jueves, 27 de junio de 2019

Hoy cierran los cines de Abella, mañana abren los de Montero Ríos

Otro cine que echa el cierre, aunque en este caso era obvio.
Hoy se proyecta por última vez en los cines de Abella. Los Cristal, en la calle Montero Ríos, relevan a los del centro comercial y sus salas, que supongo que seguirán siendo las tres que tenían hace ya años (aunque se presumen remozadas, claro), sustituirán a las 7 de que disponía el único cine en activo que, hasta hoy, hay en la ciudad.

Pronto vendrá la competencia, en Las Termas, y por fin podremos empezar a ver en Lugo ciertas cintas que el monopolio existente hasta ahora, con la digna excepción de los Cines Codex (por cierto, no tengo ni idea de qué tal les va con su experiencia en la ciudad), nos traía casi por favor.

En Abella ya solo ponen una película, Toy Story 4, y poco a poco han hecho huir de allí al público igual que antes hicieron en Las Termas. Es la misma empresa, o al menos la misma gente. Los que tuvieron hace años los Cristal los cerraron y se fueron después a Las Termas, que también cerraron para irse a Abella, que ahora, completando una extraña órbita, también clausuran para volver al inicio, a la calle Montero Ríos.

Las reformas en los Cristal terminan mañana. Foto: La Voz de Galicia

A mí personalmente me gusta más la ubicación actual, que te permite ir a ver una película y cenar en un lugar decente (no me entiendan mal, me refiero a algo que no sea una hamburguesa o una pizza) sin tener que coger el coche.

Recuerdo aquellos tiempos en que tenías muchos cines donde elegir. El Gran Teatro, el Victoria, el Cine Paz, el Ronda, los multicines Dumas en la calle Castelao… Recuerdo haber visto películas en todos ellos pero curiosamente al que más cariño le tenía era al Kursal, con sus larguísimas filas de butacas con el terciopelo rojo ya medio levantado, su olor a viejo y ese encanto que ningún multicine alcanzará jamás por mucho que tengan dolby surround envolvente, 3D y la madre que los parió a todos.

Supongo que en esto se va notando la edad, en que echas de menos cosas que, objetivamente, son peores que las que hay ahora, pero que guardas con cariño en tu memoria. Pero qué quieren que les diga, era otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.