lunes, 27 de junio de 2011

España se queda sin amigos

TierraLa política internacional es complicada, eso nadie lo puede dudar. Es muy difícil seguir la pista a tanto país como hay y mucho menos a sus relaciones, interrelaciones, dependencias, compromisos y demás. Si además de su dificultad intrínseca te dedicas a dar bandazos en tus líneas estratégicas, te cargas a los profesionales de la diplomacia para dar embajadas como premio a los servicios prestados al Partido y te dedicas a mover tropas como si jugaras al Risk, pues claro, la cosa se lía más aún.

Moratinos ha perdido la presidencia de la FAO frente a un brasileño que se vio apoyado por los países en desarrollo, lo cual tiene su lógica. Lo que tiene menos sentido es que toda América latina también lo apoyara, salvo Méjico que nos apoyó a nuestro candidato. Hay que preguntarse qué ha pasado, para que los que siempre fueron aliados nos den la espalda.

Esto no es Eurovisión, que es la única votación internacional que ocupa portadas y desvela a los españoles. Bueno, tal vez Miss Mundo y la elección del Papa también sean bastante seguidas, pero no tanto. Que en un certamen musical se vote por cuestiones políticas no tiene mucho sentido, pero aquí sí. Echar la culpa a Zapatero de que la lucense Lucía Pérez no quedara en buen lugar es una tontería, pero tal vez sí tenga algo que ver en que Moratinos se quedara sin cargo.

No voy a defender la oportunidad de que nuestro exministro se ocupe de la FAO. Ignoro qué capacidades tiene este señor sobre agricultura, aunque me suena que pocas la verdad. Lo que me preocupa no es tanto eso, sino la falta de apoyos que se trasluce para España desde que Zapatero anda por la Moncloa (me resisto a decir que gobierna).

España no tiene grandes aliados en este momento. Hemos dilapidado la buena relación que teníamos con América latina, conservamos las viejas enemistades con nuestros vecinos del norte de África, los americanos nos miran raro porque no saben por dónde vamos a salir (me voy de Irak, voy a Afganistán, me voy de Afganistán, voy a Libia…) porque nuestro Presidente no tiene una política internacional clara, sino que va tirando a golpe de encuesta, y claro, así no hay quien se haga con una credibilidad en el mundo.

España se queda sin amigos. La foto de Aznar con los pies sobre la mesa y fumando un puro con Bush le hizo la puñeta a Aznar, pero no a España. Ahora no sabemos dónde estamos. El “por qué no te callas” de Don Juan Carlos y cuatro anécdotas más nos separan de los antiguos aliados estratégicos de Zapatero: Cuba, Venezuela, Bolivia… Ahora no sé con quién contamos porque ni los americanos ni los otros. No sé qué amistades son menos recomendables. Bueno, sí lo sé. Y ustedes también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.