viernes, 11 de noviembre de 2016

La antigua cárcel como centro de recepción de visitantes

Una ubicación perfecta: Céntrica, amplia, visible, frente a la Muralla y con espacio para autobuses turísticos...

Que el turismo en Lugo es un desastre lo sabemos todos. No porque el número de visitantes descienda, sino porque la política seguida para la promoción de la ciudad brilla por su ausencia, y quienes deciden pasear por nuestra magnífica Muralla lo hacen impulsados por sus propias convicciones y no por las campañas de más que dudosa efectividad que se llevan a cabo desde la administración. Vamos, que nos visitan "a pesar" y no "gracias a" lo que se hace.

A mayores, hay ciertos asuntos que no se acaban de contemplar correctamente. Por ejemplo, el fracaso repetido hasta la náusea de la ubicación de las oficinas de Turismo municipal y autonómica, que están a escasos metros una de otra y que para encontrarlas hay que conocer bien la ciudad. No tiene ningún sentido. Lo lógico sería salir al encuentro del visitante que viene a Lugo y no que conseguir un plano sea una gincana de difícil resolución.

Lugo no debería tener una oficina de turismo, sino varias. No hace falta que todas estén abiertas todo el año ni mucho menos, pero quizá no sería mala idea que en las épocas fuertes tuvieran horarios generosos, igual que deberían nuestros museos, cuyos tiempos de apertura parecen adjudicados por sorteo ante notario.

Por ejemplo, una de las ubicaciones clave para una buena oficina sería el bajo de la antigua cárcel, porque solucionaría varias papeletas de un plumazo. No se preocupen que todavía cabría el centro "multitarea" que tanto les gusta cuando no saben a qué dedicar un edificio.

La estación está más presentable, pero aún le falta
La primera, es que podría intentar compensar la terrible imagen que de la ciudad puede llevarse el viajero que venga en bus. La estación ha sido recientemente remozada, y ha quedado más o menos presentable, pero le faltan impotantes aspectos por cubrir. Utilizar la antigua sala de espera del piso superior, que lleva cerrada años sin solución de continuidad, retirar o darles vida a las vitrinas que “adornan” tristemente los pasillos, o intentar evitar las peleas y problemas de orden que habitualmente suceden entre sus paredes parece que podría ser algo razonable.

Otra ventaja es que es una ubicación muy razonable para dar la bienvenida quienes vienen en coche particular y aparcan en la plaza de la Constitución, que es algo bastante habitual en los turistas.

Además si añadimos unos metros de terreno (donde la parada de taxis frente a la Estación) y usamos el espacio que está frente a la antigua cárcel podemos hacer una zona de “carga y descarga” de turistas muy demandada por los mayoristas que traen gente a la ciudad. Un sitio má que adecuado que evitaría que los vehículos de pasajeros entraran al casco histórico peatonal, a escasos metros de nuestro principal monumento, y en una ubicación en que la antigua cárcel podría servir de centro de recepción de visitas.

La idea es mejorar las cosas, pensar desde el punto de vista del que viene de fuera, y facilitarles la “intendencia”. No se preocupen que el resto ya lo harán ellos.

Probablemente este tipo de cosas habrá que plantearlas desde una óptica privada, ya que por lo que se ve nuestros dirigentes están muy liados haciendo ver que están a temas mucho más importantes, olvidando que los fundamentales son estos, los de “a pie” y que la política municipal es la del banco y la farola. Como debe ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.