lunes, 12 de junio de 2017

Jaime Castiñeira deja el Ayuntamiento de Lugo tras 18 años

Jaime en las instalaciones del Grupo Municipal Popular.
Foto: Cadena Ser
Jaime Castiñeira deja la política municipal. Era un secreto a voces, una marcha inevitable tras la celebración de una elección a la junta local a la que no se presentó como candidato para evitar tensiones que perjudicaran a su grupo, o porque simplemente no quería seguir ahí.

Es evidente que Jaime y yo no siempre hemos coincidido. Su mayor “pecado” político probablemente fuera el no haberse puesto del lado de sus vecinos para demandar los servicios del HULA, y si bien es cierto que el camino para conseguir las cosas no siempre está tras una pancarta, desde el punto de vista electoral fue una torpeza que pagó muy cara.

Jaime ha estado dieciocho años como concejal del Ayuntamiento de Lugo y se tuvo que tragar algunos sapos bastante difíciles como el de 2007, cuando tras haber estado ejerciendo como portavoz desde la renuncia de Manuela López Besteiro no lo presentaron como candidato. Sin embargo el que probablemente fuera el peor de todos fue quedarse a 400 votos de la mayoría absoluta que lo habría hecho alcalde en 2011, lo mismo que le pasó a Ramón Arias en 1999 pero con una diferencia notable, que en la ocasión de Jaime el PP arrasó en ciudades donde nunca habría soñado con conseguir la alcaldía. No es menos cierto que en las dos únicas ocasiones en que se presentó a las elecciones fue el candidato más votado, superando a Orozco dos veces pero sin llegar a alcanzar el trofeo.

A pesar de las sombras que una carrera tan larga tiene siempre, los lucenses deberían ser conscientes de las cosas buenas que ha hecho Jaime por Lugo. Probablemente la más importante de todas y por la que deberán recordarle siempre muchos vecinos es el haber salvado un montón de edificios de la terrible condena del “fuera de ordenación” durante la elaboración del Plan General.

Jaime en una de las maratonianas reuniones del PXOM
a principios de 2009
El trabajo que Jaime realizó en aquel momento fue titánico atendiendo a cientos y cientos de personas una por una (literalmente, que yo estaba allí), viendo sus terrenos y sus casas, mirando los planos, ayudándoles a presentar alegaciones correctas, colaborando con quien sabía perfectamente que no le iba a votar, acudiendo parroquia tras parroquia y reunión tras reunión a todo Lugo, con jornadas maratonianas en las que no miraba el reloj ni para comer… Ahí demostró su enorme capacidad para dar el callo y pelear por un tema en el que sabía que tenía razón y que podía ayudar.

Si no fuera por él, quizás el Plan General no existiría, y si bien es cierto que es un documento manifiestamente mejorable, dista mucho del disparate que planteó inicialmente el gobierno de Orozco para sustituir el anterior, que estaba totalmente desfasado. En la propuesta original, entre otras cosas, se legalizaban las torres del Garañón. Fue Jaime el que se dio cuenta y evitó tamaña tropelía, pero no fue la única cuestión que solventó ya que en los planos que manejaban los técnicos faltaban bloques enteros de viviendas y solo él, que conoce la ciudad con detalle, se fijó y lo hizo notar.

Jaime se despide del ayuntamiento con un acto político que le honra, y que es el haber querido negociar los presupuestos para Lugo. Es llamativo que ahora que no tiene nada que demostrar haya dado un paso de talante y de elegancia propia de su antecesor en el cargo pero que no le dejaron llevar a cabo. También es cierto que con lo de las facturas, si bien tenía razón, se explicó fatal y esas cosas dejan siempre heridos en el camino.

Seguirá representando los intereses de su partido en el Parlamento de Galicia, y esperemos que los de los lucenses. Durante varios años fuimos compañeros de corporación (él como concejal, y yo como asesor, así que no al mismo nivel) y durante este tiempo vi a una persona trabajadora como la que más y conocedora de su ámbito. Probablemente habría sido un excelente concejal de urbanismo y quién sabe si podría haber sido un gran alcalde. En el futuro es una posibilidad que llegue a ser un excelente conselleiro de vivienda, ahí lo dejo. Desde luego si algo ha demostrado es fidelidad absoluta a unas siglas que no siempre se portaron bien con él, aunque desde luego lo hicieron mucho mejor que con otras personas.

Jaime deja el Ayuntamiento y es el fin de una era para el PP de Lugo. Veremos ahora qué pasa, y quizá la incompleta “foto de familia” de su despedida, en la que solo estaban seis de los nueve concejales del grupo, nos dé pistas de por dónde van los tiros. Faltaban Encarna Amigo, Carmen Penelas y Quique Rozas lo que nos hace pensar que tal vez la sucesión pase por Ameijide y a Quique le dejen como "premio de consolación" una dedicación exclusiva.

En todo caso le deseo mucha suerte a Jaime en su nueva etapa y que recuerde que, en el desempeño de su cargo, Lugo es siempre lo primero. Sin excepción.

Foto de la despedida. Fuente: ppdelugo.com
Faltan Quique Rozas, Encarna Amigo y Carmen Penelas.

5 comentarios:

  1. ¿Realmente hay que ser fiel a unas siglas o hay que serlo a unas ideas y convicciones?

    ResponderEliminar
  2. Jaime no se va del todo del panorama local , para irse pone como condición que su sucesor en el concello sea su delfín Antonio . Todo un demócrata .

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por su blog, señor Latorre.

    Quería comentar una tema que usted sacó a la luz hace un par de meses.
    Es sobre el concurso del servicio de turismo de este ayuntamiento.

    Por fin se ha abierto el procediemiento y no han rectificado ni un milímetro en el asunto de exigir una titulación de inglés para trabajar en turismo y en los museos municipales. No sólo eso, sino que en el pliego tienen la caradura de decir que "un título no garantiza que tu sepas lo que ese título certifica".

    Así, como suena. Eso sí, el celga 4 que no falte.
    Puede consultar el pliego en perfil del contratante, en la web del ayuntamiento.

    Un saludo y que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias.

      Lo de la titulación de inglés para trabajar en turismo era visto. Entenderá que en bastantes fregados me meto con el blog y con actuaciones que hago a título particular para hacer la labor no sólo de la Oposición sino de asociaciones como la de Hostelería, que serían los que tendrían que reclamar esas cosas... y no lo hacen.

      En fin, acabaremos como los que criticábamos hace pocas fechas, buscando turismo interior y echando de nuestra tierra a quienes vienen de fuera. ¡Qué pena!

      Eliminar
  4. Siempre le pusieron palos en la rueda. El delfín es lo mejor que hay ahora mismo en el Pp. Una gran persona, formado, leal, quiere al Pp como nadie, y es de juego limpio. Ameijide no embarrará la política, no jugará sucio, es el politico necesario en un Ayuntamiento donde no hay que rascar. Este chico dará que hablar y para bien. Él es el Pp que necesitamos en Lugo.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.