jueves, 13 de enero de 2011

Ideas descabelladas

Estimado señor Orozco:

Le voy a plantear unas ideas descabelladas. Sé que irán en contra de lo que su Gobierno está haciendo en Lugo en materia turística, pero tal vez sería bueno abrirse a novedades en este sector, que tan cambiante es.

La primera de estas ideas es buscar turismo de cercanía. Es decir, en lugar de ir a traer turistas desde China, le propongo que el Ayuntamiento de Lugo gaste algunos euros en promocionar nuestra ciudad en urbes que se sitúen a unas dos horas de coches como máximo: León, Ponferrada, Orense, Oviedo, Coruña… Ya que la mayor parte de nuestros visitantes son de estancias cortas, a lo mejor es buena idea incidir en lo que resulta exitoso en nuestra ciudad. De todas formas, los doce hoteles de Lugo tampoco están preparados para que nos inunden los chinos, y ya sabe que a veces es peligroso relacionarse con dictaduras. A uno lo pueden acusar de poco demócrata.

Otra idea es sustituir las campañas que hacen para promocionar las visitas turísticas al cementerio de Lugo por otros atractivos más convencionales: los paseos del río Miño, las Termas (el centro comercial no, las otras), el casco histórico… Sí, ya sé que le aburre promocionar siempre lo mismo, pero es que no sé yo el éxito que podrá tener visitar lápidas.

La tercera de mis revolucionarias propuestas es proponer al Ministerio competente que haga en el Hospital de San José, que ahora cierra por el traslado de sus servicios al nuevo Hospital, un Parador Nacional de Turismo. Sé que esta idea no le gusta porque es un turismo de ricos, y usted, como buen socialista, cree que Lugo tiene que vivir de los pobres. Sin embargo, como Alcalde debería tener en cuenta que es bueno para la ciudad que venga gente con un poder adquisitivo alto, y además Paradores hace campañas durante todo el año con precios muy razonables para las clases medias, que son las que mueven este país. Si quiere, añádale la apertura de un camping (va en serio) para que Lugo ofrezca también alojamiento barato, que en fechas como el Arde Lucus o en verano nos vendría de perlas.

Supongo que hasta ahora estará escandalizado por lo radical de mis propuestas, que van contra lo que usted hace desde hace tiempo. Pues prepárese que viene la más revolucionaria: deje de cobrar entrada por entrar en los museos de la ciudad. Desde que se cobra por acceder a las cuatro salitas que tenemos (el Museo Provincial es el mejor de Lugo y es gratuito) no sólo no se han “puesto en valor” sino que las visitas han bajado espectacularmente. Los cuatro gatos que entran salen enfadados porque se les cobre por ver unos pocos vídeos y cuatro piedras. Tal vez sería mejor volver al sistema anterior y no cabrear a los turistas que nos llegan.

Esperando que entienda esto como una sincera colaboración, me despido atentamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.