jueves, 17 de junio de 2010

Tenemos rastrillo nuevo en la ciudad

Hace unas semanas Lugo estrenó su flamante nuevo rastrillo de antigüedades. Viene a sustituir el que había en la Plaza de la Soledad, de donde se sacó, según el señor Orozco, porque estorbaba al paso de los lucenses, entre otras razones igual de creíbles.

Todos los que somos aficionados a perder el tiempo en este tipo de mercadillos estamos de acuerdo con que el viejo rastrillo tenía una serie de problemas, derivados sobre todo de la dejadez del Ayuntamiento en el tema del control y la vigilancia.

rastrillo1 Los puestos “informales” vuelven a las andadas. Era uno de los motivos alegados por Orozco para el cambio de normativa.

 

 

 

Ni los precios estaban marcados en la mayor parte de los productos, ni tenían las licencias a la vista, ni se sabía de dónde salían muchas de las cosas vendidas (sobre todo las de los "puestos" de los gitanos).

En cambio ahora las cosas han cambiado mucho, salvo algunos pequeños detalles: Ni los precios están marcados en la mayor parte de los productos, ni tienen las licencias a la vista, ni se sabe de dónde salen muchas de las cosas vendidas (sobre todo las de los "puestos" de los gitanos). Ah, pues no, no han cambado tanto.

Lo único que realmente refleja un cambio es en la ubicación del rastrillo. Antes estorbaba al paso en la Plaza de la Soledad según Orozco. Ahora no estorba, aunque ocupe prácticamente toda la zona transitable de los soportales de la Plaza de España (lo siento, lo de Plaza Mayor me suena fatal) y cuando llueve no quepa la gente ni pueda andar sin mojarse. Encima, como no caben todos los vendedores, algunos se ven separados del pelotón y montan sus puestos en la Plaza del Campo, donde no se comen una rosca los pobres. Tanta modificación de la normativa no ha logrado solucionar los viejos problemas, y ha creado otros nuevos.

También hay un cambio estético: ahora los vendedores lucen unos magníficos manteles con publicidad del Ayuntamiento de Lugo, que parecen haber sido la única razón de todo este trasiego: poder poner el logo, que las elecciones se acercan.

rastrillo2

 

 

 

Los puestos ahora se reparten entre la Plaza de España y la Plaza del Campo, quedándose estos últimos descolgados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.