jueves, 21 de julio de 2016

La Ribeira Sacra se quedará sin ser Patrimonio de la Humanidad por pereza de algunos... o por algo peor

Hace un tiempo el anterior Valedor do Pobo, por cierto compañero mío de facultad, propuso la candidatura de la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad. Hoy, tras ingentes cantidades de dinero (público, por supuesto) despilfarrado en informes y tonterías varias que no han servido de nada, parece que la cosa se queda en agua de borrajas.

Espectaculares paisajes en la Ribeira Sacra
¿Quizás es que no cumple los requisitos de la UNESCO? No, no es eso. ¿Tal vez ha habido algún problema porque la competencia era muy dura para entrar en el listado? Tampoco… Ha sido una cuestión de desidia, de que se “ha pasado de moda” el tema y que las administraciones implicadas prefieren dejarlo correr.

La Ribeira Sacra, llamada así aparentemente por la gran cantidad de monasterios y edificios religiosos de la zona (se pueden contar 18 monasterios entre los que está el hoy Parador de San Estevo de Ribas de Sil), es un paraje natural espectacular que tiene poco que envidiar a algunos de los supuestos panoramas más bellos del mundo y que viajamos horas de avión para visitar. Este está a hora y pico de coche y mucha gente ni lo conoce.

Santa Cristina de Ribas de Sil
Arquitectónicamente predomina el románico, lo que hace que situemos en hace más de mil años la implantación de las diversas órdenes religiosas que encontraron en este páramo de paz y belleza natural un perfecto alojamiento para su vida de retiro espiritual. Quizás porque el románico es mi estilo favorito sea por lo que me atrae tanto la zona.

Por si esto fuera poco, la llamada “viticultura heroica”, que es la que practican las bodegas instaladas en las escarpadas laderas de los montes que caen hacia el río, es un atractivo más de la zona, tanto cultural y gastronómica como turísticamente.

Con todos estos mimbres el cesto de la declaración como Patrimonio de la Humanidad parecía coser y cantar. Cosas más tontas han metido en el listado y con muchos menos méritos. Pero no, chocamos con la burocracia y sus incongruencias, y sobre todo con la política y sus maldades.

Todo empezó con buen pie. Las Diputaciones de Lugo y Orense se unieron para promocionar la zona e impulsar la declaración, con el apoyo de la Xunta y de los ayuntamientos afectados. Sin embargo parece que, como se suele decir “pasou o día e pasou a romería” y una vez explotada convenientemente la publicidad política del asunto, con autobús y fotos en los medios incluidas, la cosa se fue apagando.

Una vez hecha y vendida la foto
la finalidad parece lo de menos
Hoy en día parece que el único interesado en el tema es Darío Campos, presidente de la Diputación de Lugo, que intentó reflotar el tema con escaso éxito ya que a la reunión que convocó no acudió nadie. Absolutamente nadie. Ni Xunta, ni Diputación de Orense ni el nuevo Valedor do Pobo.Un grave error por parte de estas tres administraciones, que tienen en común ser del PP (el Valedor relativamente, pero nombrado por el Parlamento de Galicia en que ese partido goza de mayoría aboluta). ¿Acaso es un tema de partido? ¿Es posible que el PP tenga algún interés en torpedear esta declaración de Patrimonio de la Humanidad? Si es así que expliquen por qué inmediatamente... si es que pueden explicarlo, que lo dudo.

Parece mentira que tras gastos como los 100.000 euros que hemos pagado (entre todos, como siempre) para la candidatura, sin contar los que ha metido cada administración por libre en explotar el asunto a la caza del voto, quede en nada sin explicación alguna. ¿Tan poca fe tienen algunos en la Ribeira Sacra y sus posibilidades? ¿Nos encontramos con un nuevo caso de buenas ideas que no tienen respaldo porque no son aprovechables electoralmente?

Una pena. Ojalá esto cambie y reflexionen porque aunque la declaración no sea la panacea que muchos piensan, por supuesto ayuda a impulsar el conocimiento de un área que rivaliza en muchos aspectos con algunos de los lugares más visitados del mundo.

Ahí es nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.