jueves, 13 de octubre de 2011

“Algo escuro, seguro”

Dice el señor Pachi Vázquez, jefe de los socialistas gallegos, que hay “algo escuro, seguro” en la reunión que mantuvieron Feijoo y Dorribo en el despacho oficial del Presidente de la Xunta en Santiago de Compostela. Si una reunión en un despacho oficial le parece que implica “algo escuro, seguro”, ¿qué le parecerá la reunión de la gasolinera con el Ministro de Fomento, José Blanco?

blanco y pachi Quizás, y esto es una teoría como otra cualquiera, el señor Pachi Vázquez acusa a Feijoo para que sus críticas se vuelvan contra Blanco, ya que el ahora ministro probablemente está esperando al previsible batacazo del 20N para venir a moverle la silla al jefe socialista gallego. No me parece una interpretación descabellada, ya que cuando se gobierna en menos sitios vuelan los puñales para conseguir acomodo en algún sillón con calefacción y secretaría particular, que coger el teléfono en persona es un engorro.

El otro día hablábamos de que ahora parece ser que todo el mundo, menos yo, sabía que Dorribo era un chorizo. Es curioso que de la ingente marea formada por los que sabían los manejos del individuo “de buena tinta”, “que te digo yo que sí que me lo dijo alguien que lo sabe de primera mano” y demás, nadie moviera un dedo para acabar con la que, según ellos, era una descarada y evidente red de corrupción. Lógicamente, si no hay investigación, ni pruebas, ni jueces, ni policía ni nadie que meta mano al asunto, uno no tiene por qué presumir que un señor que se hace rico es necesariamente un mangante. De veras, hay casos de enriquecimientos rápidos y lícitos en la historia. Pocos, pero alguno hay.

Desde este punto de vista, que salvo prueba en contrario es el que hay que tener desde una institución como la Xunta, es normal que el Presidente reciba en su despacho a un lucense que quiere hablarle de un proyecto de interés para una gran empresa gallega como era NUPEL en su momento. Otra cosa es que ahora sepamos lo que sabemos, pero la máquina del tiempo aún está en fase de pruebas y no es posible ver el futuro por muy presidente que uno sea.

Si Feijoo ha cometido un error en este tema, que nadie está libre de ellos, es el que en breve le van a echar en cara desde Lugo: afirma recibir a “cualquiera”, pero se resiste a invitar a su despacho al Presidente de la Diputación de Lugo, quien afirma haber pedido una audiencia con el presidente autonómico en varias ocasiones sin que cristalizara el ansiado (por Besteiro) encuentro con foto incluida. Probablemente le hace ilusión salir en una foto con alguien que gobierne con mayoría, y como en casa no tiene con quién…

gasolinera de guitiriz Lo curioso de todas formas no es que Feijoo recibiera a Dorribo, sino la interpretación que hace del tema Pachi Vázquez. Cuando a un compañero de partido lo acusan de algo grave, como es el caso de José Blanco y sus presuntas comisiones ilegales, un cargo orgánico de la misma formación normalmente intenta argumentar su honradez y honorabilidad.

No ocurre así en este caso. Al intentar poner en marcha el ventilador y repartir mierda en todas direcciones, Vázquez lo que hace es reconocer que cree que hay algo “escuro” en lo de la gasolinera, a menos que le parezca más normal eso que recibir a un señor en un despacho. Supongo que su teoría es doble: por un lado intentar cargarse a Iznogud, ya saben el que quiere ser califa en lugar del califa (con José Blanco como Iznogud y Pachi como califa, que a veces hay que explicarlo todo) y por otro que el ciudadano de a pie resuma el caso con un “todos los políticos son iguales”.

Bueno, si ustedes creen que recibir a un señor en un coche aparcado en una gasolinera en medio de ninguna parte es lo mismo que hacerlo en el despacho oficial, con testigos y de forma formal, pues entonces sí, todos son iguales. Si no, pues no lo son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.