jueves, 15 de diciembre de 2016

¿Se quiere convertir la ORA en un ''mal necesario''?


Es ya conocida la noticia de la próxima clausura por parte del Ayuntamiento del aparcamiento de Ánxel Fole, el de la calle del Gran Teatro (lo del “gran” es una reminiscencia del pasado, sí, pero qué quieren que le haga, a lo mejor también me riñe alguien como cuando escribo “Plaza de España”). No han tardado algunos a salir a protestar, cosa que me parece un disparate porque cumplir la ley no es opcional.

De hecho habría que reclamar por lo contrario, si el ayuntamiento hubiera incumplido una norma y hubiera procedido a cerrarlo por razones ilegítimas o si hubiera permitido que se mantenga abierto sin licencia, como ha venido ocurriendo durante nada menos que 15 años. A eso sí habría que echarle un vistazo porque pocos negocios habrá que no reciban sanción alguna trabajando durante tres lustros de forma irregular, al menos según se deduce de las noticias publicadas en los medios de comunicación locales.

Entrada del aparcamiento que se va a cerrar. Foto: Cadena Ser
La cuestión de fondo no es si el Ayuntamiento puede permitir que se mantenga abierto, que la respuesta a esa pregunta la sabemos todos, sino la situación en que queda el casco histórico a partir del 9 de enero, fecha prevista para el cierre.

Se nos hace la puñeta coletivamente porque tras la clausura del aparcamiento gratuito del Hospital San José por las obras de adaptación para centro de ASPNAIS, el subterráneo de la calle del Gran Teatro es el único decente que hay en la ciudad. Los demás estacionamientos, los llamados “públicos” que se construyeron en la época de Vicente Quiroga, son de una cutrez que a duras penas permite salir de tu plaza sin un rayón o una abolladura. Y por si eso fuera poco el gobierno local acaba de autorizar que suban los precios, muy poquito es cierto, solo un 0,2%, pero suben.

Es ilógico que la concesión de esos subterráneos no se haya revisado para actualizar las instalaciones a las necesidades actuales. Si fueran privados era sencillísimo, se les obligaba y punto (de hecho no haría falta porque les iría al bolsillo), pero ya sabemos que lo “público” que tanto les gusta a algunos tiene estas cosillas, que no se adapta a los tiempos. Ampliar las plazas pasando a dos anchas por cada tres estrechas que hay ahora es de sentido común, y a la empresa se le puede compensar con una prórroga en la concesión por las pérdidas que pudiera suponerle, y que estimo que no serán muy cuantiosas porque no creo que llenen demasiados días al año.

Si hay una situación que no está bajo tu control (ni el cierre de San José ni el de la calle del Gran Teatro son cosa de Lara Méndez) lo suyo es planificar alternativas para paliar los efectos negativos, pero francamente, pedir al Ayuntamiento de Lugo un plan B es arriesgado, e incluso osado, teniendo en cuenta que ni siquiera tienen un plan A. Van a salto de mata.

Una posible solución provisional: un aparcamiento
desmontable que se puede retirar una vez superada
la "crisis" de los aparcamientos.
¿Qué soluciones podría haber? Muchas. Desde aparcamientos disuasorios con transporte en lanzaderas gratuitas, hasta ampliación de plazas con sistemas que hoy en día hay funcionando en varios lugares. Incluso hay unas estructuras desmontables que permiten meter un segundo piso a cualquier superficie, con lo que duplicas plazas de aparcamiento sin necesidad de hacer obras, y una vez solucionados los problemas se pueden retirar. Una sencilla búsqueda en Internet te da resultados de empresas que, sin ánimo de publicitar, se dedican a eso y que te ponen el aparcamiento en 48 horas. Miren por ejemplo www.anrotechparking.com o www.invertaresa.com que tienen opciones de este tipo.

Un tercer coche no cabe... Aparcamiento de Santo Domingo
En cualquier caso falta de previsión ante la suspensión de la ORA (cosa que comparto y aplaudo), el desbarajuste del transporte público (esto ya no me gusta, lógicamente) y la pérdida de unas 600 plazas de aparcamiento en pleno centro son elementos que van a dificultar aún más el acceso del público al recinto amurallado, lo que expulsará del centro de Lugo a los potenciales clientes, visitantes y demás, que probablemente optarán por a irse a los centros comerciales, que ahí no hay estas pegas, o a La Coruña a hacer sus compras.

Quizá se trate de eso... o de que la gente se vuelva loca para aparcar y pida de rodillas que vuelva la ORA para lucro de una empresa concesionaria que explote el suelo público... vaya usted a saber. Si se consigue que el ciudadano perciba la ORA como un "mal necesario", no habría protestas ni oposición ante un nuevo concurso para que otra empresa explote los aparcamientos de superficie de la ciudad, y no me refiro precisamente a los aparcamientos al aire libre sino a nuestras calles.

Puede que sea yo muy mal pensado, pero qué quieren que les diga, a veces parece que consuela más creer en la maldad que en la estupidez, porque lo primero al menos tiene una causa y lo segundo es simplemente incompetencia.

3 comentarios:

  1. El ayuntamiento ha resuelto después de 15 años, 15, y un expediente de 400 páginas según indicaban algunos medios. Y los mayores perjudicados son los vecinos de Lugo y no se depuran responsabilidades.

    ResponderEliminar
  2. Como muy bien titulas, la ORA es un mal necesario, por no decir, imprescindible. La inacción del gobierno municipal, con el beneplácito de la oposición en bloque es inexplicable.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente no estoy de acuerdo. La ORA en Lugo no es necesaria, y el título está entre interrogantes precisamente porque me parece que hay un claro interés en venderla como tal.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.