domingo, 8 de enero de 2017

Una gran cabalgata

Hoy no es una cuestión de desafíos, sino que hay cosas que están bien hechas, y también hay que decir lo bueno: la cabalgata de reyes de este año me ha gustado. Por supuesto hay cosas mejorables, como en cualquier ocasión, pero al menos se lo han currado y las carrozas eran muy chulas.

Sus majestades en Lugo
Fotos del artículo del perfil de Cultura y Turismo
del Ayuntamiento de Lugo
Se podría pensar que estoy mediatizado porque fui con mis sobrinas, Lola y Lara, y lo de ir con niños reaviva la ilusión que pierdes con los años por estos temas, pero no creo que fuera por eso por lo que me pareció una buena cabalgata, ya que también las acompañé hace dos años y aquella me pareció un churro, con el camión de una tienda de muebles cerrando una comitiva ya de por sí un tanto ridícula.

Tampoco creo que el extraordinario parecido del Rey Melchor con mi amigo Manuel Buján tuviera nada que ver, aunque para qué nos vamos a engañar, siempre ayuda conocer a una de sus Majestades de Oriente para darle más salsa a la ocasión.
En realidad creo que las carrozas eran más que buenas y que la impresión general fue favorable. Les diré lo que me pareció bien y lo que creo que habría que mejorar, pero en positivo, vamos a ver si empezamos el año con cierta alegría a pesar de que esta semana tenemos pendiente el tema de las subvenciones que les prometí el jueves.

Muy chulos los disfraces
Lo positivo fue, como les decía, la gran calidad de las carrozas y el hecho de que los reyes se bajaran de los carruajes para recorrer un tramo a pie. Ya sé que esto se hizo por razones de intendencia, pero por lo que fuera me pareció un acierto. También me encantó algún grupo de los que acompañaban a los reyes, como el que abría la marcha con una serie de figurantes con unos trajes que parecían una especie de buitres. No sé lo que era pero quedaba muy bien.

Lo mejorable fueron cosas sorprendentes, como que hubiera cinco tronos en cinco carrozas para tres reyes. No entendí muy bien por qué iban dos de ellas vacías, en plan sede vacante, cuando podían haber metido algún personaje para completar como el cartero real o algo así (metes un buzón tamaño XXL y arreglas el asunto) o, simplemente, quitar la silla de la cúspide y poner algún elemento navideño que completase el tema. La estrella abriendo la marcha y guiando a los reyes, por ejemplo, habría sido una opción razonable.

También me pareció que había algo de escasez de figurantes entre carrozas. Quizás el orden debería ser otro, con los gaiteiros abriendo la marcha y quizá la banda municipal (a la que eché de menos, por cierto, no sé si por razones laborales) cerrándola en lugar del autobús urbano que no tengo muy claro qué pintaba allí.

El público respaldó la cabalgata, sobre todo los niños
Por último, y esto no es tanto una crítica como una observación, quizá deberían replantear la distribución de los caramelos. Mis sobrinas se llevaron un kilo largo de chucherías y dudo mucho que a ese ritmo les llegaran para terminar el recorrido. En cualquier caso tal vez sería más positivo evitar un despilfarro tan ostentoso pero bueno, ya sabemos que nunca llueve a gusto de todos y si dieran menos a lo mejor algunos (incluso yo mismo) estaríamos acusando a los organizadores de cutres.

Me cuesta entender por qué no se conservan las carrozas de un año para otro, mejorándolas y completándolas. Hasta donde yo sé las hacen nuevas cada año y no entiendo muy bien la razón.

Posiblemente haga falta más implicación del empresariado local (¿alguien les ha pedido colaboración?, me parece que no), y de voluntarios que ayuden a que cada año la cabalgata vaya a mejor. Hasta podrían plantearse hacer dos, una por Navidad con Papá Noel y ésta con los Reyes Magos. Es una idea…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.