viernes, 14 de diciembre de 2018

Hoy toca tregua navideña regada con chocolate

Hoy a partir de las 18:30 en la Plaza de España. ¿Se animan?
A ver si es verdad que hoy a las 18:30 el Ayuntamiento encenderá de una puñetera vez (pondría “de una puta vez”, pero creo que es una expresión muy soez para el blog) la iluminación de Navidad, y miren si soy buena gente que hasta colaboro con este artículo en difundir la buena nueva y echar una mano para que haya más gente.

Pondrán un “photocall”, repartirán globos, habrá panderetas de la Escuela Municipal de Música (como la cosa no se arregle puede que sea uno de sus últimos actos) y ¡una chocolatada! ¡con churros y todo! No me digan que no les apetece ir a tomar un chocolate calentito, que total pagar vamos a pagar igual entre todos así que al menos disfrutémoslo.

Pocas personas ha habido más críticas que yo con las cafradas de la iluminación de Navidad. Avisamos desde Lugo Monumental de lo que iba a pasar, y no porque tengamos una bola de cristal, sino porque vimos lo que sucedió en años anteriores y los tiempos eran los que eran. Hemos dedicado tiempo y energías a denunciar las meteduras de pata en este asunto y lamentablemente es probable que el tema no termine con su puesta en marcha esta tarde.

Habría ayudado que hubieran pedido una disculpa, pero no, ha sido al revés, año tras año la han cagado con esto pero su reacción ha sido sacar pecho, echar la culpa a la oposición, a los técnicos, a la empresa instaladora y al chachachá. Esa estúpida actitud de no reconocer jamás un error, de creerse infalibles cual Papas civiles, no ayuda a confiar en el criterio de quienes rigen nuestros destinos.

A pesar de todo esto, no creo que sea lo más inteligente seguir dando la matraca día tras día con la imperdonable metedura de pata municipal. Hoy toca firmar una tregua. Temporal como todas las treguas.

En la guerra del 14, es decir, la Primera Guerra Mundial, hubo un alto el fuego no oficial entre los ejércitos inglés y alemán del frente occidental por Navidad. Yo conocí ese curioso suceso de pequeño gracias a un vídeo musical de los 80, Pipes of Peace de Paul McCartney. No se trató de una rendición, ni de la firma de la paz, sino de un alto el fuego, un armisticio puntual en que unos y otros se reconocieron como iguales e incluso hubo un episodio en que jugaron un partido de fútbol entre trincheras.


Si los germanos y británicos, tradicionalmente enfrentados, fueron capaces de aparcar sus diferencias después de estar liándose a tiros para celebrar unos momentos de paz, entiendo que mucho menos complejo será para los lucenses tomarnos juntos un chocolate y dar la bienvenida a las fiestas.

Yo, desde luego, voy a ir, porque hay cada vez menos cosas buenas en este cochino mundo pero la Navidad sigue siendo una de ellas.

jueves, 13 de diciembre de 2018

De lamaparking a campo de minas en 44 días

Los surcos del aparcamiento no han tardado en aparecer ni dos meses. Otra brillante gestión de nuestro gobierno local.
Foto: El Progreso
No ha tardado mucho en irse al cuerno el flamante nuevo aparcamiento junto al HULA. Concretamente 44 días ha funcionado la cosa hasta que la lluvia hizo acto de presencia (quién se lo iba a imaginar, con lo poco que llueve en Lugo) y se cargó una obra inaugurada el 29 de octubre. Nos ha salido la coña a más de 2.700 euros diarios, con lo que se podría haber pagado, creo yo, el subterráneo a todo el que lo quisiera usar. Y ahí incluso se cumplen las normas de accesibilidad, cosa que el propio ayuntamiento no siguió al hacer el aparcamiento, pero ya saben que una cosa es lo que exige al particular y otra a la administración.

El “lamaparking”, variante más chapucera aún que el “leiraparking” (en Lugo somos únicos dando nombre a cafradas perpretadas con nuestros dineros) ya presenta surcos importantes que hacen que un coche normal no pueda transitar con tranquilidad por los supuestos aparcamientos públicos que nuestro bienamado gobierno ha puesto a funcionar, es un decir.  Nos cuentan que no nos tenemos que preocupar porque la obr está en garantía y los arreglos los hará la empresa que lo construyó, pero ¿y si el fallo no es de realización sino de diseño? ¿Acaso una vez pasado el plazo de garantía podemos tener la certeza de que esto no volverá a ocurrir?

La excusa para hacer las cosas a la buena de Dios, que como todos sabemos es la especialidad de la casa, es que como el Plan General no permite asfaltar hubo que hacerlo así. Claro, es normal, el Plan General es algo que el Ayuntamiento no puede cambiar… espera… ¡Ah, sí que puede! ¡De hecho es un documento que aprueba el propio Ayuntamiento!... 

Se pueden hacer modificaciones puntuales del Plan General casi para cualquier cosa. Por ejemplo, según la teoría del Gobierno Local se puede hacer una reforma concreta para convertir por arte de magia el Garañón en una zona verde (de los milloncejos que hay que soltarle al promotor para que eso se complete no han dicho nada, pero de aquí a Mayo malo será que algunos no piquen) pero no para echar una cochina capa de asfalto en donde 400 vehículos tienen que estacionar. Curioso, muy curioso. 

La obra deficiente cuando no sin terminar (la Plaza de Abastos es el ejemplo perfecto, en que se gastan millones de euros pero sigue ahí, sin rematarse la obra), la chapuza, la improvisación, la falta de planificación y el caos son señas de identidad de nuestra ciudad en estos años. Orozco no era santo de mi devoción, pero lo están haciendo bueno, que ya es decir. No estaba de acuerdo con muchísimas de las cosas que hacía (el MIHL, por ejemplo, es el buque insignia de la inutilidad urbanística) pero hemos ido a peor, por difícil que fuera creerlo. 

De los cristos que se montan con el tráfico por las obras de la Milagrosa, o los ya tradicionales atascos por falta de civismo de los papis que llevan a sus hijos (que se ve que no son capaces de andar 200 metros, los pobres) y la dejadez de funciones de la policía local, principalmente porque desde la cafetería es complicado controlar nada, ya ni hablamos. 

Pero ¡no pasa nada!, la obra del “lamaparking” ha costado solamente 119.000 euritos que hemos pagado ustedes y yo y que han convertido un prado en una trampa para los coches de los incautos que no quieren pagar un aparcamiento ni ceder al chantaje de los gorrillas… pero que se lo van a gastar en grúas para sacar los coches de allí. 

¿Algo funciona bien en esta santa ciudad? Últimamente me pregunto eso con demasiada frecuencia.

La inauguración hace tan solo 44 días, con las autoridades competentes (es un decir) y las municipales.
Foto: www.lugo.gal

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Las otras luces que no tenemos (no, no son las de Navidad)

Esta foto es el Paseo Daniel Varela Piñeiro, una parte del supuesto paseo interior de la Muralla. Busquen el gato negro...
La misma foto con flash, para que se sitúen...

Estos días no hacemos más que hablar de luces. Supongo que mañana o pasado habrá un “gran encendido” presumiendo (que ya es echarle morro) de lo bien que lo han hecho con la iluminación de Navidad y dándose palmaditas en la espalda unos a otros encantados de haberse conocido. Pues nada, alegría.

Pero hoy no les voy a hablar de eso sino de la iluminación normal y corriente, la de todos los días, la de las calles que transitamos los sufridos ciudadanos durante más tiempo que el que marca el calendario como festivo y que no solo es que estén poco iluminadas, sino que no lo están en absoluto.

Un ejemplo muy evidente es el Paseo Daniel Varela Piñeiro, que es el nombre que le dieron a la única calle con horario que hay en Lugo (al menos que yo sepa). Para que se sitúen, es la que sale de O Cantiño, y que tiene una puerta que se cierra por las noches.

El problema es que no tiene farolas. Ni una. A partir de las seis y pico de la tarde en esta época meterse allí es una aventura urbana comparable a la proverbial boca del lobo, lo que se refuerza además con el peligro de matarse resbalando con las castañas que caen del precioso árbol que allí vive, y con los chavales que van a hacer el botellón en los solares semi abandonados, cuyas puertas al paseo están permanentemente abiertas.

Lo de jugar a la luz de las linternas de los móviles es peculiar...
Hay allí un parque infantil y no es la primera vez que veo a padres iluminando con la linterna del móvil a sus hijos para que puedan jugar. Así, en plan moderno. Visto desde la Muralla parece la Santa Compaña. Dado que solo hay dos instalaciones de ese tipo en todo el casco histórico (la saturada de Campo Castillo y ésta) imagino que no estaría de más poner unas cochinas bombillas a la zona para poder andar sin matarse.

Supongo que habrá excusas, claro, como decir que “total, es un callejón sin salida”, aunque dudo que se atrevan a decir tal cosa por dos motivos: el primero es llamar “callejón” a lo que se dio como un gran honor al señor Varela Piñeiro (lo es, lo es, nadie lo dude, pero me refiero a que no se puede devaluar el tema) y el segundo es que tampoco creo que a los papás les guste mucho que se degrade así el concepto del lugar a donde mandan a sus hijos a jugar. 

Las luces navideñas son importantes, claro que sí, pero hay cosas que lo son más aún. Por ejemplo tener unos servicios dignos de una capital de provincia, lo que incluye la iluminación de sus calles.

martes, 11 de diciembre de 2018

No regales un perro, adóptalo y salva una vida


Este precioso Pastor Alemán no es de un criadero, es de la Protectora.
Está esperando que lo salven y poder dejar de acumular miedo y tristeza.
Si no le parte el alma no se moleste en leer el artículo.
Foto: web de la Protectora de Lugo

Llega la Navidad. En Lugo algo menos, pero también llega. Nos volvemos locos con los regalos y esa vorágine consumista que tanto asquea a algunos que protestan contra la cochina sociedad occidental que hizo posible el Facebook en que vierten su odio, y contra la explotación de los trabajadores chinos que fabricaron sus iPhone X y sus Samsung Galaxy Note 9 contaminando sin reparo.

También llega el momento en que muchas familias caen en la tentación de “comprar un cachorrito al niño, que lleva pidiéndolo mucho tiempo”. Mal negocio si ese es el motivo de traer un miembro más a la familia… y sí, lo son, miembros de la familia de pleno derecho, a veces más que algunos de los que tienen capacidad de hablar.

Tener perro es un coñazo. Sacarlo a pasear por la mañana cuando hace frío y hay que madrugar más todavía que lo que requiere el horario laboral, por la tarde perder un par de horas dándole otro paseo, cuesta una fortuna entre piensos, vacunas, veterinario, juguetes, accesorios y demás, es un quebradero de cabeza pensar en hacer un viaje con el perro, y también buscar dónde dejarlo si pretendes moverte sin él… Presenta muchos inconvenientes de los que deberían ser conscientes quienes se plantean tener perro, en lo malo. Para que sepan a qué se enfrentan y las desventajas, los problemas y las incomodidades.

En cuanto a las ventajas… ¡qué les voy a decir yo! Tenemos en casa al perro perfecto, nuestro Ducki, un labrador de 10 años (lo adoptamos definitivamente cuando tenía 8, tras un año sin él que reflejé en un artículo quizás alguno recuerde) bueno, hermoso, cariñoso, juguetón y sin embargo tranquilo. Te pone de buen humor por malo que sea el día, o al menos mitiga (no saben cuánto) los momentos duros de la vida.

En cuanto a la manía de “que sea un cachorrito”, vale que son muy graciosos, pero te muerden los muebles, mean la alfombra y hay que educarlos. Les recomiendo echar un vistazo y plantearse coger un perro adulto.

Si su grado de compromiso es dudoso, podrían plantearse la acogida, una posibilidad temporal con opción a hacerla definitiva. En la Protectora de Lugo tienen un montón de perros, y hay de todo: cachorros, adultos, palleiros, de raza… acabo de mirar y tienen un pastor alemán impresionante, con una mirada de tristeza que te parte el alma pero que si lo tienes en casa se convierte en cariño incondicional.

Plantéenselo con cuidado, porque no es tampoco lo más acertado regalar un animal, de hecho es cruel. Su dueño es su mundo y cambiar de manos es confuso para el perro. El abandono ni me lo planteo porque me parece de monstruos que confío no me lean, porque si les digo lo que pienso de ellos me condenarían por un “delito de odio” de esos que están tan de moda.

Entiéndanme bien, no tengo nada contra la venta de perros. Hay criadores maravillosos que se perocupan por el bienestar de sus animales y que ayudan a que la gente tenga el perro que quiere, no es un alegato contra la venta de perros sino contra considerarlos un regalo, que es otra cosa. Entiendo que el título puede ser confuso pero me refiero a que hacerse cargo de un animal no es como comprarse una figurita de porcelana, es una decisión que hay que tomar por uno mismo y no ponerle un lacito como si fuera un objeto de decoración.

Aquí les propongo algo muy diferente, salvarlo de una vida triste en una jaula de la que, por muy buena voluntad que le ponen los trabajadores y los voluntarios de la Protectora, sale lo que sale porque son demasiados perros para sacarlos a todos mucho tiempo. Miren en la web de la Protectora y quizás encuentren lo que buscan. Se ahorrarán un buen dinero que les hará falta para el chip, las vacunas y todas esas cosas y, lo más importante de todo, enseñarán a sus hijos una valiosísima lección: no todo se puede comprar, y salvar una vida no hay dinero que lo pague.

No sé, yo estoy convencido de que nuestro perro sabe que lo salvamos de acabar sabe Dios dónde y por eso cada vez es más mimoso y más agradecido. Y nosotros también.

No lo duden, visiten la web: http://www.protectoralugo.org

En la Protectora también tienen cachorros... Echen un vistazo

lunes, 10 de diciembre de 2018

Lugo no se merece esto

Iluminación navideña de Lugo en 1947
Dice el Gobierno Local que la culpa de que no se encienda antes el alumbrado festivo de Navidad es de la oposición por no facilitar la aprobación del presupuesto. Se ve que como lo sacaron adelante en abril, la Navidad les pilló por sorpresa y que ocho meses es poco tiempo para completar un expediente que, año tras año, sufre retrasos y problemas.

El argumento podría ser creíble para algunos si no fuera por las sencillas comparaciones que podemos hacer. En A Coruña, sin ir más lejos, aprobaron sus presupuestos de 2017 bien entrado el mes de mayo, e inauguraron sus luces navideñas el 29 de noviembre de ese año. ¿Acaso en Lugo tenemos funcionarios más vagos que en Coruña? ¿Ordenadores más lentos? ¿Empresas menos profesionales? ¿O será que lo que falla clamorosamente es la gestión?

Si se tratara solo de la cuestión de las luces navideñas podrían buscar una excusa (mejor otra, la verdad, porque la que han dado no se sostiene) pero es un problema más global. Lugo está paralizado, dormido, anestesiado… No sé ni por dónde empezar: las calles sucias, la maleza campando a sus anchas, el auditorio terminado y cerrado desde hace años, la Plaza de Abastos agonizando por desidia, la fábrica de la luz abandonada, la supuesta reforma de los autobuses en un cajón… Incluso los proyectos estrella como la vieja cárcel siguen siendo un ejemplo de ineptitud, y cuya cafetería se ha convertido en una vergonzosa pecera que alberga únicamente aire… y así podríamos seguir.

Mientras el Gobierno no gobierna, la oposición, que guarda un silencio cómplice, tampoco parece molestarse por cuestiones tan prosaicas como que nos vayamos a gastar 139.000 euros en unas luces que no valdrán de gran cosa el día 15 porque a esas alturas la campaña está más que mediada. Los comercios, esos que pagan sus impuestos religiosamente y dan trabajo a los lucenses, ven a sus clientes dirigirse a los centros comerciales y a las ciudades que cuentan con una acogedora iluminación. Muchos de esos negocios cifran sus esperanzas de supervivencia a una campaña en que facturan del 25 al 30% de su caja anual.

Lugo Monumental avisó de que esto pasaría. En enero ofrecimos colaboración y en septiembre mostramos nuestra preocupación por la falta de trabajo, y se nos ignoró. La ciudad no se merece esto.
Artículo publicado en El Progreso del 6 de diciembre de 2018

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Amordazados con (nuestro) dinero

Presentación de una campaña de "dinamización" del comercio, mientras las luces se encenderán el 14 de diciembre

Publicaba El Progreso un valiente y objetivo artículo salido de la pluma de la siempre interesante Carmen Uz en que ponía en tela de juicio la representatividad de la todopoderosa Federación de asociaciones de vecinos, una organización que se arroga la representatividad de “la calle” y que asegura aglutinar a varios cientos de entidades sin especificar que muchas de ellas están formadas por las mismas personas, que se intercambian los cargos de una a otra (el que es Presidente de una asociación hace de secretario en otra y de tesorero en la tercera, y así sucesivamente, aunque por supuesto no podemos generalizar y hay muchas asociaciones genuinas y que hacen una gran labor dentro de la propia Federación), lo que garantiza un engranaje perfecto para la finalidad última, que es lograr obtener subvenciones por diversas vías.

Carmen, acertadamente, valora el poder de convocatoria de esa Federación, que es tan innegable como subjetivo. Organizar cuchipandas pagadas en gran parte con dinero público y poner el menú a tres euros haría que hasta una entidad de pequeño tamaño pudiera hacer una comida que rodease la Muralla, literalmente hablando.

También recoge el artículo la petición realizada por Ciudadanos de que se cumpla la Ley de Transparencia (terrible que haya que pedir que se cumpla la Ley, y más terrible que no se haya hecho a día de hoy) y se informe públicamente de los fondos recibidos por esta Federación y por sus entidades asociadas, si bien estoy seguro de que la atomización de los dineros entre la constelación de CIFs de distintas agrupaciones hará que ese escollo no suponga un gran quebradero de cabeza para sus líderes, muy acostumbrados a lidiar con fondos públicos. Quizás alguien debería investigar eso con detenimiento...

El único "pero" que le pongo al artículo de Uz es que se quedó algo corta. Hay más entidades que siguen la misma estrategia, como puede ser la Federación de Comercio, destinataria de ingentes cantidades de dinero público (la cifra concreta no la sabemos porque tampoco hacen públicas sus cuentas) que hacen que ayer mismo, mientras leíamos en La Voz de Galicia que la iluminación navideña se retrasa hasta mediados de mes, sonreían junto a los responsables de ese desaguisado en la presentación de una de esas campañas que se gasta sabe Dios cuánto del dinero de todos para sortear 10.000 euros. Decía su Presidente, el señor Seijas, que confía en que en Navidad se pueda "vender un poquito" y que lo de las luces "da un poco de vergüenza". ¡Un poco, dice!

Es lo que tiene la subvención, que anestesia y modera las críticas que debieran ser leoninas en una situación como la actual, “amortiguando” los golpes que deben recibir los gobiernos a base de talonario. Otras entidades, afortunadamente, tienen la suficiente dignidad como para decirles “métanse sus fondos por donde les quepan” y pelear por lo que consideran justo, con sus modestos recursos pero son minoritarias.

Puedo comprender que a los políticos sin vinculación con empresa alguna les resbale el asunto de la iluminación y consideren “pataleta” toda protesta, ya que tienen la empatía de la piedra pómez por mucho que lo intenten disimular en la permanente campaña en que vivimos, pero es más difícil de comprender en los supuestos representantes de los afectados.

Verán ustedes, además, que ningún partido de la oposición ha salido a tocar este tema. Quizá porque consideran que no le van a sacar rentabilidad o porque les importa un cuerno el asunto, eso tendrán que preguntárselo a ellos. Solo ha saltado Antonio Ameijide cuando la concejala Ana Prieto ha usado como excusa que la oposición es la culpable del retraso de la iluminación de Navidad porque “no levantó la mano” para aprobar los presupuestos. Se ve que como se aprobaron en abril, la Navidad les pilló por sorpresa. Sería bueno que los Reyes Magos les traigan un calendario para 2019 que vaya más allá de Mayo.

Una ciudad como Lugo necesita gestión, interés, cariño y trabajo, no que le tiren las piedras que nos arrojan sin el más mínimo pudor día tras día, con el silencio cómplice de quienes, amordazados con billetes de nuestro propio dinero, callan ante los desmanes de quienes firman los talones.

Al final sí, tenemos lo que nos merecemos.

martes, 4 de diciembre de 2018

Una ciudad sin luces

Lugo y Vigo, los dos extremos de Galicia. La ciudad olívica es "trending topic" (es excesivo, sí)
y llena sus calles incluso con excursiones. Lugo no verá luces navideñas hasta mediados de mes.

La noticia de que Lugo no contará con iluminación navideña hasta el próximo día 14 – siendo optimistas - es un clavo más en el ataúd que el gobierno de la ciudad insiste en fabricar para el pequeño comercio. Lugo Monumental advirtió hace ya tiempo que los retrasos en la tramitación de este contrato iban a provocar que Lugo se quedase a oscuras durante la campaña más importante de todo el año para el comercio, la Navidad.

Los 139.000 euros pasan de inversión a despilfarro, ya que no servirán de gran cosa porque a mediados de mes la campaña navideña está más que avanzada. Las grandes superficies ya han hecho gran parte de la caja y mientras tanto la ciudad está a oscuras.

El trabajo de un ayuntamiento es fundamental para sus vecinos, y es necesaria una preocupación real, no de pancarta, por las necesidades de las pequeñas empresas que día a día luchan por mantenerse abiertas a pesar de la presión de los centros comerciales e Internet. Necesitamos trabajo real y no una alocada firma de talones cada vez más abultados (de nuestro dinero, no lo olviden) para intentar tapar las carencias, la desidia y la pobre labor de quienes solo se preocupan por su futuro personal y no por el de los sufridos administrados.

Lugo no puede seguir soportando por más tiempo el quedarse decolgado de todo, cifrando sus esperanzas a eslóganes, frases hechas y saludos amables. Necesitamos gente preocupada que se dedique a trabajar por la ciudad, que para eso les pagamos sus generosos salarios públicos.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 4 de Diciembre de 2018

lunes, 3 de diciembre de 2018

Un análisis (a mi manera) de lo de Andalucía

Resultados de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre de 2018

He seguido las elecciones andaluzas con bastante poco interés a pesar de mi condición de politólogo (eso dice mi título de la USC), quizá porque me he cansado de los mensajes previsibles, cortoplacistas y miopes de los partidos políticos de este país.

El no haber opinado antes del tema me permitiría decir que lo del resultado “lo veía venir”, que es lo que están publicando todos por ahí aunque no se lo habían dicho a nadie hasta que vieron el escrutinio, pero si le soy sincero mentiría porque no me esperaba un batacazo tan grande del PSOE en su tradicional feudo. Para hacer una comparación, recuerden que los socialistas y los nacionalistas gallegos hablaban de “debacle” del PP de Galicia cuando Fraga perdió por un escaño la mayoría absoluta (se quedó en 37 de 75) lo que propició el “ansiado cambio” y dio la entrada a un bipartito que duró un mandato (se ve que el ansia caducó pronto).
Los resultados del "cambio" en Galicia en 2005

Ahora veremos a los partidos hacer el ridículo con contradicciones, tácticas y negociaciones totalmente opuestas a sus discursos anteriores.

Veremos a los que pactan con la extrema izquierda sin rubor alguno pedir que no se pacte con la extrema derecha y a los que gritan que no se pacte con la extrema izquierda pactar con la extrema derecha.

Veremos a los que dicen que se deje gobernar la lista más votada (PP normalmente) pactando para echar a la lista más votada y los que defienden el "cambio" (la izquierda habitualmente) decir que es mejor que siga el partido que está ahí desde hace cuarenta años.

Veremos al PSOE defendiendo que gobierne la que saca 33 escaños de 109 cuando no dejó gobernar a Fraga la vez que sacó 37 de 75.

Veremos a los postcomunistas hablar de neofascismo, lo que tiene su gracia, ya que todo lo que esté más a la derecha de La Pasionaria es para ellos franquista.

Veremos a un partido que perdió 7 escaños anunciarse como triunfador, a otro que es tercera fuerza pidiendo la presidencia del gobierno y al que entra con 12 sillas erigirse como la salvación de España.

Veremos a quien bajó 14 escaños pedir de rodillas que le dejen gobernar, a poder ser con la extrema izquierda que también empeora resultados, a los pocos meses de echar del Gobierno de España a un Rajoy que contaba con una mayoría bastante más holgada que la suya.

Y podríamos seguir. En esta España nuestra, donde los discursos políticos no están basados en ideas o en convicciones sino en cortoplacismos, donde lo que prima es “lo mío es lo único válido” y donde la mayoría de quienes ejercen el poder saben de política, la de verdad, lo mismo que de física cuántica, confundiéndola con estrategia.

En cuanto a los efectos de este resultado a nivel nacional, en mi modesta opinión salen claramente reforzados dos líderes políticos, otros dos se quedan así así salvando los muebles y el quinto protagonista se encamina al precipicio.

Empezando por el final, creo que Pedro Sánchez, en lugar de entender esto como un correctivo a sus más que discutibles políticas en Cataluña y demás va a captar que es un mal momento para convocar elecciones así que se reforzará en su convicción de que es mejor tirar como pueda hasta el final de la legislatura porque si no va a salir de Moncloa en un periquete. Vistos sus modos y maneras, su supervivencia como Presidente es lo único que parece importarle (como a la mayoría de los líderes políticos, dicho sea de paso).

Los que salvan los muebles son, en mi opinión, el PP por mantenerse en segundo puesto a pesar de la amenaza de ser superado por Ciudadanos y estos últimos por subir 12 escaños en un parlamento tan convulso como el que queda. Para ninguno es una gran victoria porque si recogen el guante del “mandato por el cambio” tendrán como compañeros de viaje a los incómodos colegas de Vox, lo que con la vista puesta en otras elecciones los echa más a la derecha de lo que gustaría a azules y naranjas.

Pero quienes sin duda han triunfado ayer han sido los de Vox, por pasar de la nada a la total relevancia en un vuelco que puede cambiar un mapa político inmutable desde que hay democracia y Pablo Iglesias, a pesar de los malos resultados. Como lo primero es obvio me centro en lo segundo.

Pablo Iglesias tenía un problema en Andalucía con nombre y apellidos: Teresa Rodríguez. La líder de la formación en la comunidad fue elegida contra el criterio del todopoderoso Iglesias, y su caída en votos (ha perdido 300.000) refuerza la idea de que solo el líder es sabio, solo él es capaz de gestionar el podemismo y solo su luz ilumina los buenos resultados. Perder escaños en este caso perjudica a Podemos pero refuerza al Mesías, y hace que los que se enfrentan a él en otras tierras deban tomar nota del precio a pagar. No en vano dio su rueda de prensa desde Madrid mientras Rivera, Abascal y Casado fueron a Andalucía a apoyar a sus candidatos.

España es un país peculiar, lamentablemente, en lo político. Mientras los franceses están haciendo resurgir el Mayo del 68 porque les han subido la gasolina, aquí seguimos con nuestros debates sobre la tumba de Franco, el papel de los conquistadores en la América del siglo XVI o el sexo de los ángeles…