jueves, 21 de julio de 2011

El papelón del BNG

El BNG de Lugo tiene un papelón que se han buscado a pulso: explicar cómo ellos no tienen nada que ver con el recurso que el Gobierno del que son parte presentará para intentar salvar las torres del Garañón. Las Torres de Orozco, que el BNG dice querer tumbar, sólo se salvarán de la piqueta si prospera ese recurso que, por lo visto, fue defendido por el PSOE “en solitario” siempre según la versión de Paz Abraira. Pero el recurso se presentará.

Aquí sólo caben dos interpretaciones: o el Bloque a pesar de sus duras palabras en su momento contra las torres está a favor de su construcción, o no considera que sea un tema tan importante como para quemarse con Orozco y forzarlo a aceptar la sentencia de los tribunales y tirar el mamotreto. Si se les ocurre otra opción, por favor, háganmela saber, porque no se me ocurre, de veras.

L11C3F1 Nuestro actual Alcalde, en la foto entrando en los juzgados en una de sus múltiples y obligadas visitas (por gusto no creo que nadie vaya de imputado a pesar de que él dice estar muy contento), es el mayor paladín que tienen las torres. Ni siquiera el constructor de las mismas las defiende con tanto ahínco, porque total él ya tiene el negocio cerrado. Con el convenio que firmó en su momento el PSOE con él, ya va a cobrar pase lo que pase: o de los clientes o del Ayuntamiento, pero va a cobrar seguro. Gracias a Orozco, por supuesto.

Pero volvamos al BNG, que hoy es quien más tiene que decir. Formar gobierno bipartito implica asumir lo que hace la otra parte. Los matrimonios de conveniencia son una opción, pero lo son “en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza” y ahora les toca comerse el precio que han de pagar por pactar con el diablo.

Aquellos discursos grandilocuentes en que se decía que “xamais” permitirían las torres quedan en agua de borrajas. Dice la señora Abraira que este tema es del gobierno anterior, como si el Alcalde que han apoyado no fuera el mismo, pero lo que no dice es que el recurso no se presentó por ese gobierno, sino por el actual en que ella calienta un mullido asiento. Y la sociedad lucense calladita, que está más guapa. Si esto lo hace el PP ya veríamos a los agitadores profesionales (léase sindicatos, organizaciones “progresistas” y demás) montando manifestaciones en contra de ese “ultraje a nuestro patrimonio común”. En eso el PP tiene mucho que aprender, la verdad.

En fin, que ya saben. Si las torres permanecen la culpa ya no sólo será de Orozco, sino también de nuestros amigos el BNG, que tienen la insana costumbre de vender ideales, proyectos y promesas a cambio de poder. Que les cunda porque no sé yo lo que les durará el negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.