jueves, 7 de noviembre de 2013

El PEPRI y el futuro urbanístico del casco histórico centrarán el primer debate de las Jornadas organizadas por Lugo Monumental

Tras la inauguración del martes de las "I Jornadas de debate del casco histórico de Lugo" con la apasionante conferencia del arqueólogo Celso Rodríguez Cao sobre la Domus del Mitreo, en que este popular profesional explicó la evolución de Lugo basándose en los hallazgos del solar de la plaza de Pío XII, esta tarde comenzarán los debates enmarcados en las Jornadas organizadas por la Asociación Lugo Monumental.

Las normas urbanísticas que atañen al centro monumental de Lugo recogidas en el PEPRI serán el objeto de este primer encuentro, en el que contaremos con los siguientes ponentes: 

  • Paz Abraira, Concejala del Excmo. Ayuntamiento de Lugo. 
  • Raúl Veiga, presidente del Colegio de Arquitectos de Lugo 
  • Eugenio Corral, Gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción 
  • Jaime Castiñeira, Portavoz de Vivienda en el Parlamento de Galicia y concejal del Excmo. Ayuntamiento de Lugo 
La evolución urbanística del casco histórico está inextricablemente ligada a la normativa que regula este ámbito, del que es el buque insignia el PEPRI, una norma aprobada a mediados de los años 90 y que hoy parece necesitar una reforma.

Aspectos secundarios de esta norma como las limitaciones a la hora de utilizar determinados colores e incluso materiales nobles en el casco histórico (está prohibido el uso de la madera en su color en fachadas de la zona PEPRI) afectan también notablemente a las empresas del centro y provocan situaciones sancionables de difícil comprensión.

Todos estos aspectos serán analizados en esta jornada, que tendrá lugar en el salón de actos de la sede de la APEC, situado en la Plaza del Campo (antigua Librería Alonso) a las 20:30 horas del jueves 7 de noviembre. La asistencia es gratuita y libre hasta completar aforo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.