lunes, 14 de junio de 2010

Los denarios del Arde Lucus

Denario Arde Lucus2 La Cohors Lucensium, responsable del vistoso campamento romano que año a año adorna la Plaza de España de Lugo en el Arde Lucus, ha puesto en circulación 3.000 denarios para la edición 2010. Les auguro poco tiempo en la calle. No son muchas y es un recuerdo original y barato - que en esta época cuenta mucho - de una fiesta popular y exitosa.

Lo que me llama la atención es que esta actividad, junto a todas las demás que Cohors Lucensium y muchos esforzados comerciantes de Lugo están desarrollando, demuestra que los principios del liberalismo se mantienen en pie. La iniciativa privada, aunque muy anestesiada en nuestro país por la cultura de la subvención, sigue probando que es creativa y que, si se le permite, es capaz de poner en marcha casi cualquier proyecto.

Lo privado tiene, además, una gran ventaja sobre la administración y es que su cabeza visible no es un político que tiene que rendirse a los votos y a lo "correcto": su leit motiv es el beneficio. Alcanzar ese beneficio obliga al empresario a buscar lo que el público realmente quiere, no lo que dice querer. En las encuestas todos decimos ser mucho más perfectos de lo que realmente somos y ya sabemos que en política las encuestas pesan más que la ideología o incluso que el sentido común.

Inmersos como estamos en una crisis de la que aún no vemos la salida, es arriesgado defender la iniciativa privada, a la que interesadamente se ha culpado de todos los males, pero no queda otra. El fracaso del comunismo sólo era cuestión de tiempo, aunque nadie en su sano juicio defiende hoy un liberalismo salvaje como tampoco se puede abogar por el intervencionismo puro. Hay que buscar una "entente cordiale" que equilibre el bien común teóricamente defendido por el Estado y la libertad individual o la iniciativa privada, que ha demostrado ser la que crea riqueza.

Volviendo a donde empecé, que es un ejemplo muy válido, los denarios romanos tendrán un éxito asegurado. ¿Tendrían el mismo si dependiera del Ayuntamiento la organización del chiringuito? Probablemente no, y encima la campaña publicitaria que los difundiera nos costaría más a los lucenses que fabricar las monedas, que seguro que salían carísimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.