martes, 8 de febrero de 2011

Que cien mil euros no es nada

Cien mi euros ha costado el parto de Pe y Ja, que los soltaron sin preocuparse de la crisis. Hablo de Cruz y Bardem, se entiende. Reconozco que me caen fatal desde siempre, y nada más alejado de la envidia o de la rivalidad política, porque por ejemplo me cae muy bien Martin Sheen y también es un adinerado activista de izquierdas.

Pero ahora hablo de los progres más populares de España, la familia Bardem, que salen en las revistas luciendo un ejercicio de incoherencia tal que debería figurar en la Espasa (o su versión moderna, la Wikipedia) con foto a todo color como ejemplo. Somos antiamericanos, viva la izquierda, la solidaridad y la seguridad social, pero nosotros, por si las moscas, damos a luz en un hospital de los más caros del planeta, en la capital del mundo de la apariencia, en el centro neurálgico del más absoluto imperio liberal y capitalista. A ver, es comprensible desde la hipocresía: nos gusta que se reparta la riqueza, pero no la nuestra.

Lo suyo habría sido que Pe y Ja se hubieran ido a parir (bueno, ella) a una clínica proletaria: valdría en la China Comunista, Corea del Norte, Cuba o, más sencillo, en cualquier hospital de la Seguridad Social, donde hemos nacido la mayor parte de los españolitos de a pie. Pero eso es más complicado, porque al final hay que ser sinceros con los actos ya que no con las palabras, y además del glamour de irse a dar a luz donde los más ricos y poderosos del planeta vienen naciendo, está el tema del trato de las estrellas que mola más.

Franco fue atendido durante años en un hospital público, donde acabó muriendo. No fue corriendo al Monte Sinaí a que le dieran los mejores tratos del mundo, sino que se conformó, que no es poco, con los mejores tratos de la Seguridad Social que nos atiende a todos. Vale que casi estoy por apostar que lo trataron mejor que me tratarían a mi (fijo que no compartía habitación), pero al menos tuvo la decencia de ser coherente. Y por favor, que nadie entienda esto como una defensa de Franco, no saquemos las cosas de quicio. Hablo de esta cuestión puntual, nada que justifique un régimen dictatorial contra el que siempre me he posicionado.

A ver con qué cara nos vienen ahora los Bardem a decir que son del pueblo y para el pueblo, que es lo que les mola decir aunque no hacer. Me imagino que hasta la próxima manifestación, contra un gobierno del PP, no los volveremos a ver por aquí, que están muy ocupados haciendo caja en el imperio que dicen detestar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.