miércoles, 21 de marzo de 2018

Mis pobres ranas... ¿qué os han hecho?


La devastadora "restauración" a que se sometió a las ranas de la fuente en 2012 las dejó en este lamentable estado.

Uno tiene ciertas querencias por lugares concretos sin saber explicar exactamente el motivo, y a mí me pasa eso con un punto concreto de la ciudad, la fuente de las ranas que está en la plaza de la Constitución. Probablemente no tenga un gran valor artístico, pero siempre me ha parecido un lugar entrañable a falta de otro término.

Hace unos años la fuente sufrió desperfectos que se llevaron por delante la cabeza de dos ranas. Se “restauró” por decir algo, y ya de aquella escribí un artículo en que criticaba la barbaridad de la actuación sobre la fuente.

Seis años después la situación no ha mejorado. Las rajas afectadas por la supuesta restauración se están autodestruyendo y no solo se afea el conjunto sino que parece un bicho de los malos de una de esas películas de edad media-ficción tipo El Señor de los Anillos. Una pena la verdad.

La segunda de las ranas no está mucho mejor. Las grietas son de hecho más acusadas aquí.

¿Tan costoso resultaba hacer una reparación en condiciones? Y de ser así o no ser posible ¿no habría sido mejor cambiar la pieza completa y hacer dos ranas nuevas? Dudo mucho que el coste sea tan tremendo, y más teniendo en cuenta los gastos en zarandajas varias que se gastan en nuestro ayuntamiento.

Lo de que en las restauraciones se tiene que notar la parte nueva les ha salido de fábula. Nadie podría confundir los añadidos con las gastadas piedras originales. Es una teoría que si les soy sincero nunca he compartido y que gracias a Dios nuestros antepasados no siguieron porque entonces la Muralla sería un “patchwork” ya que durante siglos ha habido actuaciones en ella, que normalmente intentaron no destacar y seguir el patrón de su construcción original. Lástima que no se hiciera así siempre de hecho.

En fin, me atrevo desde este modesto blog a hacer un llamamiento a la autoridad competente para llevar a nuestras pobres ranas a un centro de belleza para que les tapen sus muchas grietas, porque de lo contrario en breve me da que nos vamos a quedar sin ellas.

Sacando las espantosas farolas verde Marujita, este lugar siempre ha tenido para mí un encanto que no sé explicar.

2 comentarios:

  1. Las ranas dan asco pero las fotos muy buenas luis

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno....lo de intentar que se note la parte nueva para distinguir lo antiguo😂😂😂😂

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.