viernes, 31 de mayo de 2019

La gasolinera de Carrefour, otra herencia envenenada (que vamos a pagar usted y yo)

La gasolinera de Carrefour, otra licencia del gobierno de Orozco que se declara ilegal.
El Tribunal Superior de Justicia de Galicia acaba de declarar ilegal la licencia de la gasolinera de Carrefour. Otra herencia envenenada del anterior alcalde, otra licencia de las concedidas por el gobierno de Orozco que se estrella contra la legalidad y que pone en duda toda aquella argumentación de que estaban “obligados” a dar ese permiso porque la ley les obligaba. Pues la ley se lo impedía, miren ustedes por dónde.

Decía entonces el gobierno que “o Concello autorizaa porque é a súa obriga, porque é un acto reglado. Pero, non nos gusta e supoño que non gusta a ninguén, pero teñen dereito e, polo tanto, hay que outorgar esa licenza”. Un argumento idéntico al que usaron para justificar la atrocidad del Garañón, en que según ellos no tenían más remedio que dar licencia pero cuya urbanización y licencia de obra fueron anuladas por sentencias del Trbiunal Superior de Justicia de Galicia. Eso sí, esas sentencias se cumplen con una parsimonia desquiciante, a saber por qué motivo.

Es curioso que según el gobierno local la culpa de todo es siempre de los demás. Según ellos, la existencia de la gasolinera junto al Miño es culpa del PP porque fueron ellos los que permitieron que hubiera allí un centro comercial, como si eso hiciera que automáticamente se pueda instalar lo que se quiera. La sentencia demuestra que no es así y que las cosas no son tan simplonas como nos quieren hacer ver.

Con lo del Garañón también siguen con la cantinela, que mucha gente compra porque le gusta lo que oye, de que como el Plan General daba una edificabilidad tenían que permitir al promotor hacer lo que le venga en gana, cosa que cualquiera que sepa lo mínimo de urbanismo sabe que es una falsedad como un piano, pero que además se rebate con una obviedad: la antigua caseta de Telefónica, que está entre el Garañón y el antiguo sanatorio Pimentel, tiene la misma edificabilidad que el Garañón y le denegaron la licencia, así que no es cierto que sea automático lo uno con lo otro. De hecho la promotora que pretendía hacer una torre allí recurrió contra la denegación y perdió. Basta ya de engañar a la gente con esto.

La vieja caseta, en cuyo solar no se autorizó edificar
a pesar de tener la misma calificación que las torres del Garañón en el viejo Plan General

Lugo necesita menos soflamas y más trabajo en serio. Menos frases de argumentario y más criterios técnicos. Menos política cutre y más responsabilidad.

¿Qué va a pasar durante los próximos cuatro años? ¿Cómo se van a solventar estos temas? El BNG era totalmente contrario a la gasolinera del Miño y ahora puede presionar para que no se recurra la sentencia desde el Ayuntamiento pero… ¿quién pagará las indemnizaciones que habrá que abonar por hacer que se levante de ahí un negocio que el Ayuntamiento autorizó?

Las cosas no son tan simples y esto, como todo lo que se hizo mal, nos va a costar dinero. Y no poco.

4 comentarios:

  1. Si los informes técnicos eran favorables, entiendo que Orozco nada podía hacer. Los técnicos también se equivocan, como todo el mundo. La propia sentencia reconoce las serias dudas que existen en este caso, incluso para los jueces que han tenido que resolver.

    ResponderEliminar
  2. Viniendo de la tan buena justicia española todo se puede esperar. No me gusta ningun partido político, pero algún miembro judicial quería a Orozco entre rejas y no fue

    ResponderEliminar
  3. Pues que paguen el desaguisado los técnicos y orozco, pues todos estaban confabulados, seguro!

    ResponderEliminar
  4. Vamos por partes. La licencia se deniega porque se dice que incumple una serie de condiciones que marca el plan del 91. Pero el plan sí la permite si no se contravienen las mismas.
    Luego aún es posible, salvo que el nuevo planeamiento lo impida, la actividad de estación de servicio en esa parcela. Sobre todo desde la norma que liberalizó su instalación.
    Así que va a depender de las ganas que tenga Carrefour de dar guerra o mandar el asunto a paseo y exigir una indemnización, que no sería tan desmesurada si el uso sigue siendo posible.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.