jueves, 28 de octubre de 2010

Los ayuntamientos y el botellón

El señor Orozco, Alcalde de Lugo, acaba de decir que la nueva ley contra el botellón que prepara la Xunta hace que los Ayuntamientos tengan que asumir el papel de “malos”, ya que serán los que sancionan a los “botelloneros”.

Orozco Creo que ni el propio alcalde se cree lo que ha dicho. En la ordenanza municipal que él mismo redactó también asume esa “maldad” de obligar a cumplir las normas más básicas de la convivencia. En cualquier caso, ese no es el tema, sino el concepto que transmite de que sancionar es ser los “malos”. Eso explica porqué en nuestra ciudad no se sanciona a nadie y la policía local está de adorno, para hacer bonito.

Orozco no quiere ser el “malo” contra los jóvenes que van al botellón, y que ya votan, claro. Tampoco contra los manteros en San Froilán, que se saltan a la torera todas las leyes de propiedad intelectual, consumo, comercio y cualquier otra que regule ese campo; ni contra las comunidades de propietarios que tienen sus fachadas que dan asco hacia la Muralla; también ve mal ser “malo” contra los propietarios de cientos de coches mal aparcados o en doble fila, que hacen del tráfico de esta ciudad un caos; imagino que no caer en la “maldad” le obliga también a permitir que los gorrillas del Hospital Xeral hagan su amenazadora función…

Eso sí, con quien sí se puede ser “malo” es contra los comerciantes del centro que pagan sus impuestos, amenazándolos con la aplicación repentina de un artículo concreto discutido y discutible de una norma cuya intención iba por otro lado, o contra los hosteleros por no poner tapas de cocina durante dos días puntuales de las fiestas. Por supuesto, después de todo éstos colectivos son relativamente reducidos, y supongo que ya no contaba con que le votaran, que al final es realmente de lo que se trata.

Lo triste es que para Orozco lo importante no es cuál es la función de un ayuntamiento o de un Alcalde, hablamos de cómo ganar las elecciones en mayo de 2011, que es lo único que importa. Y si mientras tanto hay que aparcar el papel de “malo” se aparca, y la legalidad… bueno, la legalidad ya se recuperará cuando interese, si es que estamos a tiempo.

1 comentario:

  1. Estoy totalmente de acuerdo,pero es que este señor normalmente sólo dice estupideces. Si la gente hace actos de vandalismo, un alcalde no puede decir que lo toca el papel de "malo" por tener que sancionarlos

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.