jueves, 14 de marzo de 2019

Quique Rozas deja el Ayuntamiento

Quique Rozas en su lugar natural: a pie de calle. Foto: La Voz de Galicia

Al final de este mandato se va Enrique Rozas, y se va a su casa. No cae en la, últimamente tan habitual, tendencia de cambiar el color de su acta de concejal sino que simplemente da un paso atrás, cosa muy poco frecuente y menos en alguien con su pasión por la política municipal.
Si Rozas fuera el candidato a la alcaldía, al PP le iría mejor”. Es una frase que he escuchado en tantas ocasiones que algo querrá decir, si bien ya sabemos que esas cosas son como son. Lo que es innegable es que Quique es el mejor concejal que ha tenido el PP en Lugo durante muchos años desde el punto de vista de la ciudadanía. Es un hombre sin horario ni calendario, amable con todo el que se acerca a la oficina municipal o le para por la calle (algo tan habitual que le obliga a salir de casa con mucha antelación para poder llegar a tiempo a sus citas), alguien que se apunta a un bombardeo y que ha sacrificado durante lustros sus fines de semana y sus días libres para estar presente en todo acto del que ha tenido noticia... Es un alfil en el tablero popular municipal que se sacrifica voluntariamente quizá porque no se quiere dejar rebajar a peón. Y, si es el caso, hace bien. Si uno no se valora a sí mismo, menos lo harán los de fuera.
Su renuncia a postularse como candidato a la lista del PP para Mayo supondrá para Ramón Carballo un quebradero de cabeza menos en clave interna, un frente menos en el habitual ambiente de cuchilladas para situarse en los, cada vez más escasos, “puestos de salida”… pero a cambio el candidato popular pagará el precio de una innegable pérdida de votos, de los que ningún grupo anda muy sobrado y menos el que aspira a ser mayoritario.
Si es una buena noticia para su candidatura lo sabremos el 27 de Mayo, donde las teorías dejan paso a los hechos, pero yo apostaría a que no lo es.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 14 de marzo de 2019

3 comentarios:

  1. La pena es que se va con un nudo en el estómago , el corazón roto ...
    Y un puñal clavado en la espalda

    ResponderEliminar
  2. Quique es mejor. Nuestra ciudad se resentirá con su falta.

    ResponderEliminar
  3. Pues por mí ya podía ponerse y crear su propio partido, eso sí, mirando muy, muy bien a quien incorpora

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.