viernes, 13 de marzo de 2020

Quédate en casa

La recomendación más obvia
En los momentos de crisis como el actual es cuando se pone a prueba la capacidad de reacción de una sociedad. Los chinos, por ejemplo, han atajado la cuestión con eficacia y aunque se pueda pensar que muchas de las medidas implantadas no serían posibles en España porque aquello no es precisamente una democracia y esto lo intenta, Italia nos demuestra que también en una sociedad moderna y un Estado de Derecho se pueden proponer acciones extremas para controlar en lo que se pueda la situación.

En Galicia se han suspendido las clases, el Ayuntamiento de Lugo cierra todos sus centros de ocio y sociales, las administraciones, con la lentitud que les caracteriza, estudian con calma si paralizar la actividad de las oficinas públicas… pero antes de que lo público haga su trabajo nosotros podemos ir avanzando algo.

El primer mandamiento de este nuevo decálogo es el de aplicar el sentido común: quédense en casa. Todos los que puedan. Si tienen niños y éstos no tienen cole no salgan al centro comercial, a los columpios, a la piscina de bolas o a fiestas de pijamas. Si se aburren, que se aburran. Jueguen con ellos, enséñenles a buscar su propio ocio, pero manténganlos en casa. Como es evidente se puede salir a pasear y tomar el aire, lo que es incluso recomendable, pero tomando precauciones evidentes y evitando aglomeraciones, y en Lugo tenemos la suerte de contar con un entorno privilegiado que nos permite dar largos paseos sin tener que ir chocando unos con otros.

Puede parecer una obviedad pero hay quien parece no distinguir una prevención en forma de cuarentena blanda de unas vacaciones de Semana Santa ampliadas. Y por favor, no se me ofendan, que si ustedes son gente responsable y normal hablo de los otros, los que todos vemos que siguen negando la realidad y se toman esto a pitorreo.

La segunda cuestión a tener en cuenta es que quizá no sea lo más apropiado dejar a los niños con los abuelos. Si estamos hablando de que hay una posibilidad real de que haya un contagio silente entre nosotros, de gente que está difundiendo el virus sin tener síntomas, es posible que sus niños ya lo tengan y que no les pase nada más que unos días de fiebre y cama… pero a las personas mayores sí les puede suponer un peligro más grave así que tal vez lo apropiado sea cogerse una semana de vacaciones. Sí, ya sé que son quince días sin cole, pero digo una semana porque imagino que en pocos días la situación se va a clarificar bastante, en el sentido que sea, y probablemente se aprueben medidas más drásticas.

El tercer punto, y si me apuran creo que es el más importante, es no difundir bulos, no hacer caso a audios y vídeos de esos que llegan por redes sociales con “la verdad”. Recuerden todos los que han recibido en situaciones anteriores y que no eran otra cosa que el absurdo y ridículo ocio de algunos que quieren sacar tajada o visitas con estos temas. Difundan únicamente cadenas que tengan un enlace a una página oficial, no se fíen de los que vienen “firmados” por “fulanito de tal experto en epidemias” porque eso lo puede poner cualquiera. Sean críticos y no colaboren con la histeria.

Seamos todos responsables, prudentes, civilizados y demostremos que somos capaces de tomar decisiones coherentes en situaciones difíciles. Deberíamos aprender de los errores cometidos en otros países y no tomarnos esto a cachondeo hasta que sea más grave aún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.