jueves, 8 de agosto de 2013

La responsabilidad de Carmen Basadre

Como a estas alturas ya de dominio público, y hasta ha salido en la prensa, creo que no pasará nada porque les diga que el trabajador de un centro social de Lugo que accidentalmente se pegó un tiro en una pierna es hijo de la concejala Carmen Basadre. Ha sido salir la noticia y empezar a escucharse voces exigiendo la dimisión de la edil por el suceso, ya que por lo visto el arma es ilegal (una pistola de fogueo o algo así, adaptada para disparar de verdad) y encima el chico no tiene permiso de armas, con lo que es difícil que el asunto se ponga peor, aunque nunca se sabe.

Una vez más, se piden dimisiones por algo sobre lo que la dimisionaria no tiene nada que ver. Si el hijo de Carmen Basadre hace algo malo (o bueno) es cosa del hijo de Carmen Basadre, no de Carmen Basadre. El herido es él, pero ese dato es irrelevante: si se llega a liar a tiros y mata a cinco residentes (no es el caso) la pregunta no es si su madre ha de dimitir por ser su madre, sino qué clase de trabajadores hay en los centros sociales, sea quien sea el rapaz.

Ya, ya, ya lo sé… se me van a poner locos con lo de que se hagan controles para que alguien entre a trabajar en un centro social. Pues no estoy de acuerdo, porque ya se hace una evaluación médica (a todo trabajador público) y no está pensada para detectar psicopatías, sino para cosas más normalitas. No pretenderán que para ser administrativo venga la NASA a hacernos un test de personalidad, ¿verdad?

Se suele decir que la administración es responsable de lo que hacen todos los trabajadores de sus centros. Aunque esto es así, lo es hasta cierto punto, que no estamos en Estados Unidos: la administración claro que se ha de hacer cargo de los errores que se cometan por sus empleados, pero eso no quiere decir que si a un tío se le va la pinza y se carga a un administrado sea culpa del jefe de servicio. La administración tendrá una responsabilidad subsidiaria, pero la misma que el Carrefour si un empleado le pega un garrotazo a un cliente y se lo carga. Las cosas no son tan sencillas.

¿Acaso hay que hacer una evaluación psiquiátrica a todo trabajador? ¿O sólo a los de centros sociales porque es un lugar más “sensible”? ¿Y los de centros sanitarios? ¿Y los de educación? ¿Sólo a los que trabajen con mayores, personas con discapacidad o menores? Y si ese es el caso, y un funcionario de Hacienda se lleva por delante a unos cuantos ciudadanos ¿nos parece a todos más normal? ¿Y si es un empleado de una empresa privada? ¿Estamos defendiendo la evaluación psicológica de todos los ciudadanos de forma preventiva?

Cuando una persona comete un acto de forma unilateral e individual es el único responsable. Buscarle tres pies al gato es como intentar justificar el terrorismo aunque, como ya habíamos mencionado alguna vez, hay actos de este tipo que históricamente se consideran no sólo disculpables sino heroicos (por eso a los que ponían bombas en Francia durante la ocupación nazi se les llama “patriotas” y no “terroristas”). Y que un tío lleve una pistola al trabajo es ligeramente menos grave que cargarse a un camión lleno de gente.

La responsabilidad de cada uno es justamente eso, de cada uno. Yo jamás pediré la dimisión de Carmen Basadre por algo que no haya hecho Carmen Basadre, ni de ninguna otra persona por algo que no sea de su responsabilidad.

Una vez dicho esto, y creo que dejando más que clara mi postura, pasamos al segundo punto: Creo que es el PP el que pide una comisión de investigación sobre el tema. Les voy a dar la razón, pero no por lo de la pistola sino porque no sé si es normal que una empresa contratada desde el Ayuntamiento por una persona dé trabajo al hijo de esa persona. ¿Es una “mejora” del contrato? ¿Mejora para quién?

No quiero ser malo, así que vuelvo a la presunción de inocencia y también les digo que el hecho de que alguien sea hijo de un concejal no debería ser un obstáculo en su carrera profesional (tampoco una ayuda). Si el muchacho hace bien su trabajo y la empresa está contenta con él, o si tiene la cualificación adecuada para desempeñar ese puesto, tampoco veo inconveniente alguno en su contratación. Habría que mirar el tema de las fechas. Si lo contrataron a los quince días de ganar el concurso para llevar los centros de día concedidos por su madre habría que repasar el tema, ya me entienden. De haber dimisiones o investigaciones, que sea sobre eso.

Para una madre no debe de ser fácil enfrentarse a un hecho como éste en la esfera de lo privado, así que imaginen si encima es un cargo público y además de sufrir la herida el “Pueblo indignado” le echa sal. Insisto en que Carmen Basadre no tiene la culpa de lo que haga su hijo más allá de la educación que le haya podido dar, pero eso es también muy discutible y entra en la esfera de lo personal y no de su labor como concejala.

A ver si vamos diferenciando, que ya somos mayorcitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.