jueves, 27 de octubre de 2016

Una valiente propuesta para San Fernando... y para más sitios

Hay dos enfoques de la política que son totalmente contradictorios. En uno de ellos se considera que el debate, la estrategia, las tácticas y las jugadas son lo importante. En el otro es el fondo del asunto lo que se tiene en cuenta.

Un punto de vista diferente para San Fernando
Mientras que el ciudadano de a pie habitualmente es más partidario de lo segundo el profesional de la política por lo general prioriza lo primero, ya sea porque el tiempo le ha hecho olvidar qué es lo que está haciendo en el puesto que ostenta o porque le divierte más el juego que el fondo.

Ayer tuve el placer de ver cómo una persona del mundo de la política activa daba un salto y tomaba un riesgo en defensa de una idea que probablemente levantará ampollas entre los esclavos del “statu quo”. Vamos al tema.

El grupo municipal del PSOE lleva al pleno de hoy una proposición que, resumidamente, viene a plantear a la Xunta que cumpla sus compromisos para con la ciudad de Lugo en el tema del Cuartel de San Fernando y lo convierta, de una vez, en el prometido Museo de la Romanización. La postura de los demás grupos parece limitada a tres opciones: el sí, el no o la abstención.

Sin embargo Olga Louzao, portavoz de Ciudadanos, ha dado una vuelta de tuerca al tema y ha planteado algo que debería ser revolucionario a pesar de su lógica aplastante: ha cuestionado si Lugo necesita realmente otro museo y, de necesitarlo, si la ubicación en San Fernando es la idónea. No se asusten que a la primera pregunta ha dicho “sí”.

El planteamiento de Louzao es que San Fernando tendría mejor uso como centro educativo. Un colegio de primaria tendría una ubicación fantástica en este espacio, dejando libre el actual colegio de Quiroga Ballesteros para que allí pueda haber una gran guardería pública. Esta idea es buena, aunque qué les voy a decir yo que también la planteé en este blog en su día, como también lo hizo por su parte Izquierda Unida.

Santa María, perfecta para el Museo
Pero Olga ha ido más allá, buscando encajar este puzle con más acierto que las anteriores propuestas. Ha dado una brillante alternativa para el Museo de la Romanización, situándolo en el actual edificio del Inludes, el Hogar de Santa María que está en la ronda de la Muralla junto a la policía Nacional.







El edificio de la Cámara, para albergar el Inludes
“¿Y con el Inludes qué hacemos?”, se preguntará el avispado lector. Pues lo movemos al edificio de la Cámara de Comercio de Ramón Ferreiro que la Diputación va a adquirir y no se sabe para qué, porque es otro muerto que se compra para sacar las castañas del fuego a la Cámara.

Puede parecer mucho lío de traslados, pero si lo pensamos con calma no tiene nada de ilógico. El edificio de Ramón Ferreiro ya está preparado para albergar oficinas, con lo que el Inludes se puede instalar allí sin mover un tabique, es cuestión de adaptarse a los espacios. Por su parte, el hogar de Santa María sería una gran ubicación para el Museo de la Romanización por muchos motivos: está frente a la Muralla, tiene ya un espacio expositivo rodado (la capilla), y encima queda a un tiro de piedra del Carmen, donde en breve es casi seguro que tendremos noticias arqueológicas (sea el famoso anfiteatro o cualquier otra maravilla que podamos encontrarnos allí).

Tirar unos cuantos tabiques para convertir los ya amplios espacios de Santa María en museo no creo que sea complejo, sobre todo porque ya cuenta con amplias zonas de exposición más que aprovechables.

Por último San Fernando está en ruinas, así que tanto da rehacerlo para meter un museo como un centro educativo público que daría servicio a una amplísima zona de la ciudad que abarca tanto el casco histórico como el inicio de la Avenida de la Coruña y aledaños.

Una propuesta redonda, que además tiene la virtud de poner en un uso más que adecuado tres espacios de la ciudad que, encima, serían utilizados por sus propietarios. No olvidemos que San Fernando y Santa María son del Ayuntamiento aunque este último está cedido a la Diputación, mientras que el edificio de la Cámara será adquirido por el ente provincial. Una visión global que se echa mucho de menos en la cortoplacista política local.

Obviamente se les acusará de obstaculizar el museo, lo cual es una tontería porque con este plan se hace en un periquete, pero ya les digo que las acusaciones vendrán de quien ve San Fernando como un arma arrojadiza que tirarle a la cabeza a la Xunta. Otros están demostrando una altura de miras digna de mención.

4 comentarios:

  1. Pues la verdad, es una excelente solución, no lo habia pensado pero es perfecta para el ansiado museo de la romanización

    ResponderEliminar
  2. Sería aún mejor trasladar el Juan Montes a San Fernando y el CP Quiroga Ballesteros al edificio que actualmente ocupa el Juan Montes.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.