miércoles, 24 de junio de 2015

La Diputación en el aire

Podría parecer que los desafíos a los que se enfrenta Besteiro se van resolviendo con cierta soltura, pero solo fue un espejismo a nivel local: el PSOE mantiene el Ayuntamiento de Lugo, pero es la única capital de provincia de su virreinato, que aspira a consolidar con la victoria en la Xunta, y todo puede ser, vayan ustedes a saber.

Veiga y Martínez, cuando se llevaban bien
y el primero no pedía la cabeza del segundo
Foto: Europapress
Pero su gran problema es que los del BNG se le están poniendo revoltosos. Los nacionalistas se han dado cuenta de que seguir siendo el tonto útil del PSOE es más lo primero que lo segundo (más de tontos que de útiles por si he sido demasiado sutil), porque vienen otras fuerzas que pueden ponerles las cosas complicadas, así que se han puesto un poco farrucos y han plantado una serie de exigencias que los de la rosa han de cumplir si quieren seguir haciendo como si tuvieran más votos que los “malos”, los de la gaviota. Entre ellas la de cargarse a Martínez como candidato a la presidencia de la Diputación de Lugo.

El BNG quedó en segundo plano en la salida de Orozco, cediendo todo el protagonismo a sus primos de Lugonovo, y ahora se quieren resarcir. Los titulares se venden más caros y hay que hacer un más difícil todavía, así que descartado el triple mortal con tirabuzón, que queda feo sin piscina, el razonamiento del BNG es sencillo: “estos de Lugonovo han vendido lo de haberse cargado al alcalde así que ahora tenemos que demostrar que nosotros mandamos más y que decidimos la presidencia de la Diputación, que mola más y mueve muchos millones”.

El problema para el PSOE es que no veo a Martínez muy por la labor de “hacerse un Orozco” y renunciar a sus legítimas aspiraciones “por motivos personales”. Además tiene importantes apoyos de quienes están hasta el gorro de que se le suban a las barbas los que son llave pero se creen cerradura y bisagra porque los han acostumbrado a eso. Así que puede que no se vaya. Y que salga el sol por Antequera.

Besteiro y Feijoo - Foto El Progreso
En este mundo globalizado Antequera pilla más cerca, así que Besteiro, jugador de un Risk político (la comparación con el ajedrez está muy vista, qué quieren que les diga) que tiene a Galicia como tablero, hará lo que sea por conservar las riendas del poder y tiene que contentar también al todopoderoso alcalde de Vigo (que ya tendrá designada candidatura a “su” Diputación) lo que hará que puede que se plantee seriamente sacrificar la Diputación de Lugo para atar bien atadas las de Pontevedra y Coruña. ¿Entregándosela al PP? No, al BNG.

Dar la presidencia del ente provincial a los nacionalistas a cambio de su apoyo y fidelidad en Coruña y Pontevedra sería algo rocambolesco pero perfectamente plausible. Quizás lo podría vender como un movimiento “autonómico” y así intentar demostrar que no le tiembla el pulso a la hora de sacrificar a Lugo por “el bien supremo” que en público es lograr avances con “gobiernos de progreso” para Galicia pero en privado es mudarse a Santiago, concretamente a Monte Pío. Desde Coruña y Pontevedra quizás se perciba con cierta simpatía que un lucense entregue la que fue su reciente casa para ganar influencia en sus áreas. Quién sabe.

Ahora bien, en Lugo se percibiría de otra manera.

Vete tú a saber, Elena,
si no acabas el día de Presidenta
Foto: Diputación de Lugo
Escribo esto a las once y pico de la noche y la prensa digital no dice ni mu sobre un posible pacto, lo que me hace pensar que es probable que lo quieran mantener “en secreto” hasta el último minuto para darle emoción a la cosa.

La otra posibilidad, por supuesto, es que no haya tal pacto y que Elena Candia se aúpe con la presidencia de la Diputación para su sorpresa y la de todos los demás.

Pues no sería divertida la cosa ni nada…

1 comentario:

  1. Tienes mucho de pitoniso, Elena Candiá de presidenta de la diputación.
    No se puede enfadar a todo el mundo todo el tiempo, al final se pagan las consecuencias.
    Saludos

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.