, y me parece respetable, pero lo que no es de recibo es que con la que está cayendo se le pase todo al BNG y PSOE simplemente porque no son los populares.

Entre otros Manuel Rivas, y más veladamente el PSOE y el BNG, han acusado directa o indirectamente al PP de los incendios. Yo soy afiliado del Partido Popular, y como tal me siento aludido y acusado, y también como tal contesto. Si tienen pruebas vayan al juzgado, y si no cállense, porque con más criterio les puedo decir yo que son ustedes manipuladores, mentirosos interesados y, en el caso de los que forman parte de la Xunta, unos auténticos inútiles.

Su estrategia es clara: decir por un lado que hay una trama organizada de cabreados por el cambio de gobierno y por otro que no, que no hay tal trama. Con declaraciones cruzadas y contradictorias creen que pueden contentar a todo el mundo. De la misma forma, miembros de la Xunta que no supo apagar los incendios de forma competente se manifestaron “contra los incendiarios”. Esa es otra, Nunca Máis no pide ahora dimisiones ni responsabilidades políticas. Todo se hizo bien. No hubo ningún paso en falso ni nada de qué arrepentirse. Viva, viva, viva.

Lo de la ministra, que acusó sin ningún tipo de evidencias a las personas no contratadas este año para las brigadas merece capítulo aparte. No sólo no se ha demostrado semejante cosa, sino que se está demostrando justo lo contrario. Es gravísimo que un miembro del gobierno calumnie de esa forma a gente inocente, hasta que se demuestre lo contrario, sin prueba alguna.

El único detenido con vinculaciones políticas era, casualmente, miembro del PSOE y formaba parte de una lista electoral de ese partido. Por supuesto que no creo que eso vincule ni mucho menos a los socialistas con los incendios, pero me gustaría saber qué habría pasado si ese hombre en lugar de ser del PSOE fuera miembro del PP. Sería una prueba irrefutable de que ese partido estaba detrás de los incendios, y nos habrían crucificado a todos sin más, pero claro, coincidió que era socialista. Qué mala suerte.

Artículo del 24 de agosto de 2006 publicado en la sección de Cartas al Director de El Progreso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.