miércoles, 24 de agosto de 2016

La ''salvación'' del Breogán vía dinero público (así también ''saneo'' yo...)

El Breogán está salvado. Con 600.000 euros de deuda pero salvado. El concepto de “salvación” se ve que no lo acabo de pillar, porque deber esa pasta y no pagar a los jugadores ni a los empleados no creo que sea precisamente una situación ejemplar, pero eso nos cuentan los genios que lo han llevado hasta ahí.
 
La solución se ofrece vía dinero público, es decir que entre todos vamos a “conceder” una “subvención” de 200.000 euros al Breogán, más 400.000 euros de “patrocinio” procedentes de los presupuestos de la Diputación de Lugo. Los conceptos son diferentes aparentemente, pero el fin el mismo: sacar las castañas del fuego a los responsables de una gestión por lo que se ve no muy lustrosa, siendo generosos con los calificativos como lo seremos con los euros.

Alfredo Pérez
Les diré que no tengo ni idea de baloncesto, lo que es vergonzoso en una familia como la mía en la que hay ex árbitros (mi padre, sin ir más lejos) y grandes aficionadas como mi madre. Incluso mi abuela era asidua del pabellón hasta que dejó de ir en parte porque se ponía demasiado nerviosa y en parte porque las escaleras se le hacían muy duras. Hasta una persona de mi familia protagonizó un recordado episodio en que una bota acabó volando hacia la cabeza de un árbitro, y para más INRI mi padrino es un antiguo y conocido jugador del equipo, Alfredo Pérez, leyenda viva del baloncesto lucense (fue máximo anotador de la ACB en dos ocasiones).

Con todo esto se me debería haber pegado algo de afición por un deporte que me metían por los ojos, pero no. De pequeño me obligaban a bajar al pabellón de los deportes, el viejo, aunque me pasaba casi todo el partido en la cafetería jugando con una máquina de marcianitos de las de a cinco duros la partida, cuyo nombre soy incapaz de recordar pero que me divertía mucho durante aquellas tediosas tardes de baloncesto.

Sin embargo, a pesar de no tener la más mínima afición por ese deporte sí me interesa el asunto por la parte que me toca de accionista indirecto. Si la Diputación de Lugo va a destinar 600.000 euros de mis impuestos a financiar esto, algo tendremos todos que decir, ¿no creen?

Artículo en que Veiga afirma que el club estaba "saneado"
Que nos han mentido parece una obviedad. Hace poco más de un mes, concretamente el 29 de Junio de este mismo año, El Progreso recogía las declaraciones en que Antonio Veiga, ya ex presidente de la entidad, insistía en que todo estaba en orden. Decía Veiga que “O CB Breogán é unha entidade completamente solvente. Na Xunta de accionistas se presentarán as contas, pero xa digo que non hai ningún problema e que o Breogán está saneado”. O Veiga mentía o tenemos conceptos diferentes de lo que significa el concepto “saneado”.

No soy muy amigo de las subvenciones, aunque las puedo entender en determinados casos. Por ejemplo puedo comprender las becas de estudios, las ayudas a entidades sociales tipo Cruz Roja, e incluso algunas tan discutidas como las que recibe la enseñanza privada en determinadas situaciones. Pero me cuesta mucho trabajo tragar que un club de baloncesto, que no deja de ser una sociedad privada, absorba 600.000 euros de dinero público cuando hay ciertas necesidades más acuciantes. O eso o la crisis no es para tanto, que alguien lo aclare.

Este tema no hace más que reafirmar mi convicción de que lo público tiene que restringirse a lo suyo: la administración pura y dura, y dejar el resto a lo privado. Si el Breogán es una sociedad privada, ¿qué pinta ahí la administración? ¿Acaso no hemos aprendido nada de lo que pasó con la banca en este país? Lo que se rescató, recordemos, fueron cajas de ahorros dirigidas por la administración o sus vicarios. Ni un solo banco privado fue rescatado. Ni uno.

Lo de jugarte tus propios cuartos hace que seas más prudente. Quizá por eso todo el mundo daba por sentado que Lence, máximo accionista del Breogán, se haría cargo de las riendas del equipo, porque contábamos con que él tendría interés para mirar por sus propios intereses que son coincidentes con los del club.

Jesús Lence
Lence pidió una auditoría del Breogán porque no se creía las palabras de Veiga de que el club estaba saneado (parece que su desconfianza estaba fundamentada). Para hacerse cargo de semejante lío quería saber el estado real de las cuentas (lógico, ¿no creen?) pero no se ha permitido que personas objetivas y externas digan cuál es el estado real del club. ¿Por qué? Vayan ustedes a saber, pero la deuda que ahora aflora me da que tiene algo que ver.

Si hubiera esa auditoría y la situación fuera la que decían hace poco que era (todo saneado y en regla) Lence se habría enfrentado al reto de recuperar al Breogán. Pero no ha sido así.

Se ha confiado el futuro del Breogán a un triunvirato formado por un presidente que compatibiliza cargo con otro equipo, y dos personas ligadas a la política, contra los que no tengo nada (de hecho a uno lo tengo en buena consideración, y al otro no lo trato) pero que creo que no son la opción más adecuada porque pase lo que pase con el Breogán a ellos ni les va ni les viene sacando el tema moral y de prestigio. Sin ir más lejos en la página web oficial ni una palabra de todo lo que está pasando, cuando se supone que es la forma más fácil de comunicar a los seguidores información de primera mano.

Poner 600.000 euros de dinero público, que es una pasta, en un club privado a fondo perdido (no es un préstamo, así que no se va a devolver ni un duro) es una apuesta muy arriesgada como para no confiar la gestión a profesionales del asunto. O al menos a quien no tuviera nada que ver con la "desfeita" que hay montada.

Nadie dirá nada. El PSOE lógicamente no abre la boca porque es el que ha puesto a su gente al frente del chiringuito, a pesar de que vaya contra todo lo que gritan a nivel nacional contra el “rescate de empresas”. El BNG callado como un muerto porque sus grandes genios de las finanzas y la gestión son los que han llevado el asunto y hundido económicamente al club en estos años, demostrando que lo suyo son las fiestas y las cuchipandas pero no el trabajo… Y el PP… el PP no creo que se meta porque tiene encima la losa de haber aprobado los presupuestos que permiten a Darío Campos hacer al club las generosas contribuciones que pagaremos todos.

A todo esto, como han reconocido, por ahora de deporte no han dicho ni una palabra. A un mes de empezar la temporada y no se sabe nada de nada, porque están muy liados con lo suyo. Las negociaciones, búsquedas, estrategias y tácticas que todos los demás equipos llevan preparando todo el verano habrá que concentrarlas en unos días para que lo que salga de ahí tenga tiempo de hacer algo. Así va pasando el tiempo, todos cómplices y todos callados. Y los lucenses pagando.

Así también “saneo” yo.

11 comentarios:

  1. Se nota que tienes poca idea de baloncesto tanto a nivel deportivo como al funcionamiento de una liga como la Leb Oro continuamente maltratada por la Feb. Comentario el tuyo muy poco recomendable debido a la ignorancia en el tema que destila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De baloncesto a nivel deportivo claro que no tengo ni idea, como ya he dicho. De lo otro... si me explica en qué parte me equivoco al decir que no veo normal que del 26 de junio de 2016 (club saneado y sin deudas) al 23 de agosto de 2016 aparezcan deudas (600.000 euros de deuda que pagaremos entre todos vía impuestos) se lo agradecería enormemente.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo luis y ya puestos a pagar, no estaria de mas, saber de donde viene la deuda y a quien se le debe

    ResponderEliminar
  3. Sí, y más siendo dinero público el que la va a pagar. De hecho tanta transparencia y tanta leria debería afectar no solo a las administraciones sino a los destinatarios de las subvenciones que se les dan cuando superan x cuantía. En este caso parece más que evidente.

    ResponderEliminar
  4. Sin entrar en el fondo del asunto (en el cual estoy parcialmente de acuerdo), en necesario tener en cuenta una serie de cuestiones. El término deuda no es del todo correcto, lo que existe es un desfase presupuestario causado por la nefasta gestión realizada por parte del anterior consejo (y por todos los problemas políticos recientes de Lugo) lo cual no solo ha trascendido al Breogán sino a toda la provincia. Por otro lado existen estudios fundamentados del retorno económico que para la ciudad tiene el club. La cuestión sería determinar hasta qué punto le interesa a las AAPP invertir en ello o bien en otros aspectos.
    Ricardo Bermejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte que non é un rescate tal como se di aquí, é pagar algo que xa tiñan previsto facer e non fixeron ata agora.
      Alberto López

      Eliminar
    2. Si estaba previsto y no había dinero (los 600.000 no están ahi) ¿se puede hablar de cuentas saneadas? Yo creo que no y precisamente es de lo que se habla en el artículo.
      La cuestión es qué entendemos por "saneado". Si hay que poner esa pasta de los presupuestos públicos el saneamiento es llamativo.

      Eliminar
    3. Non, as contas non están saneadas. O diñeiro ponse do presuposto público porque era de onde tiña que ter saído no seu momento. Ahora, se queremos vendelo como un rescate ou como que lle dan ao clube algo que non tiñan previsto...

      Bueno, da igual: non te vou convencer de todas formas. Recoñezo que esas axudas teñen que disminuir, pero non me gusta que se vendan motos de "máis diñeiro para o Breogán" cando é algo que eles mesmos se concederon, eles mesmos se gastaron e aínda así, non deixan o club saneado (vai quedar unha débeda real, esto entendese como un problema de liquidez ao non estar ingresado o diñeiro).

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo con el artículo de opinión. Enhorabuena al autor, te has atrevido a contar lo que otros pensamos. Suerte con las críticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es atrevimiento o inconsciencia pero muchas gracias por el comentario ;)

      Eliminar
  6. Evidentemente que el Sr. Veiga mintió en cuanto a la situación económica del club se refiere. Pero es importante destacar que esta partida estaba comprometida (y no abonada) desde el año pasado. No están rescatando ni saneando al club. Algo más grave ha pasado con la partida de patrocinio de Riberia Sacra (comprometida y presupuestada), que el Sr. Veiga debió olvidar (un lapsus seguramente).
    Ricardo Bermejo

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.