viernes, 30 de noviembre de 2018

No hay en Internet información sobre los autobuses urbanos

No sé cómo no se le cae la cara de vergüenza al Ayuntamiento cuando la empresa se ve obligada a poner esto en su web.

Desde hace ya muchos años los ciudadanos que querían conocer los horarios de los autobuses urbanos de Lugo tenían que recurrir a una web privada, ya que para pasmo de propios y extraños la administración pública no facilita esa información más que por teléfono en el 010.

La cosa se ha agravado. La empresa Lugonet cerró su página (por la que no percibía ni un euro, todo hay que decirlo) porque han tenido “dificultades para contrastar la información sobre los horarios del transporte”, es decir, que no les daban ni a ellos las nuevas tablas.

Lo del autobús urbano en Lugo es de chiste: ni los paneles electrónicos funcionan correctamente, ni las nuevas líneas – anunciadas hace ya más de un año y que se iban a implantar en el verano de 2017 – están en servicio, ni podemos consultar en dispositivo alguno a qué hora pasará tal o cual bus. Un desastre en una ciudad en que se asegura que se promociona el transporte público.

Que el Ayuntamiento descanse sus obligaciones sobre empresas privadas que se ven obligadas a prestar un servicio de información que debiera ser público es gravísimo, pero que dichas empresas tengan que clausurar una página que usaban muchos lucenses a falta de otra opción porque la propia administración no le suministra los datos mínimos es de vergüenza ajena.

Promocionar el transporte público es establecer frecuencias razonables, cubrir las necesidades de los viajeros, informar puntualmente de las llegadas, cumplir los horarios establecidos… Nada de eso sucede en Lugo, en un servicio que nos cuesta a todos tres millones de euros cada año.

1 comentario:

  1. En la página del concello sigue estando el PDF de toda la vida con los horarios de los buses. Otra cosa es que este actualizado o sea fácil de entender.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.