martes, 23 de agosto de 2016

¡Tenemos visita!

Lo hacemos todos. Cuando tenemos visita organizamos la casa y pegamos un repaso a la sala o el comedor, al baño que usarán los invitados y las zonas que prevemos que van a ver, pero eso no quiere decir que el resto del tiempo tengamos nuestra vivienda patas arriba.

Ayer se repasaban los bordilos para que todo esté perfecto
El Ayuntamiento lleva dos días dando un repaso a la ciudad, al menos en la zona que se verá en televisión con la Vuelta Ciclista, y hasta se han molestado en recortar las malas hierbas del paseo de la ronda y quitar los anuncios incómodos de las fachadas particulares. Es una pena que no tengan esa inquietud el resto del año a pesar de que por lo visto Lugo no es una ciudad excesivamente sucia según los que otorgan los premios de escoba de oro y esas cosas, que nos lo han vuelto a dar contra lo que muchos ciudadanos pensábamos. Quizás es que el resto está peor.

Hay que tener cuidado con dónde aparcamos el coche. La vuelta ciclista que pasará mañana por la ciudad hace que se altere notablemente el tráfico y que la grúa trabaje a destajo para liberar las calles en las que se veda el aparcamiento durante estas 24 horas para dejar espacio al evento.

Cuando pasan estas cosas siempre me pregunto si sancionan a los vehículos que están ahí desde antes de publicarse la prohibición. Me explico: estamos en agosto y es posible que alguien que no tenga garaje se haya marchado de vacaciones dejando su coche en una plaza de aparcamiento en la que tiene todo el derecho del mundo a aparcar. Imaginen su sorpresa cuando llegue el día 31 y se encuentre con que su coche no está donde lo dejó.

Hasta donde yo sé se elabora un listado de los coches que estaban aparcados antes de señalizar la prohibición. Una vez pasado el susto, y consultada la policía, el propietario sabrá que la grúa ha movido el coche porque estorbaba para la carrera, pero me pregunto si esta persona tendrá que pagar las tasas de grúa, que no son baratas. Supongo que no, que bastante engorro es ir a buscar el coche a donde lo tengan depositado, pero no lo tengo muy claro. Quizás lo lógico sería que igual que les retiraron el coche se lo vuelvan a colocar en su sitio, pero eso sería mucho trabajo, supongo.

Las alteraciones del tráfico para grandes eventos son una molestia, nadie lo duda, pero un precio muy bajo a pagar por la celebración de una fiesta del deporte que nos pondrá en primer plano en toda España como mínimo.

Evidentemente que salgan en televisión unas imágenes de Lugo no es la panacea para que nos convirtamos en Benidorm (ni falta que hace), pero todo ayuda como es evidente. Parece que los euros que el Gobierno local se pensó durante un tiempo si invertir o no en este tema ahora son el no va más de la inteligencia administrativa, cosa que me sorprende porque si estuviera tan claro no parecería lógico haber dudado.

En cualquier caso, es obvio que para Lugo mañana será un gran día. Veremos en nuestra ciudad, nuevamente, uno de los más grandes eventos deportivos de nuestro país y la Muralla servirá como telón de fondo para el fin de etapa, con la promoción que eso le supone a nuestro principal monumento.

Pongamos pues todos nuestro granito de arena y seamos especialmente detallistas con cosas tan sencillas como ser aún más cuidadosos con todo. Por ejemplo ya no se trata de no tirar papeles al suelo, sino incluso recogerlos si los vemos y esas cosas. Intentemos mostrar nuestra mejor cara, que tenemos invitados en casa.

1 comentario:

  1. Deberían devolver los coches que estén antes de la publicación de la prohibición y la inclusión de los costes de la grua en los gastos afectos a recibir a la carrera, y publicar todos los gastos del ayuntamiento en un portal de transparencia (por llamarlo así) o, mejor dicho, el portal de información municipal en el que se detallarían tanto los gastos como lo que hace el ayuntamiento y cada formación política (e incluso cada edil) en el ayuntamiento, y los resultados de la gestión de los mismos.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.