miércoles, 21 de diciembre de 2016

¡Lara Méndez resuelve el caso de la fuente!

No entiendo que se molesten en seguir investigando. Lara Méndez ha aclarado el caso sin despeinarse. Ni la mejor detective de Agatha Christie habría sido capaz de resolver el misterio con tal rapidez, contundencia y ausencia de pruebas: la culpa de lo de la fuente es de Rajoy. Puede sonar a chiste, pero lo ha dicho en serio porque según ella “estamos en esta situación por la política de recortes del Partido Popular”. Para mear y no echar gota.

Noticia en El Progreso. Sí, a mí también me costó creerlo.
El domingo La Voz de Galicia recogía un artículo que también publiqué en este blog, en que decía que los únicos culpables de los delitos son los delincuentes. Veo que Lara Méndez no está de acuerdo conmigo, y por lo visto cuando los descerebrados que se subieron a la fuente de la Plaza del Campo decidieron tirarla al suelo estaban presionados por el mismísimo Rajoy y sus políticas.

También ha culpabilizado a Montoro y al PP de la presencia de ratas en Montirón (es en serio, también lo ha dicho), y es una lástima que no se le ocurriera antes, porque ahí tiene un filón para justificar todos los melones que tiene abiertos y que se le puedan ocurrir. Lo de la biblioteca de la que solo hay un esqueleto, el Garañón, el caos de tráfico, el cierre de aparcamientos, Carmen Basadre, las cacas de perro en la Muralla y todas aquellas calamidades que acontecen en Lugo son culpa del PP, que no gobierna en la ciudad desde 1.999 pero para el que siempre se puede encontrar un argumento que lo haga "responsable" para darle leña. Recuerden que de la "herencia recibida" no puede hablar porque es de los suyos pero siempre le quedarán Rajoy o Feijoo. Supongo que también serán culpables de las ciclogénesis explosivas, la niebla de la A8 y, por supuesto, la plaga de avispas velutinas.

Es llamativo ese doble discurso de que hay más inseguridad pero la ciudadanía está más presionada por la famosa “ley mordaza” (no sé ustedes pero yo no me siento menos libre de hablar) y cosas semejantes.

A pesar de que la tentación es grande, no voy a caer en la trampa. Sigo manteniendo que los únicos culpables de la destrucción de la imagen que presidía la fuente es de los memos que llevaron a cabo la “hazaña”. Esto no es matizable ni negociable, porque de lo contrario estaríamos en el camino de justificar cualquier cafrada por la vía de la ausencia de seguridad. No.

Según la alcaldesa se ve que lo importante no es que alguien quiera subirse a derribar una estatua, sino que los recortes presupuestarios le impidan contratar policías para tener un par de ellos en cada esquina. El planteamiento es tan absolutista, tan siniestro, que es para echarse a temblar. ¿Acaso la Arcadia feliz de Méndez es una en que cada ciudadano es vigilado por las fuerzas de seguridad porque no somos lo bastante adultos como para reprimir los impulsos incívicos que podamos tener?

Probablemente se ha pasado de frenada porque le calentaron las orejas las declaraciones hechas el día anterior por Jaime Castiñeira, en que éste acusaba al actual gobierno y su inmediato predecesor de un “buenismo” que nos ha llevado a donde estamos. No estoy de acuerdo con Jaime en echar la culpa al Ayuntamiento, aunque tiene más argumentos que lo de "la culpa es de Rajoy" en este caso. Pero ni siquiera como réplica simplona a esa acusación de Jaime, por cierto, que es algo que se escucha bastante en las calles (la reclamación de seguridad está muy extendida, comprensiblemente), tiene disculpa que la principal autoridad de la ciudad diga cosa semejante.

Sin quitar un ápice de culpa a los tipos que atacaron a nuestro patrimonio, parece bastante obvio que en Lugo sí hay una relajación en el cumplimiento de algunas normas. Digo algunas porque bien que te sancionan si no pagas las tasas de cualquier cosa, pero puedes mear impunemente contra la catedral y colaborar en la destrucción de unos herrajes en su puerta que han sobrevivido 800 años, y no pasa absolutamente nada. Total, ni policía, ni multas ni rabo de gaita.

Decir que los recortes son culpables de una situación que se lleva produciendo en Lugo durante lustros es no solo una tontería, sino además una bajeza, un intento zafio de escurrir el bulto frente a la propia dejación de funciones. Algo similar a la otra lumbrera municipal, la concejala de Cultura (sí, a mí también me parece un sarcasmo), que nos ha responsabilizado a todos, sin cortarse ni un pelo. Pues a mí no me miren, que yo no tengo nada que ver con esto y francamente me ofende que se me comprometa en tal cosa.

La culpa es de los que hicieron esto, y si la alcaldesa quiere buscar otras responsabilidades debería mirar en su propia casa. No hace falta salir de la Muralla para ver deficiencias.

1 comentario:

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.