lunes, 24 de enero de 2011

We are the world…

we are the children… 26 añitos tiene la canción, ahí es nada. Muchos la recordamos como un himno de toda una época, encabezado por Michael Jackson y Lionel Richie, que fueron los que escribieron el tema. Salían impresionantes voces como las de Tina Turner, Billy Joel, Diana Ross, Willie Nelson, Dionne Warwick, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Ray Chalres, Stevie Wonder… y la siempre sorprendente Cyndi Lauper, que le da su toque especial a la canción. Los beneficios se fueron a Etiopía, que era la desgracia de moda en el momento.

En febrero del 2010 se hizo una nueva versión de la canción, en el mismo estudio en que se había grabado la primera, y ahí está la madre del cordero. Es una cosa tan penosa que refleja hacia dónde estamos precipitándonos musicalmente. Vale que los 80 fueron una época privilegiada musicalmente y que eso no siempre sucede, pero las comparaciones son odiosas. El nuevo video lo abre un tal Justin Bieber, un crío de pocos años que se está forrando a base de decirle cosas a una mesa de mezclas que luego ésta convierte en canción. A partir de ahí los nombres conocidos se reducen a unos pocos con las honrosas excepciones de Barbra Streisand (que no pega nada), Enrique Iglesias (sin comentarios), Céline Dion, y la Hanna Montana recliclada con un nombre rarísimo. El resto son gente bastante poco conocida, al menos en comparación con el elenco del primer vídeo, y relegan a gente como Gladys Knight y Natalie Cole a hacer los coros (hay que joderse). Ah, sí, hay otro famoso… Michael Jackson. Sí, es verdad, ya estaba criando malvas, pero lo recuperan del vídeo de los 80 y lo encasquetan por el medio, imagino que con la esperanza de aprovechar el tirón publicitario del fiambre.

Invito a cualquiera a escuchar las dos versiones. Hasta adjunto enlaces en Youtube. Escuchen y comparen. Ya no voy a hablar de meter un rap por el medio de la segunda versión, que eso no me parece mal (si es una versión, que se note), pero si esa gente es la representación de lo mejor que la música actual puede ofrecer apaga y vámonos. La mitad, por lo menos, de las voces están distorsionadas digitalmente, imagino que porque si ponen las de verdad pagaríamos, pero para que bajaran el sonido.

En eso estamos ahora. Lo importante ya no es que un cantante cante bien, sino que monte espectáculo. Vale que gente de los 80 montaban bastante circo (Madonna, la propia Cyndi Lauper…) pero al menos tenían algo, cantaban bien y tenían buena música. Ahora da igual, la cosa es poner a la gente caliente que es lo que vende. Si no es el artista de turno, que sea el elenco de baile, pero casi todos apuntan de la cintura para abajo. Y si no, simplemente se bombardea con publicidad y hala, todo el mundo traga hasta el anzuelo. El chavalillo ese que empieza el vídeo tenía 15 años cuando se grabó. Ahí es nada, y lo ponen antes que a Barbra Streisand, sin cortarse.

Esto es un poco como lo de la sustitución de CNN+ por el canal Gran Hermano 24 horas. Vaya sociedad la nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.