martes, 30 de noviembre de 2010

Feliz cumpleaños, Muralla de Lugo; muchas gracias, Joaquín

En realidad no es el cumpleaños de la Muralla, pero sí de una fecha fundamental para ella. Hoy hace diez años que la UNESCO declaró a la Muralla Romana de Lugo como Patrimonio de la Humanidad. Desde aquella fecha, que llenó de esperanza a los lucenses en lo que a cuidados de nuestro principal monumento se refiere, se nos han desinflado las ilusiones: hemos visto que su promoción se ha reducido a cuatro campañas de consumo interno (sigo sin entender que se pongan carteles anunciando la Muralla en Lugo).

muralla SAR

Recuerdo que cuando se gestó la declaración de la Muralla como Patrimonio de la Humanidad, finales de los 90, los ayuntamientos no tenían ni un duro. El entonces Alcalde, Joaquín García Díez, se mató a hacer campaña por la Muralla, llevando un power point de fotos hechas por él mismo a los foros europeos donde se hablaba de ciudades amuralladas. También dio la murga a todo bicho viviente y consiguió el decisivo apoyo de la Casa Real (visita de los Duques de Lugo y el Príncipe Felipe incluidas) y de Manuel Fraga, que pese a quien pese es una figura política que tuvo un papel indiscutible en la victoria de Lugo.

Joaquín se dejó la piel en este tema. Quienes tenemos el placer de conocerlo sabemos que la Muralla es su gran pasión y que es frecuente verlo paseando por el adarve, lamentando que el empuje que le dio en su día se vaya paralizando poco a poco, con luminarias rotas y cacas de perro a punta pala. Estos días el periódico local de Lugo ha hecho entrevistas a todo el mundo relacionado con la declaración como Patrimonio. A Joaquín no lo han incluido. Injusticia donde las haya.

En su reciente etapa como jefe de la oposición, ha seguido luchando por la Muralla contra la cabezonería y cerrazón política de Orozco y sus muchachos.

La gestión del monumento es complicada, ya que pertenece a la Xunta de Galicia, pero su vigilancia, jardines y otras zarandajas corresponden al Ayuntamiento de Lugo y al Estado. Hay una ensalada competencial bastante importante que el Alcalde se negó a solucionar al votar, incomprensiblemente, contra la creación de un organismo integrado por todas las entidades con competencias sobre la Muralla. Lo lógico parece que, en lugar de marear la perdiz un día sí y otro también sobre a quién le corresponde hacer cada cosa, se cree una fundación o algo así que se encargue de todo: mantenimiento, promoción, difusión, vigilancia, restauración, protección…

Pero claro, así habría que poner parte del presupuesto en manos de otras personas que no siempre vamos a controlar, y eso no gusta. Este año, ya de crisis en sí mismo, el Ayuntamiento de Lugo ha creado una carallada llamada Lugo 10. La idea en sí no me parece mala, si se hace lo que a cualquiera se le ocurriría: crear un equipo que se encargue de coordinar todas las actuaciones que, en un año como éste, ser supone que se harán en torno a la Muralla. Sin embargo, el Lugo 10 sólo ha servido para colocar el logotipo a todo lo que ya se hacía en Lugo (cada concierto, cada acto, cada folleto lleva el logo del Lugo 10 sin que tenga ni una sola iniciativa propia) y para abrir un perfil en Facebook que se dedica a dar bombo al Alcalde y comentar los partidos de fútbol y el frío que hace.

Joaquín se curró la Declaración como Patrimonio de la Humanidad con menos medios, menos presupuesto y menos chorradas, pero contaba con algo que hoy se echa de menos: ilusión, pasión, convicción y fe ciega en que su lucha era justa. Ganó y ganamos todos con él. Feliz cumpleaños, Muralla de Lugo; muchas gracias Joaquín.

1 comentario:

  1. Es una verdadera pena, que teniendo este impresionante monumento, cercano a todos los lucenses, no es posible pasear al salir del trabajo (la gran mayoría 20:30)por la inesistencia de luz, no porque no exista la instalación, sino por la falta de mantenimiento, ya que nin una sóla luz funciona en todo el recorrido.
    Increible que en el siglo XXI, no podamos disfrutar del legado que nos han dejado los romanos.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.