viernes, 21 de abril de 2017

El casco histórico de Lugo, ¿Patrimonio de la Humanidad?

Tres Patrimonios en un punto ¿Podrían ser cuatro? Foto: La Voz de Galicia
Tanto las asociaciones de todo tipo, incluidas las vecinales y empresariales, como la ciudadanía en general han recibido con bastante indiferencia la propuesta de Lugonovo de pelear por el título de “Patrimonio de la Humanidad” para nuestro casco histórico. Podría parecer sorprendente en cualquier otro sitio, pero en Lugo el pasotismo es, lamentablemente, moneda de cambio habitual.

El origen de esa desgana probablemente se deba a que el impacto de la declaración de nuestra Muralla como Patrimonio por la Unesco, así como del Camino y de la Catedral no han supuesto el revulsivo que se suponía, y si bien es cierto que ha aumentado el número de turistas, no se ve que se haya creado una industria realmente importante más allá de lo que habría logrado la ciudad por sí misma sin esa distinción.

Probablemente hizo más por el flujo de visitas aquel famoso eslogan de Don Alfredo Sánchez Carro - “...y para comer, Lugo” - que la subida a los altares culturales de nuestros principales monumentos, o al menos es lo que parece percibirse como impresión en la calle, y seguramente esa forma de verlo tenga bastante que ver con la realidad.

El problema de Lugo no ha sido que la declaración de Patrimonio no funcione, sino que no se explota adecuadamente. No hay más que ver el jugo que le está sacando Mondoñedo al tema del Camino del Norte y a la declaración de su Catedral como Patrimonio de la Humanidad, que vemos hasta en la sopa día sí y día también gracias a la excelente labor de su alcaldesa, Elena Candia, quien sí ha sabido aprovechar el título para tirar por lo suyo.

La habitual miopía municipal de todo lo que no suponga réditos cortoplacistas en forma de voto, hace que se preste muchísima más atención a organizar charadas en el cementerio o conciertos en el mercado que a promocionar el que sin duda es uno de los fenómenos de peregrinación más importantes del mundo. Total, el peregrino no vota en Lugo así que les importa un cuerno lo que opinen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.