martes, 26 de julio de 2011

Una nación sin membrete

Érase una vez una administración pública que buscaba ahorrar. La administración en cuestión, dirigida por una pareja de políticos, decidió que sería una gran forma de reducir el gasto eliminar el papel timbrado. 20.000 euros al año de nuestros impuestos, por lo visto, es lo que consiguieron reducir estos grandes líderes de la provincia de Lugo. Ups, se me ha escapado el sitio.

nacion

Eso sí, llegó el día 25 de julio y uno de los dos presidentes de la Diputación de Lugo, concretamente el del Bloque, decidió que una cosa es ahorrar y otra muy diferente dejar de celebrar el Día de la Patria Gallega, por lo que se puso manos a la obra y pagó, con el dinero ahorrado en el papel timbrado, un hermoso anuncio en la prensa en que se decía alto y claro que “somos una NACIÓN”, así, en mayúsculas para que no pase desapercibido.

El ahorro en la administración es como la virtud en las putas: lo que consiguen por un lado se les va por el otro. Es ridículo. Evidentemente la única forma de que un medio de comunicación serio publique una cosa así es pagándole porque por mucho que se les ocurriera la feliz idea de hacer una nota de prensa, que vienen siendo gratis, no tendría el mismo eco.

Hoy no me voy a meter con los anuncios a página completa, aunque ya he tratado este tema en varias ocasiones y, por resumir, diré que me parece que no sólo es algo superfluo, sino que creo que es un claro ejemplo de corrupción legalizada. En los periódicos del lunes venían de todas las administraciones. Ahí, dando ejemplo.

Lo que me parece aún peor no es que gasten mi dinero en pagar favores a la prensa, sino que encima me hagan pagar con mis impuestos un anuncio que no sólo es partidista y nacionalista, sino que encima considero que es inconstitucional. Dice el artículo 2 que “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. Hay que reconocer que la Constitución dice bastantes tonterías o, por ser suave, cosas desfasadas, y no soy yo mucho de tirar de ella como si fuera la piedra filosofal, pero cuando mi dinero se va en pagar soflamas partidistas uno usa lo que puede para justificar su oposición.

Aquí no se trata de que pongan lo de “nación” de forma accesoria y casual, no. Van a eso de cabeza. De hecho es lo más importante del anuncio para ellos ya que es lo que resaltan. También ponen más grande lo de “cultura y turismo” que “Diputación de Lugo”, para que quede bien claro quién lleva los pantalones en casa.

Así que ya saben, si reciben cartas de la Diputación en papel blanco no es una estafa, simplemente es que se han gastado nuestro dinero en decirnos que somos una nación, sin membrete, pero una nación. Que lo sepas.

1 comentario:

  1. el amigo del pueblo26 de julio de 2011, 11:33

    No hablaré sobre naciones ni nacionalismos, antes es mejor leer la obra homónima del historiador inglés Eric Hobsbawm. Me dedicaré a algo más prosaico, una simple correción: la frase "el ahorro en la administración..." pienso que debería escribirse "el ahorro en la política...".Porque es un político quien decide usar el dinero de la administración para ese fin concreto.Un fin particular podría decirse, un ejemplo entre muchos.Cuando se está al frente de una administración se representa al conjunto de los ciudadanos.Y , por tanto, toca ahorrar no sólo bajando el sueldo a los funcionarios sino también legislando "con sentidíño", sin dilapidar nuestros impuestos y quiza eliminando esa institucions decimonónicas llamadas diputaciones que sirven para...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.