lunes, 17 de agosto de 2015

Deportes minoritarios, deportes gloriosos

Gracias a Carolina Marín, que ha ganado de nuevo el campeonato del mundo de bádminton, les voy a hablar de deportes, tema del que tengo tantos conocimientos como, aproximadamente, de física nuclear así que no se enfaden si meto mucho la gamba. 

No me voy a referir a grandes cuestiones de las que tengo poca idea, sino de lo injusto que es el mundo de los deportes en general. Resumiendo la idea principal en una frase, parece que tienes más gloria si eres jugador de un equipo corriente de fútbol que si eres el mejor del mundo en otras disciplinas, porque los que juegan en competiciones ajenas al césped y las porterías están relegados a un segundo plano en el mejor de los casos. 

Jose Cuba - Foto de loitaolimpicavilalba.blogspot.com
Hay excepciones puntuales, como Rafa Nadal, que al ser repetidamente número uno del mundo consiguió atraer la atención, o Fernando Alonso, Induráin o el siempre glorioso Ángel Nieto (a pesar de que se le siga negando, de forma incomprensible, el Príncipe de Asturias a quien fue campeón del mundo 13 veces), pero se suele tratar de cuestiones meramente anecdóticas en un mundo dominado absolutamente por el fútbol y, en segundo orden, por el baloncesto y otros deportes. 

Incluso en nuestra propia esfera somos bastante injustos. Me resulta inconcebible, por ejemplo que muchos lucenses no sepan quién es José Cuba, un coloso que ha ganado 12 veces el campeonato de España de lucha libre y que encima es un tío de lo más normal, que cuando hay que arrimar el hombro lo hace sin ningún tipo de aspavientos. O que sigamos, no voy a decir despreciando que es una palabra muy fuerte pero sí ignorando relativamente al EMEVE, que lleva el nombre de Lugo por toda España. Con estos últimos no soy muy objetivo porque mi hermana jugó en tiempos en El Mejor Equipo de Voleibol de España (esas son las siglas). También tenemos en atletismo grandes figuras en Lugo, que son desconocidas para la mayoría. 

Ramos Misioné - Foto de praza.gal
El problema de fondo es que hay demasiados deportes. 36 categorías, por ejemplo, con 298 competiciones en los Juegos Olímpicos, mientras que en su comienzo (en la nueva etapa, claro) había 10 deportes con 43 competiciones. Hay mucho donde elegir, incluso demasiado. 

Pero es sorprendente que mientras las peleas por retirar a gente del callejero por motivos políticos enzarzan a los grupos cada cierto tiempo (supongo que cuando se acuerdan) los homenajes a nuestros deportistas locales sean tan escasos. El único al que se ha dedicado una calle, al menos que yo tenga noticia, es Ramos Misioné, que además debe de ser de las pocas personas que tienen este honor estando vivas, pero es que tener dos medallas olímpicas no es ninguna coña. 

También se ceba esta injusticia en la financiación de los equipos, ya que mientras para el Breogán o el Lugo sale el dinero de debajo de las piedras (los “préstamos” de las administraciones para lo del C.D. Lugo aún darán mucho que hablar, ya lo verán) equipos que están en lo más alto del panorama nacional tiene problemas económicos porque no es sencillo que consigan cerrar un presupuesto con las propinejas que les caen. 

Si les gusta el deporte anímense a bajar a ver al EMEVE, o a acercarse a ver un partido del Prone (ahora Azkar Lugo por aquello de los patrocinios). A lo mejor hasta les gusta y pueden apoyar deportes muy importantes para la ciudad, porque están en lo más alto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.