martes, 12 de marzo de 2019

La enésima falta de previsión

El maravilloso Ponte da Chanca, elemento protegido por la normativa de los Caminos de Santiago.
Publica hoy La Voz de Galicia que el Puente de la Chanca está protegido “paisajísticamente” por las normas que regulan el Camino de Santiago, con lo que es impensable meter catenarias de varios metros y mucho menos construir otro puente a su vera. Esto hace que se ponga en duda que los trenes eléctricos (el AVE es uno de ellos, pero no el único ya que se tiende a ese sistema para evitar el uso de combustibles fósiles) puedan pasar por ahí, con lo que se abre la puerta a la posiblidad de tener que cambiar de sitio el trazado del ferrocarril y, por lo tanto, la ubicación de la estación. Es decir, que habremos gastado 70 millones de euros para nada.

La falta de previsión está a la orden del día en Lugo. Construimos, con dinero de todos por supuesto, carísimos museos interactivos que no interactúan con nadie porque están en el quinto pino y no se promocionan adecuadamente. Gastamos dinero en páginas web públicas que, un lustro después, tienen tiendan virtuales que no funcionan o anuncian negocios que ya no existen como sucede en la de la Plaza de abastos. Diseñamos maquetas y planos de obras farónicas que se quedan en meras anécdotas de hemeroteca…

¿Tan difícil es hacer una previsión razonable de los proyectos? ¿No se les ocurre pensar que antes de ver qué estación de tren metemos habría que ver qué trenes van a pasar por allí? ¿Y si al final hay que cambiar las vías de sitio y hemos despilfarrado todo ese dinero en una estación que no valdrá para nada? ¿Será una estrategia para justificar que no nos pongan jamás trenes decentes? Son preguntas muy serias y muy importantes que hay que responder antes de meter un céntimo en una nueva superestructura multimillonaria.

La protección del Camino afecta al Puente de la Chanca con nombre y apellidos...

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 12 de marzo de 2019


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.