miércoles, 17 de agosto de 2016

¿Se puede comprar en Lugo más barato que en Canarias?: Sí

Cuando era pequeño ir a Canarias era algo tan exótico como hoy puede ser un viaje a Dublín, algo más o menos aceptable pero poco habitual. Como tenemos allí familia mis abuelos tenían la costumbre de pasar allí algún tiempo de vez en cuando y, recuerden que yo era un niño, esperaba su vuelta impacientemente para ver qué nos traían. Una radio, un reloj… cosas que allí costaban una fracción de lo que nos pedían aquí.

Lo mismo pasaba con Ceuta o con algunas cosas en Portugal. Las antigüedades portuguesas, por ejemplo, siempre estuvieron muy perseguidas porque allí eran mucho más baratas, y entre otras cosas compraron un impresionante reloj “de notario”, que se llamaban así aunque no tengo ni idea de por qué, con la pesa de mercurio. Una preciosidad que ahora está en casa de mis padres.

Pero a lo que iba, lo de ir a Canarias y volver cargado de chilindradas era lo habitual, y siguiendo ese esquema mucha gente sigue buscando por allí el chollo en cosas de electrónica o informática… inútilmente.

De hecho las ofertas en informática que he visto en las islas son bastante menos ventajosas que las de la península, y el único chollo que queda es el del tabaco, que allí cuesta la mitad aunque a mí de poco me sirve porque no fumo. Siempre que voy le traigo un par de cartones a una amiga, que allí cuestan dos cartones unos 45 o 47 euros (depende de dónde los compres) y aquí eso te lo cuesta cada uno.

Otra de las cosas que siempre se traían eran los perfumes. Hay enormes tiendas dedicadas exclusivamente a esto en casi cualquier sitio de las islas, pero por desgracia para ellos hoy día todos llevamos en el bolsillo un teléfono que en realidad es un ordenador conectado a Internet que nos permite comparar precios al instante, y ahí te llevas la sorpresa.
Precio en Canarias: 25,95 €

Por ejemplo, estuve mirando una colonia de Davidoff que en la tienda de Canarias tenían de oferta. Del precio “original” de 50,90 la tenían rebajada a 25,95 euros, un chollo… o no. Una sencilla búsqueda en la web de Amazon nos dice que el mismo producto cuesta en la web de compras 22,78 euros, es decir, tres euros y pico menos, estando también de oferta y situando el precio original en 35,30 euros, lo que nos hace pensar que en la tienda inflan los precios para hacer rebajas más llamativas.

Precio en Amazon 22,78 €
Pero lo que más me llama la atención es que ni Canarias ni Amazon. Lo más barato es la oferta que, para el mismo producto, nos ofrece Arenal, la distribuidora lucense. Tiene ese mismo frasco en 19,80 euros, aunque el precio “original” estaba en 51,74. Es decir que pasa de ser el más caro de todos al más barato de todos.

Precio en Arenal: 19,80 €
Las ofertas ya no están siempre más lejos. En Lugo tenemos una gran empresa como Arenal que habitualmente suele tener buenos descuentos y nos demuestra que no hay que irse al quinto pino para ahorrar. A pesar de esa manía que tenemos todos de buscar ventajas en lo de fuera, en este caso tenemos en casa la mejor opción.

Puede que parezca un artículo-anuncio, me ha salido un poco así, pero no pretendo “vender” a nadie la idea de comprar específicamente en Arenal, sino que mi intención es que ahora que algunos de ustedes a lo mejor están de viaje, antes de “picar” por ahí intenten mirar si lo que van a comprar lo hay, exactamente igual, en nuestra ciudad.

Comprarlo aquí tiene tres efectos positivos: el primero es el más obvio, que no tienen que cargar con el producto (en el tema de colonias, encima, con las limitaciones de líquidos en los equipajes de mano se pueden llevar un disgusto y quedarse sin nada), el segundo es que se pueden ahorrar un dinero y el disgusto de ver que aquí hay lo mismo al llegar, y el tercero y quizás el más importante, es apoyar a las empresas lucenses.

Somos una sociedad de consumo y nos encanta traernos algo del sitio al que vamos, pero de ahí a hacer el indio…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.