miércoles, 23 de septiembre de 2020

El autobús urbano de Lugo podría ser gratuito todo el año

Los autobuses de Lugo son baratos pero ¿podrían ser gratis? Sin duda

El autobús urbano de Lugo es barato, muy barato. De hecho creo que es de los de menor coste de España y me atrevería a decir que quienes no lo han utilizado nunca se sorprenderían de que un viaje cueste 64 céntimos pagando a tocateja, si tienes la tarjeta (que se recarga en un cajero automático cómodamente) sale en 45 céntimos por trayecto (con descuentos aún mayores para ciertos colectivos como estudiantes y jubilados).

Sin embargo seguimos usando poco el autobús. Las caóticas líneas, las absurdas frecuencias y la falta de información fiable de este servicio hace que los lucenses sigamos optando por coger el coche, sea el turismo o el de San Fernando, pero no nos queda otra. Nadie en su sano juicio confía en el autobús urbano de Lugo para ir a ninguna parte si tiene un compromiso al que no puede llegar tarde, como por ejemplo el trabajo.

El BNG aseguraba, en campaña electoral, que era una mera cuestión de voluntad. Que eso se arreglaba en un periquete y que con cuatro móviles y un portátil podían crear un sistema de seguimiento de los buses urbanos que, si gobernaban, pondrían a funcionar antes de que puedas decir “¡Taxi!”. Llevan ahí año y medio y seguimos igual. Bueno, igual no, peor, porque las líneas se van adaptando a los cambios de circulación de la ciudad y las peatonalizaciones sin más plan que la santa voluntad de no se sabe muy bien quién, ya que los planes estratégicos, como el de movilidad, están en un cajón olvidados e ignorados (y el dinero que se gastó en ellos, por lo que se ve, despilfarrado).

"Muy pronto disponible" en realidad quiere decir "un año de estos..." o "estamos en ello..."

Pero vayamos a las propuestas en positivo, más allá de las obvias de poner las nuevas líneas a andar tras los años de espera (se ve que es como la fórmula de la Piedra Filosofal) y la información en los paneles que se utilizaron unos meses y ahora están ahí como muestra del fracaso de gestión municipal.

¿Qué les parece si ponemos los autobuses urbanos gratis? Y no me refiero a un día, como el de la movilidad que se celebró ayer, sino permanentemente.

¡Qué disparate!”, dirá alguno sin pensar ni medio segundo en el tema. Pero vámonos a las cifras.

En el año 2019 los autobuses urbanos de Lugo vendieron 2.156.828 billetes según el Ayuntamiento, un pelín más que en el año anterior. Con la transparencia que caracteriza al Ayuntamiento de Lugo, no he sido capaz de encontrar los datos económicos recientes, pero en 2015 (el más reciente que he podido localizar), en que hablamos de cifras similares, los ingresos fueron de unos 979.000 euros y los gastos de 2.220.000 euros. Nos vale de ejemplo. ¿Quién paga ese desfase? ¿De dónde salen los 1.221.000 euros que faltan? Obviamente de nuestros impuestos. El Ayuntamiento cubre la diferencia.

Es decir, que convertir el autobús urbano en gratuito todo el año no nos costaría 2.220.000 euros sino solo 979.000 euros más.

¿Se imaginan la repercusión de eso? ¿La reducción del vehículo particular? ¿La minoración de los atascos y de los conflictos del tráfico rodado? ¿La caída de la contaminación?… Convertiríamos un servicio actualmente poco menos que marginal en algo popular, porque somos como somos y lo gratis nos enloquece.

¿Y de dónde saldría el dinero? Pues qué quieren que les diga, viendo lo que se gastan aquí en caralladas como el edificio “eco-ilógico” que van a construir y aún no saben para qué lo van a usar, o de las bañeras colectivas de agua del grifo calentada con una caldera, me parece que sobra de dónde sacarlo.

Ni un millón de euros nos costaría convertir en gratis lo que ahora tenemos. Piénsenlo, den una vuelta y verán que no es el disparate que, estoy de acuerdo, puede parecer a primera vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de ''sentidiño'' y cortesía.