miércoles, 2 de enero de 2019

¡Pues claro que era una inocentada!


Comienza el 2019, un año que promete ser intenso en la política local ya que en mayo tenemos cita con las urnas y los nervios están a flor de piel. Es la única explicación posible para el hecho de que un montón de gente se creyera la inocentada que preparamos Rubén Arroxo y yo sobre mi fichaje para la lista del BNG.

Tengo que reconocer que habría sido más creíble si la hubiera preparado con Olga Louzao, de Ciudadanos, o incluso con Ramón Carballo del PP, pero la gracia de estas cosas es investigar hasta qué punto la gente está dispuesta a creer lo que debería ser, como mínimo, chocante.

Es cierto que hablo bien de Pontevedra, muy bien de hecho, ya que creo que han acertado de lleno con el modelo de ciudad. Frente a las críticas que leí el otro día sobre ello se pueden contrastar las calles llenas de gente, los comercios tradicionales que siguen abiertos, los pocos locales vacíos que se ven por el centro (al menos en comparación con otras ciudades como la nuestra…). También es cierto que Ribadeo es otro buen ejemplo de cosas acertadas en cuanto a gestión municipal y que tengo que reconocer que la gestión de muchos alcaldes del BNG es muy acertada.

Sin embargo creo que si por una carambola del destino coincidiera que yo acabara en una lista del BNG, cosa harto improbable, el shock para los de dentro sería muy duro y quizá restaría muchos más votos de los que, si es el caso, pudiera llegar a sumar. Vamos, que no creo que le saliera rentable la cosa a Rubén.

Lo que sí tengo que decirles es que me ha sorprendido la cantidad de gente que tragó, y no solo la que no me conoce de nada, que podría ser más fácil, sino mucha de la que me conoce bastante bien. Pues me gustó que nos consideren, tanto a Rubén como a mí, lo bastante abiertos como para plantearse la realidad de esa idea.

En cualquier caso, no es la primera vez que hablo positivamente de las propuestas que el BNG de Lugo hace para nuestra urbe ni será la última, estoy seguro. Su propuesta de cómo conectar la ciudad con el río, por ejemplo, me parece muchísimo más práctica, acertada, razonable, viable, prudente, ecológica y económica que el disparate de pasarela que nos plantea el gobierno local, y eso por dar el primer ejemplo que se me viene a la cabeza.

En fin, que nos espera un año movidito y les invito a participar y dar sus opiniones de lo que vamos a ir viendo, pero ya les digo que pretendo ser lo más objetivo posible (cada uno tiene sus filias y fobias, ya saben) pero eso no quita que sea tan crítico como es habitual.

Feliz año nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.