lunes, 3 de abril de 2017

¿Para qué quiere Dios una nave estelar? (esto va de la Intermodal aunque no lo parezca)

Aunque no lo parezca por el encabezamiento, el artículo de hoy habla de Lugo. Pero antes de entrar en materia me gustaría hacer una breve reflexión sobre las referencias culturales para justificar el título, que ya les digo que está extraído de Star Trek V, probablemente la peor película de la serie.

Si uno toma una frase del Mercader de Venecia de Shakespeare o de cualquier obra de Sartre es un erudito, pero si usa un diálogo de Star Trek es un friky o una persona poco seria. Me pregunto la razón de esa diferencia. La naturaleza humana ha sido objeto de estudio por diferentes autores desde distintos prismas, y no veo por qué motivo ha de ser menos válida la visión de Gene Roddenberry que la del autor británico. Una vez aclarado esto, vamos al tema, cuya relación con Lugo verán en breve.

¿Para qué quiere Dios una nave estelar?
En plan spoiler les diré que en la película en cuestión el Enterprise va en busca de Dios… y lo encuentra. Una vez que lo tienen delante, el supuesto ser todopoderoso les pide que acerquen el navío para poder “extender” su gloria por el universo, y ahí es donde surge la frase que da título a este artículo: “¿Para qué quiere Dios una nave estelar?”. El capitán Kirk, que es quien la pronuncia, rompe con esa pregunta el aura de reverencia y respeto que se supone que cualquiera mantendría ante quien asegura ser Dios, y la importancia de esto es, precisamente, el atrevimiento de poner en duda lo que se nos plantea como una verdad indiscutible, como un dogma de fe ante el que la mera puesta en cuestión es un delito de herejía.

En Lugo sabemos mucho de esto, aunque parece que gran parte de la población aún no se ha dado cuenta. Durante tres lustros y pico esta ciudad ha sido gobernada con el sistema de la zanahoria, poniéndonos un único tema frente a los ojos, con un discurso bien articulado que nos hacía creer que el asunto era tan vital que no era necesaria ninguna otra cosa para que lográsemos la felicidad absoluta y la prosperidad de la ciudad.

Así, nos colaron la fundamental importancia de un Plan Estratégico que no sirvió absolutamente para nada, la necesidad imperiosa de un MIHL que es la ruina de Palmira, el por lo visto imprescindible puente sobre el Miño que sufre de elefantiasis y cuya construcción dañó irreversiblemente una zona preciosa del río... y ahora toca resucitar el tema estrella que tanto se ha estrellado: la estación intermodal.

Foto de la presentación de la Intermodal. De hace años...
Foto: Diputación de Lugo
Si son de esas escasas personas que no saben de qué va el tema les diré que resumidamente se trata de eliminar la estación de autobuses de donde está y derribar la de tren para construir un nuevo centro que valga tanto para unos como otros transportes, de forma que se unifiquen en un punto central. No es mala idea, y por supuesto trae consigo ciertas ventajas pero... ¿es proporcional? Es decir, los presupuestos para este tipo de cosas son mareantes, hablamos de muchos millones de euros que se invertirán en esto retirando dicho dinero de otras cosas como es evidente. ¿Es la necesidad más importante que tenemos que cubrir en Lugo?

El argumento sobre las ventajas es sencillo. Se nos cuenta que al unificar en un único punto ambas estructuras se mejora el tráfico de viajeros, y que por ejemplo una persona que quiera ir de Chantada a Madrid vendría a Lugo en bus y se cambiaría al tren sin problema, con lo que habría más demanda y aumentarían los transportes. Esa lógica, que parece sólida, se basa en una proporcionalidad que no existe, y ahora les explico por qué.

Si construir esa estación cuesta unos 37 millones de euros, que ya es dinero, ¿cuántos viajeros hacen falta para amortizar esa inversión? ¿No sería más lógico, económico y razonable mantener ambas estaciones donde están y poner un autobús lanzadera entre ambas que haga ese traslado de personas si es que realmente hay demanda? Para que se hagan a la idea, si se hiciera un convenio con los taxistas para llevar a cada viajero en uno de ellos a 6 euros por viaje, nos daría para traslardar a más de seis millones de personas... Vamos, para 10 Arde Lucus de los de Basadre y unos cuantos más de los de verdad.

Nos dicen que la estación intermodal es un requisito para que llegue el AVE a Lugo ¿Por qué? ¿Acaso no hay otras ciudades con AVE y sin intermodal? ¿Acaso hay intermodal en Madrid, Coruña, Vigo o Santiago? La respuesta es sencilla: no. En la capital del reino hay dos grandes estaciones de tren (Chamartín y Atocha) ambas bastante lejos de la Estación Sur de autobuses y conectadas por transporte público como es lógico. En Coruña empezó a funcionar el AVE sin que hayan unificado ambos transportes, y en Vigo o Santiago hay una buena tirada entre las dos sin que haya supuesto óbice a la puesta en funcionamiento del tren de alta velocidad.

También es cierto que me influye notablemente que me parece un error sacar la estación de autobuses de donde está. Es una ubicación fantástica y si se fijan en las ciudades donde han cometido el error de alejar las estaciones del centro están poniendo

Volvemos al comienzo: ¿para qué necesita Dios una nave estelar? ¿Por qué nos cuelan una y otra vez grandes obras faraónicas como si fueran la sal de la tierra cuando realmente son lujos superfluos que se pueden afrontar única y exclusivamente cuando todo lo demás está cubierto? ¿No sería más importante dedicar esos 37 millones de euros a poner las calles como dios manda, a rehabilitar el Cuartel de San Fernando, a convertir de una vez en realidad el paseo interior de la Muralla o a cambiar todas las grandes tuberías que aún hay con fibrocemento en la ciudad? Y eso sin entrar a temas más sensibles.

Lugo tiene carencias relevantes sin necesidad de inventarse otras.

2 comentarios:

  1. Cuánta razón en pocas lineas, sr. Latorre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tanto como pocas... Tiendo a enrollarme pero gracias igualmente ;)

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.